El universo de Stanley Kubrick llega a la Cineteca Nacional

De diciembre de 2016 a mayo de 2017 se presenta en la Cineteca Nacional una exposición sobre la obra fílmica de Stanley Kubrick.

Kubrick
Rodrigo Crespo

click-necesario-cintillo

Los grandes artistas permanecen. Su obra no desaparece y, de cierta forma, los vuelve inmortales. Stanley Kubrick está sin lugar a dudas en la esfera de los grandes artistas. Para Jan Harlan, amigo y productor de Kubrick, su obra podrá no gustarle a todos pero está en la misma categoría de Van Gogh o Picasso.

Resulta una comparación adecuada pues la obra de Kubrick pertenece, desde 2004, también a los museos. De diciembre de 2016 a mayo de 2017 se presenta en la Cineteca Nacional la exposición sobre su obra fílmica.

El universo de Stanley Kubrick

La exposición fue creada en 2004 por Hans Peter Reichmann. Se presentó por primera vez en el Deutsches Filmmuseum de Frankfurt, Alemania. Katharina Kubrick, hija del cineasta, creció y vivió rodeada de guiones, vestuarios, lentes y cámaras en todo su hogar. Cuando vio por primera vez la exposición se dio cuenta que ahí era el lugar en el que debían estar.

Después de recorrer diferentes ciudades del mundo –entre ellas Monterrey en 2015– la Cineteca Nacional trae la exposición a la Ciudad de México. Por si fuera poco lo hicieron con una co-curaduría que ofrece una experiencia diferente a las otras ciudades en las que se ha presentado. Juan Arturo Brennan y José Antonio Valdés son los responsables de que el recorrido sea una experiencia que permite entrar al mundo cinematográfico de Stanley Kubrick.

Uno

La exposición está dividida en 16 secciones. El recorrido lleva al espectador a ambientarse en las películas de Kubrick. Entrar a la sala dedicada a 2001: Odisea en el espacio es una forma de entender el proceso creativo del cineasta. Desde los libros y novelas de ciencia ficción que utilizó como referencias, vestuarios y maquetas creadas para construir el universo de una película que cambió radicalmente un género cinematográfico. De esa dimensión es su obra.

Tres

Dos

Lo mismo sucede con el resto de sus películas. Es inevitable sentir un escalofrío en la sala dedicada a El resplandor cuando te reciben los vestidos de las gemelas Grady o las hachas que Jack Nicholson utilizó en la cinta para decirnos dónde estaba Johnny.

Cuatro

Si quieres seguir leyendo sobre esta exposición da ClickNecesario aquí
Close
Comentarios