A 6 años de la masacre en San Fernando, las víctimas aún no acceden a la investigación
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

A 6 años de la masacre en San Fernando, las víctimas aún no acceden a la investigación

Preguntas clave como quién ordenó el secuestro de los migrantes; quiénes son los policías involucrados en los hechos y qué hizo el Estado con las alertas que recibió dos años antes de la masacre, siguen sin respuesta.
Cuartoscuro
Por Manuel Ureste
26 de agosto, 2016
Comparte

A seis años de la masacre de 72 migrantes en San Fernando, Tamaulipas, ocurrida en agosto de 2010, los familiares de las víctimas continúan sin respuestas, sin acceder a la justicia, y sin obtener una reparación integral del daño.

Además, a casi cuatro años de que las organizaciones Artículo 19 y la Fundación para la Justicia y el Estado Democrático interpusieran varios amparos ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para que exigirle a la PGR que abra el expediente del caso, los ministros aún no se han pronunciado al respecto.

Preguntas clave como quién ordenó el secuestro de los 72 migrantes; quiénes son los policías involucrados en los hechos; qué hizo el Estado con las alertas que recibió dos años antes de la masacre; o cómo fue posible que se enviaran cuerpos equivocados a las familias o féretros con arena, siguen sin respuesta.

En 2013 un juez federal ordenó que se elaborara una versión pública de las averiguaciones de tres masacres: la de San Fernando en 2010; el hallazgo en 2011 de 47 fosas clandestinas en San Fernando con 168 cadáveres; y la de 2012 en Cadereyta, Nuevo León, donde fueron hallados 49 torsos humanos.

El juez consideró que estos tres casos constituyen graves violaciones a derechos humanos, por lo que ordenó que se abrieran las investigaciones. Sin embargo, la PGR y el Instituto Nacional de Acceso a la Información (INAI) apelaron y llevaron el proceso ante la SCJN; en septiembre de 2014 el INAI se desistió de esta apelación, no así la Procuraduría.

En noviembre de 2015, el proyecto de resolución de amparo solicitado a la SCJN por la Fundación para la Justicia fue elaborado por la ministra Olga Sánchez Cordero, pero éste pasó a la ministra Norma Lucía Piña tras la salida de Cordero de la Corte tras 20 años de servicio.

La Fundación explicó a Animal Político que, casi tres años después de interponer el amparo con número de expediente 661/2014, el proyecto de la ministra Cordero está siendo reelaborado de nuevo, por lo que aún no hay ninguna resolución de la Corte sobre si ordena a la PGR que abra la investigación y haga una versión pública del mismo, como sucedió con el caso de la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa.

“Habría que preguntar a la procuradora (Arely Gómez) por qué unos expedientes sí los abre, como el de Ayotzinapa, y otros como los de San Fernando no”, planteó Ana Lorena Delgadillo, presidenta de la Fundación para la Justicia.

San Fernando acumula aniversarios sin verdad: AI

En la misma situación, detenido, se encuentra el amparo 453/2015 que presentó la organización Artículo 19, el cual fue turnado por el ministro Alfredo Gutiérrez Ortíz Mena al pleno, donde aún no se discute.

La SCJN, a través de su departamento de comunicación social, confirmó a Animal Político que los dos amparos continúan en revisión y sin fecha todavía para que se resuelvan.

“Artículo 19 lleva litigando cuatro años para que se hagan públicos los expedientes de San Fernando, y todavía no tenemos ninguna decisión de la Suprema Corte”, apuntó en entrevista David Mora, integrante del programa de acceso a la información de la organización, quien lamentó que a seis años “todavía no conocemos lo que pasó en la matanza de los 72 migrantes”.

“Esta masacre ejemplifica cómo opera el sistema de justicia en México –añadió-, donde existen capturas que se hacen públicas cuando hay un interés político detrás, pero los juicios que les siguen son completamente secretos. Y debería ser al revés: las investigaciones deberían buscar ser privadas al público, pero los juicios sí abiertos a la sociedad”.

Perseo Quiroz, director de la oficina de Amnistía Internacional (AI) México, lamentó por su parte que la masacre “siga acumulando aniversarios” y las familias de las víctimas aún no hayan podido acceder a las investigaciones.

“Todavía estamos muy lejos de la verdad, de la justicia y de la reparación del daño. Seguimos prácticamente en la misma situación que al principio”, resumió en entrevista Quiroz.

“Si PGR tuviera voluntad de respetar los derechos de las víctimas, ya les habría entregado los expedientes”

En cuanto a la resolución que la SCJN anunció en marzo pasado, cuando ordenó a la PGR a abrir la averiguación previa por el hallazgo de otras 47 fosas clandestinas en San Fernando con 193 cuerpos, encontradas en abril de 2011,

para entregar copias a dos mujeres de El Salvador quienes perdieron a su hijo y a un hermano a manos de Los Zetas, ésta también continúa paralizada.

Aunque esta decisión fue considerada por las organizaciones defensoras de derechos humanos como “histórica”, puesto que podría abrir la puerta a cientos de familias de migrantes que han sido víctimas en México a que accedan a los expedientes de las investigaciones y así poder acceder a la justicia, cinco meses después los ministros de la SCJN aún no terminan de hacer las “modificaciones” acordadas al proyecto del ministro Jorge Mario Pardo Rebolledo.

“La sentencia ya está, pero falta que se hagan las modificaciones al proyecto, por eso no se ha notificado aún a la PGR la orden de abrir los expedientes”, explicó Ana Lorena Delgadillo,  directora de la Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho quien señala que la Fiscalía del Estado ya podría haber entregado los expedientes a las dos ciudadanas salvadoreñas.

“La Procuraduría ya conoce el proyecto de la Suprema Corte y el otorgamiento de amparo. Por lo que, si realmente tuvieran la voluntad de respetar los derechos de las víctimas, ya les podrían haber dado las copias de los expedientes”, opinó Delgadillo.

Precisamente en marzo pasado, cuando la SCJN discutía el proyecto del ministro Rebolledo sobre si otorgaba el amparo a las dos ciudadanas salvadoreñas, un grupo de familiares de víctimas de San Fernando viajaron a México para cuestionar a la titular de la PGR, Arely Gómez, sobre los avances en la investigación del caso de los 72; la reunión fue “decepcionante”.

“En la PGR, el agente del Ministerio Público nos dio un reporte de no más de ocho minutos, informando lo mínimo. Incluso, hay familiares que aseguran que saben mucho más de lo que la autoridad mexicana les presentó”, dijo el 2 de marzo Fray Tomás, director del albergue de migrantes ‘La 72’ de Tenosique, Tabasco.

Ahora, varios meses después de aquel encuentro –al que no asistieron la procuradora ni el subsecretario de derechos humanos, Roberto Campa-, Fray Tomás denuncia que las víctimas y sus familiares continúan en el abandono.

“Ni la PGR, ni la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), ni la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), ni nadie los ha apoyado. Cuando vinieron los familiares se les recibió y se les prometieron muchas cosas, debido a la presión de los medios. Pero más allá de que se les pagó algunas visitas médicas, no se ha hecho nada más. No se les ha brindado una atención integral”, denuncia el activista, quien concluye asegurando que “llevamos seis años de impunidad, de corrupción, y de un gobierno que le apuesta a que se olvide lo que sucedió en San Fernando”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
PA Media

COVID-19: las 4 señales de alerta que indican el surgimiento de variantes peligrosas

Cuando las tasas de contagio son altas es probable que han surgido nuevas variantes Estas son las situaciones que deben ser una señal de alerta de mutaciones peligrosas.
PA Media
11 de febrero, 2021
Comparte
Inglaterra

PA Media
Reino Unido es uno de los países afectados por variantes que parecen ser más contagiosas.

En noviembre de 2020, fue impuesto un confinamiento en Reino Unido. Nadie podía salir de casa, excepto para actividades esenciales, como ir al mercado. Poco a poco, las tasas de infección empezaron a bajar en el país, excepto en Kent.

A pesar de las estrictas reglas contra el movimiento de personas, la covid-19 continuó avanzando en ese condado en el sureste de Inglaterra y los hospitales se llenaron rápidamente de personas infectadas.

En Sudáfrica, en octubre de 2020, una nueva ola de covid-19 comenzó repentinamente a invadir la provincia de Eastern Cape.

La tasa de personas infectadas era mucho más alta que en otras áreas del país, donde el número de casos se estaba estabilizando después del primer brote de covid-19.

En la ciudad brasileña de Manaos, una crisis sin precedentes alcanzó su punto máximo el 15 de enero, cuando los hospitales abarrotados se quedaron sin oxígeno.

La ciudad, capital del estado Amazonas, ya muy afectada por la primera ola de covid-19, estaba experimentando una nueva explosión de la enfermedad.

En los tres casos, nuevas variantes, más contagiosas, jugaron un papel importante en el caos provocado por las altas tasas de infecciones y hospitalizaciones.

Y la tendencia es que continúen ocurriendo otras mutaciones mientras el virus esté en circulación.

Según los investigadores entrevistados por BBC News Brasil, hay cuatro señales de advertencia particularmente importantes para monitorear nuevas variantes:

  1. Aumento de hospitalizaciones
  2. Evidencia de reinfección
  3. Cambios en los síntomas y la gravedad de la enfermedad
  4. Cambios en los grupos de edad más infectados.

Estar atento a estas pistas para identificar mutaciones peligrosas lo antes posible es esencial para evitar que se propaguen y mitigar el daño.

Los principales riesgos son que el virus se vuelva más letal, más contagioso y más resistente a las vacunas y al sistema inmunológico humano.

1. Aumento de hospitalizaciones

Una de las principales señales de alerta sobre la posibilidad de una nueva variante en una zona es que ocurra un aumento brusco de hospitalizaciones y muertes por covid-19.

En ese caso, los investigadores primero verifican si hay una explicación humana.

Pasajeros llegando al aeropuerto de Heathrow en enero.

EPA
Reino Unido impuso una serie de duras medidas para tratar de atajar la llegada de nuevas variantes.

Por ejemplo, si el gobierno local relajó las reglas de contacto social en las semanas previas al brote o si ocurrió poco después de la temporada navideña.

Si no hay una explicación razonable para que una zona experimente un aumento repentino de las infecciones, es una señal de advertencia sobre la posibilidad de que una variante más contagiosa circula en esa región.

Fue esta “luz amarilla” la que llevó a los científicos de Sudáfrica a movilizar esfuerzos para identificar cambios genéticos en el coronavirus que circula en la provincia de Eastern Cape.

Si bien todo el país estaba experimentando una estabilización en las infecciones a principios de octubre de 2020, casi tres meses después del máximo de la primera ola de covid-19 allí, la ciudad de Nelson Mandela Bay estaba experimentando un aumento exponencial de las hospitalizaciones.

En noviembre, investigadores de la Universidad de KwaZulu-Natal en Durban, Sudáfrica, secuenciaron el virus de personas infectadas en esa ciudad y encontraron que era una variante con 20 mutaciones, un número considerado alto para Sars-CoV-2.

Pronto, la covid-19 se propagó nuevamente por todo el país, provocando una nueva ola con un pico de infección mayor que el primero.

La alta tasa de infección llevó a los científicos a sospechar que sería una versión más contagiosa del virus.

Hospital en Sudáfrica

Reuters
El aumento repentino en las hospitalizaciones es una de las señales de una posible nueva variante.

Luego identificaron dos mutaciones de especial preocupación que más tarde se encontrarían en la variante descubierta en Manaos: la N501Y y la E484K.

Ambas mutaciones están localizadas en la “espiga” de Sars-CoV-2, como se le llama a la proteína que sirve como punto de conexión entre el coronavirus y las células del cuerpo humano.

La N501Y hace que el virus sea más contagioso, mientras que la E484K evita la acción de los anticuerpos neutralizantes, que se ubican entre la espiga y las células humanas para evitar que el virus se multiplique.

Esta última mutación preocupa especialmente a los científicos porque parece reducir la eficacia de las vacunas y se sospecha que facilitan la reinfección en personas que ya fueron contagiadas por el virus original.

Aquí es donde entra la segunda señal de advertencia sobre la presencia de nuevas variantes.

2. Incidencia de reinfecciones

Si una localidad comienza a notar un aumento en las infecciones de personas que dicen haber contraído covid-19 anteriormente, este es otro factor de alerta de la posible presencia de variantes, especialmente si el nuevo contagio se ha producido en un período corto de tiempo.

La investigación realizada por la agencia de salud pública del gobierno británico, Public Health England, encontró que la mayoría de las personas que ha contraído covid-19 (83%) tiene inmunidad durante al menos cinco meses.

Si un número considerable de personas que ya han sido infectadas comienzan a dar positivo por covid-19, puede ser que haya una variante en circulación capaz de eludir los anticuerpos producidos por el sistema inmunológico después de una primera infección.

La reinfección por otra variante es una de las hipótesis investigadas para explicar el aumento en las hospitalizaciones y muertes ocurridas en enero en Manaos, Brasil.

Vacuna

Getty Images
La vacunación masiva ya empezó en varios países de América Latina.

La ciudad ya había sufrido mucho por la primera ola de la enfermedad. Y una investigación publicada en la revista Science el 9 de diciembre estimó que el 76% de la población ya habría contraído covid-19.

En teoría, este número (si es correcto) sería un porcentaje suficiente para generar la llamada inmunidad de grupo, cuando el elevado número de personas con anticuerpos es capaz de detener la circulación de la enfermedad porque al virus se le dificulta encontrar personas vulnerables y pierde fuerza.

Pero en enero, los hospitales de la capital amazónica comenzaron a llenarse rápidamente hasta el punto que la estructura de salud pública se vio desbordada y decenas de personas murieron por falta de oxígeno.

Una hipótesis para este nuevo pico en casos de covid-19 es que parte de ellos se debió a reinfecciones por la variante P.1, que circulaba en Manaos en ese momento.

El virólogo Felipe Naveca, quien participó en la secuenciación de esta variante, explica que es difícil confirmar casos masivos de reinfección, pues el paciente debe someterse a dos pruebas de covid-19 con resultados positivos en un intervalo de 90 días, además de secuenciar dos cepas diferentes del virus.

“Esto muchas veces no se logra porque la persona busca atención médica al final de la infección. Pero creo que hay varios casos de reinfección. Tenemos algunos por confirmar”, dijo el investigador, quien forma parte del Instituto Leônidas & Maria Deane (ILMD / FioCruz).

3. Cambio en los síntomas y la gravedad

Otro signo de la posible aparición de una variante es un cambio constante en los síntomas de quienes dan positivo en la prueba de covid-19 o un aumento significativo en los casos graves de la enfermedad.

Estos factores indicarían la presencia de mutaciones que interactúan de forma diferente con las células humanas, provocando reacciones distintas a las provocadas por la cepa original del coronavirus.

coronavirus

Science Photo Library
Cuando un número considerable de personas se contagian puede ser que haya una nueva variante circulando.

Por ahora, no hay evidencia concluyente de que las variantes encontradas en Manaos, Sudáfrica y Reino Unido provoquen síntomas diferentes o sean más agresivas.

Pero debido a que son más transmisibles, pueden aumentar rápidamente el número de personas infectadas, provocando altas tasas de internamientos en los hospitales y más muertes.

Además, debido a que pueden asegurar una unión más eficaz de las partículas del virus en la célula humana y evitan la acción de los anticuerpos, las mutaciones N501Y y E484K terminan produciendo cargas virales más altas en los infectados.

Y las cargas virales altas están relacionadas con condiciones más graves de la enfermedad.

“Los estudios indican que estas variantes permiten que el virus se conecte a la célula de una manera más eficiente y sólida. Y que más virus se adhieran a cada célula. Entonces, tenemos una mayor tasa de reproducción del virus en el cuerpo”, explica el virólogo Julian Tang, de la Universidad de Leicester, Reino Unido.

La investigación preliminar publicada por el gobierno británico el 22 de enero estimó que la variante encontrada en Kent (Reino Unido) podría ser hasta un 30% más mortal que el virus original.

Según el estudio, entre 1.000 personas de 60 años infectadas por la variante antigua, posiblemente 10 morirán. Con la variante identificada en Kent, ese número se eleva a 13.

4. Cambio en el grupo de edad infectado

Finalmente, otro signo a observar es un eventual contagio más acelerado entre personas de grupos de edad poco afectados por la cepa original del coronavirus.

Es decir, si más niños y adolescentes comienzan a infectarse o presentan casos más severos de covid-19, esto sería indicativo de una variante con mutaciones capaces de mejorar la conexión entre la proteína espiga del virus y los receptores de las células de los jóvenes.

Los estudios indican que los niños se ven menos afectados por el coronavirus porque tienen menos receptores en el pulmón capaces de reconocer y conectarse a la proteína espiga.

Brasil

EPA
Lo preocupante es que surja una nueva variante que pueda burlar a las vacunas, dicen los expertos.

Sigue sin haber estudios concluyentes sobre el impacto de las variantes en los niños.

Pero el gobierno británico ya ha dicho que hay evidencia de una mayor transmisión de la variante de Reino Unido entre los niños.

Esto ayudaría a explicar la rapidez con la que esta variante se extendió por todo el territorio, convirtiéndose en el virus dominante en Inglaterra.

Ante la sospecha de que el virus estaría infectando a más niños y jóvenes, el primer ministro, Boris Johnson, ordenó el cierre de las escuelas al menos hasta el 8 de marzo.

La reapertura dependerá de las tasas de vacunación entre la población más vulnerable.

¿Cómo frenar la aparición de nuevas variantes?

Si bien el virus está circulando con tasas de transmisión significativas, existe el riesgo de que surjan nuevas variantes, señala la microbióloga Ana Paula Fernandes, investigadora del Centro de Tecnología en Vacunas y Diagnóstico de la Universidad Federal de Minas Gerais (Brasil).

“Cuantas más personas infectadas haya en una población, mayor es la posibilidad de que aparezca una variante”, dice Fernandes, quien también es coordinadora de la red nacional de diagnóstico, que une a diferentes universidades e institutos de investigación de Brasil para responder a la pandemia.

“Sin medidas de contención y sin una amplia cobertura de vacunación, puede surgir una variante que eluda completamente las vacunas. Esto es una preocupación”, agrega.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=5JIm2fDK1es

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.