Cómo funciona Duo, la nueva aplicación de videollamadas de Google (y en qué se diferencia de Skype y sus otros competidores)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

Cómo funciona Duo, la nueva aplicación de videollamadas de Google (y en qué se diferencia de Skype y sus otros competidores)

Google es la última gran empresa tecnológica en zambullirse en el mundo de las videollamadas, con Duo. Pero, ¿qué la hace a esa aplicación para celulares diferente a sus (muchos) competidores?
BBC Mundo
Por BBC Mundo
19 de agosto, 2016
Comparte

Las videollamadas son, sin lugar a dudas, una de las grandes apuestas de los gigantes tecnológicos.

Firmas como Microsoft (Skype), Apple (FaceTime) y Facebook (Messenger)compiten con la novata Snapchat, que viene pisando fuerte.

Y, a partir de los próximos días, también tendrán que hacerlo con una nueva apuesta de Google.

La empresa tecnológica vuelve a la competencia en el mundo de las videoconferencias con una nueva aplicación, a la que ha llamado “Duo”.

Pero ¿qué la hará diferente a las demásy a lo que ya ofrecía a través de Google Hangouts, su primer -y no muy exitoso- intento?

SkypeGoogle asegura que su aplicación de videollamas ofrecerá alta calidad y un uso sencillo.

Google ya había anunciado en mayo su lanzamiento, pero dijo que espera que esté disponible en todo el mundo en los próximos días.

Su funcionamiento será muy sencillo: para hacer una videollamada tan solo habrá que marcar el número al que se quiera llamar, sin necesidad de registrarse como usuario.

Y será compatible tanto con celulares IOS de Apple como con teléfonos Android.

Menos es más

Según el gigante de las búsquedas por internet, su nueva oferta tiene varias ventajas.

Una de las principales es que será posible mantener la calidad de la llamada, incluso en zonas de poca cobertura o si se cambia de red.

O, al menos, eso es lo que promete Google.

SkypeSkype lleva desde 2003 siendo la reina de las videollamadas, aunque cada vez le salen más competidores.

La opción “Toc, toc”, por su parte, permitirá ver quien llama antes de decidir si queremos aceptar (o rechazar) la llamada.

Y por último ofrece un sistema de cifrado de llamadas.

Todo indica que el uso de la nueva aplicación será sencillo e intuitivo.

Tanto, que su único uso será hacer videollamadas; nada de mensajes de texto emoticonos o listas de contactos.

Aunque está por verse si eso será una fortaleza o una desventaja.

En cualquier caso, a pesar de su aparente simpleza, si cumple con lo que se espera de ella, Duo promete.

Pero superar a sus competidores no será tarea fácil.

Competencia feroz

Desde su lanzamiento en 2003, Skype se hizo con el mercado de las videoconferencias.

Videollamada a través de Duo de Google
La función “Toc, toc” permitirá ver quién llama antes de aceptar o rechazar la llamada.

Y, desde que Microsoft lo compró en el año 2011, empezaron a emerger competidores.

Skype es la reina de las videollamadas, con más de 300 millones de usuarios y más de mil millones de descargas, según el informe generado por la compañía en 2015.

Google intentó hacerle la sombra con Hangouts, pero no la jugada le salió tan bien como esperaba.

Ahora Google dice que Hangouts estaba más enfocada al mundo profesional, a diferencia de Duo, quequiere convertirse en una herramienta de uso personal.

Pero hay un contra importante.

Si lo que quieres es hacer una videollamada a través de una tablet o de una computadora, será imposible hacerlo a través de Duo.

Y aquí, Apple y Microsoft le ganan la partida.

Aunque no son los únicos. Y no hay que olvidar el anuncio que hizo Whastapp hace tan solo unos días: ofrecerá videollamadas a partir de 2017.

La gran pregunta es ¿habrá logrado Google posicionarse como un competidor importante para entonces?

Y, de ser así ¿será capaz de hacerle la sombra a Whastapp?

El tiempo -y las videollamadas- lo dirán.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Tras el contagio, la culpa: la otra secuela que deja la COVID en los mexicanos

Además de los contagios y las pérdidas, el dolor y la culpa se han convertido en algunas de las secuelas más comunes entre los mexicanos.
Cuartoscuro
Por AFP
15 de febrero, 2021
Comparte

¿Cómo se infectó? ¿Por imprudencia? ¿Hicimos lo correcto? Entre las secuelas de la COVID-19, una menos visible mortifica a enfermos y familiares: la culpa, que se ha hecho más patente en México con el repunte dramático de las muertes.

El país está pagando una cuenta letal alimentada, entre otras causas, por una docena de celebraciones de fin y comienzo de año.

Enero fue el mes más mortífero en casi un año de pandemia, con 32 mil 729 fallecidos. Las autoridades aseguran que el 60% de los contagios ocurrieron en reuniones caseras.

México, de 126 millones de habitantes, acumula casi 174 mil decesos, una espiral que sigue creciendo en febrero con cerca de 15 mil víctimas.

Te puede interesar: Pandemia deja 2.4 millones de empleos perdidos en 2020; restaurantes y hoteles, los más afectados

Aunque dolorida por la muerte de su hermana, una maestra jubilada intenta que la familia olvide los resentimientos.  

Creen que fue contagiada por una persona que se arriesgó a ir a una fiesta de Año Nuevo mientras esperaba los resultados de una prueba. 

“Eran pocos, pero una (de las invitadas) era caso sospechoso, se hizo la prueba y esperaba los resultados para enero. Pero por no quedarse sola, no dijo nada. Contagió a todos”, relató la mujer a la AFP bajo anonimato.

“Yo le digo a mi sobrina (adolescente) que olvide rencores, que nada le devolverá a su madre, que mire hacia adelante“, añade.

Caso Manzanero 

En su consulta, Francesca Caregnato, psicoterapeuta y tanatóloga, ha encontrado que la culpa a veces se convierte en una agobiante carga.

Con el contagio o la muerte se abre un abanico de cuestionamientos, reproches y búsqueda de responsables. ¿Quién trajo el virus? ¿Era necesario que saliera? 

“Cuando hay una pérdida es complicado para la familia no señalar o señalarse. Es una culpa muy pesada, pero señalar no ayuda en el proceso de duelo”, asegura.

Lee también: 📷Adultos mayores, los primeros vacunados contra la COVID en CDMX y Edomex

El pasado 28 de diciembre, el afamado bolerista mexicano Armando Manzanero murió tras contagiarse en su fiesta de cumpleaños. Su edad, 86 años, y la diabetes agravaron la enfermedad.

“Veo la foto con 30 personas, sin cubrebocas y digo: ¡’Qué cosa tan irresponsable’! (…) A todos ahí les dio COVID”, contó Juan Pablo Manzanero, hijo del artista, al diario Reforma.

Caregnato sugiere no perder la perspectiva en casos donde el virus solo es un “detonante” de muertes por avanzada edad o males crónicos. 

El desahogo 

El remordimiento también acosa fuera del ámbito familiar.

“Me voy muy triste porque siento que tuve la culpa”, dice la nota que dejó en la madrugada una empleada doméstica, tras enterarse que los cinco miembros de la familia para la que trabajaba se habían contagiado.

Ella se había infectado tras visitar en Año Nuevo a su padre, enfermo por el virus.

“Sé que no fue intencional, que a veces no sabes ni cómo te contagias, pero sí, me dio coraje, esto del COVID lo hablé mucho con ella”, dice Penélope Gutiérrez, abogada de 36 años para la que trabajaba esa empleada doméstica. 

“Le pagaba extra para que no usara transporte público, le dije que si ella o alguien de su familia se sentían mal, no viniera, que le seguía pagando”, recuerda Gutiérrez, quien pasó una semana hospitalizada con su mamá.

Relacionado a esto: México supera las 174 mil muertes por COVID; hay 64 mil 477 casos activos

Otra familia, que perdió al abuelo y a una mujer, y en la que resultaron contagiadas cinco personas más, aún se pregunta si fue correcto llevarla a ella a un hospital público, desbordado de pacientes.

El anciano falleció un día después de presentar síntomas. “No sufrió”, dice un hijo. 

Pero la mujer pasó un mes intubada hasta que el corazón no resistió. “Se agravó por una infección intrahospitalaria. Mi hermano (viudo) se pregunta: ‘¿Y si hubiera ido con su doctor de siempre?'”, añade. 

Hablar de la pérdida ayuda a sanar la culpa, bien con personas cercanas o en una terapia, explica Caregnato. 

“Es un desahogo, permite conectar con las emociones y las acciones que se han tomado. Y en terapia, a través de las preguntas que hago, la idea es que el otro pueda encontrar respuestas”, señala.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.