Bibliotecas incluyentes de la CDMX, un puente hacia la cultura para personas con discapacidad
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Bibliotecas incluyentes de la CDMX, un puente hacia la cultura para personas con discapacidad

La CDMX cuenta con cinco bibliotecas en los que las personas con discapacidad pueden consultar libros y acercarse a la cultura.
Cuartoscuro
Por Diana Delgado / Más por Más
29 de septiembre, 2016
Comparte

De primera impresión, las salas de estas bibliotecas se parecen a las de cualquier otra: en ellas hay estantes y otros muebles con libros ordenados, catálogos, mesas y usuarios que procuran guardar silencio. Sin embargo, al prestar más atención, lo que las distingue de otros espacios empieza a saltar a la luz.

Aquí las obras no sólo están impresas en tinta; también hay otras en lenguaje braille y algunas más con ilustraciones en lengua de señas mexicana. Además, hay numerosos audiolibros, rampas, guías táctiles y otras adaptaciones colocadas con el objetivo de facilitar la movilidad de las personas que tienen alguna discapacidad visual, auditiva o motriz.

Tal es el panorama en las salas especiales de las cinco bibliotecas incluyentes que existen en la ciudad: 1) México José Vasconcelos en Balderas, 2) José Vasconcelos en Buenavista, 3) Batallón de San Patricio en la delegación Álvaro Obregón, 4) Manuel Gutiérrez Nájera en Miguel Hidalgo y 5) Narciso Bassols en Gustavo A. Madero.

Estos espacios —todos de carácter público— fueron ajustados para que no sólo puedan atender a un usuario promedio, sino también a las cerca de 500 mil personas que tienen alguna discapacidad en la CDMX.

De ese total, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), 60% tiene problemas para moverse, 25% para ver, 12% para escuchar y 7% para comunicarse, entre otros.

Según constatamos en recorridos, estas salas tienen acervos e instalaciones en buen estado. Sin embargo, la cantidad de personas que las visitan está por debajo de las expectativas de las autoridades.

De las cinco bibliotecas incluyentes, dos tienen la mayor afluencia de visitantes: la de Balderas y la de Buenavista. Encargados de la primera refieren que reciben hasta 40 usuarios al día, mientras que a la segunda llegan entre 20 y 30. En cambio, las tres restantes con frecuencia registran menos de 10 visitas diarias.

“Aquí prestamos el servicio con todo gusto a las personas con discapacidad, pero la gente sólo viene cuando hay talleres o eventos. Quizá falte difusión, pero es importante que sepan que sí hay espacio para que todos disfruten de tener un libro en las manos”, comenta un trabajador.

“Prestamos nuestros ojos”

La red de bibliotecas del país está conformada por 3,388 recintos, de acuerdo con las estadísticas más recientes de la Secretaría de Cultura del gobierno federal. De ellas, solamente 102 están catalogadas como incluyentes.

En este campo, la Ciudad de México está arriba del promedio de espacios por entidad —tres—, aunque especialistas advierten que la capital todavía tiene grandes pendientes para ampliar el acceso a la cultura para las personas con discapacidad.

Incluso, consideran que ese es un factor que influye para que quienes integran este sector tengan un bajo nivel educativo.

En tanto, los trabajadores que atienden las bibliotecas públicas capitalinas dicen ser conscientes del camino que falta por recorrer, pero afirman que se han registrado avances y ellos tratan de prestar atención “personalizada” a estos usuarios.

“Yo digo que es como prestar nuestros ojos, aunque ya los tengamos medio malitos”, dice Dolores Sánchez mientras señala sus lentes.

Ella trabaja en uno de los tres turnos de la Biblioteca México en Balderas, uno de los primeros recintos de América Latina que adaptó espacios con un enfoque incluyente. Ahí, la sala tiene dos pisos con líneas guía, 12 cuartos audiovisuales que bloquean el ruido y un área con juegos para niños.

Su acervo consta de 300 títulos distribuidos en 1,200 volúmenes y, al igual que la José Vasconcelos en Buenavista, cuenta con computadoras, escáneres parlantes y amplificadores de imagen.

Discusiones a señas

En las salas de las cinco bibliotecas incluyentes está permitido hablar en voz alta. De acuerdo con los trabajadores consultados, esto se debe a que necesitan comunicarse constantemente entre sí y con los usuarios que atienden.

Un bibliotecario puede leer, dictar, platicar películas, grabar audiolibros, ayudar a redactar cartas, revisar correos electrónicos e incluso apoyar en la realización de tareas, puesto que entre los asistentes hay estudiantes de nivel básico y universitario, maestros y otros profesionistas.

En la José Vasconcelos de Balderas, un servicio que ha empezado a cobrar popularidad es la atención a personas con discapacidad auditiva.

Dentro este recinto, cada día se reúnen alrededor de 10 personas que, apoyadas por los trabajadores del lugar, sostienen discusiones, revisan libros ilustrados o ven videos especializados.

Esta sala de lectura para lengua de señas mexicana es el primer espacio en su tipo en la ciudad. Aquí no solamente acuden ciudadanos que tienen discapacidad auditiva, sino también familiares y amigos interesados en conocer cómo es el día a día de quienes no pueden comunicarse fácilmente como los demás.

En cifras

  • 102 bibliotecas incluyentes existen en el país, según la Secretaría de Cultura federal.
  • 5 espacios así hay en la CDMX, dos en la zona centro y tres en diferentes delegaciones.
  • 500 mil habitantes de la capital tienen algún tipo de discapacidad, según datos del Inegi.
Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Debemos poner fin a esta guerra", y otras frases del primer discurso del nuevo presidente de EU

En su primer discurso como presidente de Estados Unidos, Joe Biden llamó a la unidad y a cerrar heridas. "La democracia ha prevalecido", subrayó.
20 de enero, 2021
Comparte

Unidad, cerrar heridas y mirar al futuro con esperanza.

El primer discurso de Joe Biden como presidente de Estados Unidos siguió la línea de lo que fue su mensaje central de campaña y lo que ha repetido en distintas ocasiones desde su victoria electoral el pasado 3 de noviembre.

Sin olvidar los retos que se le presentan entre los que destacó la grave crisis sanitaria y económica por el coronavirus y el ambiente de polarización política que vive el país, Biden ofreció palabras de optimismo y subrayó la fortaleza del sistema democrático.

En BBC Mundo te presentamos algunas de las ideas fundamentales.

1. “Es el día de la democracia”

Hablando frente al mismo Capitolio que fue asaltado por una turba de violentos seguidores del ya expresidente Donald Trump, Biden comenzó su intervención con un reconocimiento a la supervivencia del sistema democrático.

Joe Biden en su primer discurso como presidente de Estados Unidos

EPA
El nuevo presidente de Estados Unidos insistió en su mensaje de unidad y sanación en el que basó su campaña.

“Este es el día de Estados Unidos. Es el día de la democracia. Un día de historia y esperanza”.

“Estados Unidos ha sido puesto a prueba y ha respondido al desafío. Hoy celebramos el triunfo no de un candidato sino de una causa, la causa de la democracia”.

“Volvimos a aprender que la democracia es preciada. La democracia es frágil y en este momento, amigos, la democracia ha prevalecido”.

2. “Las fuerzas que nos dividen son reales”

Sin embargo, el presidente no ignoró los problemas de división que enfrenta el país, en una toma de posesión a la que no acudió su predecesor, algo que no ocurría desde hace 150 años.

Soldados de la Guardia NAcional y un crítico de Biden

EPA
Las medidas de seguridad tuvieron que reforzarse tras los violentos disturbios de hace dos semanas en el Capitolio.

“Sé que hablar de unidad puede sonarle a algunos como una tonta fantasía estos días. Las fuerzas que nos dividen son profundas y reales, pero no son nuevas”, indicó.

“Nuestra historia ha sido una pelea constante entre el ideal estadounidense de que todos fuimos creados iguales y la fea y dura realidad de que el racismo, el nacionalismo, el miedo y la demonización nos han separado desde hace tiempo. La batalla es perenne y la victoria no está garantizada”, advirtió.

3. “El virus se ha llevado tantas vidas en un año como las que perdió EU en la II Guerra Mundial”

Entre los grandes desafíos que enfrenta su gobierno, Biden destacó la pandemia de coronavirus, aunque le dedicó más tiempo a hablar del enrarecimiento de la vida política en el país.

“Pocas personas en la historia de nuestra nación han sido más desafiadas o se han encontrado ante un momento más desafiante o difícil que el momento en el que estamos ahora. Un virus no visto en un siglo que silenciosamente acosa al país se ha llevado tantas vidas en un año como Estados Unidos perdió en toda la Segunda Guerra Mundial”, clamó.

“Se han perdido millones de empleos. Cientos de miles de negocios han cerrado. El grito por una justicia racial que se espera desde hace 400 años nos conmueve. El sueño de la justicia para todos no será aplazado más”.

4. “Fin a esta guerra incivil”

En uno de los momentos más aplaudidos del discurso, Biden calificó la situación actual como una “guerra incivil”.

Joe Biden con su familia

Reuters
Biden estuvo arropado por su familia durante la investidura.

“Debemos poner fin a esta guerra incivil que pone a rojos contra azules, el mundo rural contra el mundo urbano, conservadores contra progresistas”, exclamó.

“Podemos hacerlo si abrimos nuestras almas en lugar de endurecer nuestros corazones, si mostramos un poco de tolerancia y humildad y si estamos dispuestos a ponernos en el lugar del otro, como decía mi madre, al menos por un momento ponte en el lugar del otro, porque eso es lo que pasa con la vida, no se sabe lo que el destino tiene preparado para ti”.

5. “Hay verdades y mentiras”

Sin mencionarlo explícitamente, Biden aludió a las dudas que se han vertido en los últimos meses sobre su victoria electoral, iniciadas por el propio Trump, que no reconoció su derrota y se fue del poder sin felicitar a su sucesor.

“Las últimas semanas y meses nos han enseñado una dolorosa lección. Está la verdad y hay mentiras, mentiras que se dicen para conseguir poder y beneficios. Y cada uno de nosotros tiene un deber y una responsabilidad como ciudadanos, como estadounidenses y especialmente como líderes -líderes que han jurado honrar la Constitución y proteger nuestro país- de defender la verdad y derrotar las mentiras”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=pYJwidxW4-E

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.