¡Adiós, Río 2016! Terminan los Juegos Olímpicos en Brasil y pasan la estafeta a Tokio
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP

¡Adiós, Río 2016! Terminan los Juegos Olímpicos en Brasil y pasan la estafeta a Tokio

Brasil enfrentó dificultades durante los Juegos de Río, aunque a fin de cuentas queda el legado de las estrellas del deporte; EU encabezó el medallero con 46 preseas doradas.
AP
Por AP
21 de agosto, 2016
Comparte

No fueron perfectos, pero sí memorables. Igual que su país anfitrión.

Desde aguas sucias hasta aguas verdes, un caso telenovelesco de robo inventado y el adiós de dos leyendas, los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro dejaron recuerdos para todos los gustos, un legado cuestionable para Brasil y un abanico de lecciones e interrogantes para el próximo anfitrión Tokio.

A continuación lo más destacado al bajar el telón de los primeros Juegos Olímpicos en Sudamérica:

Brasil, ¿cumplió?

Las advertencias a los viajeros olímpicos parecían sacadas de un manual de supervivencia: no toque el agua contaminada, cuidado con los mosquitos, ojo con el crimen. Pero más allá de algunos incidentes sin consecuencias graves, la justa fue principalmente una fiesta de 17 días, si bien con bastantes menos visitantes de lo que esperaban los organizadores.

En medio de su peor recesión en décadas, Brasil tuvo que montar el espectáculo con enormes recortes presupuestarios. Aunque no afectaron las pruebas deportivas, se sintieron en la reducción de voluntarios, la ausencia de material promocional en la ciudad y otros detalles de logística. Hasta hubo problemas con el agua de las piscinas de clavados y waterpolo, que súbita e inexplicablemente se tornó verde en medio de las competencias, y muchas sedes estuvieron medio vacías.

“Ha sido difícil”, comentó el vicepresidente del COI, John Coates. “Para ser justos, en parte se debe a la situación económica y política que impera”.

Los organizadores vendieron la idea de que uno de los legados de la justa sería la limpieza de los cuerpos de agua de la ciudad, especialmente la Bahía de Guanabara. Desde hace meses fue evidente que esa meta no se lograría, y los vecinos de Río terminan los Juegos tal como los empezaron: con un deficiente sistema de aguas residuales y rodeados de cloacas.

Al menos cumplieron con la construcción de una extensión del metro que conecta el centro de Río con el suburbio de Barra da Tijuca, donde se ubicó el Parque Olímpico, y con la restauración de una zona portuaria que estaba en el olvido. Después de varios retrasos y sobregiros, la nueva línea fue inaugurada unos pocos días antes del inicio de los Juegos a un costo de 3.000 millones de dólares, 25% más de lo que originalmente se presupuestó.

La cuenta total de los Juegos fue de unos 12,000 millones, entre fondos públicos y privados.

“En Brasil hacemos las cosas a lo latino, lo que a veces enloqueció a algunos miembros del COI”, señaló el alcalde de Río, Eduardo Paes. “Si quieren ser justos con Río, no pueden compararnos con Tokio, Chicago o Madrid. Esas son ciudades con mucha mejor infraestructura, en países desarrollados. Comparen a Río conRío”.

La despedida de tres grandes 

Usain Bolt y Michael Phelps. Dos nombres sinónimos de Juegos Olímpicos. Hasta ahora.

El mejor corredor y el más grande nadador de todos los tiempos disputaron sus últimas justas y se despidieron a lo grande. Con su espectáculo de siempre, Bolt logró su tercer triplete en las pruebas de velocidad y se marcha del escenario olímpico con nueve medallas de oro, las mismas que Carl Lewis y Paavo Nurmi.

“Soy el más grande”, proclamó el jamaiquino después de ganar su último oro con el relevo 4×100. Hasta que aparezca otro extraterrestre de su altura, nadie puede disputarle esa afirmación.

Bolt anunció que su retiro de todas las pistas será el próximo año en el mundial de Londres. En el caso de Phelps, se trata de un adiós definitivo.

El nadador estadounidense sumó a su inigualable botín con cinco oros y una plata, para totalizar 23 medallas de oro y 28 totales desde Atenas 2004. Ahora se dedicará a su faceta de padre —su pequeño hijo Boomer fue una de las sensaciones de Río— y a ser un embajador de la natación.

“Sólo quiero verlo crecer”, dijo Phelps. “Es lo más importante”.

Río también fue el último concierto de Manu Ginóbili, el cabecilla de la llamada “Generación Dorada” del básquetbol argentino. Ginóbili colgó las zapatillas junto con Andrés Nocioni, otro de los integrantes del plantel que ganó el oro en los Juegos de 2004 en Atenas, uno de los hitos del deporte latinoamericano.

“Los Juegos Olímpicos son especiales, quería vivirlos de nuevo y lo pude hacer”, comentó Ginóbili.

La saga Lochte

El nadador Ryan Lochte se encargó de aportar su cuota de tragicomedia al presentar una denuncia por un asalto falso.

Todo comenzó como una noche de borrachera en la Casa de Francia después del final de las pruebas de natación. En su camino de vuelta a la villa olímpica en un taxi, Lochte y otros compañeros del equipo estadounidense se metieron en un lío al romper una puerta y provocar otros desmanes en una estación de gasolina.

Al día siguiente, Lochte contó una historia de un robo a mano armada por parte de ladrones disfrazados de policías. Al ser interrogados por las autoridades, esa versión empezó a desmoronarse por imprecisiones y contradicciones, hasta los nadadores admitieron que en realidad no habían sido asaltados, sino que tuvieron que pagar por los daños que ocasionaron.

Lochte se fue de Brasil antes que una jueza confiscara los pasaportes de dos de sus compañeros, que finalmente tuvieron pagar elevadas multas para regresar a Estados Unidos. Ahora, todos encaran sanciones de parte del comité olímpico estadounidense.

“Ellos le fallaron a nuestros atletas”, dijo el presidente del comité, Scott Blackmun. “Les fallaron a los estadounidenses”.

El medallero

Estados Unidos dominó con autoridad con 46 medallas de oro, exactamente la misma cantidad con la que encabezó los Juegos de 2012 en Londres.

La sorpresa fue el desempeño de Gran Bretaña, que con 27 oros desplazó a China del segundo lugar. Los chinos sumaron 26 preseas doradas, 12 menos que hace cuatro años.

“No estábamos seguros que lograríamos semejante éxito”, señaló Blackmun, el mandamás del olimpismo estadounidense.

Colombia tuvo su mejor actuación olímpica con tres otros, dos más que en cualquier justa anterior: Mariana Pajón repitió el título en BMX, Caterine Ibargüen ganó en el salto triple, y Oscar Figueroa en levantamiento de pesas. Argentina tuvo su mejor actuación desde 1948 con otros tres oros, de la judoca Paula Pareto, el equipo masculino de hockey sobre césped, y la pareja de Santiago Lange y Cecilia Carranza en vela.

Puerto Rico logró su primer oro gracias a la victoria de Mónica Puig en la final de tenis, mientras que México cerró con tres platas y dos bronces, una peor cosecha que en Londres donde consiguió un oro, tres platas y tres bronces.

Rumbo a Tokio

Los Juegos de 2020 serán en la capital de Japón, y desde ya se avisaron algunos problemas por sus costos.

El presupuesto que presentó el comité organizador fue de 350,000 millones de yenes (3,500 millones de dólares), pero esa cifra parece una broma. Tan solo el costo del Estadio Olímpico ya alcanzaba los 1.000 millones, antes de que los organizadores decidieran romper los planes y empezar de cero.

El costo del estadio de todas formas será cerca de 50% más caro que el cálculo original, y la fecha de conclusión de la obra fue fijada para noviembre de 2019.

“No creo que se puedan relajar”, advirtió Coates, el miembro del COI que dirige el equipo inspector. “Hay algunos problemas grandes, incluso para Tokio”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
EPA

El país que ya atraviesa una 'tercera ola' de COVID-19

Mientras numerosos países enfrentan la temida "segunda ola" de casos de coronavirus, y todavía hay lugares que no superan la primera, Irán ya está contando los muertos de una tercera oleada.
EPA
16 de octubre, 2020
Comparte

Mientras numerosos países enfrentan la temida “segunda ola” de casos de coronavirus, y todavía hay lugares que no superan la primera, Irán ya está contando los muertos de una tercera oleada.

Y en el que ya era uno de los países de Medio Oriente más afectados por la pandemia, esa “tercera ola” es la más letal hasta la fecha.

Irán volvió a romper su récord de contagios diarios a mediados de la semana con los 4,830 nuevos casos de COVID-19 del miércoles 14 de octubre, según los registros de la Universidad Johns Hopkins (Estados Unidos).

Pero la nación persa está rompiendo marcas desde el pasado 22 de septiembre, cuando superó por primera vez los 3,574 casos diarios registrados a principios de junio, en lo más alto de su “segunda ola”.

“Aunque la segunda ola de coronavirus fue contenida exitosamente, la tercera ola ha estado emergiendo porque se han ignorado los protocolos sanitarios”, alertó ese mismo día el ministro de Salud iraní, Saeed Namaki, según un reporte de la agencia oficial Iran Press.

Menos de dos semanas después, el 5 de octubre, Irán ya había igualado su récord de muertes diarias, que se remontaba al mes de julio.

Y los 279 muertos registrados este miércoles también son el mayor número diario en un país que, según cifras oficiales, ya suma más de medio millón de contagios y casi 30,000 muertos por la pandemia.

Entierro en Irán

Getty Images
Irán volvió a romper su récord de muertes por COVID-19 en un mismo día.

La cifra real, sin embargo, es mucho mayor: en agosto pasado el servicio persa de la BBC recibió registros gubernamentales filtrados que mostraban que a 20 de julio habían muerto casi 42,000 personas con síntomas de COVID-19, pero el Ministerio de Salud solamente reportaba 14,405 fallecidos.

La cantidad de personas identificadas como infectadas en esos documentos también era casi el doble de las cifras del ministerio.

Y el viceministro de Salud iraní, Iraj Haririchi, finalmente reconoció que el número real de muertos es “significativamente” más alto que el de las cifras oficiales.

Según BBC Persa, Haririchi explicó que las estadísticas oficiales se basan en el número de muertes con prueba de PCR positiva, pero estimó que, dependiendo de la provincia, el número real de víctimas de coronavirus es entre 1.5 y 2.2 veces más alto que el arrojado por esos registros.

El viceministro también advirtió que tanto trabajadores de la salud como suministros médicos están al borde del agotamiento por el empeoramiento de la situación en Teherán y otras regiones del país.

Teherán “cerrada”

En estos momentos, 27 de las 31 provincias del país ya han sido designadas por las autoridades iraníes como zonas “rojas” por el rápido aumento de contagios.

Y la situación en la capital, Teherán, y sus suburbios, ha sido descrita como especialmente “crítica”.

Ambulancia en Teherán

EPA
Los servicios médicos en Teherán están casi al límite de sus capacidades.

El doctor Alireza Zali, quien comanda las operaciones contra el coronavirus en la provincia de Teherán, advirtió este miércoles que la misma vive “los días más difíciles de la tercera ola la enfermedad”.

“Si no se realiza una intervención seria, esta subida no declinará y las condiciones pueden mantenerla así”, agregó Zali, según declaraciones recogidas por BBC Persa.

Para tratar de limitar la propagación del virus, el uso de mascarillas en la capital es obligatorio desde el pasado sábado, con el gobierno anunciando multas de 6.60 dólares para quien salga a la calle sin una.

Y este miércoles también quedaron prohibidos todos los viajes desde o hacia Teherán y otras cuatro grandes ciudades iraníes hasta el mediodía del domingo.

La medida se ordenó un día después de que el líder supremo de Irán, ayatolá Alí Jamenei, pidiera expresamente la prohibición “de ciertas actividades y viajes”.

Mujer con mascarilla en Teherán

EPA
Las mascarillas son obligatorias en Teherán desde el sábado pasado.

“Las regulaciones sobre el corona deben ser soberanas y vinculantes. Hace tiempo que les he dicho al estimado presidente y a los funcionarios que deben hacerse cumplir”, dijo también Jamenei, según su cuenta de Twitter.

El presidente Hassan Rouhani, por su parte, ya había declarado la semana pasada que cualquier persona que oculte una infección por COVID-19 y no se ponga en cuarentena durante 14 días debería enfrentar “el mayor castigo”.

Y el mandatario también advirtió que los empleados del gobierno que incumplan repetidamente las regulaciones podrían ser suspendidos durante un año y que los negocios infractores podrían cerrarse.

Predicciones sombrías

Las nuevas disposiciones son un buen reflejo de la posición oficial, que culpa del resurgimiento del virus a la falta de cumplimiento de medidas como el uso de máscaras y el distanciamiento social.

Y es que aunque el ministro de Salud iraní, Saeed Namaki, insistió esta semana que mantener “sanciones ilegales” durante una pandemia equivale a un genocidio, también aseguró que Irán ha podido satisfacer sus necesidades de medicamentos y equipos de protección, e incluso exportar a otros países.

Iraníes en una celebración religiosa

Reuters
Las autoridades han amenazado con sancionar a quienes no cumplan con las regulaciones.

En un país empobrecido y agotado por años de sanciones, sin embargo, la confianza en la capacidad de las autoridades para lidiar con la pandemia de coronavirus ha ido disminuyendo.

Y hasta el jefe de la Asociación Médica Iraní, quien es nombrado por el gobierno, se ha mostrado crítico, acusando a los funcionarios encargados de lidiar con la crisis de haber ignorado las advertencias de los expertos.

“Algunas decisiones no fueron tomadas por los expertos, como la reapertura de escuelas o el anuncio de protocolos que la gente no estaba obligada a seguir”, dijo Mohammad Reza Zafarghandi, en declaraciones recogidas por el diario The Guardian.

Pero para Mohammad Talebpour, el director del hospital Sina, el más viejo de Teherán, si los iraníes no actúan todos juntos las consecuencias podrían ser todavía más desastrosas.

Talebpour le dijo al mismo The Guardian que, en ese caso, y si la enfermedad persiste por otros 18 meses, el número de muertos podría alcanzar los 300,000.

Más que una ola, un verdadero maremoto para Irán.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Fq8jbuaUW0M

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.