Los robos a negocios en la CDMX se disparan a su nivel más alto en 17 años
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Los robos a negocios en la CDMX se disparan a su nivel más alto en 17 años

En septiembre también se registró un nuevo récord en la capital del país: 94 asesinatos. La cifra más alta de homicidios para un mes desde el año 1999.
Cuartoscuro
Por Manu Ureste
4 de noviembre, 2016
Comparte

Los robos a establecimientos comerciales en la Ciudad de México (CDMX) han alcanzado su nivel más alto en casi dos décadas.

De acuerdo con los datos más actualizados del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en la capital del país se registraron de enero a septiembre de 2016 un total de 11 mil 236 denuncias por robo a negocio –incluye robos con violencia y sin violencia-. Un 39% al alza en comparación con el mismo periodo de 2015, cuando se registraron 8 mil 073. Y 8% superior al dato de 2014, 2013 y 2012, respectivamente.

De hecho, 2016 no solo es está siendo el año con más robos a negocios desde que Miguel Ángel Mancera asumiera la jefatura de gobierno en diciembre de 2012, sino que para encontrar una cifra superior, hay que remontarse hasta tres administraciones atrás, cuando en el gobierno de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano en 1999 se registraron 11 mil 478 hurtos.

Además, septiembre de 2016 también fue el mes más violento para los negocios de la capital en los últimos 17 años, con mil 406 robos.

Esta cifra fue, en números totales, la más alta de todo el país. Mientras que en la tasa por cada 100 mil habitantes, la Ciudad de México se ubicó en septiembre en el segundo lugar a nivel nacional, con 15.8 robos a negocios. Sólo la superó Tabasco, con un promedio de 23.6 hurtos por cada 100 mil personas.

Según documenta en su último reporte la organización civil Semáforo Delictivo, el 61% de los robos a negocio se concentran en 5 delegaciones: Iztapalapa, con 227 robos; Cuauhtémoc (215); Gustavo A Madero (157); Benito Juárez (153); y Coyoacán (116).

Gráfica: Omar Bobadilla (@obobadilla)

Gráfica: Omar Bobadilla (@obobadilla)

También se dispara el robo a casa

Otro tipo de robo que se ha disparado en la capital es el hurto a casa.

En septiembre se registraron 574 robos (incluyendo con y sin violencia), la cifra más alta en lo que va de 2016, y también de 2015 y 2014.

Para encontrar un dato superior a septiembre de 2016 hay que remontarse a julio de 2013, cuando se contabilizaron 591 robos a casa.

En números totales, la CDMX ocupó el tercer lugar en el mes de septiembre con más robos, por detrás del Estado de México (591), y de Baja California (843). Mientras que en tasa por cada 100 mil habitantes, la capital ocupa el lugar número 11 con un promedio de 6.5 robos a casa. Muy lejos de Colima, que con una tasa de 36 robos a casa por cada 100 mil habitantes es la entidad con más hurtos de este tipo.

En total, de enero a septiembre de 2016 suman 4 mil 578 robos a casa en la Ciudad de México. Hasta mil 543 más que en el mismo periodo de 2015, un 50% al alza. Y 567 más que en 2014, 14% arriba.

La cifra de 2016 pone fin a la tendencia a la baja de robos en casa que inició en 2014, cuando se registraron 4 mil 011 robos, 22% a la baja en comparación con 2013, y 29% menos que en 2012.

El Semáforo Delictivo reporta que más de la mitad (54%) de los robos a casa se concentran en: Iztapalapa (82), Benito Juárez (65), Gustavo A Madero (63), Coyoacán (40) y Cuauthémoc (29).

Gráfica: Omar Bobadilla (@obobadilla)

Gráfica: Omar Bobadilla (@obobadilla)

Septiembre, récord de homicidios

En cuanto a los homicidios, el mes de septiembre batió otro récord: se registraron 94 asesinatos. La cifra más alta para un mes desde diciembre de 1999, hace 17 años.

En total, de enero a septiembre de este 2016 suman 686 homicidios dolosos, 7% más que en 2015; 30% más que 2014; 22% más que 2013; y 17% más que 2012, el año en que Mancera recibió la jefatura de la ciudad.

Estos datos corroboran la tendencia al alza de asesinatos en la capital que reportó el Semáforo Delictivo en agosto de este año. En aquel entonces, en el primer semestre de 2016 se registraron 447 asesinatos, la mayor cantidad de asesinatos en la ciudad desde los primeros seis meses de 1998 –hace 18 años-, cuando se registraron 462 crímenes.

“Negar el problema no va a solucionar nada”

Santiago Roel, director y fundador del Semáforo Delictivo, opinó que ante estos ‘récords’ en robos y homicidios en la capital, urge la puesta en marcha de nuevas estrategias que vayan más allá de la actuación policial.

“Es un error pensar que todos estos problemas que tiene la ciudad los vamos a solucionar solo con policías””, subrayó Roel en entrevista, quien añadió que hay delitos que deben tratarse a partir de la planeación de políticas de prevención social, como la violencia familiar, las lesiones dolosas, la violación, o el robo con violencia. Por lo que es necesaria la participación de otras dependencias como el DIF, Desarrollo Social, o el Instituto de la Mujer.

Además, para atender los problemas de seguridad de la capital, Santiago Roel propone dos puntos: uno, que el gobierno realice reuniones públicas todos los meses con las organizaciones de la sociedad civil y medios de comunicación, para que la “autoridad comparta el problema, la información y las soluciones”.

Y dos, sugirió al jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, y a los jefes de las delegaciones, que no minimicen el problema de la violencia.

“Es evidente que algo está pasando en la Ciudad de México y hay que atenderlo. Negar la realidad y decir que la ciudad está muy tranquila no va a funcionar. Al contrario, si las autoridades siguen con esa actitud, se nos va a complicar mucho la Ciudad de México”, concluyó Roel.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

“No necesito GPS ni mapa, todo lo tengo en la cabeza”: el camionero de 90 años que se rehúsa a jubilarse

Brian Wilson conduce camiones desde que era adolescente y por ahora no piensa en abandonar el volante.
13 de noviembre, 2022
Comparte

Brian Wilson, de 90 años, es uno de los camioneros activos más longevos del mundo.

Y, después de más de 70 años en la carretera, aún no tiene planes de poner el freno de mano.

Brian ni se preocupa por tener un GPS. Sí tiene un atlas de carreteras, aunque dice que es de hace “unos 40 años” y que, de todos modos, lo tiene guardado en el maletero del coche.

“No necesito GPS ni mapa”, asegura. “Todo está aquí arriba”. Sonríe y se golpea la sien para reforzar el punto.

Estamos sentados en la cabina del camión de 1993 de Brian. Junto a los modernos camiones Scania alineados en este predio logístico en las afueras de Sheffield, Inglaterra, el suyo se destaca.

La palanca de cambios está pegada con cinta adhesiva, la tapicería ha tenido días mejores y huele a tabaco.

Según Guinness World Records, el hombre de mayor edad con una licencia para conducir vehículos de gran peso es el británico Jack Fisher, con 88 años y cuatro días, al 27 de enero de 2021.

Brian Wilson al volante de su camión.

BBC
Brian ha sido invitado por Guinness World Records a presentarse para ser reconocido como el conductor de vehículos pesados más longevo del mundo.

Ahora, Brian ha sido invitado a hacer su propio reclamo en el registro mediante la presentación de pruebas de edad y ocupación. “Realmente no pienso en eso”, dice. “Solo salgo a trabajar”.

Si solo está siendo modesto o práctico es difícil saberlo.

Imposible no trabajar

Un paquete de 20 cigarrillos, un encendedor, una copia del Daily Mirror y trapos ocupan el espacio entre nuestros asientos.

“Me inquieto cuando no estoy trabajando”, dice.

Brian muestra algunas fotografías, mientras hacemos un viaje por el camino de la memoria, desde que era un joven soldado hasta la etapa nonagenaria.

Hay una imagen suya de vacaciones. Está sentado en una mesa, leyendo un periódico. No parece un hombre de vacaciones.

“Dos o tres días sin trabajar, sin hacer nada, y ya tuve suficiente”, dice. “Tengo que estar haciendo algo. Siempre quiero volver al trabajo“.

En la industria del transporte, se le conoce como “un original”. Mientras que otros confían en las cinchas de amarre con hebillas para asegurar las cargas, Brian prefiere la forma antigua, usando cuerdas y láminas.

Es un arte que se está muriendo, dice.

Brian le da crédito a su tío por haberle enseñado a conducir a los 16 años, aunque su carrera militar en la década de 1950 indudablemente agudizó sus habilidades.

En la década de 1960, después de un periodo repartiendo gasolina para Esso, Brian se unió a la empresa de transporte de su padre Edward: E. Wilson e Hijo.

Hoy es dueño del negocio familiar, que principalmente transporta resortes de acero.

“Todos los jueves me levanto a las 4:00 en punto, listo para salir de casa a las 5:15”, narra.

Brian desgrana sus “gotas” del día. “Leicester, Tamworth, Redditch, Birmingham, Telford (…) haré unas 300 millas (casi 500 kilómetros)”.

La lejana jubilación

Brian es un hombre de pocas palabras y las hace valer. Su actitud se suaviza cuando veo su anillo de bodas.

“Llevamos casados ​​67 años”, dice sonriendo. “Tenía 15 años cuando Mavis y yo nos conocimos en una feria”.

Me muestra una fotografía con su pareja tomada en su aniversario de bodas de rubí, es decir, cuatro décadas juntos. “Todavía nos cuida a todos”, dice.

A Brian puede que le ocurra como a su madre, Gertrude, que vivió hasta los 102 años.

Al igual que su camión, Brian tiene que pasar por un control de salud completo cada año, y el próximo vence antes de Navidad.

Si su médico de cabecera lo considera apto para trabajar, Brian tiene la intención de continuar durante al menos otro año antes de considerar jubilarse.

“También depende de cómo esté mi mujer”, añade.

Otros transportistas hablan muy bien de él.

De vuelta en la cabina de su camión, Brian reconoce que habrá algunos que crean, a los 90 años, que es demasiado mayor para conducir un automóvil y mucho menos un camión.

“Lo sé, lo sé”, dice, mirando por la ventana. “Pero sabré cuando sea el momento”.

“Es un sorteo quién se retirará primero”, agrega Brian. “Si el camión o yo”.

Te puede interesar: Así han cambiado las edades y montos de pensión para adultos mayores los últimos cuatro sexenios


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.