Ni pronto ni expedito: nuevo sistema de justicia tiene el 63% de los casos abiertos sin resolver
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Ni pronto ni expedito: nuevo sistema de justicia tiene el 63% de los casos abiertos sin resolver

El primer balance oficial revela que a pesar de que el sistema prioriza rutas alternas que permiten a un juez resolver casos en menos de 48 horas, sólo la tercera parte de procesos se resuelven de esta forma.
Cuartoscuro
Por Arturo Ángel
7 de septiembre, 2016
Comparte

Entre noviembre de 2014 y julio de 2016 se iniciaron más de tres mil 800 juicios a nivel federal bajo las reglas del nuevo sistema penal acusatorio; sin embargo, dos de cada tres de esos juicios siguen hoy sin resolverse.

Aunque uno de los principios del nuevo sistema penal es lograr una justicia pronta y expedita, mediante alternativas como la negociación entre las partes o procesos cortos que permiten cerrar un caso en menos de 48 horas, solamente la tercera parte de los procedimientos iniciados se ha resuelto de esa forma.

La estadística oficial del Consejo de la Judicatura Federal que Animal Político obtuvo a través de una solicitud de información vía transparencia, revela que hay casi 400 casos iniciados hace más de un año que siguen sin solución.

El Poder Judicial de la Federación junto con el gobierno federal comenzaron, en noviembre de 2014, la implementación del nuevo sistema penal acusatorio través de una estrategia gradual con estados. Arrancó en Puebla y Durango y el proceso culminó en la Ciudad de México el 18 de junio pasado.

En la 40 sesión ordinaria del Consejo Nacional de Seguridad Pública, realizada este martes 30 de agosto, se acordaron medidas para fortalecer la operación del sistema penal sobre todo lo relacionado con la actuación de los policías cuya labor es clave para que un proceso no se complique o desvirtúe desde el inicio de una investigación.

En dicha sesión el presidente Peña Nieto hizo un llamado a las procuradurías del país para que se fortaleciera la difusión de medidas alternativas que permitieran resolver un mayor número de casos,

“Hago un llamado al secretario de Gobernación y a la procuradora General de la República para que se analice el funcionamiento del sistema y se planteen los cambios que resulten necesarios para mejorar su eficacia”, dijo el presidente.

grafico-nsjp-2-3

Salidas alternas, la minoría

El Código Nacional de Procedimientos Penales, que rige a nivel federal y en los estados el nuevo sistema penal acusatorio, tiene como uno de sus principios “la justicia pronta” y para ello plantea dos caminos mediante los cuales se puede resolver un procedimiento penal sin tener que llegar hasta un juicio oral.

Uno de estos caminos son “las soluciones alternas” contempladas en el artículo 183. Esto ocurre cuando las dos partes (víctima y acusado) acuerdan una solución al problema mediante la reparación del daño causado; por ejemplo, a través de un pago económico por algún tipo de robo. Si se logra el acuerdo, el procedimiento se suspende y finalmente se cierra sin necesidad de llegar a una sentencia.

Los datos proporcionados por el Consejo de la Judicatura evidencian que a través de esta ruta se ha conseguido resolver 684 casos, que representan el 17.78 por ciento de todos los procedimientos penales iniciados hasta julio pasado.

La otra ruta que plantea el Código Nacional de Procedimientos Penales para resolver rápidamente un juicio es el “procedimiento abreviado”. Esto ocurre cuando el acusado reconoce su culpabilidad, lo que permite al Ministerio Público solicitar que el juez de control impongan en un lapso de 48 horas la sentencia que corresponda.

Dicho procedimiento otorga ventajas para el acusado que puede ver reducida su pena hasta la mitad si el delito no es grave, o por lo menos en una parte si lo es.

Los datos oficiales arrojan que a través de esta ruta se ha conseguido resolver 695 procesos penales abiertos en los juzgados federales. Solo en siete casos de ese total el juez dictó sentencia absolutoria al considerar que las pruebas no eran concluyentes pese al reconocimiento de culpa.

En suma, a través de estas dos rutas se han resuelto mil 379 procesos iniciados, que equivalen a la tercera parte de todos los casos abiertos.

Pocas sentencias

Hasta el corte de julio pasado, los datos oficiales arrojaban dos mil 468 procesos iniciados en los juzgados federales del país que no se resolvieron mediante una de las opciones alternas.

De ese total solamente 11 casos (equivalentes al 0.28 por ciento del total) ya fueron cerrados luego de que se celebró la audiencia de juicio oral ante un tribunal con tres magistrados y se dictó una sentencia. En 10 casos, el tribunal impuso una sentencia condenatoria en contra de los acusados, y solamente en uno fue sentencia absolutoria.

En los 2 mil 457 casos restantes, los expedientes siguen en curso sin que se haya llegado a ningún tipo de determinación.

De los más de 2 mil procesos pendientes, casi 400 están desde 2014 y 2015. A ellos se suman los abiertos en el primer semestre de este año.

Los anteriores números significan que prácticamente el 64 por ciento de los procesos federales iniciados ente noviembre de 2014 y julio de 2016 siguen abiertos sin una resolución. En ninguno de esos casos, según los datos proporcionados, hay siquiera una fecha de audiencia programa o una solución alterna propuesta.

El sistema penal acusatorio funciona a nivel federal en todo el país aunque su implementación se hizo de manera gradual, siguiendo una estrategia de puesta en marcha por estados, que comenzó en Puebla y Durango en noviembre de 2014 y concluyo con la Ciudad de México en junio de 2016.

Hasta ahora la mayor cantidad de casos se concentran en Guanajuato. Los juzgados federales en esa entidad han iniciado 769 procesos iniciados en el nuevo sistema penal acusatorio, le siguen Puebla con 664 procesos y Chihuahua con 268.

Cambios en puerta

En la 40 sesión del Consejo Nacional de Seguridad realizada ayer martes en Palacio Nacional, el presidente Enrique Peña Nieto reconoció que era necesario hacer ajustes que permitan consolidar el funcionamiento del nuevo sistema penal, tanto a nivel federal como en los estados.

En la reunión hizo un llamado a la procuradora General de la República Arely Gómez, así como a las procuradurías del país para que se hagan mayores esfuerzos en impulsar los mecanismos alternos de solución de conflictos que permitan acelerar los procesos penales.

Además, para tratar de fortalecer la solidez de los expedientes en las que se sustentan los procesos, el Consejo Nacional de Seguridad Pública aprobó el diseño de un “Modelo Nacional Homologado de Policía Procesal” que establezca una metodología a seguir para todos los policía en el tratamiento o investigación de los delitos.

“Se debe evitar que por errores en integración o deficiencia en las actuaciones los casos no se sostengan ante un juez”, dijo Peña Nieto.

Lo que no precisó el presidente es si existirá un órgano autónomo que supervise el funcionamiento del sistema penal acusatorio. Animal Político publicó que de acuerdo con expertos que ayudaron en la implementación del sistema penal, este se encuentra operando sin ningún seguimiento autónomo tanto en los estados, como a nivel federal y en las instancias militares.v

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Por qué es normal tener algún efecto secundario leve tras la vacunación contra la COVID

Es posible experimentar dolor de cabeza, fiebre o malestar. Los expertos dicen que esto es un proceso normal del sistema inmune.
Getty Images
15 de marzo, 2021
Comparte

Experimentar algún efecto secundario leve tras vacunarse contra el coronavirus es normal y hasta puede ser un signo de que la vacuna está funcionando.

Tras la inmunización, es posible que aparezca algo de fiebre, malestar, dolor o cansancio. Cada individuo puede experimentar uno de estos síntomas, una combinación de los mismos o ninguno.

Pero estos efectos secundarios desaparecen generalmente a las pocas horas o días.

La enfermedad es muchísimo peor que la inmensa mayoría de efectos secundarios de la vacuna. Las vacunas salvan vidas con un alto grado de protección”, le dice a BBC Mundo el virólogo Julian Tang, de la Universidad de Leicester, en Reino Unido.

Los expertos recomiendan estar alerta tras recibir la vacuna ya que, en caso de producirse una una reacción alérgica grave, esta ocurre a los pocos minutos y horas de la inoculación.

Esto último, sin embargo, está demostrando ser bastante poco probable.

De acuerdo a un estudio liderado por especialistas del Hospital General de Massachusetts, en Boston, Estados Unidos, la prevalencia de una reacción anafiláctica es de entre 2,5 y 11,1 casos por millón de dosis de la vacuna de Pfizer, por ejemplo.

Y la mayoría de esos casos se da en pacientes con historial de alergias.

Dicha estadística puede variar ligeramente según el tipo de población o de vacuna, pero da una medida de lo poco probable que es desarrollar una reacción alérgica.

¿Qué tan común es desarrollar efectos secundarios y por qué los expertos lo consideran algo normal que no debe preocupar?

Reacción natural del organismo

Vacunación en Uganda.

Getty Images
Experimentar efectos secundarios es común y muchas veces es una señal de que el sistema inmune está respondiendo bien.

“Es difícil dar números concretos sobre qué tan probable será desarrollar un efecto secundario leve porque cada población o individuo responde de manera distinta”, aclara Julian Tang.

En Reino Unido, uno de los países más avanzados en la campaña de vacunación, una de cada 10 personas experimenta algún efecto adverso leve.

Pero esto, insisten los expertos, es algo “completamente normal”.

“La vacuna, al igual que un virus, no deja de ser un agente extraño que provoca que el organismo reaccione y produzca anticuerpos“, explica a BBC Mundo la doctora Josefina López, quien participa en la campaña de vacunación en Madrid, España.

“Para protegerse, el cuerpo genera una respuesta inflamatoria. Y eso puede hacer subir la temperatura y que aparezcan dolores y malestares. Es un proceso normal que puede ocurrir con cualquier vacuna, no solo con las del coronavirus”, agrega la especialista.

Para hacerse una idea, una respuesta inflamatoria también puede aparecer ante algo tan común como un golpe o herida.

“La inflamación es algo que el cuerpo también experimenta durante un impacto severo en la rodilla tras caerse. Entonces sientes dolor, enrojecimiento e hinchazón en la zona”, le explica a BBC Mundo el profesor Wilbur Chen, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland, en Estados Unidos.

Persona vacunándose.

Getty Images
Uno de los efectos secundarios posibles es sentir incomodidad en el brazo vacunado.

En ese sentido, es normal “esperar que haya posibles efectos adversos no solo a una vacuna, sino también a un medicamento o incluso alimento. Hay que pensar en que estas reacciones como el indicio común de que la vacuna funciona. Cualquier síntoma se resolverá generalmente a los 2 o 3 días”, señala Chen.

¿Cuándo pueden desarrollarse los efectos secundarios?

Llevamos pocos meses de vacunación y eso implica que los estudios se actualizan constantemente.

Los efectos adversos en personas jóvenes pueden ser más notorios, lo cual no implica gravedad”, dice López.

Esto es porque “habitualmente las personas mayores experimentan un deterioro de la respuesta inmune que es normal al envejecer”, apunta Wilbur Chen.

En las vacunas que requieren dos dosis, como la de Pfizer, Moderna o Sputnik V, parece haber cierta inclinación a experimentar algún efecto secundario tras recibir la segunda dosis.

“La primera dosis genera una respuesta inmune media y la segunda la refuerza. Es por ello que la segunda genera una respuesta más robusta y se asocia más a experimentar algún efecto secundario”, explica a BBC Mundo el doctor Andrew Badley, de la Clínica Mayo, en Estados Unidos.

Jualian Tang también alerta que el tipo de síntomas puede ser magnificado por la percepción de los pacientes.

“Muchos pacientes, nerviosos o ansiosos por vacunarse, pueden experimentar algún dolor leve y luego reportarlo mayor de lo que es. La psique también influye”, dice el experto.

Centro de vacunación contra la covid-19 en Chile.

Getty Images
Los ancianos suelen experimentar menos efectos secundarios que personas más jóvenes.

¿Qué hacer entonces si se experimenta algún síntoma?

“En mi caso, cuando me vacuné con el compuesto AstraZeneca/Oxford, me dio un poco de fiebre y malestar y simplemente tomé paracetamol”, revela Julian Tang.

Antiinflamatorios como el paracetamol o el ibuprofeno pueden ayudar a aliviar los efectos secundarios de las vacunas, aunque se recomienda consultar con un médico antes de tomarlos.

No es recomendable tomar estos medicamentos antes de vacunarse a modo preventivo.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) en EE.UU. aconsejan aplicar una toalla limpia y húmeda y mover y ejercitar el brazo vacunado para aliviar cualquier posible incomodad.

En el caso de tener algo de fiebre, ayuda beber mucho líquido y vestir ligero.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.