Diálogo de Peña con jóvenes se redujo a un encuentro controlado y sin preguntas incómodas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Diálogo de Peña con jóvenes se redujo a un encuentro controlado y sin preguntas incómodas

Sólo uno de los jóvenes que asistió al encuentro con Peña Nieto por su Cuarto Informe cuestionó al presidente sobre los resultados de su gobierno. Además, gracias a una pregunta enviada por Facebook, tuvo que hablar sobre el plagio en su tesis.
Por Redacción Animal Político
2 de septiembre, 2016
Comparte

Para su Cuarto Informe de Gobierno, Enrique Peña Nieto prometió un cambio: en lugar de dar un discurso se reuniría con jóvenes para dialogar y responder sus dudas.

El día llegó, pero ayer jueves 1 de septiembre el presidente mexicano se encontró con que la mayoría fueron preguntas amables y muestras de admiración por parte de los jóvenes asistentes al encuentro.

“Nadie puede decirme que plagié mi tesis”, respondió el presidente, a pesar de que hace sólo unos días la Universidad Panamericana concluyó que sí hubo plagio, aunque era imposible proceder por tratarse de un “acto consumado”. Incluso detalló más cosas: “Yo hice mi tesis, recuerdo cómo la realicé. Por cierto, no había computadoras”.

La pregunta del plagio en la tesis de licenciatura del presidente no vino de los jóvenes reunidos en Palacio Nacional, llegó vía Facebook y la incluyó  el moderador del encuentro, Ezra Shabot.

De los jóvenes asistentes el único que cuestionó al presidente fue José Ramón, quien tuvo que esperarse hasta el final para lanzar su pregunta sobre la falta de resultados del gobierno de Peña, pues originalmente no se la había dado la palabra.

No lo vemos desmintiendo al candidato (Donald) Trump, no vemos el Sistema Nacional Anticorrupción, no vemos una rendición de cuentas satisfactoria, tanto en conflictos de interés como en conflictos académicos“, dijo el joven. “No me gustaría tener una respuesta coreografiada (sic)”, agregó.

La respuesta de Peña Nieto fue que el video con el que promocionó su Cuarto Informe de Gobierno “sintetiza mucho los logros que hay”. Y destacó nuevamente lo que mencionó en el mensaje videograbado con el que arrancó el diálogo con los jóvenes: que México tiene una economía estable, que la cifra de inflación del país es la más baja en la historia, que hay una generación de empleos como nunca antes.

¿Jóvenes priistas?

Al anunciar el encuentro con los jóvenes, Peña Nieto no dio detalles del proceso de selección de los jóvenes asistentes. Al principio del diálogo, el moderador Ezra Shabot sólo dio detalles sobre la dinámica de la reunión. Dijo que elegiría un nombre aleatoriamente de una urna transparente y el joven seleccionado podría hacer cualquier pregunta a Peña Nieto.

Vicente Rodríguez Wong, director de Comunicación Social de la Presidencia, dijo a Animal Político que los asistentes al diálogo por el Cuarto Informe de Gobierno de Peña Nieto son “destacados de diferentes áreas. Deportistas, medallistas olímpicos, investigadores, becarios, gente que participa en comedores comunitarios, gente de las fuerzas armadas, brigadistas –la Comisión Nacional Forestal invitó a algunos–. Hay de todo”.

No precisó cómo fue el método de selección.

Entre los medallistas olímpicos se pudo observar la presencia de integrantes de la delegación mexicana que participó en los Juegos Olímpicos de Río 2016, como la taewkwondoín María del Rosario Espinosa, la marchista Guadalupe González y el lanzador de martillo, Diego del Real.

En redes sociales hubo reportes de que algunos de los asistentes eran priistas. Al respecto, Rodríguez Wong reconoció desconocer  el criterio utilizado para la selección.  Y agregó que entre los jóvenes había priistas, “hay de todos colores y sabores“.

“Al final se escuchó la intervención de otro joven que evidentemente no era priista”, dijo.

No es contra @LauraReyna (viendo su teléfono en la 2a imagen) pero creo que algo dice de los criterios de selección pic.twitter.com/HAIUjOQESg

https://es.scribd.com/document/322810352/Quienes-son-los-jovenes-del-dialogo-con-Pena

Trump, plagio y gasolinazo: las preguntas vía Facebook

En casi dos horas, ninguno de los 300 jóvenes que asistieron al encuentro con Peña en Palacio Nacional cuestionaron al presidente sobre temas que han acaparado la atención de organizaciones y medios de comunicación en México y el mundo, como el caso de los 43 normalistas de Ayotzinapa –cuyo paradero se desconoce desde hace casi dos años–, o las acusaciones de conflicto de interés que ha pesado sobre el presidente mexicano  e incluso sobre algunos funcionarios de su administración, como Luis Videgaray.

Tampoco hubo preguntas sobre el más reciente reporte de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), documentó que policías federales cometieron al menos 22 ejecuciones extrajudiciales en Tanhuato, Michoacán, durante un operativo contra presuntos integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación.

En contraste, la primera pregunta que respondió el mandatario federal de jóvenes asistentes fue “¿qué buenas noticias más nos tiene?”.

Fue en Facebook donde llegaron preguntas sobre temas coyunturales.

Peña Nieto defendió nuevamente el encuentro con el candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, a quien dijo que encaró porque es “una amenaza real” para el país, y negó haber plagiado su tesis de licenciatura aunque reconoció que pudo haber “malcitado”.

Peña aseguró que el miércoles pasado recogió “la enorme indignación” que sentían los mexicanos ante Trump y señaló que cruzarse de brazos ante los “agravios, insultos y humillaciones” del republicano, que llegó a calificar a los mexicanos de violadores y criminales, hubiera sido “más fácil”, pero su decisión fue “encararlo y procurar un espacio de diálogo”.

“Y eso ocurrió ayer. Abrimos un espacio (de diálogo)” sobre la importancia de las relaciones entre ambos países.

Con un lenguaje más duro que el que utilizó en el mensaje posterior a la reunión, aseguró que Trump era una “amenaza real” para México y aseguró que le dijo “cara a cara, de frente” que México “de ninguna manera pagará el muro” fronterizo que el republicano propone construir si gana las elecciones.

La denuncia de haber plagiado su tesis de licenciatura, algo que la Universidad Panamericana en la que estudió confirmó después de la publicación de la información en el sitio Aristegui Noticias, fue otra de las preguntas más repetidas en redes sociales. Ante ella, Peña se limitó a reconocer que, como mucho, pudo haber citado mal sus fuentes.

“Nadie me puede decir que plagié mi tesis. Que pude haber malcitado o no bien citado alguno de los autores que consulté, es probable que sí. Pude haber cometido algún error metodológico pero no con el ánimo de haber querido hacer mías las ideas de alguien más”, afirmó.

Además, recordó que hace más de dos décadas no había computadoras y las tesis se escribían a mano y luego se pasaban a máquina, con lo que no pudo cortar y pegar como algunos denunciaron.

Peña Nieto optó por este nuevo formato para presentar su informe de gobierno coincidiendo con sus niveles más bajos de aprobación de todo el mandato, solo un 23%, algo que dijo no preocuparle porque en ocasiones hay que tomar decisiones difíciles que no son populares.

El mandatario reconoció que el país tiene todavía “serios problemas” que resolver: no se ha superado la pobreza y “en varias regiones el crimen sigue siendo una amenaza, la corrupción y la impunidad dañan la vida del país y el crecimiento de la economía aún es insuficiente”.

“Esto es lo que agravia y afecta a los mexicanos. Son problemas serios que hay que resolver“, agregó.

De hecho, la tasa de homicidios en el país repuntó pese a que en los primeros años de su mandato se contrajo, y la economía se ha resentido por el bajo precio del petróleo, con unas previsiones oficiales de crecimiento entre el 2 y el 2,6%.

A pesar de las duras acusaciones de violaciones de derechos humanos que han enfrentado distintos cuerpos de seguridad — como casos de ejecuciones extrajudiciales a manos de militares o policías federales — Peña dijo que su gobierno está comprometido con el tema y dispuesto a colaborar con las organizaciones internacionales.

Sin embargo, en la práctica no siempre ha sido así y, por ejemplo, el grupo de expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que llegó a México para colaborar en la investigación de los 43 estudiantes desaparecidos en 2014 a manos de policías coludidos con el crimen organizado denunciaron obstrucciones a la justicia por parte de ciertas autoridades federales.

Y aunque el informe se jacta de los avances en tecnología logrados en seguridad, con centros de coordinación “equipados con tecnología punta” donde “se coordinan las autoridades municipales, estatales y federales para hacer más eficientes las labores de seguridad pública”, uno de ellos, ubicado en Iguala, la ciudad donde desaparecieron los 43, tenía muchas cámaras que no funcionaban y la coordinación no evitó la tragedia.

Pero en el video de resumen de su gestión, el presidente intentó presentar la imagen más amable del país, con avances en el desmantelamiento de redes criminales, en cuestiones sociales o un nuevo sistema anticorrupción.

Peña no esquivó el importante conflicto protagonizado por maestros que se oponen a su reforma educativa, que se ha agudizado en los últimos meses, pero reiteró que solo dialogará con los huelguistas cuando se reanuden las clases.

Aseguró además que en lo que le queda de mandato la educación será su prioridad seguida, por este orden, de la pobreza, la seguridad y la corrupción, aunque estos dos últimos temas son los que más preocupan a los mexicanos según encuestas recientes.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Qué poder tienen los evangélicos en EU y por qué son cruciales para Trump

Sacudieron la política del país hace 40 años. Se volvieron un pilar del Partido Republicano y del presidente Donald Trump. Pero las elecciones de noviembre volverán a medir su influencia.
Getty Images
5 de octubre, 2020
Comparte

¿Volverán a ser los evangélicos una fuerza clave en las elecciones de Estados Unidos en 2020?

Cuatro décadas después de haber sacudido la política de este país, ese grupo religioso es hoy un pilar electoral del Partido Republicano y del presidente Donald Trump, que busca otro mandato en noviembre.

En las elecciones de 2016 en EU, uno de cada cuatro votantes se identificó como cristiano evangélico blanco, según encuestas. Y la gran mayoría de ellos (81%) votó por Trump.

El presidente “va a necesitar eso y quizás más para ganar en noviembre, así que son muy influyentes”, dice John Fea, un profesor de historia en la Universidad Messiah de Pennsylvania autor del libro “Créeme: el camino evangélico a Donald Trump”, en diálogo con BBC Mundo.

Pero para entender el verdadero peso político de los evangélicos en EE.UU. y su improbable alianza con Trump, es necesario retroceder un poco en el tiempo.

El fin y los medios

Los evangélicos entraron a la arena política de EU como reacción a la legalización del aborto en el caso de Roe vs. Wade de la Corte Suprema en 1973 y al avance de una agenda progresista en el gobierno del demócrata Jimmy Carter (1977-1981).

Líderes religiosos conservadores contrarios al aborto y la diversidad sexual, con el pastor televangelista Jerry Falwell a la cabeza, fundaron en 1979 la organización Mayoría Moral para movilizar fieles a favor de políticos que defendieran sus causas.

En las elecciones de 1980, dos de cada tres votantes evangélicos blancos apoyaron al candidato presidencial republicano Ronald Reagan, quien venció a Carter con su discurso conservador, opuesto al comunismo.

Ronald Reagan en 1979

Getty Images
Ronald Reagan se impuso a Jimmy Carter en las elecciones de 1980 con un amplio apoyo de evangélicos blancos.

Así surgió la unión política entre republicanos y evangélicos, que hasta hoy mantienen al tope de sus aspiraciones anular Roe vs. Wade y colocar jueces conservadores en la Corte Suprema.

Los evangélicos blancos han sido un bloque electoral más conservador y numeroso que los evangélicos afroestadounidenses, que priorizan la “justicia racial” y por lo tanto tienden a apoyar mayoritariamente a los demócratas, explica Fea.

Y apunta que, a diferencia de los protestantes no evangélicos o católicos, los evangélicos blancos “están mucho más unificados, forman un bloque de votantes”.

“En cierto sentido, quieren que se realicen sus aspiraciones políticas, por lo que el fin justifica los medios”, dice. “Pero desde fines de los años ’70 y ’80 los evangélicos blancos también han sido tentados por el poder político: les gusta estar en el Despacho Oval” de la Casa Blanca.

Manifestantes a favor y en contra del aborto protestan frente a la Corte Suprema de Estados Unidos.

Getty Images
La batalla contra del aborto ha sido prioridad constante de los evangélicos en EU por décadas.

Greg Smith, director asociado del Centro Pew de Investigación, señala que el vínculo de ese sector religioso con el Partido Republicano perdura hasta el presente.

“Hemos visto durante mucho tiempo que los protestantes evangélicos blancos están entre los votantes republicanos más consistentes de EU y entre los partidarios más fuertes, leales y consistentes de Donald Trump”, dice Smith a BBC Mundo.

“Salvar a EU”

El peso electoral de los evangélicos blancos en EU hoy es bastante mayor que su decreciente presencia demográfica.

En 2016 eran 17% del total de la población, seis puntos menos que una década antes, según el Instituto de Investigación de Religión Pública en Washington.

Se estima que en los últimos cuatro años la proporción de evangélicos blancos en EU cayó otros dos puntos, hasta 15% de la población.

Votantes en una escuela de primaria en el condado de Chesterfield, Virginia

Getty Images
Los evangélicos blancos sumaron un cuarto de los votantes de EU en 2016, aunque sólo eran 17% de la población.

Sin embargo, en las últimas elecciones fueron el 26% del total de votantes.

Sarah Posner, autora del reciente libro “Profano: por qué los evangélicos blancos oran en el altar de Donald Trump”, señala que el movimiento no sólo se apoya en líderes de iglesias sino también en medios propios de TV y redes sociales.

“La derecha religiosa tiene una operación muy sólida y bien organizada para incentivar el voto, por lo que son muy importantes para que el Partido Republicano gane elecciones”, dice Posner a BBC Mundo.

La unión de evangélicos y Trump suele verse como una extrañeza de la política de EU: religiosos que predican sobre moral aliados a un hombre acusado de infidelidades matrimoniales, casado tres veces, que se ha expresado de forma obscena sobre las mujeres y agresiva sobre los inmigrantes.

Pero Trump recibió en 2016 un apoyo de los evangélicos blancos aún mayor que sus antecesores republicanos.

Joe Biden en un evento de la campaña en marzo.

Getty Images
Biden fue vicepresidente de Estados Unidos durante el gobierno de Barack Obama.

Y, si bien la aprobación de los evangélicos blancos a Trump cayó algunos puntos en medio de la crisis de coronavirus y las protestas por injusticia racial, cerca de ocho de cada 10 votantes de ese grupo aún se inclinan a votar por él, según encuestas.

El bajo nivel de apoyo de los blancos evangélicos al candidato demócrata Joe Biden contrasta con el amplio respaldo que recibe entre los protestantes negros (cercano a 90% en un reciente sondeo de Pew) y el hecho de que es favorito en las encuestas de votantes en general.

El respaldo de los evangélicos blancos a Trump es atribuido a la ansiedad que sienten ante los cambios raciales y culturales que EE.UU. tuvo en las últimas décadas.

“Trump representa al hombre fuerte que creen que necesitan para salvar a EU del liberalismo“, indica Posner. “Lo ven no necesariamente como un cristiano como ellos, sino como un líder improbable que Dios ha ungido para salvar a EU.”.

Prueba de fuerza

Trump tiene un vicepresidente evangélico como Mike Pence y varios miembros de su gabinete pertenecen a ese movimiento religioso o cultivan lazos con el mismo.

En esta campaña, Trump ha buscado asegurarse de que los evangélicos vuelvan a sufragar por él.

Por ejemplo, ha repetido que ya colocó dos jueces para la Corte Suprema y el mes pasado nominó a otra que, si es confirmada por el Senado, puede dar a los conservadores una mayoría firme en el máximo tribunal.

Donald Trump

Reuters
Trump ha buscado asegurarse el voto evangélico en noviembre de distintas formas, algunas de ellas polémicas.

Trump también acusó a Biden de estar “contra Dios” y “contra la Biblia”, aunque el exvicepresidente es un católico practicante y ha recibido el reciente respaldo de algunos líderes evangélicos blancos.

Además, Trump causó polémicas que le valieron críticas de figuras religiosas, por ejemplo al posar para las cámaras con la Biblia en la mano ante una iglesia, para lo cual fue dispersada a la fuerza una protesta pacífica en la zona.

Su campaña también apuesta a atraer votantes evangélicos negros y latinos, que tienen posturas conservadoras en temas como el aborto pero son más abiertos a la inmigración y las políticas sociales, lo cual puede inclinarlos por Biden.

Así, la elección será una nueva prueba de fuerza para los evangélicos de EU y su peculiar alianza con el presidente.

“La participación electoral entre los evangélicos blancos será muy importante para Trump: necesita que salgan en grandes cantidades. Si no”, advierte Posner, “será mucho más difícil para él ganar”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=bW1ibaFkARg

https://www.youtube.com/watch?v=82qlWHpSRaw&t=1s

https://www.youtube.com/watch?v=4hw6wlscdUk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.