A 6 años de la masacre en San Fernando, las víctimas aún no acceden a la investigación
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

A 6 años de la masacre en San Fernando, las víctimas aún no acceden a la investigación

Preguntas clave como quién ordenó el secuestro de los migrantes; quiénes son los policías involucrados en los hechos y qué hizo el Estado con las alertas que recibió dos años antes de la masacre, siguen sin respuesta.
Cuartoscuro
Por Manuel Ureste
26 de agosto, 2016
Comparte

A seis años de la masacre de 72 migrantes en San Fernando, Tamaulipas, ocurrida en agosto de 2010, los familiares de las víctimas continúan sin respuestas, sin acceder a la justicia, y sin obtener una reparación integral del daño.

Además, a casi cuatro años de que las organizaciones Artículo 19 y la Fundación para la Justicia y el Estado Democrático interpusieran varios amparos ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para que exigirle a la PGR que abra el expediente del caso, los ministros aún no se han pronunciado al respecto.

Preguntas clave como quién ordenó el secuestro de los 72 migrantes; quiénes son los policías involucrados en los hechos; qué hizo el Estado con las alertas que recibió dos años antes de la masacre; o cómo fue posible que se enviaran cuerpos equivocados a las familias o féretros con arena, siguen sin respuesta.

En 2013 un juez federal ordenó que se elaborara una versión pública de las averiguaciones de tres masacres: la de San Fernando en 2010; el hallazgo en 2011 de 47 fosas clandestinas en San Fernando con 168 cadáveres; y la de 2012 en Cadereyta, Nuevo León, donde fueron hallados 49 torsos humanos.

El juez consideró que estos tres casos constituyen graves violaciones a derechos humanos, por lo que ordenó que se abrieran las investigaciones. Sin embargo, la PGR y el Instituto Nacional de Acceso a la Información (INAI) apelaron y llevaron el proceso ante la SCJN; en septiembre de 2014 el INAI se desistió de esta apelación, no así la Procuraduría.

En noviembre de 2015, el proyecto de resolución de amparo solicitado a la SCJN por la Fundación para la Justicia fue elaborado por la ministra Olga Sánchez Cordero, pero éste pasó a la ministra Norma Lucía Piña tras la salida de Cordero de la Corte tras 20 años de servicio.

La Fundación explicó a Animal Político que, casi tres años después de interponer el amparo con número de expediente 661/2014, el proyecto de la ministra Cordero está siendo reelaborado de nuevo, por lo que aún no hay ninguna resolución de la Corte sobre si ordena a la PGR que abra la investigación y haga una versión pública del mismo, como sucedió con el caso de la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa.

“Habría que preguntar a la procuradora (Arely Gómez) por qué unos expedientes sí los abre, como el de Ayotzinapa, y otros como los de San Fernando no”, planteó Ana Lorena Delgadillo, presidenta de la Fundación para la Justicia.

San Fernando acumula aniversarios sin verdad: AI

En la misma situación, detenido, se encuentra el amparo 453/2015 que presentó la organización Artículo 19, el cual fue turnado por el ministro Alfredo Gutiérrez Ortíz Mena al pleno, donde aún no se discute.

La SCJN, a través de su departamento de comunicación social, confirmó a Animal Político que los dos amparos continúan en revisión y sin fecha todavía para que se resuelvan.

“Artículo 19 lleva litigando cuatro años para que se hagan públicos los expedientes de San Fernando, y todavía no tenemos ninguna decisión de la Suprema Corte”, apuntó en entrevista David Mora, integrante del programa de acceso a la información de la organización, quien lamentó que a seis años “todavía no conocemos lo que pasó en la matanza de los 72 migrantes”.

“Esta masacre ejemplifica cómo opera el sistema de justicia en México –añadió-, donde existen capturas que se hacen públicas cuando hay un interés político detrás, pero los juicios que les siguen son completamente secretos. Y debería ser al revés: las investigaciones deberían buscar ser privadas al público, pero los juicios sí abiertos a la sociedad”.

Perseo Quiroz, director de la oficina de Amnistía Internacional (AI) México, lamentó por su parte que la masacre “siga acumulando aniversarios” y las familias de las víctimas aún no hayan podido acceder a las investigaciones.

“Todavía estamos muy lejos de la verdad, de la justicia y de la reparación del daño. Seguimos prácticamente en la misma situación que al principio”, resumió en entrevista Quiroz.

“Si PGR tuviera voluntad de respetar los derechos de las víctimas, ya les habría entregado los expedientes”

En cuanto a la resolución que la SCJN anunció en marzo pasado, cuando ordenó a la PGR a abrir la averiguación previa por el hallazgo de otras 47 fosas clandestinas en San Fernando con 193 cuerpos, encontradas en abril de 2011,

para entregar copias a dos mujeres de El Salvador quienes perdieron a su hijo y a un hermano a manos de Los Zetas, ésta también continúa paralizada.

Aunque esta decisión fue considerada por las organizaciones defensoras de derechos humanos como “histórica”, puesto que podría abrir la puerta a cientos de familias de migrantes que han sido víctimas en México a que accedan a los expedientes de las investigaciones y así poder acceder a la justicia, cinco meses después los ministros de la SCJN aún no terminan de hacer las “modificaciones” acordadas al proyecto del ministro Jorge Mario Pardo Rebolledo.

“La sentencia ya está, pero falta que se hagan las modificaciones al proyecto, por eso no se ha notificado aún a la PGR la orden de abrir los expedientes”, explicó Ana Lorena Delgadillo,  directora de la Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho quien señala que la Fiscalía del Estado ya podría haber entregado los expedientes a las dos ciudadanas salvadoreñas.

“La Procuraduría ya conoce el proyecto de la Suprema Corte y el otorgamiento de amparo. Por lo que, si realmente tuvieran la voluntad de respetar los derechos de las víctimas, ya les podrían haber dado las copias de los expedientes”, opinó Delgadillo.

Precisamente en marzo pasado, cuando la SCJN discutía el proyecto del ministro Rebolledo sobre si otorgaba el amparo a las dos ciudadanas salvadoreñas, un grupo de familiares de víctimas de San Fernando viajaron a México para cuestionar a la titular de la PGR, Arely Gómez, sobre los avances en la investigación del caso de los 72; la reunión fue “decepcionante”.

“En la PGR, el agente del Ministerio Público nos dio un reporte de no más de ocho minutos, informando lo mínimo. Incluso, hay familiares que aseguran que saben mucho más de lo que la autoridad mexicana les presentó”, dijo el 2 de marzo Fray Tomás, director del albergue de migrantes ‘La 72’ de Tenosique, Tabasco.

Ahora, varios meses después de aquel encuentro –al que no asistieron la procuradora ni el subsecretario de derechos humanos, Roberto Campa-, Fray Tomás denuncia que las víctimas y sus familiares continúan en el abandono.

“Ni la PGR, ni la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), ni la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), ni nadie los ha apoyado. Cuando vinieron los familiares se les recibió y se les prometieron muchas cosas, debido a la presión de los medios. Pero más allá de que se les pagó algunas visitas médicas, no se ha hecho nada más. No se les ha brindado una atención integral”, denuncia el activista, quien concluye asegurando que “llevamos seis años de impunidad, de corrupción, y de un gobierno que le apuesta a que se olvide lo que sucedió en San Fernando”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo los agricultores y científicos modifican tus alimentos para que tengan mejor sabor

Los científicos dicen que manipulando genes pueden crear frutas y verduras más sabrosas ¿Cómo lo están haciendo?
26 de junio, 2021
Comparte

“La del sabor es una tendencia que está resurgiendo, sin lugar a dudas”, dice Franco Fubini, fundador de la empresa proveedora de frutas y verduras Natoora.

Es posible que te sorprenda que el sabor haya pasado alguna vez de moda.

Pero encontrar variedades de frutas y verduras realmente sabrosas puede ser difícil, en gran parte debido a los requisitos de los supermercados, dice Fubini.

“Empezaron a exigir que las variedades tuvieran una vida útil más larga, en el caso del tomate, por ejemplo, que tuviera una piel más gruesa para que la piel no se rompiera fácilmente, un tomate que quizás madurara más rápido, que pudiera absorber más agua”.

“Así que con el tiempo cultivas tus variedades con el objetivo de conseguir otros atributos que no sean el sabor. El sabor comienza así a perder importancia y, debido a que se trata de la naturaleza, si cultivas para otros rasgos, extraes el sabor”.

La empresa de Fubini se especializa en productos de temporada seleccionados por su sabor y vende sus productos a restaurantes y tiendas de alta calidad en todo el mundo.

“Parte de este renacimiento proviene de los restaurantes, porque los chefs tienen mucha influencia”, explica. “Eso y los viajes han estimulado este renacimiento del sabor, esta búsqueda de sabor”.

Los agricultores y los investigadores están liderando esta búsqueda, utilizando técnicas sofisticadas para producir frutas y verduras que tengan todo el sabor de las variedades tradicionales y, al mismo tiempo, mantengan contentos a los supermercados.

Profesor Harry Klee

H Klee
Harry Klee utiliza el tomate para entender la composición química y genética de las frutas y vegetales.

El profesor Harry Klee, del Departamento de Ciencias Hortícolas de la Universidad de Florida, en Estados Unidos, está trabajando para comprender la composición química y genética del sabor de las frutas y las verduras, centrándose en el tomate.

“El tomate ha sido un sistema modelo a largo plazo para el desarrollo de fruta. Tiene un tiempo de generación corto, grandes recursos genéticos y económicamente el cultivo de frutas más importante en todo el mundo”.

“Fue la segunda especie de planta cuyo genoma se secuenció completamente, una gran ayuda en el estudio de la genética de un organismo”.

El sabor de las plantas es un fenómeno complejo.

En el caso del tomate, es una combinación de azúcares, ácidos y más de una docena de compuestos volátiles derivados de aminoácidos, ácidos grasos y carotenoides.

El profesor Klee quiere identificar los genes que controlan la síntesis de estos compuestos volátiles y usarlos para producir un tomate de mejor sabor.

“No estamos todavía en la etapa en la que hayamos completado en una sola línea el ensamblaje de las características de un sabor superior, pero esperamos lograrlo en un año más o menos”, dice.

Es posible utilizar la modificación genética (GM) para mejorar el sabor mediante la importación de genes de otras especies, pero en gran parte del mundo los productos creados de esta manera están prohibidos.

frambuesas Pairwise

Pairwise
Pairwise usa tecnología de edición genética para crear nuevos cultivos.

Sin embargo, otras formas de manipulación genética son más aceptadas.

La firma estadounidense Pairwise está trabajando en nuevas variedades de frutas y verduras utilizando CRISPR, la tecnología de edición de genes con licencia de Harvard, el Instituto Broad y el Hospital General de Massachusetts.

En lugar de tomar genes de otras especies, como los transgénicos, con CRISPR se modifican los genes existentes dentro de la planta mediante cortes y empalmes.

“Estamos haciendo cambios muy pequeños en uno o dos fragmentos del ADN”, explica el cofundador de Pairwise, Haven Baker.

En la mayor parte de América del Norte, América del Sur y en Japón lo producido mediante el uso de esta técnica se considera “no modificado genéticamente”.

Sin embargo, en Europa, donde la cuestión de la modificación genética es muy polémica, se considera transgénico y se mantiene bajo una estricta regulación.

Después de salir de la Unión Europea, el Reino Unido lanzó una consulta sobre el uso de la edición genética para modificar el ganado y los cultivos alimentarios en Inglaterra.

Incluso en EE.UU., donde las opiniones están menos arraigadas, algunos productores desconfían de la modificación genética.

“No somos fanáticos de esto en absoluto. Aunque a veces la innovación bien hecha puede funcionar, creemos en la tradición y no necesariamente en intervenir las cosas. Se trata de volver la mirada a la naturaleza y a la forma en que la naturaleza funciona”, señala Fubini.

Pero hay innovaciones que serían extremadamente difíciles de conseguir sin una intervención a nivel genético.

Uno de los primeros productos en lo que trabaja Pairwise, que se espera tener listo en uno o dos años, es una zarzamora sin semillas que, según dice, tendría un sabor más consistente que las variedades tradicionales.

También está trabajando en una cereza sin hueso.

Todo esto podría hacerse mediante técnicas tradicionales de mejoramiento, pero como los árboles frutales tardan años en crecer, sería un proyecto a muy largo plazo.

“La cereza es una de las frutas que nos interesa y teóricamente podríamos conseguir una variedad sin hueso por medio del cultivo, pero nos llevaría entre 100 y 150 años”, asegura Baker.

remolacha

Row 7
El abastecedor de semillas Row 7 tiene 150 cocineros y chefs que ofrecen críticas sobre sus cultivos.

Algunos en la industria agrícola están combinando técnicas nuevas y antiguas.

La empresa de semillas orgánicas Row 7, con sede en EE.UU., lleva a cabo programas de mejoramiento para desarrollar productos nuevos y de mejor sabor.

Sus proveedores de semillas utilizan técnicas tradicionales de polinización cruzada, junto con la selección genómica (la capacidad de examinar marcadores genéticos moleculares en todo el genoma de la planta) para predecir rasgos como el sabor con una precisión razonable.

Además, cuenta con una red de 150 cocineros y agricultores que evalúan su trabajo.

“Evalúan las variedades que aún están en desarrollo y opinan sobre su potencial en el campo y en la cocina”, señala la directora de operaciones Charlotte Douglas.

Uno de sus productos estrella es la remolacha Badger Flame, cultivada para ser consumida cruda, de sabor dulce sin resultar terrosa.

“Esta variedad se habría perdido si no hubiera sido por la defensa de los chefs y productores. Está ampliando nuestra comprensión de lo que puede ser una remolacha, introduciendo nuevas oportunidades para la exploración”, afirma Douglas.

col rizada

Getty Images

Algunas plantas pueden tener el tipo de sabor incorrecto. Con la col rizada, por ejemplo, aunque su hoja verde es nutritiva, su poderoso sabor puede resultar desagradable a algunos.

Baker y su equipo en Pairwise están trabajando en una planta más dulce y de un sabor más suave.

“La col rizada es muy nutritiva, pero a la gente no le gusta comerla. Por eso, hemos utilizado la ingeniería genética para producir verduras de hoja verde que tengan una mejor nutrición, pero que tengan el sabor de las lechugas a las que estamos acostumbrados”, dice.

En el caso de la col rizada, el sabor fuerte se considera una desventaja, pero en general, el sabor tiende a ir de la mano con la nutrición.

“Cultivar para obtener sabor significa cultivar para obtener exquisiteces; significa cultivar para la nutrición porque la mayoría de las veces, cuando se selecciona un sabor complejo, también se hace en función de la densidad de nutrientes”, señala Douglas.

“Implica cultivar con sistemas orgánicos, con un tipo de agricultura cuyo objetivo es obtener el mejor sabor posible y una mayor diversidad”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=G127XBhPq_4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.