close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Ellos son quienes redactarán la Constitución de la CDMX: Peña y Mancera proponen a 12

El presidente Enrique Peña Nieto propuso a seis personas que serán parte de la asamblea que redactará la primera Constitución de la Ciudad de México.
Cuartoscuro
Por Redacción Animal Político
13 de septiembre, 2016
Comparte

El presidente Enrique Peña Nieto designó a los seis integrantes que formarán parte de la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México, a quienes exhortó que el contenido de la Constitución sea acorde a lo que dispone la Constitución General de la República.

Los elegidos son Claudia Aguilar Barroso, Manuel Enrique Díaz Infante, Augusto Gómez Villanueva, Fernando Lerdo de Tejada, María Beatriz Pagés Llergo Rebollar y Claudia Pastor Badilla.

Además, el pleno del Senado de la República eligió a los cuatro senadores que fungirán como diputados de la Asamblea que redactará la primera Constitución de la Ciudad de México. 

En la sesión de este martes 13 de septiembre y con votación por cédula de 80 votos a favor y seis en contra se eligió al senador del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Carlos Alberto Puente Salas, para integrarla.

Cabe destacar que Puente Salas sustituye en dicha función constituyente a Pablo Escudero Morales, quien es actualmente presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores.

También se eligió a la senadora del Partido de la Revolución Democrática (PRI), María Lorena Marín Moreno, quien será diputada constituyente en lugar de la senadora, Ana Lilia Herrera, que pidió licencia para integrarse como secretaria de Educación en el gobierno del Estado de México.

Además, el pleno senatorial eligió con la misma votación a los senadores de los partidos de la Revolución Democrática (PRD), Armando Ríos Piter, y de Acción Nacional (PAN), Juan Carlos Romero Hicks, quienes fungirán también como diputados del Constituyente.

Con ello quedó conformada la lista de los 14 senadores que integran la Asamblea Constituyente, que cuales junto con los representantes de la Cámara de Diputados, de la Asamblea Legislativa, del Gobierno de la Ciudad de México y del Ejecutivo federal, redactarán la Constitución de la capital del país.

Los integrantes de la Asamblea:

Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

  1. Irma Eréndira Sandoval Ballesteros
  2. Bernardo Bátiz Vázquez
  3. Bertha Elena Lujám Uranga
  4. Bruno Iván Bichir Najera
  5. Clara Marina Brugada Molina
  6. Carlos Payán y Velver
  7. Lilia Eugenia Rossbach Suárez
  8. Jaime Fernando Cárdenas Gracia
  9. Patricia Jimena Ortiz Couturier
  10. Mardonio Carballo Manuel
  11. Gabriela Rodríguez Ramírez
  12. Javier Quijano y Baz
  13. Margarita María Valdéz González Salas
  14. Héctor Hermilio Bonilla Rebentun
  15. Zaga Elvira Daniel Kabbaz
  16. Raúl Bautista González
  17. María del Consuelo Sánchez Rodríguez
  18. Fabrizio Antonio Mejía Madrid
  19. Martha Patricia Ruiz Anchondo
  20. Jorge Damián Alcazar Castello
  21. Mayela Eugenia Delgadillo Bárcena
  22. Javier Jiménez Espriú

Partido de la Revolución Democrática (PRD)

  1. Katia D´artigues Beauregard
  2. Enrique Provencio Durazo
  3. María Marcela Lagarde y de los Rios
  4. Miguel Ángel M. Velázquez Muños.
  5. Guadalupe Elizabeth Muñoz Ruiz
  6. Humberto Lozano Avilés
  7. Ifigenia Martha Martínez y Hernández
  8. Jesús Ortega Martínez
  9. Nelly Antonia Juárez Audelo
  10. José Manuela Oropeza Morales
  11. Lol Kin Castañeda Badillo
  12. Julio César Moreno Rivera
  13. Diana Arellano Rivera
  14. Horacio Daniel Franco Meza
  15. Tobayanne Ledesma Rivera
  16. Juan Ayala Rivero
  17. Elenea Chávez González
  18. Roberto López Suárez
  19. Ana Julia Hernández Pérez

Partido Acción Nacional (PAN)

  1. Santiago Creel Miranda
  2. Margarita Saldaña Hernández
  3. Mauricio Tebe Echartea
  4. Kenia López Rabadán
  5. Carlos Gelista González
  6. María Teresa Gómez Mont y Urueta
  7. Gonzalo Altamirano Dimas

Partido Revolucionario Institucional (PRI)

  1. Irma Cué Sarquis
  2. Carlos Humberto Aceves y del Olmo
  3. Cynthia Iliana López Castro
  4. José Eduardo Escobedo Miramontes
  5. María Fernanda Bayardo Salim

Encuentro Social

  1. José Andrés Millán Arroyo
  2. Aída Arregui Guerrero

Nueva Alianza

  1. Gabriel Ricardo Quadri de la Torre
  2. Alejandra Beatriz Moreno y Roscano Edda

Movimiento Ciudadano

  1. Esthela Damián Peralta

PVEM

  1. Luis Alejandro Bustos Olivares
  2. Independiente
  3. Ismael Figueroa Flores

Designados por el jefe de Gobierno

  1. Clara Jusidman
  2. Ana Laura Magalonni
  3. Olga Sánchez Cordero
  4. Porfirio Muñoz Ledo
  5. Alejandro Encinas
  6. Alejandro Chanona

Senadores

  1. Raúl Cervantes Andrade
  2. Lorena Marín
  3. Enrique Burgos García
  4. Lisbeth Hernández Lecona
  5. Joel Ayala Almeida
  6. Yolanda de la Torre Valdez (PRI)
  7. Juan Carlos Romero Hicks
  8. Roberto Gill Zuarth
  9. Mariana Gómez del Campo
  10. Ernesto Cordero Arroyo
  11. Gabriela Cuevas Barrón (PAN)
  12. Dolores Padierna Luna
  13. Armando Ríos Piter (PRD)
  14. Carlos Puentes Salas (PVEM)
Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Cómo acariciar a un gato, según la ciencia (y cómo saber si de verdad lo disfruta)

Para darle cariño a un gato (y evitar ser mordido o arañado en el proceso) es importante que el animal manifieste si desea recibir cariño y que controle la zona de su cuerpo en la que está dispuesto a ser acariciado y durante cuánto tiempo.
Getty Images
8 de agosto, 2019
Comparte

No somos pocas personas las que hemos conocido a un gato de lo más cariñoso que parece estar encantado con las caricias que le propinamos y, un minuto después, nos muerde o nos da un zarpazo.

Lo más fácil cuando eso ocurre es culpar al gato, pero cabe la posibilidad de que no lo estuviéramos acariciando correctamente.

Para comprender el porqué, primero es importante conocer un poco más sobre los antepasados de estos animales.

Es probable que el gato salvaje africano, el antepasado más inmediato del gato doméstico, fuera utilizado únicamente para el control de plagas.

En la actualidad, en cambio, los felinos son considerados una valiosa compañía, hasta el punto de que para mucha gente son “bebés peludos”.

Se cree que esta metamorfosis social de la relación entre humanos y felinos tuvo lugar hace alrededor de 4,000 años, un poco después de la aparición del “mejor amigo del hombre”.

Aunque podamos considerar que 4,000 años es una cantidad de tiempo suficiente para que una especie se adapte completamente a la vida en sociedad, no parece ser el caso de nuestro bigotudo compañero.

Y es que los gatos domésticos muestran una divergencia genética relativamente reducida respecto a sus ancestros. Es decir, sus cerebros todavía están programados para pensar como un gato salvaje.

Estos llevan vidas solitarias e invierten un tiempo y un esfuerzo considerables en comunicarse de manera indirecta, mediante mensajes visuales y químicos, para evitar relacionarse demasiado. Así pues, no parece muy probable que los gatos domésticos hayan heredado las complejas habilidades sociales de sus predecesores.

gatos, animales, ciencia

Getty Images
A los gatos les encanta que les toquen alrededor de las zonas en las que se localizan las glándulas faciales, como la base de las orejas, bajo la barbilla y cerca de las mejillas.

Los humanos, por su parte, somos seres inherentemente sociales para los que el acercamiento y el contacto son muestras de afecto.

Además, nos sentimos atraídos por los rasgos estéticos infantiles (ojos y frente grandes, nariz pequeña y cara redondeada), motivo por el que a muchos nos parecen tan bonitos los gatos.

Sabiendo esto, no es ninguna sorpresa que nuestra reacción inicial al ver uno sea querer acariciarlo, hacerle carantoñas o simplemente sonreír embobados. De igual manera, tampoco debería sorprender que algunos gatos consideren este tipo de interacciones un poquito abrumadoras.

El cariño en los gatos

Aunque a muchos gatos les gustan las caricias y, en determinados contextos, nos elegirían antes que a la comida, deben aprender a disfrutar de la interacción con humanos durante su corto período de adaptación (de las dos a las siete semanas de vida).

Al hablar de la relación entre gatos y humanos, las características de las personas también son importantes. Aspectos como nuestra personalidad y género, las partes de la anatomía del gato que tocamos y cómo solemos manejarlos son muy importantes a la hora de entender cómo el animal responde a nuestras muestras de cariño.

Gatos, ciencia, animales

Getty Images
Es importante prestar atención al comportamiento y a las posturas que adquiere el felino durante las interacciones para asegurarnos de que está cómodo.

Algunos gatos reaccionan con agresividad al contacto físico no deseado, mientras que otros pueden tolerar nuestros acercamientos a cambio, simplemente, de comida y un sitio donde dormir.

A pesar de ello, un gato tolerante no es necesariamente un gato feliz. De hecho, los niveles más altos de estrés se observan en gatos cuyos dueños afirman que se muestran conformes con las caricias en lugar de demostrar que no les gustan.

Cómo acariciar a un gato

La clave para triunfar en nuestra gatuna empresa es conceder al felino la capacidad para elegir y controlar las interacciones. Por ejemplo, es importante que manifieste si desea recibir cariño y que controle la zona de su cuerpo en la que está dispuesto a ser acariciado y durante cuánto tiempo.

Debido a nuestra naturaleza táctil y a la atracción que sentimos hacia los animales bonitos, puede que nos cueste ignorar nuestros instintos y que precisemos de altas dosis de autocontrol.

Sin embargo, el esfuerzo podría ser compensado, ya que un estudio demuestra que es más probable que las interacciones duren más cuando es el gato, y no la persona, el que las empieza.

gatos, animales, ciencia

Getty Images
Entre los signos para saber si el gato está disfrutando de las caricias está el ronroneo y una expresión facial relajada, con las orejas apuntando hacia delante.

También es importante prestar atención al comportamiento y a las posturas que adquiere el felino durante las interacciones para asegurarnos de que está cómodo.

Al establecer contacto físico, menos es más, y no solo en los reconocimientos veterinarios, sino también cuando el gato se relaciona con gente en un entorno más relajado.

Como norma general, a la mayoría de los gatos les encanta que les toquen alrededor de las zonas en las que se localizan las glándulas faciales, como la base de las orejas, bajo la barbilla y cerca de las mejillas.

Por el contrario, no disfrutan tanto del contacto en la barriga, el lomo y la base de la cola.


Signos de disfrute del gato:

• Mantiene la cola erguida e inicia el contacto.

• Ronronea y hace algo parecido a amasar con las patas delanteras.

• Mueve suavemente la cola de lado a lado mientras la estira en el aire.

• Exhibe una postura y una expresión facial relajadas, con las orejas apuntando hacia delante.

• Te empuja con cariño si detienes las caricias, para indicar que continúes.

Signos de rechazo o tensión:

• Mueve o voltea la cabeza en tu dirección contraria.

• Se muestra pasivo (no ronronea ni busca el contacto físico).

• Parpadea de forma exagerada, sacude la cabeza o el cuerpo o se lame la nariz.

• Se asea repentina y apresuradamente durante poco tiempo.

• Se le eriza el pelo o contrae la espalda.

• Mueve o agita la cola o golpea con ella.

• Aplana las orejas y las orienta hacia los lados o hacia atrás.

• Gira bruscamente la cabeza para enfrentarte a ti o a tu mano.

• Te muerde, aparta o golpea tu mano con una pata.

Así las cosas, es discutible si los gatos pueden ser considerados unos “bebés peludos”.

A muchos les encanta que les toquen, mientras que otros, como mucho, lo soportan. En cualquier caso, es importante respetar los límites que establece el gato salvaje que llevan dentro, aunque eso suponga admirar su belleza desde lejos.


*Lauren Finka es investigadora postdoctoral asociada de Nottingham Trent University.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Está reproducido bajo la licencia Creative Commons.

Haz clic aquí para leer la nota original.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=1n31Ogeuvvw

https://www.youtube.com/watch?v=2UdkGCpO8eU

https://www.youtube.com/watch?v=6AMWU9EbdCU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.