Anatomía de la corrupción: 43% de las empresas en México han dado sobornos

El IMCO y el CIDE presentan este miércoles la reedición del libro ‘Anatomía de la corrupción’ que revela que 43% de los empresarios mexicanos han sobornado a la autoridad alguna vez para conseguir un beneficio.

Mexicanos
Archivo Luis Pérez de Acha

Sobornos para agilizar trámites, para ganar contratos, o para obtener permisos. O simplemente para que la policía no moleste. Estas son algunas de las principales razones por las cuales los empresarios mexicanos admiten haber recurrido en alguna ocasión a la corrupción para que sus negocios prosperen en México.

Así lo advierte el estudio Anatomía de la corrupción –en su segunda edición- que presenta la mañana de este martes Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) y la autora del informe, María Amparo Casar.

De acuerdo con el informe, el principal motivo por el que se corrompen las empresas mexicanas es para agilizar trámites. Así lo admitió en una encuesta el 43% de los empresarios, quienes dijeron que el exceso de ‘tramitología’ los “obligó” a hacer pagos indebidos a funcionarios. En segundo lugar, el 32% pagó sobornos para obtener permisos y licencias. El 21% lo hizo para impedir abusos de autoridad. El 16% para ganar contactos e influencias. Y el 11% para poder participar en procesos de licitación con el gobierno.

“Esto indica que los emprendedores se enfrentan a altos costos de entrada al mercado y explica el rezago de México en la creación de nuevas empresas en comparación con otros países de América Latina”, apunta la investigadora Casar en el informe.

En lo que a trámites y servicios se refiere, el 18% de los empresarios consultados dijo que hizo ‘pagos extraoficiales’ –es decir, ‘mordidas’- para agilizar la obtención de permisos y licencias; el 11% para no ser molestados por la policía municipal; otro 11% para obtener concesiones del gobierno; 8% para obtener contratos no licitados y subsidios gubernamentales; y 6% para evitar que inspectores federales lo molesten.

¿Y qué pasa si no acceden a la corrupción?

Bien, de acuerdo con la encuesta Fraude y Corrupción en México, citada en el estudio de Casar, el 47% de los empresarios dijo que sus trámites se hicieron más lentos. El 27% dijo que recibió “multas injustificadas”; el 21% que perdió contratos y aumentó los costos de operación; y el 7% se sintió más inseguro.

“Falta de ética y codicia”

No obstante, el libro Anatomía de la corrupción advierte que “no es posible considerar a las empresas únicamente como víctimas de la corrupción, sino también como beneficiarias”.

En este sentido, el informe apunta que la corrupción en las empresas no siempre se da por “necesidad o temor” a las consecuencias de no acceder a un soborno. También se da por “falta de ética y codicia”, para obtener lo que no pueden por ley. Por ejemplo, no tienen derecho a una concesión pero pagan una ‘mordida’ y se la otorgan. No cubren con los requisitos para concursar por un contrato, pero se lo dispensan. O no hacen la mejor oferta pero descalifican a los rivales a través de argucias legales.

De hecho, la Encuesta Global de Fraude –citada en el informe-, subraya que el 82% de los ejecutivos encuestados en México “están de acuerdo” con que las prácticas corruptas “suceden ampliamente” al hacer negocios en el país, y el 70% estuvo de acuerdo con llevar a cabo algún “acto ilegal” con tal de cumplir los objetivos financieros.

Pero, no solo existe corrupción entre empresarios y funcionarios de gobierno, sino también entre empresarios.

El estudio Lineamientos para combatir la colusión entre oferentes en licitaciones públicas de la OCDE –también citado por el estudio- refiere que las principales prácticas corruptas entre empresas son: la emisión de ofertas ficticias para aparentar competencia, sabiendo de antemano cuál de ellas ganará; retirar ofertas presentadas con el fin de que la licitación quede adjudicada al proveedor “pre-acordado”; rotación de ofertas, que supone el pacto entre empresas para ganar escalonadamente en el tiempo el contrato público; y la asignación de mercado, en la que, a la manera de las líneas aéreas o ciertas cadenas de supermercados, se dividen el territorio y respetan zonas en las que cada proveedor, contratista o licitantes, puede presentar ofertas.

Gastan más en combatir a la corrupción, pero no hay avances en transparencia

Por otra parte, Anatomía de la corrupción advierte que a pesar de que el dinero destinado a dependencias públicas para combatir la corrupción ha crecido 94% desde el año 2004, México continúa siendo uno de los países peores calificados en materia de transparencia y rendición de cuentas.

Por ejemplo, el Instituto Nacional de Acceso a la Información (INAI) pasó de 215 millones de pesos en 2004 a casi 938 en 2016 –aumento de 335%-; la Auditoría Superior de la Federación pasó de 613 millones en 2014 a 2 mil 120 millones -245% al alza-; y la Unidad Especializada en Investigación de Delitos cometidos por Servidores Públicos de la PGR, el aumento fue de 211%, ya que pasó de 8 millones y medio a casi 26 millones y medio.

A pesar de este desembolso, México ha sido constante en la mala puntuación que obtiene en el índice de Transparencia Internacional desde hace 20 años: 35 sobre 100 –cuanto más cerca esté un país de la calificación de 100, menos corrupto-. Y en 2015 ocupó el lugar 95 de 168 en el ranking de percepción de la corrupción, siendo considerado más corrupto que países como Suriname, Panamá o El Salvador.

Consulta aquí el estudio completo:

Anatomía de la Corrupción 2da. EdiciónOK-2 by mureste4878 on Scribd

Close
Comentarios
  1. Antonio Cg

    Este es el Dúo Nefasto que tanto Daño hace a México: Empresarios Gobierno. Uno al Otro Se Necesitan Para Seguir Hinchandose de Dinero y de Poder.