El activismo como performance: una visión de Diana Taylor sobre rebeldía y transgresión
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El activismo como performance: una visión de Diana Taylor sobre rebeldía y transgresión

Diana Taylor, directora y fundadora del Instituto Hemisférico de Performance y Política, habló con Animal Político sobre su actividad y perspectiva.
Por Julieta Riveroll
6 de noviembre, 2016
Comparte

Cuando los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa retomaron la consignas que en 1984 lanzaron las Madres de la Plaza de Mayo en Argentina, para pedir la aparición  de sus hijos, nunca imaginaron que con ello reproducían un performance.

Un “performance” cargado de historia porque resignifica y reutiliza el pasado, asegura Diana Taylor, Directora y Fundadora del Instituto Hemisférico de Performance y Política, con sede en Nueva York, en entrevista con Animal Político.

Taylor vino a México a ofrecer el curso interdisciplinario “Performance y Activismo”, durante dos semanas, en la Facultad de Música de la UNAM, e impartió la conferencia “La política de la presencia” en el Auditorio de la Unidad de Posgrado en CU.

Animal Político la entrevistó para conocer su concepto sobre performance, el cual no se circunscribe al espacio de exhibición o al escenario, sino que lo sitúa en el espacio público para mirar los comportamientos corporales y su organización en comunidad.

“Son actos culturales que se realizan con y entre otros. Gestos activistas frente a los peligros que nos rodean… (El performance) es rebelde y transgresor. Transmite presencia y no sólo la representa”, considera la especialista de origen canadiense.

Para Taylor, el potencial político del performance no sólo implica su capacidad subversiva para cuestionar al poder, al Estado, también remite a la “polis”, al estar y convivir, porque apela a la participación.

“Uno forma parte de él para dar cuenta de uno mismo: “¿qué hago ahí y cómo afecto lo que pasa ahí?”

Performances que han aumentado su peso simbólico al aludir al pasado, ejemplifica, son los manifestantes opuestos en 1999 a la World Trade Organization, en Seattle, al remitir a la visión del levantamiento zapatista, o “Cuentos patrióticos”, video artístico de Francis Alÿs, donde rememora el desafío de los burócratas al sumarse en 1968 al movimiento estudiantil.

Occupy Wall Street (2011); las protestas en Chile a favor de un nuevo sistema de educación pública (2011) y el Yo Soy 132 en México (2012) fueron acciones performáticas libertarias.

Pero advierte, el performance es inestable y, como toda forma de comunicación, da cabida lo mismo al lenguaje más bello y poético que al intimidatorio, como el del Ku Klux Klan en Estados Unidos o el de la militarizaciones de las ciudades con soldados armados y caras cubiertas con pasamontañas.

La ensayista recupera al performance como conocimiento. Si la academia ha privilegiado la vista, la lectura y la escritura, ella se ocupa del cuerpo, con toda y la dificultad de codificarlo, por su gran capacidad para transmitir afectos, identidad y memoria.

Aunque ella se ha enfocado en el activismo, reconoce que los participantes en las marchas y protestas no necesariamente están conscientes de formar parte de un performance.

“Esa actuación del cuerpo en el espacio público tiene un código, como cuando estás en un aula o entras a misa, y eso lo que me permite enmarcarlo como performance.

“Es una forma de mirar y conocer lo que está pasando a través del poder que tiene el uso del cuerpo”, asegura la coeditora de Negotiating Performance in Latin/o America: Gender Sexuality and Theatricality y The Politics of Motherhood: Activists from Left to Right.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Prófugo se entregó a la policía porque no aguantaba seguir confinado con sus compañeros de apartamento

Un delincuente que estaba fugado en Reino Unido se ha entregado a la policía para poder estar al fin "en paz y tranquilidad".
22 de febrero, 2021
Comparte

Los confinamientos durante la pandemia están siendo difíciles para la mayoría, pero hay incluso quien prefiere ir a la cárcel que seguir en cuarentena con sus compañeros de apartamento.

Ese es el caso de un delincuente que estaba fugado en Reino Unido y que se entregó a la policía para poder estar al fin “en paz y tranquilidad”.

La historia sucedió el pasado miércoles en la región de West Sussex, en el sur del país, y la ha hecho pública un oficial de policía.

Eran las cinco de la tarde en la comisaría de policía de Burgess Hill, un municipio de alrededor de 30.000 habitantes a 60 kilómetros de Londres, cuando entró un hombre y se dirigió a los agentes que estaban haciendo guardia.

Decía que quería ser arrestado. Cuando los agentes comprobaron su identidad (que no se ha hecho pública), quedaron sorprendidos: era un hombre que se hallaba prófugo.

Pero al escuchar sus motivos quedaron aún más atónitos.

“Se entregó diciendo que prefería volver a la cárcel antes que tener que pasar más tiempo con las personas con las que vivía”, informó el inspector Darren Taylor en redes sociales.

Ahora pasará otro tipo de cuarentena, “volviendo a la cárcel para pasar más tiempo en solitario”, bromea Taylor.

Discusión

Getty Images
Los estudios muestran que la pandemia está afectando las relaciones personales y la convivencia en los hogares.

Relaciones afectadas por la pandemia

La historia puede parecer extrema, pero lo cierto es que son muchas personas las que han visto afectada la convivencia con su familia o amigos debido a las restricciones que está provocando la covid-19.

Así lo muestra por ejemplo un estudio del King’s College London, que halló que más de la mitad de la población (53%) afirmaba haberse sentido enfadada con otras personas cercanas debido a su comportamiento en relación con la pandemia de coronavirus.

También las relaciones de pareja se han visto afectadas. En el mismo Reino Unido, más de un 20% declaraba tener problemas con su pareja debido a la pandemia, según la organización benéfica Relate.

Y las peticiones de información sobre divorcio crecieron en el país hasta un 300% durante el confinamiento, de acuerdo a los datos de Co-op, un gran consorcio de servicios legales.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívala para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=_G0B2CRj58Y

https://www.youtube.com/watch?v=K5Yw1fdnWXc&t=544s

https://www.youtube.com/watch?v=rUrDvYJtKPU&t=42s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.