Mira chavo ya te fregaste: las irregularidades en el caso del presunto ‘asesino de Valle Alto’
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Mira chavo ya te fregaste: las irregularidades en el caso del presunto ‘asesino de Valle Alto’

A partir de entrevistas y de una revisión del expediente, Animal Político documenta las inconsistencias en el caso de Yarold Leyte, bautizado por la prensa veracruzana como ‘El asesino de Valle Alto’.
Cuartoscuro
Por Manu Ureste
17 de octubre, 2016
Comparte

A Yarold Christian Leyte Quintanar lo condenaron 32 años de cárcel tras confesar que asesinó en febrero de 2012, en un fraccionamiento ubicado en el puerto de Veracruz, a una empleada del banco ‘Compartamos’ porque no quería pagar una deuda de 30 mil pesos.

Tras la confesión, Yarold denunció que lo hizo obligado por la tortura aplicada por los policías de la extinta Agencia de Investigación Veracruzana (AVI), quienes lo obligaron a declararse culpable.

Los propios peritos forenses de la Procuraduría de Justicia de Veracruz confirmaron en el expediente numerosas inconsistencias en las investigaciones del caso, como contradicciones en la forma en que presuntamente Yarold mató a la víctima y posteriormente la cargó 25 metros hasta un departamento abandonado para simular un robo, sin dejar ni una gota de sangre en el trayecto aun cuando ésta fue apuñalada.

Además, el Ministerio Público nunca investigó las amenazas de muerte que recibió la trabajadora bancaria  días antes del asesinato, en palabras del propio hermano de la víctima.

A partir de entrevistas y de una revisión del expediente, Animal Político documentó las inconsistencias en el caso de Yarold Leyte, bautizado por la prensa veracruzana como ‘El asesino de Valle Alto’.

“En la AVI te vamos a hacer hablar”

La voz de Yarold Leyte sonaba algo entrecortada por las interferencias al otro lado del aparato telefónico. Originario de la Ciudad de México, habló con Animal Político desde un penal de Veracruz, donde lleva cumplidos 4 de los 32 años y medio a los que fue condenado por el asesinato de María Teresa G.G., empleada del banco Compartamos.

Sereno, el joven de 34 años narró que durante la “investigación exhaustiva” que hicieron los detectives sobre su caso, las cosas sucedieron de manera muy distinta a lo publicado por la prensa. Y que si bien es cierto que confesó el asesinato en su declaración ministerial, lo hizo bajo tortura.

Todo comenzó el 13 de marzo de 2012, sobre las 17 horas. Ese día los dos mismos agentes de la AVI que el 8 de marzo fueron a la casa de Yarold a hacerle unas preguntas “de rutina” sobre el homicidio ocurrido el 28 de febrero en una casa abandonada frente a su casa, se apersonan de nuevo en el domicilio y con la excusa de que no anotaron bien su número telefónico le pidieron acceder al inmueble sin una orden judicial para luego detenerlo.

Tras insistirle a los policías que era inocente y que no conocía a la víctima, estos le dijeron:

-Mira chavo, ya te fregaste. Sabemos que tú mataste a esa mujer porque le debías dinero.

Yarold les aseguró que no sabía de qué le hablan, porque que no tenía deudas con el banco donde trabaja la víctima.

-No te preocupes –le respondieron-. Allá en la AVI te vamos a hacer hablar.

“Si no la mataste tú, entonces la mató tu esposa”

En las instalaciones de la AVI los policías lo llevaron a una especie de “cobachita” que hace las veces de celda. Allí lo despojaron de su ropa. Le colocaron vendas en los brazos, en la cabeza, y en los ojos. Y lo tiraron al suelo para propinarle cachetadas y patadas por todo el cuerpo, además de darle toques eléctricos en la pierna izquierda y en los testículos.

Después de torturarlo, a Yarold lo llevaron “ante un comandante” que lo tranquilizó diciéndole que creía  que él no había  matado a María Teresa; acto seguido le exigió que le diera el número de teléfono de su esposa y su dirección. “Porque si no la mataste tú –le dijo-, entonces la mató ella”.

Yarold le marcó a su esposa, separados por problemas personales, para pedirle que se vieran en un punto de la ciudad. Ésta aceptó a regañadientes porque ya era tarde, y se trasladó hasta una calle con sus dos hijos, de seis y dos años de edad.

Yarold iba a bordo de una camioneta blanca y sin logotipos de la AVI, de la cual los agentes se bajaron para detener a su esposa, a la que trasladaron en otra camioneta dejando a los niños con una señora que paseaba por la zona.

De vuelta a la AVI, la pesadilla arrancó de nuevo. Yarold no podía ver a su esposa, pero sí la escuchaba llorar y gritar con cada cachetada que le daban los policías.

-Cuando estoy escuchando todo esto, el comandante me agarra la cabeza. Saca la pistola, corta cartucho y hunde el cañón en mi ojo derecho y me dice: ‘Mira, aquí tienes de dos moles: o te avientas la bronca y declaras que tú la asesinaste. O dos, ahorita mato a tu esposa y a tus tus hijos, y luego te mato a ti, te tiro al río en una bolsa, y te escribo un letrerito diciendo que eres un zeta’.

Con la presión en el ojo del cañón, Yarold se quebró y pidió que no le hicieran daño a su esposa e hijos. A cambio aceptaría declararse culpable.

Veracruz

Elementos de la policía veracruzana, en una imagen de archivo.

¿La asfixió o le clavó un cuchillo?

Según el expediente judicial revisado por Animal Político, Yarold en su declaración ministerial incurrió en numerosas contradicciones que ponen en entredicho la “investigación exhaustiva” de los detectives.

Por ejemplo, Yarold no sabe cómo mató a la víctima. Según la causa penal 88/2012-V, el joven declaró que la víctima murió “por asfixia como consecuencia de una llave ‘china’” que le aplicó cuando María Teresa G. G. lo amenazó con un cortaúñas.

El Certificado de Necrocirugía emitido por el doctor Gustavo Amador Cerón, según consta en la foja 113 del expediente, estableció que la causa de muerte de la víctima fue “una herida cortante penetrante de abdomen” de unos 20 centímetros, aproximadamente, “que produjo exposición de vísceras con sección de las mismas y hemorragia aguda”.

Otra inconsistencia.

Aunque Yarold declaró que mató a la joven por asfixia, luego relató que tras un forcejeo entre él y la víctima ambos caen sobre una mesa de cristal que se rompe, lo que provoca que ella se clave un cristal roto en el abdomen y se haga cortaduras en la mano.

El perito criminalista de la propia Procuraduría, Ernesto Andrés Sánchez Castillo, concluyó en su dictamen que la herida de 20 centímetros no fue ocasionada por un cristal, sino por una lesión profunda ocasionada por “un arma punzo cortante”. Además, el médico legista no certificó ninguna lesión en las manos de la occisa.

Ni una gota de sangre

Yarold declaró que tras comprobar que la víctima no tenía signos vitales, la abandonó durante cuatro horas tirada en el suelo de su domicilio, dejando ésta un charco de sangre. Y que posteriormente cargó a la víctima y la trasladó al domicilio de enfrente que estaba abandonado para simular un asalto.

El perito de la Procuraduría estableció que esto tampoco es cierto. Ya que en el lugar del hallazgo del cadáver se localizó un charco de sangre de “2 metros y medio de longitud”, mientras que en la casa de Yarold no se encontró nada.

A las mismas conclusiones llegó el perito de la defensa, Miguel Ángel Cruz Hernández, quien dijo que no hay ninguna prueba de rastros de sangre en la banqueta, en la entrada de la casa, o afuera de la recámara de Yarold.

No tenía ninguna deuda

En un documento oficial del Banco Compartamos, integrado en la foja 190 del expediente, el gerente de la oficina de Servicios de la institución financiera, Raúl Hernández Durán, aseguró que Yarold no tenía ninguna deuda con ellos, por lo que la empleada María Teresa “no tenía asignado cobrarle deuda”.

Aparte, en la investigación de los hechos, no se señala la hora en que fue detenido Yarold, tampoco la hora en que fue presentado ante el Ministerio Público, ni la hora en que se tomó su declaración.

Sólo se precisó la fecha del 14 de marzo de 2012, y se certificó que se llevó a cabo una inspección del domicilio de Yarold a las 01.20 horas del 14 de marzo, lo cual, según el abogado defensor, esto implicaría que “todos estos hechos, la detención por elementos de la AVI, la presentación ante el MP, la toma de declaración y las diligencias de inspección ocular del domicilio, ocurrieron en un espacio de una hora y veinte minutos”.

No investigaron amenazas de muerte

Por último, la defensa de Yarold criticó que las autoridades no hayan investigado las amenazas que recibieron la víctima y su pareja día antes del homicidio.

Situación que fue revelada por el propio hermano de la víctima en su declaración rendida durante la diligencia de identificación del cadáver.

Ante estas inconsistencias, el abogado defensor de Yarold solicitó a un juez la libertad del inculpado, alegando que la única prueba en su contra era la confesión obtenida bajo tortura.

El juez no concedió la libertad, y el caso fue turnado a un tribunal federal colegiado, donde se estudia otro amparo interpuesto por la defensa para tratar de obtener la libertad del inculpado.

Mientras llega la resolución del amparo, Yarold -a quién no se le ha efectuado el Protocolo de Estambul para determinar si padeció tortura a manos de policías ministeriales veracruzanos-, continúa condenado a más de 30 años de cárcel por una investigación repleta de inconsistencias.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
EPA

5 países en más riesgo de sufrir una hambruna bíblica por el COVID-19 (y uno está en Latinoamérica)

El Programa Mundial de Alimentos de la ONU advierte que se avecina la peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial. ¿Qué países son los más vulnerables?
EPA
24 de abril, 2020
Comparte

El mundo está al borde de una posible “pandemia de hambre”.

Así lo advirtió el Programa Mundial de Alimentos (WFP, por sus siglas en inglés) de Naciones Unidas, mientras múltiples gobiernos de todo el mundo batallan contra la pandemia del covid-19.

A finales de 2019, 135 millones de personas vivían con niveles de hambre “extremos”, pero a causa de las cuarentenas por el covid-19, es probable que ese número aumente a 265 millones, dijo el martes el director ejecutivo del WFP, David Beasley.

“Antes de que el coronavirus se convirtiera en un problema, decía que 2020 enfrentaría la peor crisis humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial por varias razones”, apuntó Beasley. “Ahora, con el COVID-19, quiero enfatizar que no solo estamos enfrentando una pandemia, sino también una catástrofe humanitaria global”.

En una videoconferencia con el Consejo de Seguridad de la ONU, Beasley advirtió que podríamos enfrentar múltiples hambrunas de proporciones bíblicas en unos pocos meses”.

Beasley advirtió que el mundo debe “actuar sabiamente y rápido”.

El WFP recibió 8,300 millones de dólares en 2019 y ahora necesita entre 10,000 y 12,000 millones de dólares para mantener sus operaciones durante este año.

¿Qué países están en mayor riesgo de la hambruna de la que advierte Beasley?

Yemen

Incluso antes de que comenzara la guerra en Yemen, el país era el más pobre del mundo árabe.

Pero desde que una coalición liderada por Arabia Saudita intervino en el conflicto contra los rebeldes hutíes de Yemen en 2015, la situación humanitaria del país se ha deteriorado aun más.

“En 2016, estábamos ayudando quizá a unas tres o cuatro millones de personas en Yemen. Hoy ese número asciende a los 12 millones”, dijo a la BBC el economista jefe del WFP y director de la División de Investigación, Evaluación y Monitoreo, Arif Husain.

Da clic aquí para ver el interactivo

Para empeorar la situación, el WFP dijo a principios de mes que reduciría a la mitad la ayuda a las áreas controladas por los hutíes, entre las preocupaciones manifestadas por algunos países sobre la obstrucción de entregas de ayuda por los rebeldes.

República Democrática del Congo (RDC)

Después de más de un cuarto de siglo de conflicto armado en varias partes del país, en la RDC se encuentra la segunda crisis de hambruna más grande del mundo, según el WFP.

Más del 15% de la población del país sufre de inseguridad alimentaria grave, lo que significa que se encuentran entre las 30 millones de personas en zonas de guerra alrededor del mundo que dependen casi por completo de la ayuda que reciben.

Soldados marroquíes de la misión de Naciones Unidas en territorio Djugu, en el este de la República Democrática del Congo.

AFP
En la RDC se encuentra la segunda crisis de hambruna más grande del mundo.

Se necesitan casi 2,000 millones de dólares para asegurar el suministro de alimentos para estas poblaciones para tan solo los próximos tres meses, alertó Husain.

“Esas personas fueron las más afectadas y ahora están aun en mayores problemas”.

Venezuela

Según un informe publicado a fines de febrero por el WFP, casi un tercio de la población venezolana (un 32,3%) padece inseguridad alimentaria y necesita ayuda.

De acuerdo con el estudio, 2,3 millones de venezolanos (7,9% de la población) se encuentran en una situación de inseguridad alimentaria severa.

Es decir, sufren “carencias extremas en el consumo de alimentos, o la pérdida extrema de medios de vida que podría conducir a carencias en el consumo de alimentos o algo peor”.

El país ha perdido más de un 50% de su PIB desde que Nicolás Maduro llegó a la presidencia, una contracción de la economía que ha tenido consecuencias sobre la alimentación de los venezolanos.

Venezolanos cruzando la frontera entre Cúcuta en Colombia y San Antonio del Táchira en Venezuela.

AFP
Muchos venezolanos se han visto forzados a cruzar ilegalmente la frontera con Colombia para comprar comida y medicinas.

La crisis se ha visto acompañada de la hiperinflación, una subida constante y acelerada de los precios, lo que ha llevado a que un 59% de los hogares no cuenten con ingresos suficientes para comprar comida.

Las dificultades se ven agravadas en medio de la pandemia por un éxodo masivo de trabajadores de la salud, según el organismo de la ONU.

Y los problemas no terminan ahí: alrededor de 4.8 millones de personas (o el 15% de la población) han abandonado Venezuela en los últimos años, y cientos de miles de estos migrantes enfrentan inseguridad alimentaria en los países vecinos.

Sudán del Sur

El país más joven del mundo se independizó de su vecino del norte, Sudán, en 2011.

La medida estaba destinada a marcar el final de una larga guerra civil, pero el país cayó en un conflicto violento tan solo dos años después.

Personas de Sudán del Sur esperando recibir comida de la Cruz Roja.

Getty Images
Casi el 60% de la población de Sudán del Sur lucha por encontrar comida todos los días.

El WFP advierte que el hambre y la desnutrición en Sudán del Sur se encuentran en los niveles más extremos desde 2011. Casi el 60% de la población lucha por conseguir alimentos a diario.

Para empeorar la situación, la plaga de langostas que destruyeron cultivos en África Oriental llegaron a Sudán del Sur a principios de 2020.

Y como uno de los países más dependientes del petróleo del mundo, es probable que el país se vea muy afectado por la caída de los precios del crudo registrada durante la pandemia.

Afganistán

Afganistán, otro país devastado por los conflictos, había sufrido casi dos décadas de guerra cuando Estados Unidos lo invadió en 2001.

Un soldado vigila a las mujeres que reciben raciones de comida del Programa Mundial de Alimentos en Herat, Afganistán.

EPA
Un soldado vigila a un grupo de mujeres que reciben comida gratuita en Herat, Afganistán.

Casi 20 años después, más de la mitad de la población vive por debajo del umbral de la pobreza.

Y el WFP estima que más de 11 millones de personas sufren de inseguridad alimentaria severa.

y los nuevos 130 millones

Además de las áreas afectadas por la guerra, los problemas ambientales o las crisis económicas, es probable que muchos más países de ingresos bajos y medianos se vean afectados por la pérdida de empleo y otras dificultades económicas causadas por la propagación del COVID-19 en los próximos meses.

El problema se agravará por presiones económicas similares en países de todo el mundo, lo que significa que las remesas, o el dinero enviado por familiares en el extranjero, caerán en estos países.

“Lo más importante es que haya un tratamiento asequible para el COVID-19 que esté disponible para todos en todo el mundo”, dijo Husain.

“Pero hasta que lleguemos a ese punto, debemos asegurarnos de hacer todo lo que esté a nuestro alcance para salvar vidas y proteger los medios de vida”.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zdkwo02LwCs

https://www.youtube.com/watch?v=2f3bWviThuQ

https://www.youtube.com/watch?v=BVgNytA9FNs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts