Una gimnasta olímpica mexicana da cuatro razones para estar orgullosos de Alexa Moreno
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

Una gimnasta olímpica mexicana da cuatro razones para estar orgullosos de Alexa Moreno

Tras las críticas que Alexa Moreno recibió en redes sociales, una gimnasta que participó en dos Juegos Olímpicos explica qué es lo que implica para una atleta calificar a unos olímpicos.
Especial
Por Fernanda Muñoz
10 de agosto, 2016
Comparte

Alexa Moreno tenía tres años cuando comenzó a practicar gimnasia en la Universidad Autónoma de Baja California. 19 años después, sus saltos y piruetas fueron vistas por el mundo en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

Moreno hizo historia para México porque participó en la clasificación All Around; es decir, compitió en barras asimétricas, suelo, viga de equilibrio y salto femenino.  Por su participación, ahora ocupa el puesto 31 entre las mejores gimnastas del mundo.

En los últimos seis años, la joven gimnasta ha participado en al menos 12 campeonatos mundiales, entre ellos los Juegos Centroamericanos y del Caribe, en 2010 y 2014; el campeonato de la Federación Internacional de Gimnasia, en 2012; la Copa Anadia Challenge, en 2016, los Juegos Panamericanos 2011; el Pacific Rim en 2010; y los Juegos Panamericanos de 2011. Y acumula ocho medallas. 

Sólo dos gimnastas mexicanas han logrado llegar a las finales de esta disciplina. Fue en los Juegos Olímpicos de Moscú, en 1980, cuando Estela de la Torre casi regresa con una medalla en la prueba de manos libres. Pasaron 12 años y tres Juegos más para que otra gimnasta mexicana alcanzara ese nivel. Denisse López Sing representó a México en Barcelona 1992 y en Sidney 2000.

Ante las críticas que ha recibido en redes sociales Alexa Moreno por su físico, en Animal Político preguntamos Denisse López por qué fue histórica la participación de Moreno y qué requiere una gimnasta para calificar a unos Juegos Olímpicos.

Disciplina

“La primera palabra que me viene a la mente es disciplina. La gimnasia es un deporte muy complejo, pide mucho, tanto física como emocionalmente”, señala la atleta mexicana que anunció su retiro en 2002.  “A nivel personal, para lograr llegar a unos Juegos Olímpicos debes ser una persona disciplinada en todos los aspectos de tu vida. Como estudiante, como deportista, como persona. Debes trabajar rutinas diarias y hacer sacrificios en ese sentido. La disciplina y perseverancia son necesarias porque te caes y te levantas diario, literalmente”.

El camino de competencias a los Olímpicos

“También debes pasar por veinte mil competencias, ir escalando paso a paso por municipales, estatales, nacionales, Juegos Iberoamericanos, Panamericanos, campeonatos del mundo (…) En gimnasia, tienes que ganarte tu lugar antes de los Juegos Olímpicos, mínimo con un año de anticipación y refrendarlo”.

Determinación

Al igual que Alexa Moreno, Denisse es de Mexicali, Baja California. Por varios años entrenaron juntas en el mismo gimnasio. Para Denisse, Alexa es una joven determinada y tiene muy claro lo que quiere: “Es muy dedicada en los estudios, buena niña y muy perfeccionista. De carácter fuerte, como debe de ser en un deportista. Sólo así se aguantan los trancazos”.

La primera en el All Around

Su participación en estos Juegos Olímpicos, dice, es muy buena:  “Avanzamos en el aspecto del All Around, de los ejercicios completos. Es decir: una gimnasta haciendo cuatro ejercicios bien plantados, bien hechos.”

“Por supuesto que queríamos más y eso es bueno, quiere decir que no somos conformistas. Lo que no es bueno es que si no se regresa con medalla se toma en cuenta como mal resultado. Las críticas en redes sociales han sido muy fuertes y es muy triste que lleguemos a ese punto. Cuando yo competí no existían las redes sociales, gracias a Dios. Se dijeron muchas cosas pero yo estaba en mi casa, con mi gente y ellos me ayudaron en el proceso difícil que implica un resultado negativo en los Juegos Olímpicos”, finaliza.

Cada cuatro años, con la llegada de los juegos, la ex atleta se pone nostálgica y googlea viejas notas. Hace poco se encontró con un video que le recordó una visita a las oficinas de la Federación Mexicana de Gimnasia. Era 1992 y habían estado cerradas por mucho tiempo. Por su participación en los Juegos Olímpicos de Barcelona, las reabrieron.

A pesar de no haber ganado medallas en esa competencia, Denisse dice que fue un orgullo el impacto que tuvo dentro del país: “¿Qué significa que abran de nuevo unas instalaciones? Que no estás haciendo mal tu trabajo. Eso abre nuevas puertas para los que vienen detrás.”

Una probadita de la competencia en la que participó este año:

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El misterioso “gen dentro del gen” que descubrieron escondido en el COVID-19

Los genes superpuestos, como también se les conoce, pueden contener información vital para entender mejor los virus.
13 de noviembre, 2020
Comparte

Siempre estuvo ahí, pero “escondido” y hasta hace poco nadie lo había descubierto.

Se trata de un gen misterioso llamado ORF3d y encontrado dentro de otro gen en el coronavirus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad covid-19 y de la actual pandemia.

Este fue descubierto por un grupo de científicos liderados por el investigador Chase Nelson, del Instituto de Genómica Comparada del Museo de Historia Natural de Nueva York, Estados Unidos.

Si bien queda por investigar la función específica de este gen superpuesto, como también se le conoce, los investigadores consideran que descubrir este tipo de genes “puede revelar nuevas vías de control para el virus, por ejemplo, medicamentos antivirales”.

Tampoco descartan que este gen pudiese contribuir a la biología única del virus y su potencial pandémico.

Los hallazgos fueron publicados en la revista científica eLife.

Por qué importa este descubrimiento

Desde que se desató la pandemia, científicos de todo el mundo se han puesto manos a la obra para comprender mejor el virus y así acertar en la labor de contención.

Científicos examinando terapias contra el virus en China.

Getty Images
Una de las primeras labores de los científicos fue estudiar y secuenciar el genoma del coronavirus.

De acuerdo al estudio liderado por Nelson, para responder a todas las preguntas que deja el coronavirus es necesario entender los genomas virales con precisión y amplitud.

“Los genes superpuestos son quizá una de las formas en que los coronavirus han evolucionado para replicarse de forma eficiente, frustrar la inmunidad del infectado y transmitirse”, declaró Nelson.

Un gen superpuesto permanece oculto en una cadena de nucleótidos debido a la forma en que se superpone a las secuencias codificadas de otros genes.

Según el estudio, estos genes son difíciles de identificar, ya que la mayoría de programas informáticos científicos no están diseñados para encontrarlos. Sin embargo, son comunes dentro de los virus.

Laboratorio en Francia.

Getty Images
Los científicos confían en que saber más sobre este gen puede mejorar las terapias antivirales.

“Debido al tamaño de su genoma, el SARS-CoV-2 y sus parecidos se encuentran entre los virus ARN más largos que existen. Quizás sean más propensos a contener este ‘engaño genómico'”, añade Nelson.

Qué se sabe sobre la función de este gen

Como este gen oculto fue descubierto recientemente se necesita más investigación para conocer todas sus implicaciones.

“Aún desconocemos su función y significado clínico, pero predecimos que es relativamente improbable que este gen sea detectado por la respuesta de las células T, al contrario que una respuesta de anticuerpos”, comenta Nelson.

Las células T son una especie de células inmunes, cuyo principal propósito es identificar y matar a patógenos invasores o células infectadas.

Lo hacen utilizando proteínas en su superficie, que a su vez pueden adherirse a proteínas en la superficie de estos impostores.

Los investigadores también descubrieron este gen en el coronavirus de un pangolín, lo cual podría reflejar pérdidas y ganancias de este gen durante la evolución del SARS-Cov-2 y otros virus parecidos.

El estudio concluyó la necesidad de ahondar más en el descubrimiento, ya que “los genes superpuestos son una parte importante de la biología viral y merecen mayor atención”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=RaH9rA2Kdxw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.