Estremecedor y degradante: así describió Michelle Obama los dichos de Trump sobre las mujeres
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP

Estremecedor y degradante: así describió Michelle Obama los dichos de Trump sobre las mujeres

La primera dama de EU habló sobre le video en el que Trump dice que él ha hecho lo que ha querido a las mujeres porque su fama se lo permite.
AP
Por AP
13 de octubre, 2016
Comparte

Michelle Obama dijo este jueves que el hecho de que el candidato republicano, Donald Trump, se jactara en un video grabado en 2005 de que su fama le permitía “hacer lo que sea a las mujeres”, la estremeció en lo más profundo.

Durante un acto de campaña en New Hampshire a favor de la candidata demócrata Hillary Clinton, la primera dama dijo que esos comentarios fueron “estremecedores y degradantes”. También descartó la aseveración de Trump de que esos comentarios fueran una simple “charla de vestidor”, y afirmó que eran una ofensa para todas las mujeres, padres de familia y todo ciudadano de Estados Unidos.

“No puedo dejar de pensar en eso. Me estremeció en lo más profundo de una manera que no esperaba”, comentó Obama. “Así que aunque nada me gustaría más que pretender que esto no está sucediendo para venir y dar mi discurso habitual de campaña, sería deshonesto e insincero dejar pasar esto como si se tratara de una pesadilla. Esto es algo que no podemos pasar por alto“.

La primera dama dijo que los comentarios de Trump son parte de una larga historia de degradar a las mujeres.

“Tenemos un candidato que aspira a la presidencia de Estados Unidos que a lo largo de su vida, a lo largo de su campaña, ha dicho cosas sobre las mujeres que son sorprendentes y muy degradantes”, declaró. “Simplemente no voy a repetir nada de eso aquí. La semana pasada, pudimos ver a ese candidato jactarse de agredir sexualmente a las mujeres. No puedo creer lo que digo, un candidato a la presidencia de Estados Unidos jactándose de agredir sexualmente a las mujeres”.

Obama prosiguió señalando que los comentarios obligaban a las mujeres a recordar momentos dolorosos de acoso en sus lugares de trabajo o de agresiones sexuales.

“La verdad es que esto duele. Es hiriente”, afirmó.

Es como esa sensación enfermiza y humillante de cuando vas caminando por la calle, sin meterte con nadie y alguien te grita una vulgaridad sobre tu cuerpo, o cuando ves a ese tipo en el trabajo que se para demasiado cerca de ti, se te queda viendo demasiado tiempo y te hace sentir incómoda contigo misma”, comentó mientras la audiencia permaneció en silencio.

Aunque no hizo mención de su esposo, el presidente Barack Obama, dijo que los comentarios de Trump no son un reflejo de cómo se expresan los hombres de su familia respecto a las mujeres.

“Les aseguro que los hombres en mi vida no hablan así de las mujeres. Sé que mi familia no es inusual”, y añadió, “son padres amorosos que están asqueados con la simple idea de que sus hijas queden expuestas a este tipo de lenguaje vulgar sobre las mujeres”.

Los comentarios de la primera dama son algunos de los más enérgicos en una semana en la que un gran número de líderes republicanos retiró su respaldo a Trump luego de que saliera a la luz un video de 2005 en el que se escucha al empresario jactarse sobre cómo su fama le permitía “hacer lo que quiera” con las mujeres. La senadora Kelly Ayotte, republicana de New Hampshire, y quien está en una reñida campaña de reelección, dijo el fin de semana que no planea votar por el neoyorquino.

Trump restó importancia a los comentarios e insistió que fue una “charla de vestidor” y que nunca hizo nada de lo que se jactaba en la cinta. Luego, el New York Times y el Palm Beach Post publicaron historias de mujeres distintas que afirman que Trump las tocó de manera inapropiada. Además, una reportera de la revista People escribió una detallada narración en primera persona del momento en el que Trump la acosó mientras entrevistaba al empresario y su esposa, Melania Trump.

Trump ha refutado las acusaciones.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

“No necesito GPS ni mapa, todo lo tengo en la cabeza”: el camionero de 90 años que se rehúsa a jubilarse

Brian Wilson conduce camiones desde que era adolescente y por ahora no piensa en abandonar el volante.
13 de noviembre, 2022
Comparte

Brian Wilson, de 90 años, es uno de los camioneros activos más longevos del mundo.

Y, después de más de 70 años en la carretera, aún no tiene planes de poner el freno de mano.

Brian ni se preocupa por tener un GPS. Sí tiene un atlas de carreteras, aunque dice que es de hace “unos 40 años” y que, de todos modos, lo tiene guardado en el maletero del coche.

“No necesito GPS ni mapa”, asegura. “Todo está aquí arriba”. Sonríe y se golpea la sien para reforzar el punto.

Estamos sentados en la cabina del camión de 1993 de Brian. Junto a los modernos camiones Scania alineados en este predio logístico en las afueras de Sheffield, Inglaterra, el suyo se destaca.

La palanca de cambios está pegada con cinta adhesiva, la tapicería ha tenido días mejores y huele a tabaco.

Según Guinness World Records, el hombre de mayor edad con una licencia para conducir vehículos de gran peso es el británico Jack Fisher, con 88 años y cuatro días, al 27 de enero de 2021.

Brian Wilson al volante de su camión.

BBC
Brian ha sido invitado por Guinness World Records a presentarse para ser reconocido como el conductor de vehículos pesados más longevo del mundo.

Ahora, Brian ha sido invitado a hacer su propio reclamo en el registro mediante la presentación de pruebas de edad y ocupación. “Realmente no pienso en eso”, dice. “Solo salgo a trabajar”.

Si solo está siendo modesto o práctico es difícil saberlo.

Imposible no trabajar

Un paquete de 20 cigarrillos, un encendedor, una copia del Daily Mirror y trapos ocupan el espacio entre nuestros asientos.

“Me inquieto cuando no estoy trabajando”, dice.

Brian muestra algunas fotografías, mientras hacemos un viaje por el camino de la memoria, desde que era un joven soldado hasta la etapa nonagenaria.

Hay una imagen suya de vacaciones. Está sentado en una mesa, leyendo un periódico. No parece un hombre de vacaciones.

“Dos o tres días sin trabajar, sin hacer nada, y ya tuve suficiente”, dice. “Tengo que estar haciendo algo. Siempre quiero volver al trabajo“.

En la industria del transporte, se le conoce como “un original”. Mientras que otros confían en las cinchas de amarre con hebillas para asegurar las cargas, Brian prefiere la forma antigua, usando cuerdas y láminas.

Es un arte que se está muriendo, dice.

Brian le da crédito a su tío por haberle enseñado a conducir a los 16 años, aunque su carrera militar en la década de 1950 indudablemente agudizó sus habilidades.

En la década de 1960, después de un periodo repartiendo gasolina para Esso, Brian se unió a la empresa de transporte de su padre Edward: E. Wilson e Hijo.

Hoy es dueño del negocio familiar, que principalmente transporta resortes de acero.

“Todos los jueves me levanto a las 4:00 en punto, listo para salir de casa a las 5:15”, narra.

Brian desgrana sus “gotas” del día. “Leicester, Tamworth, Redditch, Birmingham, Telford (…) haré unas 300 millas (casi 500 kilómetros)”.

La lejana jubilación

Brian es un hombre de pocas palabras y las hace valer. Su actitud se suaviza cuando veo su anillo de bodas.

“Llevamos casados ​​67 años”, dice sonriendo. “Tenía 15 años cuando Mavis y yo nos conocimos en una feria”.

Me muestra una fotografía con su pareja tomada en su aniversario de bodas de rubí, es decir, cuatro décadas juntos. “Todavía nos cuida a todos”, dice.

A Brian puede que le ocurra como a su madre, Gertrude, que vivió hasta los 102 años.

Al igual que su camión, Brian tiene que pasar por un control de salud completo cada año, y el próximo vence antes de Navidad.

Si su médico de cabecera lo considera apto para trabajar, Brian tiene la intención de continuar durante al menos otro año antes de considerar jubilarse.

“También depende de cómo esté mi mujer”, añade.

Otros transportistas hablan muy bien de él.

De vuelta en la cabina de su camión, Brian reconoce que habrá algunos que crean, a los 90 años, que es demasiado mayor para conducir un automóvil y mucho menos un camión.

“Lo sé, lo sé”, dice, mirando por la ventana. “Pero sabré cuando sea el momento”.

“Es un sorteo quién se retirará primero”, agrega Brian. “Si el camión o yo”.

Te puede interesar: Así han cambiado las edades y montos de pensión para adultos mayores los últimos cuatro sexenios


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.