5 motivos por los que la Princesa Leia es todo un ícono de la cultura pop
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images /BBC

5 motivos por los que la Princesa Leia es todo un ícono de la cultura pop

El personaje era considerado, antes de la muerte de Carrie Fisher, todo un ícono de la cinematografía. Te contamos cinco razones por la que la guerrera rebelde de llamativo peinado es considerada un símbolo de la cultura pop.
Getty Images /BBC
Por BBC Mundo
27 de diciembre, 2016
Comparte

Leia Organa, hija de Darth Vader, hermana de Luke Skywalker, madre de Kylo Ren, princesa del planeta Alderaan, miembro del Senado Imperial, espía de la Alianza Rebelde y general de la Resistencia.

El mítico personaje de la saga “La guerra de las galaxias“, interpretado por Carrie Fisher, quien falleció este martes con 60 años, es todo un ícono de la cinematografía mundial.

Murió Carrie Fisher, la princesa (y generala) que salvó a la galaxia

Desde el estreno de la primera película de Star Wars, en 1977, Leia fue recordada por ser la princesa luchadora que tomó partido por la Alianza Rebelde que combatía al imperio.

Carrie Fisher, en ese entonces con 19 años, interpretaría un papel que hasta el día de hoy es recordado por sus llamativos peinados ypor una actitud que rompía con los cánones de las princesas de las películas de ese entonces.

También por un sugerente “bikini” metálico que fue replicado decenas de veces a lo largo de los años y que es parte de la cultura pop de fines de los años 70 y principios de los 80.

A continuación te damos cinco razones por la que mítica Princesa Leia es inolvidable.

1- La Princesa-General

En la primera película de la saga de “La guerra de las galaxias”, antes de ser atrapada por el temido Darth Vader, Leia esconde los planos de la “Estrella de la muerte” en el robot conocido como R2-D2.

Así comienza la aventura en la que los rebeldes tratarán de destruir aquella poderosa arma que puede acabar con planetas enteros.

El papel de Leia, desde su primera hasta su última aparición, no es el de la princesa que espera a ser rescatada. Todo lo contrario.

Harrison Ford, Carrie Fisher y Mark HamillImage copyrightAP
Image captionHarrison Ford, Carrie Fisher y Mark Hamill inmortalizaron al trío protagonista de las primeras películas de “Star Wars”.

Después de conocido el deceso de Fisher, el creador de “La guerra de las galaxias”, George Lucas, afirmó que Leia era una “princesa poderosa, luchadora, sabia y llena de esperanza en un papel que era más difícil de lo que la mayoría de la gente podría pensar”.

En la década de los 70 era mucho más difícil encontrar roles de heroínas en las películas de Hollywood.

Además, su pelo recogido y largos vestidos contrastaban con buena parte de los íconos de la ciencia ficción de entonces y ahora que usualmente llevan cabello largo y suelto además de trajes diminutos y ceñidos al cuerpo.

En Star Wars: The Force Awakeness, el séptimo episodio de la saga, Leia ya no usa su título de princesa y casi todos la llaman por su rango de general de la Resistencia.

2- El peinado

Todo ícono del cine tiene que tener elementos distintivos inconfundibles.

En este caso son los llamativos “rollos de canela” en el peinado de la Princesa Leia.

Lejos de parecerles ridículo, los fanáticos adoraron el pelo que lució Carrie Fisher.

Aficionados de Star Wars disfrazadosImage copyrightGETTY IMAGES
Image captionAficionados de todo el mundo usan los trajes y peinados de los personajes de “Star Wars”

Aquella forma de acomodarse el cabello fue utilizada por seguidoras ¡y también seguidores! de la franquicia en los estrenos de las películas en todo el mundo.

Leia lució diferentes peinados durante la saga, pero el más emblemático será siempre aquel con dos “rollos de canela” tapándole las orejas.

3- “Te amo” / “Lo sé”

La relación de indiferencia/amor entre la Princesa Leia y el cazafortunas Han Solo, interpretado por Harrison Ford, es una de las tramas que acompaña las películas de “La guerra de las galaxias”.

Y entre esos encuentros y desencuentros se produce un diálogo fundamental que los eterniza como la pareja por excelencia de toda la saga de Star Wars.

En la película “La guerra de las galaxias: el imperio contraataca”, Han Solo está a punto de ser atrapado vivo en carbón cuando se produce un intercambio de palabras que forma ya parte de la historia del cine.

La Princesa Leia le dice “te amo“…

La leyenda cuenta que Harrison Ford argumentó que un cazafortunas como Han Solo jamás respondería a esa línea con un “yo también te amo”.

Y así logró modificar el guión y el piloto del Millenium Falcon le responde a la Princesa Leia un pícaro “lo sé”.

La Princesa Leia y Han SoloImage copyrightAP
Image captionLa Princesa Leia y Han Solo son la pareja más emblemática de la saga Star Wars.

Sin embargo, el momento cumbre del idilio de ambos sucede en la siguiente entrega de la trilogía.: “El retorno del Jedi”.

Con el destino de la galaxia definiéndose, esta vez es Han Solo quien aventura declararle su amor a la Princesa.

Y Leia le paga con la misma moneda: “Lo sé”.

4- El “bikini” metálico

Hay una escena que contrasta bastante con los trajes largos y escenas de acción de Leia durante la saga.

Sucede en la tercera película de la trilogía inicial “El retorno del Jedi” (1983).

Se trata del famoso “bikini” metálico que Leia luce mientras está prisionera de Jabba el Hutt, un alienígena con forma de gusano enorme y gordo.

El “bikini” se convirtió rápidamente en otra de las imágenes icónicas de la Princesa Leia a pesar de aparecer en apenas un par de escenas de la saga.

Esa vestimenta fue replicada en decenas de series de televisión y hasta el día de hoy es un traje que utilizan algunas fanáticas en convenciones sobre Star Wars y la ciencia ficción.

La escena de Leia cautiva es parte del museo de cera de la saga de Image copyrightGETTY IMAGES
Image captionLa escena de Leia cautiva es parte del museo de cera de la saga de “Star Wars” en Londres.

El disfraz de Leia con el “bikini” metálico todavía se puede comprar por internet.

Sin embargo, la escena de una Leia encadenada y con ese diminuto traje no gustó a mucha gente que consideró que era un recurso sexista.

El año del estreno de la película Fisher dijo que interpretaba a una Leia “más femenina, más solidaria y más cariñosa” y que una forma de lograr aquello fue apelar al “bikini”.

Sin embargo, en los últimos años la actriz renegó de sus escenas con aquella vestimenta y recomendó a futuras actrices no ceder a la presión de tener que lucir trajes cortos y ceñidos al cuerpo.

5- El culto a Star Wars

Finalmente, debemos decir que Leia Organa es un personaje que se benefició del enrome culto que se formó alrededor de todo lo relacionado con “La guerra de las galaxias”.

Se trata de una saga que creó tribus urbanas de fanáticos, ejércitos de coleccionistas por el mundo e incluso personas que profesan la religión del Jedi, además de recaudar miles de millones de dólares en taquilla.

Con todas estas características, la hija de Darth Vader, hermana de Luke Skywalker, espía de la Alianza Rebelde y general de la Resistencia no podía ser menos que todo un personaje clave de la cultura pop de las últimas décadas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Clare Freer

Parosmia: desde que tuve COVID-19, la comida me da ganas de vomitar

Muchas personas descubren que las cosas no huelen bien después de padecer COVID y que la mayoría de los alimentos huelen y saben repugnantes.
Clare Freer
26 de febrero, 2021
Comparte

Muchas personas con COVID-19 pierden temporalmente el sentido del olfato.

A medida que se recuperan, este por lo general regresa, pero algunos descubren que las cosas huelen diferente y algunas que deberían oler bien, como la comida, el jabón y sus seres queridos, huelen repulsivamente.

El número de personas con esta afección, conocida como parosmia, aumenta constantemente, pero los científicos no están seguros de por qué ocurre o cómo curarla.

Short presentational grey line

BBC

Clare Freer termina llorando cada vez que intenta cocinar para su familia.

“Me mareo con los olores. Un olor podrido invade la casa en cuanto se enciende el horno y es insoportable”, describe.

La mujer de 47 años de Sutton Coldfield, Reino Unido, ha estado padeciendo parosmia durante siete meses y dice que muchos olores cotidianos le resultan repugnantes.

Las cebollas, el café, la carne, las frutas, el alcohol, la pasta de dientes, los productos de limpieza y los perfumes le dan ganas de vomitar.

El agua del grifo tiene el mismo efecto (aunque no el agua filtrada), lo que dificulta el lavado.

“Ya ni siquiera puedo besar a mi pareja”, dice.

Clare contrajo COVID-19 en marzo del año pasado y, como muchas personas, perdió el olfato como resultado.

El sentido regresó brevemente en mayo, pero en junio Clare empezó a rechazar sus comidas para llevar favoritas porque tenían un aroma rancio y cada vez que algo entraba en el horno había un olor abrumador a productos químicos o algo quemado.

Desde el verano lleva una dieta de pan y queso porque es todo lo que puede tolerar.

“No tengo energía y me duele todo”, cuenta. También la ha afectado emocionalmente. Dice que llora la mayoría de los días.

“Aunque la anosmia no fue agradable, pude seguir con mi vida normal y seguir comiendo y bebiendo”, dice Clare. “Viviría con eso para siempre, si eso significara deshacerme de la parosmia”.

Clare disfruta de un día de mimos con su hija mayor: el perfume ahora huele repugnante para ella.

Clare Freer
En esta foto se la puede ver a Clare Freer disfrutando de un día de mimos con su hija mayor. Ahora el perfume de sus seres queridos huele repugnante para ella.

El médico de cabecera de Clare dijo que nunca antes se había encontrado con un caso así.

Asustada y desconcertada, buscó respuestas en Internet y encontró un grupo de Facebook con 6.000 miembros creado por la organización benéfica de pérdida de olores AbScent.

Casi todos habían comenzado con anosmia derivada de la COVID-19 y terminaron con parosmia.

“Los descripciones comunes de los diferentes olores de parosmia incluyen: muerte, descomposición, carne podrida, heces“, dice la fundadora de AbScent, Chrissi Kelly, quien creó el grupo de Facebook en junio después de lo que describe como un “maremoto” de casos de parosmia por COVID-19 .

La gente usó frases como “aguas residuales con sabor a fruta”, “basura empapada y caliente” y “perro mojado rancio”.

A menudo, luchan por describir el olor porque no se parece a nada que hayan encontrado antes y eligen palabras que transmiten su disgusto.

Alrededor del 65% de las personas con COVID pierden el sentido del olfato y el gusto y se estima que alrededor del 10% de ellos desarrollan una “disfunción olfativa cualitativa”, es decir, parosmia u otra afección, fantosmia, cuando huele algo que no se encuentra en el lugar.

Si esto es correcto, 6.5 millones de personas de los 100 millones que han tenido COVID-19 en todo el mundo pueden estar experimentando parosmia prolongada por COVID.

Short presentational grey line

BBC

La doctora Jane Parker, científica especialista en sabor de la Universidad de Reading, Reino Unido, estaba estudiando la parosmia antes de la pandemia, cuando era una condición aún más rara.

Una teoría sobre el origen de los olores horribles que experimentan las personas que viven con parosmia es que solo perciben algunos de los compuestos volátiles que contiene una sustancia y que huelen peor de forma aislada. Incluso podría aumentar su intensidad.

Por ejemplo, el café contiene compuestos de azufre que huelen bien en combinación con todas las demás moléculas que le dan al café su aroma agradable, pero no cuando se huele solo.

Consultando con varias personas del grupo de Facebook AbScent parosmia, Parker y su equipo han descubierto que la carne, las cebollas, el ajo y el chocolate provocan habitualmente una mala reacción, junto con el café, las verduras, la fruta, el agua del grifo y el vino.

Jarra de café.

Getty Images
Para la mayoría de las personas que padecen de parosmia, el café sabe muy mal.

Muchas otras cosas huelen mal para algunos de los voluntarios y nada huele bien para todos ellos “excepto quizás almendras y cerezas”.

Ellos, y otros con parosmia, describen repetidamente algunos malos olores, incluido uno que es químico y ahumado, uno que es dulce y enfermizo, y otro descrito como “vómito”.

La investigación de Parker también ha encontrado que los malos olores pueden permanecer con los parósmicos, como se les llama, durante un tiempo inusualmente largo.

Para la mayoría de las personas, el olor a café permanecerá en sus fosas nasales durante unos segundos. Para los parósmicos, podría quedarse durante horas, incluso días.


Consejos para afrontar la parosmia

  • Consume alimentos a temperatura ambiente o fríos
  • Evita los alimentos fritos, carnes asadas, cebollas, ajo, huevos, café y chocolate, que son algunos de los peores alimentos para los parósmicos.
  • Prueba alimentos suaves como arroz, fideos, pan sin tostar, verduras al vapor y yogur natural.
  • Si no puedes tolerar la comida, considera batidos de proteínas sin sabor

Fuente: AbScent


Barry Smith, líder británico del Consorcio Global para la Investigación Quimiosensorial, dice que otro descubrimiento sorprendente: “lo bueno es malo y lo malo es bueno”.

“Para algunas personas, los olores de los pañales y del baño se han vuelto tolerables, e incluso agradables”, describe.

“Es como si los desechos humanos ahora huelen a comida y la comida ahora huele a desechos humanos”.

Baño.

Getty Images
“Para algunas personas, los olores de los pañales y del baño se han vuelto tolerables, e incluso agradables”.

Entonces, ¿qué causa la parosmia?

La hipótesis predominante es que resulta del daño a las fibras nerviosas que transportan señales desde los receptores en la nariz hasta las terminales (glomérulos) del bulbo olfatorio en el cerebro.

Cuando estos vuelven a crecer, ya sea que el daño haya sido causado por un accidente automovilístico o por una infección viral o bacteriana, se cree que las fibras pueden volver a adherirse a la terminal incorrecta, dice Parker.

“¡Están en la sala de reuniones equivocada! Esto se conoce como cableado cruzado y significa que el cerebro no reconoce el olor y quizás está programado para pensar en él como un peligro”, detalla.

La teoría es que, en la mayoría de los casos, el cerebro, con el tiempo, corregirá el problema, pero Parker se muestra reacio a decir cuánto tiempo llevará.

“Debido a que muy pocas personas tenían parosmia antes de la COVID-19, no se estudió mucho y la mayoría de la gente no sabía qué era, por lo que no tenemos datos históricos. Y tampoco tenemos datos para COVID-19 porque eso podría llevar años”, asegura.

Short presentational grey line

BBC

Aparte de esperar a que el cerebro se adapte, no hay cura, aunque AbScent cree que el “entrenamiento del olfato” puede ayudar.

Consiste en oler regularmente una selección de aceites esenciales uno sobre otro, pensando en la planta de la que se obtuvieron.

Clare Freer ha estado haciendo esto y dice que el limón, el eucalipto y el clavo de olor han comenzado a oler levemente como deberían, pero que no registra nada en el caso de la rosa.

Algunos parósmicos han adaptado su dieta para hacer más llevadero vivir con la enfermedad.

Dos hermanas, Kirstie, de 20 años, y Laura, de 18, de Keighley, Reino Unido, están haciendo lo mismo, aunque tomó un tiempo descubrir cómo llevarlo a cabo y al mismo tiempo vivir en armonía con sus padres.

Una vez, las hermanas tuvieron que correr por la casa y abrir las ventanas, cuando sus padres llegaron con pescado y papas fritas, “porque el olor es horrible”, describe Laura.

Sus padres, en cambio, se han cansado de las especias picantes con las que cocinan las hermanas, para enmascarar los sabores desagradables y darles lo que para ellas es un toque de sabor.

Kirstie (derecha) y Laura en el cumpleaños número 18 de la última que no pudo comer su pastel.

BBC
Kirstie (derecha) y Laura en el cumpleaños número 18 de la última que no pudo comer su pastel.

“Algunas personas nos dicen que simplemente debemos alimentarnos y comer de todos modos. Lo intentamos, pero es muy difícil comer alimentos que saben podridos“, dice Kirstie.

“Y luego, durante los próximos tres días, tendré que vivir con ese olor que se filtra en mi sudor. Es uno de los olores más angustiantes y me siento sucia constantemente”, detalla.

Ahora se han dado cuenta de que los alimentos de origen vegetal saben mejor y disfrutan de platos como la boloñesa de lentejas y el risotto de calabaza.

“La carne es un alimento que ahora evitamos. Encontrar buenas recetas que nos gusten ha hecho que sea mucho más fácil de afrontar”, afirma Kirstie.

“Hemos tenido que adaptarnos y cambiar nuestra forma de pensar porque sabemos que podríamos estar viviendo con esto durante años y años”, se resigna.

La pérdida del olfato a menudo afecta la salud mental

Jane Parker señala que la pérdida del olfato ocupa un lugar muy bajo en la lista de prioridades para quienes enfrentan la pandemia, pero ella y Barry Smith dicen que a menudo afecta la salud mental y la calidad de vida.

“Es sólo cuando pierdes el sentido del olfato que te das cuenta de cuánto fue parte de la esencia de tu experiencia”, explica Smith.

La conexión humana, el placer y los recuerdos están ligados al olfato, señala.

“Te dicen que se sienten aislados de su propio entorno, ajenos. Ya no encuentran ningún placer en comer y pierden esa cercanía tranquilizadora de poder oler a las personas que aman”, describe.

Mientras que Clare Freer extraña los días en que le gustaba el olor de su esposo cuando salía de la ducha, Justin Hyde, de 41 años, de Cheltenham, en el suroeste de Reino Unido, nunca ha olido el aroma de su hija nacida en marzo de 2020.

Justin no asistió al festival de carreras de caballo de su ciudad en el mismo mes, pero conoce a personas que sí lo hicieron, y no mucho después contrajo el virus, perdiendo el sentido del gusto y el olfato.

Justin Hyde

Justin Hyde
Justin Hyde ya no disfruta de una visita a una cervecería al aire libre porque no puede tolerar el sabor de la cerveza.

Tuvo una recuperación de los sentidos en julio, pero luego el café comenzó a oler extraño, y rápidamente las cosas empeoraron.

“Casi todos los olores se volvieron extraños”, puntualiza. “Los huevos me repelen físicamente y no puedo disfrutar de la cerveza o el vino, ya que tienen un sabor que simplemente llamo COVID”.

Al igual que Kirstie y Laura, él descubrió que algunos platos sin carne son comestibles, incluido el curry de verduras, pero no habrá más visitas a las cervecerías mientras dure su parosmia y ni desayunos con alimentos fritos.

“Todos esos placeres que damos por sentado han desaparecido desde que tuve COVID. Siento que estoy roto y ya no soy yo“.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=9eUoEbUOy80

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.