Hubo policías estatales armados en Nochixtlán desde el inicio del operativo: informe Gendarmería
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

Hubo policías estatales armados en Nochixtlán desde el inicio del operativo: informe Gendarmería

A poco más de un mes de que los elementos policiacos de Oaxaca y de la Policía Federal negaran la presencia de efectivos armados durante el operativo de Nochixtlán, un parte policiaco entregado por la División de Gendarmería a una comisión de senadores que investigan en el caso revela que si había “policías estatales” armados desde el inicio de la reyerta.
AFP
Por Paris Martínez
1 de agosto, 2016
Comparte

El pasado 20 de junio, un día después del operativo policiaco en Nochixtlán, Oaxaca, que dejó un saldo de siete civiles asesinados y decenas heridos por arma de fuego, los titulares de la Policía Federal (PF) y de la Policía Estatal del Oaxaca descartaron cualquier responsabilidad institucional y negaron la portación de armas; un parte de hechos elaborado por la División de Gendarmería de la PF y entregado la semana pasada a la comisión de Senadores que investiga el caso relata que policías estatales sí portaban armas.

Según la primera versión oficial, la policía (federal y estatal) llegó al lugar sin armas y actuó de forma “pacífica y dialogada”, logrando con esta táctica desalojar sin violencia la carretera bloqueada por simpatizantes del movimiento magisterial a la altura de Nochixtlán, mientras que, en las horas siguientes, “grupos radicales” habían respondido accionando armas de fuego en contra de la población y policías.

Esa versión señala que el primer contingente policial que acudió a realizar el operativo no contaba con armas de fuego, sino únicamente con equipo antimotín, y que las armas de fuego fueron empleadas por un segundo contingente federal, que acudió a la zona varias horas después de que inició el operativo.

La versión quedó en entredicho no sólo por los testimonios de los pobladores de Nochixtlán, sino también por un parte policiaco elaborado por la Gendarmería en torno al operativo realizado en Oaxaca –entregado a una comisión de senadores el pasado jueves–, según el cual cuando ellos llegaron a brindar apoyo se encontraron con “elementos armados de la Policía Estatal que ya se encontraban en el sitio”.

A continuación, te presentamos un resumen de las contradicciones existentes entre las dos versiones oficiales de los hechos (la que fue presentada el 20 de junio, y la que fue expuesta en los informes internos entregados a los senadores); así como  los testimonios de víctimas y sobrevivientes del operativo en Nochixtlán.

1. Diálogo imaginario

El 20 de junio, durante una conferencia de prensa rendida por el secretario de Seguridad Pública de Oaxaca, Jorge Ruiz Martínez, el funcionario estatal aseguró que esta acción policiaca (realizada por 450 agentes estatales y 400 federales) inició a las 8:30 horas del 19 de junio, momento en que se logró “desalojar de una manera pacífica y dialogada” el bloqueo carretero que manifestantes mantenían a la altura de Nochixtlán.

Ese bloqueo consistía de tres barricadas, instaladas a 500 metros de distancia una de otra.
“Estos bloqueos –dijo el funcionario estatal– se quitaron de manera pacífica (y) fue posible el desalojo de ellos, gracias al diálogo que se mantuvo con los líderes de quienes se encontraban en ese momento en el bloqueo, (que) eran aproximadamente 250 personas”.

En apoyo a tal versión, el comisionado de la PF, Enrique Galindo, aseguró durante la misma conferencia que “se llevaron a cabo los desbloqueos, puntualmente, sin tener ningún tipo de resistencia, llevando a cabo los protocolos adecuados, desde muy temprano del propio domingo (19 de junio)”.

El parte de la Gendarmería narra hechos totalmente distintos. Según el documento, el operativo inició una hora y media antes de lo reconocido por el titular de la PF, aproximadamente a las 7:05 horas.

El nuevo informe nunca señala que se haya dado algún diálogo con los líderes de los manifestantes y, por el contrario, revelan que “a través del altoparlantes de la CPR (camión de transporte de agentes) se exhortó en repetidas ocasiones a los manifestantes a desbloquear las vías de comunicación”.

Estos “exhortos” a través de altoparlantes sólo enfurecieron a los manifestantes, según el parte entregado a los senadores, por lo cual “el personal de la Policía Estatal tomó la primera línea de avance para llevar (a cabo) el desbloqueo de las vías de comunicación, seguido por el personal de la Agencia Estatal de Investigaciones y cerrando el avance el personal perteneciente a la División de Fuerzas Federales”.

El reporte no sólo contradice la primera versión oficial planteada por el comisionado de la Policía Federal en torno a la hora de inicio y el primer contacto con manifestantes, sino que confirman las versiones de los testigos y sobrevivientes, quienes desde un principio desmintieron que el operativo hubiera iniciado a las 8:30 con una actitud dialoguista.

Entrevistados por Animal Político en junio pasado, dos pobladores de Nochixtlán, sin vínculos entre sí, narraron que el operativo había iniciado alrededor de las 7:00 horas, cuando en el bloqueo estaban entre 20 y 30 manifestantes (no 250, como afirman las autoridades), y que nunca hubo un intento de diálogo.

“Nosotros esperábamos que se aplicara ese protocolo, esa búsqueda de entendimiento –narró L., un maestro que participaba en el bloqueo–. Sin embargo, en esta ocasión nos agarraron recién de mañana, a las 7:30, a esa hora llegaron, y nosotros éramos poquitos en el bloqueo, algo así como 20 o 25 personas”.

Según este maestro, la policía llegó golpeando y arrojando gas lacrimógeno, aprovechando que los pocos manifestantes no podían defender las barricadas;

M., una ama de casa de Nochixtlán quien presenció los hechos, subraya: “Ellos (los policías) no hablaron. Llegaron aventando bombas y nosotros corrimos”.

2.- El avance

Según la PF, luego de que se repelió a los manifestantes de la primer barricada, alrededor de las 8:15 horas los agentes comenzaron a ser agredidos con armas de fuego, por lo que la policía respondió lanzando “agentes químicos”, es decir, gas lacrimógeno, logrando así poner en fuga a los manifestantes que defendían la segunda barricada.

Para ese momento ya se concentraban en la zona alrededor de mil “simpatizantes de la Sección XXII de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación”, atrincherados en la tercer barricada, que se encontraba junto al panteón municipal, y que consistía en un tráiler con aves de corral que habían atravesado en la cinta asfáltica, y al cual, según la policía, los manifestantes prendieron fuego.

Videos captados por turistas que se encontraban en Nochixtlán el 19 de junio, revelan que el avance de la policía sobre esta tercera barricada se dio, en realidad, a las 8:53 horas, y que fue en ese momento cuando el tráiler con las aves de corral comenzó a arder, no antes.

Estos videos dejan ver que, mientras la policía lanza granadas a los pobladores de Nochixtlán, éstos responden sólo con piedras y palos, y cuando los policías avanzan contra los manifestantes, éstos huyen corriendo, no los enfrentan.

Aun así, minutos después, a las 9:00 horas, José Luis Rincón Alvarado, comandante del II Agrupamiento de la Gendarmería (de la Policía Federal) recibió la instrucción de salir de la ciudad de Oaxaca, rumbo a Nochixtlán, con personal armado, para reforzar el operativo, tal como dejan ver los reportes internos de la institución.

Este segundo contingente de policías federales (conformado por 174 granaderos con equipo antimotín y 32 agentes apertrechados con armas largas y cortas) arribó a Nochixtlán alrededor de las 10:40 horas.

Al mismo tiempo que llegó este grupo de policías armados a Nochixtlán, cayó también herido el primer uniformado con lesión de arma de fuego: el policía tercero Jonahtán Lauro Velázquez Rocha.

3.- Armados desde el principio

Según la primera versión oficial, presentada por los titulares de la PF y la Policía Estatal de Oaxaca, el único contingente policiaco con armas que hizo presencia en Nochixtlán fue ese grupo de 32 elementos de la Gendarmería, que llegó al lugar a las 10:40 horas.

El parte policiaco de la Gendarmería desmiente esa afirmación. Según el reporte, luego de llegar a Nochixtlán, el grupo de 32 policías armados se percató de que “los disparos (contra la policía) provenían de un panteón y de un terreno plano cubierto de matorrales y maleza”, lugares en donde había “algunas personas (que) portaban armas de fuego largas, mismas que accionaban en contra del personal policial”.

El reporte de la Gendarmería asegura que, al identificar a este grupo de civiles con armas largas, los 32 policías armados emprendieron un “despliegue táctico (que) se ubicó en apoyo a los elementos armados de la Policía Estatal que ya se encontraban en el sitio“.

Este reporte, por tanto, evidencia que en Nochixtlán ya había “elementos armados de la Policía Estatal” aún antes de las 10:40 horas.

Según los mismos reportes internos de la PF, los agentes de la Policía Estatal que participaron en el operativo estaban ahí desde que éste inició, a las 7:05 horas.

Quienes sí afirman haber visto policías estatales armados durante el operativo, disparando contra la población civil de Nochixtlán, fueron testigos que no estaban vinculados con la protesta.

F., empleado de uno de los negocios cercanos a la última barricada, aseguró en entrevista que en dos de los hoteles de la zona, el Juquila y el Merli, se hospedaron policías estatales armados, desde los días previos al operativo.

Estos policías, asegura, llegaban de noche a estos hoteles para pernoctar, portando chalecos antibalas que llevaban el escudo oficial y la leyenda “Policía Estatal”.

Para el 19 de junio, cuando el operativo ya estaba en marcha, narra F., “como a las 12:00 o 12:30 o me subí a la azotea (del negocio donde labora) para ver (lo que ocurría). Y cuando voy saliendo (del cubo de la escalera) veo que unas personas están en la azotea del hotel Merli, detrás del letrero (del hotel), y cuando yo salgo y le empiezo a echar seguro a la puerta, que me avientan unos disparos (…) Estaban vestidos de civiles, pero eran policías estatales, y lo sé, porque tenían chalecos antibalas”.

Según el testimonio de este empleado, las personas que le dispararon desde el hotel Merli portaban el mismo tipo de chalecos antibalas que aquellos policías estatales, que en las noches previas, se hospedaron en los hoteles de la zona.

No obstante, la presencia de un grupo de policías estatales armados durante el operativo en Nochixtlán ha sido negada por las autoridades.

4.- ¿Quién emboscó a quién?

Los reportes internos de la PF (entregados a los senadores) aseguran que, luego de que los 32 policías armados avanzaron sobre el panteón municipal, hacia las 11:00 horas, en ese punto lograron ser detenidos diez agresores.

En realidad, ahí fueron detenidas 18 personas.

A los detenidos nunca se les encontraron las “armas de fuego largas” con las que supuestamente disparaban contra la policía y, por el contrario, días después todos fueron puestos en libertad, al comprobarse que se trataban de integrantes de una familia que ese día excavaban una fosa en el panteón, para depositar a un ser querido que acababa de fallecer.

Aunque estas personas presentaron a la policía los documentos que comprobaban que estaban en el panteón con ese fin, todos fueron golpeados y detenidos.

La versión de la Policía Federal en torno a la hora en que sucedieron estos hechos queda desvirtuada por el video que tomaron turistas presentes en Nochixtlán, los cuales dejan ver que la policía tenía control de toda la zona del panteón y sus alrededores, desde las 9:00 horas.

De hecho, este video muestra que a las 9:09 un grupo de al menos cuatro policías corre desde la parte trasera del panteón, hacia la zona donde están concentrados manifestantes, y luego cuatro destellos parten desde el punto donde están los policías.

Según los turistas que captaron este video, esos destellos se trataban de disparos de arma de fuego.

A esa misma hora, y en esa misma zona, cayó muerto el primer civil asesinado durante el operativo policiaco: el joven de 23 años Óscar Luna Aguilar.

Un testigo de este homicidio aseguró que quienes dispararon en su contra fueron elementos de la Policía Federal que avanzaban desde atrás del panteón.

“Me di cuenta de que del lado derecho había unos pinos y de ahí salieron unos federales. Al cargarlo (a Óscar, ya herido) yo escuchaba que atrás de mí los policías se gritaban entre ellos que nos agarraran y siguieron las detonaciones, pero por suerte no me tocó ninguno (de los disparos)”.

Este sobreviviente aseguró que “ellos (los agresores) traían todo el equipo antimotín y salieron dando la espalda, y sus uniformes decían ‘Policía Federal'”.

Estos hechos ocurrieron al menos una hora y media antes de que a Nochixtlán llegara el primer contingente con armas, según la versión oficial.

Sin embargo, existen diversos testimonios de sobrevivientes que subrayan que la policía llegó con armas desde el inicio del operativo, y que las usó, al menos, desde las 9:00 horas.

N., una enfermera de la única clínica pública de Nochixtlán, aseguró en entrevista que los disparos de la policía comenzaron a escucharse desde las 9:15 horas, y que antes de las 10:00 ya había al menos 50 civiles en la clínica, heridos con disparos de arma de fuego, principalmente en extremidades, pero también en regiones que comprometían su vida.

Seis de las siete personas que fueron asesinadas ese día en Nochixtlán fueron declaradas oficialmente fallecidas en dicha clínica. Según la versión oficial, para ese momento las armas de la policía seguían en sus fundas.

Informe Gendarmería by http://www.animalpolitico.com on Scribd

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo ventilar una habitación y usar purificadores de aire para protegerte del coronavirus

La mala ventilación aumenta el riesgo de transmisión del nuevo coronavirus, según la OMS. Shelly Miller, ingeniera mecánica experta en ventilación, te enseña cómo mejorar la calidad del aire en tu casa u oficina para reducir el riesgo de enfermedades infecciosas.
12 de agosto, 2020
Comparte
Hombre con mascarilla junto a una ventana abierta

Getty Images
El espacio cerrado más seguro es aquel en el que aire fresco de afuera constantemente reemplaza el aire de adentro.

Gran parte de los casos de transmisión del virus SARS-CoV-2, que causa la covid-19, ocurren en ambientes cerrados en los que se inhalan partículas que contienen el nuevo coronavirus.

La mejor forma de evitar esta transmisión en hogares y oficinas sería impedir la entrada de personas infectadas. Pero esto no es algo fácil, ya que se estima que el 40% de los portadores del virus son asintomáticos.

Las mascarillas pueden evitar la liberación al medio ambiente de esas partículas, pero si la persona infectada está en una habitación cerrada será muy difícil contener totalmente el virus.

Soy profesora de ingeniería mecánica en la Universidad de Colorado en Boulder, en Estados Unidos. Y gran parte de mi trabajo se ha centrado en cómo controlar la transmisión en el aire de enfermedades infecciosas.

Mi universidad, las escuelas de mis hijos y hasta legisladores estatales en Alaska me pidieron consejos para garantizar la seguridad de los espacios cerrados en tiempos de pandemia.

Una vez que el virus escapa al aire dentro de un edificio tienes dos opciones: hacer que entre aire fresco desde afuera, o extraer el virus del aire que circula en el edificio.

La importancia del aire fresco

El espacio cerrado más seguro es aquel en el que aire fresco de fuera constantemente reemplaza el aire de dentro.

En edificios comerciales, el aire fresco ingresa usualmente a través de sistemas de calefacción, ventilación o aire acondicionado. En los hogares, en cambio, el aire de fuera suele entrar por ventanas y puertas abiertas, además de grietas.

En pocas palabras, cuanto más aire fresco entre a un edificio desde fuera mejor será. Ese aire que ingresa diluye los contaminantes presentes en el espacio cerrado, se trate de un virus o algo diferente, y reduce los riesgos de exposición para las personas.

Ilustración de un ventilador junto a una ventana moviendo el aire hacia afuera y un equipo de aire acondicionado

Getty Images
Colocar cerca de una ventana un ventilador que sopla hacia el exterior aumenta considerablemente la circulación de aire.

Los ingenieros ambientales como yo calculamos cuánto aire entra desde fuera a un edificio usando una medida llamada tasa de intercambio de aire.

Esta cifra indica el número de veces que el aire de un edificio es reemplazado con aire de fuera en una hora.

La tasa depende del tamaño de la habitación y el número de personas en ella. Pero la mayoría de los expertos considera que seis cambios de aire son buenos para una habitación de 3 x 3 metros en la que hay tres o cuatro personas.

Durante una pandemia, se estima que la tasa debe ser mayor. Un estudio de 2016* señaló que un cambio de aire de nueve veces por hora redujo la transmisión de los virus de SARS, MERS y H1N1 en un hospital de Hong Kong.

Muchos edificios en Estados Unidos, especialmente las escuelas, no cumplen con las tasas recomendadas de cambio de aire.

Pero afortunadamente es bastante fácil hacer que ingrese a un edificio aire fresco.

Mantener abiertas las ventanas y puertas es un buen comienzo. Colocar cerca de una ventana un ventilador que sopla hacia el exterior también aumenta considerablemente la circulación de aire.

En edificios en los que no pueden abrirse las ventanas, puede ajustarse el sistema mecánico de ventilación para aumentar el bombeo de aire desde afuera.

Sea cual fuere el tipo de habitación, cuanto más personas haya en ella, más frecuentemente debe cambiarse el aire.

Usar el CO2 para medir la circulación del aire

¿Cómo sabes si hay suficiente cambio de aire en una habitación? Calcular esto con exactitud es complejo. Pero hay un indicador sencillo que podemos usar como guía.

Cada vez que exhalas liberas CO2 o dióxido de carbono. Y como el coronavirus se esparce en partículas que liberamos al respirar, toser o hablar, puedes medir los niveles de CO2 para determinar si una habitación se está llenando de exhalaciones potencialmente infecciosas.

El nivel de CO2 te permite estimar si está entrando suficiente aire fresco a la habitación.

Monitor de CO2 en la pared de una habitación

Getty Images
Los monitores de CO2 indican cuánto aire fresco hay en la habitación. “Yo recomiendo niveles de CO2 inferiores a 600 ppm”.

Al aire libre, los niveles de CO2 son un poco superiores a 400 partes por millón (ppm). Una habitación bien ventilada tendrá cerca de 800 ppm de CO2. Si el número es mayor esto indica que la habitación requiere más ventilación.

El año pasado, investigadores en Taiwán estudiaron el impacto de la ventilación en un brote de tuberculosis en la Universidad de Taipei.

Muchas de las habitaciones en la universidad no estaban bien ventiladas y tenían niveles de CO2 superiores a 3,000 ppm.

Cuando los ingenieros mejoraron la circulación del aire y lograron bajar los niveles de CO2 a menos de 600 ppm, el brote dejó de crecer. El aumento en la ventilación redujo la transmisión infecciosa en un 97%, según el estudio.

El coronavirus se esparce por el aire, por lo que niveles altos de CO2 en una habitación indican un riesgo alto de transmisión si está presente una persona infectada.

Yo me baso en el estudio de Taiwán para recomendar niveles de CO2 inferiores a 600 ppm.

Puedes comprar buenos medidores de CO2 en internet por cerca de US$100. Pero debes asegurarte que tengan un margen de error no mayor de 50 ppm.

Personas en una oficina

Getty Images
Los monitores de CO2 ayudan a determinar si debe haber más ventilación en una habitación para reducir el riesgo de enfermedades infecciosas.

Purificadores de aire

Si estás en una habitación en la que es difícil hacer ingresar aire de afuera, otra opción es usar un purificador de aire.

Estas máquinas extraen partículas del aire, usando en general un filtro muy denso hecho de fibras que capturan partículas con bacterias y virus y reducen el riesgo de transmisión de enfermedades.

Purificador de aire en una habitación

Getty Images
No todos los purificadores de aire son iguales, y antes de comprar uno hay varios factores que debes tener en cuenta.

La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) asegura que los purificadores de aire cumplen esa función también en el caso del nuevo coronavirus.

Pero no todos los purificadores de aire son iguales, y antes de comprar uno hay varios factores que debes tener en cuenta.

Lo primero que debes considerar es cuán efectivo es el filtro. La mejor opción es un purificador que usa un filtro HEPA, acrónimo de high-efficiency particulate air o extractor de partículas aéreas de alta eficiencia.

Este tipo de filtros extraen más del 99,97% de partículas de todos los tamaños.

El segundo factor a considerar es cuán potente es el purificador. Cuánto más grande sea una habitación o cuantas más personas haya en ella, más aire debe ser purificado. Trabajé con colegas en la Universidad de Harvard para crear una herramienta simple para las escuelas, que permite calcular cuán potente debe ser un purificador de aire para diferentes tamaños de aulas.

Y lo último que debes considerar es cuán válidas son las afirmaciones de la compañía que fabrica el purificador.

En Estados Unidos, por ejemplo, la Asociación de Fabricantes de Electrodomésticos emite un sello de garantía llamado AHAM Verifide.

Y en California, la Junta de Recursos sobre el Aire tiene una lista de purificadores de aire seguros y efectivos, aunque no todos usan filtros HEPA.

Mantiene fresco el aire y sal afuera

Tanto la Organización Mundial de la Salud como el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos, CDC, señalan que la mala ventilación aumenta el riesgo de transmisión de coronavirus.

Si puedes controlar tu ambiente, asegúrate de que entra suficiente aire desde afuera.

Un monitor de CO2 puede indicarte si la ventilación es adecuada. Si los niveles de CO2 comienzan a aumentar abre algunas ventanas y haz una pausa en tu trabajo para salir unos momentos al aire libre.

Si no puedes hacer que entre aire fresco a una habitación, tienes la opción de un purificador de aire. Si decides comprar uno, debes tener presente que no extraen CO2, por lo que aunque el aire estará más puro, los niveles de CO2 en la habitación pueden seguir altos.

Mujer con una mascarilla abriendo una ventana

Getty Images
Tanto la Organización Mundial de la Salud como el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos, CDC, señalan que la mala ventilación aumenta el riesgo de transmisión de coronavirus.

Si entras a un edificio y ves que hay demasiadas personas, o sientes que hace mucho calor o el aire está viciado, es probable que no haya buena ventilación. Da media vuelta y márchate.

Si prestas atención a la circulación y a la filtración del aire, mejorando la ventilación cuando puedes o evitando sitios con mala ventilación, dispondrás de otra herramienta poderosa para protegerte del coronavirus.

*Shelly Miller es profesora de ingeniería mecánica de la Universidad de Colorado en Boulder. Su artículo original fue publicado en The Conversation y puedes leerlo aquí.

* Ventilation of general hospital wards for mitigating infection risks of three kinds of viruses including Middle East respiratory syndrome coronavirus, en inglés aquí.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zdkwo02LwCs

https://www.youtube.com/watch?v=FkdL3esx7t0&t=14s

https://www.youtube.com/watch?v=Fq8jbuaUW0M

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.