Los trabajos insospechados a los que vuelven los atletas que participaron en Río 2016
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

Los trabajos insospechados a los que vuelven los atletas que participaron en Río 2016

Muchos de los atletas que participaron en Río 2016 no se dedican al deporte a tiempo completo: de una repartidora de cartas a una empleada de Twitter son varios los que tienen una vida profesional lejos de canchas, pistas y piscinas. Y sus trabajos los esperan.
BBC Mundo
Por BBC Mundo
22 de agosto, 2016
Comparte

Llegar a los Juegos Olímpicos lo es todo para muchos atletas. Pero no son pocos los que necesitan tener un empleo que tienen que compaginar con sus actividades deportivas.

En Río 2016, por ejemplo, Brasil inscribió a 145 deportistas de las Fuerzas Armadas.

Pero entre los atletas que participaron en los pasados Juegos Olímpicos también hay una colombiana que trabaja en Twitter, una cartera de Bélgica y otros profesionales.

E incluso competidores que representan a potencias deportivas como EE.UU. han tenido que encontrar alternativas para costearse los gastos de equipo, viajes y manutención.

La tuitera de Colombia

Nacida en Colombia y criada en Suiza, Nathalie Marchino trabaja en una compañía de California llamada Twitter.

Nathalie Marchino en su partido de rugby 7 con ColombiaNathalie Marchino jugó con la selección de Colombia en el torneo de rugby 7. Tiene un empleo de mercadeo en Twitter, en California.

Con 35 años, es una de las más experimentadas atletas del equipo de rugby 7 colombiano, que en Río tuvo una discreta participación de cinco juegos y quedó eliminado en la primera ronda.

“Combinar el trabajo y el rugby ha sido parte de mi realidad durante tanto tiempo que ya he aceptado que es así“, dijo sobre su extenuante horario segmentado entre su deporte y su empleo.

“Corro de casa en casa”

Originaria de Irán y refugiada en Bélgica, Raheleh Asemani tenía su pase a Río pero carecía de bandera hasta unos días antes del cierre de registros.

Raheleh Asemani en su combate de taekowndoRaheleh Asemani nació en Irán pero huyó del país y se refugió en Bélgica, donde era cartera antes de viajar a competir en Río.

Iba a participar con el Equipo Olímpico de Refugiados, pero finalmente obtuvo su registro con Bélgica.

“Trabajo como cartera, corro de casa en casa entregando cartas”, dijo la deportista que llegó hasta la semifinal de taekwondo de menos de 57 kilos, pero perdió su combate por la medalla de bronce.

Concentración

Kazuki Yazawa combina su vida entre el budismo y el canotajeKazuki Yazawa asegura que su principal ocupación son sus estudios budistas, por lo que el canotaje lo deja para su tiempo libre.

El japonés Kazuki Yazawa puso a prueba su fuerza y destreza en la competencia de canotaje eslalon K 1 de Río, en la que finalizó en el lugar número 11 en la semifinal.

Este competidor cuando no está remando contra fuertes corrientes y remolinos tiene una ocupación diametralmente opuesta: se prepara para ser sacerdote budista.

“Cuando me inicié como sacerdote budista, decidí que mi trabajo principal sería ese y que mi vida como deportista sería en mi tiempo libre”, dijo Yazawa antes de viajar a Río.

Manos prodigiosas

Michelle Carter sostiene su medalla de oro en el lanzamiento de balaMichelle Carter maneja un estudio de maquillaje profesional en Estados Unidos al que dedica su tiempo cuando no está lanzando la bala del atletismo.

Las manos de Michelle Carter son talentosas.

Fue la ganadora de la medalla de oro en Río gracias a su lanzamiento de peso a 20,63 metros de distancia, más de 20 centímetros por encima de su rival más cercana.

Pero cuando no está entrenando con la pesada bala, sostiene los delgados pinceles en su estudio de maquillaje profesional. Además, tiene una línea de productos propia, Shot Diva.

“Creo que cuando uno se toma el tiempo de cuidarse a sí mismo, aumenta tu confianza”, piensa Carter.

Los militares brasileños

Brasil inscribió a 145 atletas, el 30% de su delegación de 465 deportistas, que están registrados en un programa de las Fuerzas Armadas del país sede.

La yudoca brasileña Rafael Silva con su medalla de oroLa yudoca Rafael Silva es parte de contingente de atletas empleados por el ejército brasileño.

Mientras que algunos, hombres y mujeres, tienen grados como soldado, sargento o coronel de la marina, el ejército o de aviación, otros no son en realidad militares sino deportistas profesionales.

El investigador Márcio Antonio Scalercio dijo a BBC Brasil que se trata de una campaña publicitaria para que las Fuerzas Armadas “ganen una visión positiva de la sociedad”.

Pero es una estrategia que también parece dar réditos deportivos, pues la mayoría de las medallas brasileñas en Río (12 de un total de 19) las consiguieron militares-atletas como la yudoca Rafaela Silva, el gimnasta Arthur Zanetti y el saltador de pértiga Thiago Braz, entre otros.

Profesionales ganadores

Maya Dirado, de EE.UU., fue una de las atletas más exitosas en Río: ganó en natación oro en 200 metros espalda, oro en el relevo 4×200 libre, plata en 400 metros combinado y bronce en 200 metros combinado.

Pero Dirado también es una analista de negocios por la Universidad de Stanford trabajando en una consultora de California a la que regresará en septiembre.

Maya Dirado muestra sus cuatro medallas conseguidas en RíoMaya Dirado ganó cuatro medallas, dos de ellas de oro, en la natación de Río con Estados Unidos.

Gwen Jorgensen, por su parte, ganó el oro en la prueba de triatlón individual femenino, pero desde 2010 esta estadounidense es contadora en una firma de la ciudad de Milwaukee.

Mientras que Gerek Meinhardt, bronce con EE.UU. en esgrima por equipos en Río, trabaja por su parte como analista de riesgos en una consultoría de San Francisco.

Es graduado con honores por la Universidad de Notre Dame donde estudió una Maestría en Administración de Negocios y en 2014 fue el esgrimista número 1 del mundo.

Su compañero Miles Chamley-Watson, ganador del bronce en el equipo estadounidense, se dedica al modelaje profesional.

Gerek Meinhardt y sus compañeros de esgrimaGerek Meinhardt (tercero de izquierda a derecha) es un consultor de análisis de riesgos en California y Miles Chamley-Watson (primero de izquierda a derecha) es modelo.

Otro caso destacado es el de Matthew Abood, nadador australiano que en Río obtuvo la medalla de bronce en los relevos 4×100.

En su vida hace relevos entre su entrenamiento en la piscina y su empleo deanalista de negocios en el Commonwealth Bank australiano.

Matthew Abood se prepara para su prueba en RíoMatthew Abood logró la medalla de bronce con el equipo australiano de natación en la prueba de relevos 4×100.

Y aunque no obtuvo medallas también se puede recordar el caso de la canadienseLanni Marchant, quien es una abogada con dos licenciaturas, una por la Universidad de Ottawa y otra por la Universidad Estatal de Michigan.

Marchant compitió en la prueba de los 10.000 metros (finalizó en 25) y en el maratón (24).

Con la ayuda del público

Curiosamente, uno de los países más ganadores de las Olimpiadas, Estados Unidos, no tiene un programa gubernamental de apoyo a sus atletas.

Y eso hace que algunos hayan tenido que pedir ayuda en internet.

Jeremy Taiwo en lanzamiento de jabalinaJeremy Taiwo triplicó la ayuda que pedía en internet para costearse su equipo, viajes y estancia en los Juegos Olímpicos de Río.

A través del fondeo colectivo en GoFundMe.com, Jeremy Taiwo pedía donativos para juntar US$15.000 para sus gastos del decatlón en Río, y al final consiguió US$54.000.

Los atletas como Taiwo, que quieren dedicarse de tiempo completo a su deporte,tienen que conseguir patrocinadores.

El futbolista paralímpico Gregory Brigman también pidió ayuda en línea, pero la respuesta ha sido muy diferente: de US$6.000 que tiene como meta solo ha conseguido US$2.600.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Día de Muertos: cuál es el origen y significado de la flor de cempasúchil, la reina de los altares

El Día de Muertos en México es una celebración tradicional para honrar a los que ya no están. Y muchos mexicanos los homenajean con altares y ofrendas en las que la flor de cempasúchil no puede faltar.
31 de octubre, 2020
Comparte

Una vez al año México se tiñe de un color amarillo anaranjado.

Se debe a la flor de muerto o cempasúchil y es señal de que llega la festividad de Día de Muertos, una celebración cada 1 y 2 de noviembre de los vivos para honrar a los que ya no están físicamente.

Pero la tradicional festividad mexicana no es solo colores sino también aromas.

“Cada año olemos todos a cempasúchil”, dice el biólogo mexicano Jerónimo Reyes, quien explica a BBC Mundo que esta flor contiene aceites esenciales que la hacen muy aromática, entre otras características especiales.

Y el olor de la flor de cempasúchil también se fusiona con las diferentes comidas tradicionales mexicanas que ocupan un rol fundamental en las ofrendas a los muertos.

¿Cuál es el origen y qué significa el nombre cempasúchil?

La flor de 20

El nombre original de la flor de cempasúchil es sempôwalxôchitl y proviene de la lengua náhuatl.

Manos sostienen una flor de cempasúchil

Getty Images
La flor de cempasúchil está compuesta por muchas flores o pétalos. De ahí surge su nombre.

“La palabra viene de dos sustantivos: sempôwal, que significa 20 (o muchos), y xôchitl, que es flor. Su traducción sería flor de 20“, detalla Andrea Rodríguez, investigadora de la facultad de Arquitectura de la Universidad Autónoma de México (UNAM) y especialista en el estudio de jardines prehispánicos.

“El códice florentino del náhuatl del siglo XVI menciona que hay flores machos y hembras y que estas últimas tienen muchas flores. Es como una bola con muchas flores juntas”, compara a BBC Mundo.

Según la investigadora, la flor tiene diferente nombre dependiendo de la región y el más común es el que conocemos del náhuatl, que se deformó con el español y terminó llamándose cempasúchil.

Una flor americana

En el plano científico, cempasúchil recibe el nombre de Tagetes erecta y es una planta exclusiva del continente americano. Crece en México, Centroamérica, y hasta Sudamérica.

Según explica Jerónimo Reyes, que es biólogo del jardín Botánico del Instituto de Biología de UNAM, hay cerca de 58 especies, pero muy pocas se utilizan para los fines del Día de Muertos.

“La gente en general se ha limitado a llamar flor de muerto o cempasúchil a una sola especie, que es la Tagetes erecta, pero en realidad en México hay más especies de cempasúchil”, explica.

Campo con la flor de cempasúchil.

Getty Images
La flor de cempasúchil es nativa del continente americano y crece de forma silvestre en zonas montañosas.

Las diferencias en las especies varían en la cantidad de flores, las hojas, el tamaño de la planta, el color de los pétalos o flores -hay algunas que tienen el filo del pétalo que es rojo-. Pero en todas predomina el color amarillo anaranjado.

La flor crece en lugares silvestres, sobre todo en las zonas montañosas y también se cultiva.

Pese a ser una especie nativa de México, China es el principal productor de cempasúchil para uso industrial, con las tres cuartas partes de lo sembrado en el mundo, informa el sitio web de la UNAM con datos de 2019.

Esta explotación del cultivo de cempasúchil por parte de China reside en las propiedades de esta planta, que tiene varios otros usos además del ritual.

De la planta se extraen aceites esenciales para fabricar agroquímicos para combatir insectos y se utilizan para la industria avícola, con el propósito de lograr que la carne del pollo y la yema de los huevos tome un color más amarillo.

“Es una flor con carotenoides, son sustancias que dan estos colorantes muy fuertes para que logre teñir la carne y la yema de huevo”, describe Reyes.

Un hombre con una gran montaña de flores de cempasúchil.

Getty Images
Los pigmentos de la flor de cempasúchil se utilizan para la industria avícola para intensificar el color de la carne del pollo y la yema de huevo.

Otras de las características de la flor de cempasúchil es su corta vida.

“La mayoría de las flores de cempasúchil son anuales, es decir, que nacen y solo viven una temporada. Pero como cuenta con muchas semillas, se reproducen muy fácilmente”, detalla Reyes.

Y desde hace siglos, se utilizan distintas partes de la la planta con fines medicinales, como infusión cuando se tiene una afección estomacal, para aliviar las flatulencias, para ayudar a las vías respiratorias, y hasta para mejorar el deseo sexual, según cita Rodríguez de la bibliografía del siglo XVI.

La leyenda y la flor del ritual

Dice la leyenda que Xóchitl y Huitzilin estaban enamorados desde que eran niños y que por las tardes subían a la montaña dedicada a Tonatiuh, el dios azteca del sol, y le ofrendaban ramos de flores.

Pero un día se desató la guerra y Huitzilin fue a pelear para defender las tierras aztecas y murió.

Destrozada de dolor, Xóchitl pidió al dios Tonatiuh que la librara de su sufrimiento y la reuniera con su amado.

Campo con la flor de cempasúchil.

Getty Images
La flor de cempasúchil también tiene su leyenda prehispánica.

El dios del sol cumplió con el pedido y dejó caer sus rayos sobre Xóchitl, y ella se transformó en una flor de color amarillo intenso.

Luego un colibrí se posó en el centro de la flor y ésta abrió sus 20 pétalos liberando un aroma intenso.

Siguiendo el mandato de Tonatiuh, el amor de la pareja azteca permanecerá mientras haya colibríes y flores de cempasúchil en los campos mexicanos.

Tal vez es por eso que la flor de cempasúchil es la reina de los altares de muertos en México. Lo cierto es que no hay ofrenda sin esa flor.

“En la época prehispánica, los mexicas utilizaban esta flor por el olor, porque es muy particular. Cuando viene el día de muertos en México, todos reconocemos ese olor . Y la tradición dice que lo que atrae a los muertos es el olor de esa flor”, describe Andrea Rodríguez.

Hasta el año pasado, cuando la pandemia de la covid-19 no se había declarado, la tradición anual mexicana era pasar la noche en los cementerios ofreciéndole a los muertos un banquete y decorando sus tumbas con flores y pétalos de cempasúchil.

Mujer coloca flor de cempasúchil en una tumba.

Getty Images
La flor de cempasúchil se utiliza para decorar las tumbas.
Ofrenda Día de Muertos 2016

Gentileza Carlos Feria Perez
En las ofrendas a los muertos no puede faltar la flor de cempasúchil.

Este año la festividad se ve opacada por la pandemia que causó la muerte de más de 90.000 personas en México, el cuarto país con más fallecidos en el mundo. Las autoridades decidieron que los panteones permanecerán cerrados para evitar aglomeraciones

Pero los mexicanos también honran a sus muertos en sus casas con altares hogareños en los que la comida casera y la flor de cempasúchil no puede faltar.

“Cuando vemos flor de muerto, estamos viendo mole, tamales…”, dice riéndose el biólogo Reyes.

Pero para que el alma del muerto llegue a la casa hay que ayudarlo.

“Se construyen unos caminos con los pétalos de la flor en la entrada de las casas para que el muerto se guie con el olor y pueda llegar al altar o a la ofrenda. Ver o entender a las flores por su olor y no por su color es un concepto muy prehispánico”, describe por su parte Rodríguez de la UNAM.

Un camino hecho con la flor de cempasúchil.

Getty Images
Muchos mexicanos decoran sus altares y forman caminos con la flor de cempasúchil para orientar a sus muertos hacia las ofrendas.

Entonces, si la flor de cempasúchil se asocia al Día de Muertos por su olor, ¿a qué huele?

Durante la entrevista, Andrea Rodríguez se levanta y va en busca de un florero con cempasúchil. Me dice que huelen a panteón, pero no se cansa de remarcar que es un olor agradable.

Minutos después me llega un correo electrónico. “Me dejaste pensando”, dice.

“Como dice mi amigo Mauricio Medina Sánchez: ‘Huele a pasado, pero un pasado muy vivo‘”.

Una mujer huele las flores de cempasúchil.

Getty Images
El olor de la flor de cempasúchil es clave para la cultura mexicana.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=YzNpZ77KNUM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.