El curioso caso de los números que son ilegales
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

El curioso caso de los números que son ilegales

El programa DeCSS permitía desencriptar el contenido de DVDs comerciales sin permiso de quien los editaba, y se convirtió en el blanco de objeciones legales.
BBC Mundo
Por Chris Baraniuk/BBC Future
21 de agosto, 2016
Comparte

El programa de Jon Johansen funcionó. Al adolescente noruego no tuvo más que observar cómo se descargaban 200 megabytes de la película “Matrix” que acababa de ser lanzada en formato casero, desde un DVD a su computadora.

El programa que él y otras dos personas anónimas crearon en 1999 se llamaba DeCSS.

Pero su proyecto estaba a punto de ocasionar un buen lío.

DeCSS permitía a la gente desencriptar el contenido de DVDs comerciales sin el permiso de quien los editaba, así que se convirtió inmediatamente en el blanco de objeciones legales de la industria cinematográfica.

Lo que pasó después probablemente tomó a los abogados de un gran número de estudios cinematográficos por sorpresa.

Johansen fue absuelto, pero la discusión sobre lo sucedido con DeCSS se transformó en un debate sobre la esencia de la computación y las cosas que debían prohibirse.

En el centro de la controversia, un principio que explicamos más abajo en esta nota:el hecho de que los archivos o programas informáticos podían ser representados por un número.

Y de esta manera podían ser protegidos por los derechos de autor.

¿O no? ¿Se podía realmente hacer que ciertos números fueran ilegales? Y de ser así, ¿que significaba eso para el control de la información?

Presión

Poco después de que se pusiera en práctica la restricción de DeCSS, los programadores y activistas de internet empezaron a presionar, recopilando todo tipo de versiones del programa en una galería digital.

Números en un candado de combinaciónTHINKSTOCK
Los números son esenciales, pero algunos de ellos están técnicamente prohibidos de compartir.

Lo imprimieron en galerías e incluso escribieron exactamente lo que hicieron en forma de poema.

Alguien llegó a grabar una versión de una canción de square dance, un tipo de baile folclórico.

Era una especie de protesta colectiva contra la idea de que alguien pudiera vetar la distribución de una fuente de código; de que alguien pudiera prohibir una expresión de ideas.

“Creo que esto atrajo el interés de todos los programadores informáticos porque la cuestión de prohibir la distribución del código fuente era muy nueva en esa época“, dice Dave Touretzky, profesor en Carnegie Mellon, responsable de la galería DeCSS.

“No hubo muchos casos como éste así que la simple idea de que se pudiera hacer molestó a mucha gente”.

Un número “más allá del alcance de la ley”

Una persona que quería aportar algo diferente fue Phil Carmody, un ingeniero de software residente en Cambridge, Reino Unido.

Tan sólo un año después de que DeCCS fuera publicado en internet, Carmody se aventuró en una misión personal.

Su objetivo era convertir el programa DeCSS en un número especial -un único y largo número entero- pero uno que fuera, de alguna manera, históricamente importante.

El número (por tanto, de alguna forma, el programa) iría, tal y como él afirmó, “más allá del alcance de la ley”.

Necesitaba encontrar una presentación de datos que contara con una calidad archivable”, escribió.

Así que Carmody codificó DeCSS como un número primo.

Tuvo que analizar algunos software matemáticos, pero, finalmente, dio con un número de 1.905 dígitos que era primo y también especial porque era el décimo primo más largo que pudiera ser probado con un algoritmo concreto.

Para Carmody, eso era más que suficiente; era un archivo histórico menor y podría ser recordado como tal.

Plagiar DVDs sin intención de comprar los originales es ilegal en casi todos los países, como debe ser“, escribió más adelante.

“Sin embargo, no creo que la actual implementación de la ley estadounidense sea razonable”.

Creo que está sesgada hacia el interés de publicadores multinacionales y en contra de los consumidores“.

Un problema anterior

Touretzky quedó impresionado e incluyó la iniciativa de Carmody en su página web.

Números en espiralGETTY IMAGES
Los códigos binarios de unos y ceros pueden ser convertidos directamente en números enteros específicos.

Seth Schoen, un programador que trabaja en la Fundación Fronteras Electrónicas (EFF, por sus siglas en inglés) siguió la historia cuando el programa fue revelado originalmente.

Su propia contribución fue escribir DeCSS como un poema haiku (un poema corto japonés).

Pero quedó especialmente impactado por la conversión de Carmody del programa en un número primo.

“Simplemente estaba ahí. La industria estaba diciendo que uno de esos primos era ilegal, y eso era tal vez más sorprendente a nivel conceptual que algunas de las otras aportaciones”, explica.

Pero antes del número especial de Carmody, el problema de los llamados “números ilegales” ya existía.

Como profesor de derecho, Eben Moglen lo señaló: ningún archivo podría ser representado como un número entero.

Esto se debe a que, para las computadoras, todos los archivos y programas son una secuencia de unos y ceros, también llamados binarios.

Estas largas secuencias de unos y ceros pueden ser convertidas directamente en números enteros específicos.

Por ejemplo, un número muy largo puede representar el código fuente para Microsoft Word.

“Eso significa que si tomas ese número de Microsoft y se lo das a alguien puedes ser sancionado”, escribió Moglen.

Hasta en tatuajes

Unos años más tarde, emergieron otros ejemplos similares. Esta vez, se trataba de secuencias específicas de letras y números.

A mediados de la década del 2000, una llave de cifrado utilizada en DVDs de alta definición y discos Blu-ray se hizo pública.

Podía ser acortada escribiendo en un código hexadecimal; una manera de utilizar una pequeña lista de números y letras para representar números mucho más largos.

De hecho, era tan corto que algunas personas hasta se lo tatuaron.

La Asociación Cinematográfica de Estados Unidos (MPAA, por sus siglas en inglés) y el administrador del Sistema Avanzado de Acceso al Contenido(AACS L.A., en inglés) comenzaron a preguntar quién estaba publicando la clave en internet, con el objetivo de eliminarla.

Y esto provocó otra protesta para reproducir la clave en todas partes como fuera posible.

Un númeroANDYMAGUIREFKR
Ciertos números terminan teniendo un significado asociado a una lucha humana, como la lucha por el derecho a la libertad de expresión.

El mayor esfuerzo para mantener la clave abierta al público fue el de la página digital para compartir noticias Digg, que dijo en un comunicado que “no borrará artículos o comentarios que contengan el código y que hará frente a cualesquiera que fueran las consecuencias”.

Finalmente, los esfuerzos para borrar la clave se evaporaron.

Todavía aparece en muchas páginas web -y en algunos cuerpos humanos.

Bandas criminales

Pero los números ilícitos no sólo son aquellos que cifran programas informáticos o contenido con derechos de autor.

Algunas veces, los números pueden ser prohibidos por sus implicaciones.

Por ejemplo, algunas escuelas estadounidenses prohíben a los niños llevar ropa que contenga números asociados con bandas criminales.

El responsable de un distrito escolar de Colorado dijo a los medios recientemente que “Sí, los números 18, 81, 13, 31, 14 y 41 están prohibidos bajo esta política. Son muy significativos para la cultura de las bandas de delincuentes“.

Y en China, durante el aniversario de las manifestaciones de la plaza de Tiananmén, se obstruyeron los motores de búsqueda para que la gente no pudiera buscar números con la fecha de esos eventos, el 4 de Junio de 1989 (o 4/6/89).

En todos los casos, hay una paradoja.

Un número en un vidrioALLENLAIFLICKR
Para algunos, el hecho de que muchas cosas puedan reducirse a números y procesos matemáticos es probablemente un gran dolor de cabeza.

Estos números se refieren a algo específico sobre lo cual -con o sin razón- existen prohibiciones.

Pero son también abstractos y no están relacionados con un uso concreto.

Prohibir su uso en ciertos contextos parece absurdo.

Sin embargo, tal y como han explicado jueces y abogados, hay razones legítimas para, en algunos casos, poner restricciones a las actividades que puedan dañar negocios o instituciones.

Debido a que las computadoras (que confían en números por encima de todas las cosas) son tan importantes en nuestras vidas, no parece que este problema vaya a desaparecer.

De hecho, el mismo asunto ha surgido recientemente y se teme que algunos politicos puedan tratar de prohibir la encriptación.

Los políticos en cuestión dicen que el cifrado ayuda a terroristas y otros criminales a evitar ser detenidos por las autoridades.

El cifrado o encriptación significa procesar los datos en un código que debe ser descifrado para poder comprender lo que dice.

Y descifrar un código es precisamente lo que Jon Johansen estaba haciendo cuando descargó 200 megabytes de “Matrix” de un DVD.

Pero las normas sobre cómo cifrar y descifrar están muy arraigadas y las reglas públicas matemáticas son conocidas como criptografía.

Jimmy Wales, fundador de Wikipedia, es tan sólo uno de los muchos que se unieron al debate sobre el cifrado, diciendo que sería imposible, o al menos ridículo, “prohibir las matemáticas”.

Para los abogados y políticos, el hecho de que tantas cosas puedan reducirse a números y procesos matemáticos es, probablemente, un gran dolor de cabeza.

Pero para muchas otras personas hay algo poderoso sobre el hecho de que los números puedan codificar todo tipo de cosas.

Después de todo, las matemáticas pueden describir todas las cosas del mundo en que vivimos. Y, sin duda, a eso sí que no se le puede poner fin.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

El cuerpo de Irma Edith estuvo 8 años en la fosa común por errores de la Fiscalía de Sinaloa

La familia de Irma Edith no descarta interponer una denuncia contra las autoridades ministeriales, por las negligencias cometidas.
Cuartoscuro
5 de noviembre, 2020
Comparte

Durante ocho años el cuerpo de Irma Edith, mujer desaparecida desde 2012, estuvo enterrado en una fosa común de Culiacán, pese al reclamo y la sospecha de su familia que se trataba del mismo cuerpo que en octubre de ese año las autoridades policiacas habían localizado, junto a otras dos personas, en las playas de El Tambor, en el municipio de Navolato, Sinaloa, México.

La familia de Irma Edith solicitó a la Fiscalía de Justicia en Sinaloa que se exhumara su cuerpo, pero dos desafortunados “errores”, de acuerdo con María Isabel Cruz Bernal, presidenta del Colectivo de Búsqueda Sabuesos Guerreras, provocaron que el paradero de la mujer desaparecida se prolongara.

Entérate: A Leonardo lo mataron policías de Guanajuato en 2018; Fiscalía no investigó el caso

Desde abril de 2012, Irma Edith perdió comunicación con su familia. Al momento de su desaparición se encontraba acompañada de una amiga, quien el 9 de octubre de 2012 fue localizada sin vida semienterrada en las playas de El Tambor, Navolato, lugar donde también se localizaron los cuerpos de un hombre y una mujer.

De acuerdo con María Isabel, la Familia de Irma Edith solicitó en varias ocasiones a la Fiscalía Estatal (antes Procuraduría de Justicia de Sinaloa) que se desenterrara el cuerpo de la segunda mujer que acompañaba a la amiga de Irma Edith, pero no les hicieron caso.

“Les decían que el cuerpo enterrado en la fosa común no era el de ella, que Edith andaba por allí, que andaba de calenturienta, y que un día iba a regresar, pero no les hacían caso, y no se atrevieron a hacer la exhumación del cuerpo de la mujer que la familia reclamaba”, dijo María Isabel.

Un comunicado de prensa de la Fiscalía de Sinaloa, emitido este martes, reveló sin embargo que en un par de ocasiones se elaboraron los “perfiles genéticos de los dos cuerpos restantes, en busca de coincidencia con el ADN de la familia de Irma Edith”.

El primero se dio el 27 de marzo de 2013, cuando la Agencia del Ministerio Público del municipio de Navolato solicitó a la entonces Procuraduría General de la República (PGR) dichos perfiles.

“Con fecha del 5 de junio de 2013, se remitió dictamen en materia de genética forense elaborado por la entonces PGR, en el que se advierte que no se encontraron correspondencias al realizar la confronta del perfil genético de la muestra, quedando almacenados en la base de datos para posteriores confrontas”.

Luego “el 9 de diciembre de 2013, personal de la Agencia del Ministerio Público Especializada en Desaparición Forzada de Personas, recibió autorización por parte de la familia de Irma Edith para la extracción de nuevas muestras biológicas para la elaboración de perfiles genéticos, con la colaboración institucional con la PGR”.

“En fecha 30 de mayo de 2014, se recibió dictamen en materia de genética forense por parte de la PGR, donde se informa que los perfiles genéticos se ingresaron para su cotejo, sin resultado positivo hasta esa fecha”.

A pesar de las dos negativas, la familia de Irma Edith nunca se desistió y siguió sus propias pesquisas. Fue hasta 2018 que se acercaron al Colectivo de Búsqueda Sabuesos Guerreras de Sinaloa, justo en el momento en que María Isabel y otras integrantes de la organización, sin ser abogadas, comenzaron con la revisión de los casos denunciados ante la Fiscalía Estatal.

“Es donde yo me percató de dos pequeños errores, como les llama la Fiscalía (de Sinaloa), de que la primera confronta fue con el cuerpo de un hombre y la segunda con el cuerpo de una mujer que no era la misma que la familia pedía”, aseguró María Isabel.

“Nos costó casi dos años pedir esa exhumación, hasta que hablando con el Fiscal se dio esa exhumación, en la cual pedimos estar presentes y ser observadores para ver las precarias condiciones en que se encuentran los cuerpos de nuestros desaparecidos en las fosas comunes”.

Fue el pasado 28 de octubre que se dio la exhumación de los restos que la familia siempre reclamó, y este martes se dio la noticia de que efectivamente era Irma Edith.

“Si la familia se hubiera desistido y no hubiera mantenido su exigencia seguramente el cuerpo de Edith siguiera allí”, dijo María Isabel, quien sostiene que gran parte de los desaparecidos que en este momento buscan se encuentran en las fosas comunes que hay a lo largo y ancho del estado.

Comentó que tan solo en la fosa común de Culiacán, Sinaloa, donde se encontraba el cuerpo de Irma Edith hay 650 cuerpos sin identificar.

“Estamos hablando de una sola fosa común, pero en el estado hay muchas otras fosas de este tipo. Creemos que allí pudieran estar gran parte de nuestros desaparecidos”.

La activista, cuyo hijo Yosimar García Cruz desapareció en 2017, dijo que en el caso de Irma Edith no descartan interponer una denuncia contra las autoridades ministeriales por las negligencias cometidas.

“Ahora la familia está en el duelo que no han tenido. Hoy les entregaron los restos. Tal vez se haga algo penalmente, porque no se vale que estuvieran tantos años caminando y buscando y hayan pasado por todo esto. La reparación del daño debe ser integral”, expuso.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.