Gobierno prometió recuperar zona boscosa en Chapultepec, pero impulsa proyecto arquitectónico
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Gobierno prometió recuperar zona boscosa en Chapultepec, pero impulsa proyecto arquitectónico

El proyecto en la Tercera Sección del Bosque de Chapultepec abarca 19 mil 500 metros cuadrados, según la autoridad; una revisión hecha por Animal Político detectó que el área mide en realidad 27 mil 400 metros
Cuartoscuro Archivo
Por Paris Martínez
19 de diciembre, 2016
Comparte

El pasado 28 de octubre, el gobierno de la Ciudad de México (CDMX) anunció su intención de “reutilizar” el terreno que ocupa el ya clausurado parque acuático El Rollo, ubicado dentro de la Tercera Sección del Bosque de Chapultepec, para ahí construir un proyecto “cultural, arquitectónico y sustentable”, de índole privado, que aún está por definirse.

Una semana después, el 7 de noviembre, este anuncio fue cuestionado por vecinos del Bosque de Chapultepec, a los que la secretaria de Medio Ambiente de la Ciudad de México, Tanya Müller, había anunciado varios meses antes que dicho predio sería recuperado “para el bosque”, lo que los vecinos interpretaron como un compromiso de que el terreno sería rehabilitado, para convertirlo de nuevo en zona boscosa.

La molestia de un sector de la ciudadanía ante este anuncio se tradujo, de hecho, en una petición dirigida al jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, transmitida a través de la plataforma pública Change.org, en la cual le solicitan cancelar la convocatoria para presentar proyectos arquitectónicos, y cumplir el compromiso de devolver este predio al bosque.

A esta petición se han adherido, hasta la fecha, 7 mil 500 ciudadanos.

Cuestionada en torno a esta polémica, la secretaria de Medio Ambiente, Tanya Müller, reconoció que en febrero pasado sostuvo una reunión con vecinos de Chapultepec, ante los cuales se comprometió a que este terreno sería recuperado “para el bosque”.

Sin embargo, aclaró la funcionaria en entrevista, “con esta convocatoria, en ningún momento se está desintegrando (el predio) del bosque de Chapultepec. Entonces, el compromiso, lo que dijimos, lo estamos manteniendo y cumpliendo”.

El predio que ocupa El Rollo fue concesionado en los años 80 por el entonces regente de la Ciudad de México, Carlos Hank González, a su hijo, Carlos Hank Rhon, para que ahí construyera un parque acuático privado, y desde entonces el terreno dejó de ser parte de la zona boscosa de Chapultepec.

En las décadas posteriores, esta concesión fue vendida en dos ocasiones a distintos empresarios, y en 2006 finalmente el parque cerró sus puertas, al concluir el permiso de operación del parque acuático. No obstante, el terreno seguía en manos privadas, en calidad de concesionado.

La secretaria de Medio Ambiente capitalina informó que “es en esta administración del doctor Miguel Ángel Mancera que llevamos a cabo todo el proceso jurídico necesario, un juicio, y fue posible recuperar El Rollo, que comprende menos de dos hectáreas (de terreno), son 19 mil 500 metros cuadrados, para que pasen otra vez al Gobierno de la Ciudad de México”.

Esos “19 mil 500 metros cuadrados”, aseguró la funcionaria en la entrevista realizada este 15 de diciembre, comprenden “un espacio que ya está impactado (ambientalmente) que ya está perturbado, que lleva más de una década en abandono total, y que representa un tema de inseguridad para la propia zona”.

Con el nuevo proyecto “recreativo-cultural” que ahí se instaure, subrayó, lo que se busca es “la recuperación de ese espacio ya impactado”.

Asimismo, aseguró que aún cuando la Tercera Sección del Bosque de Chapultepec “en su mayoría  es (zona) de barrancas y (por lo tanto zona) de conservación”, aclaró que “la parte de barrancas no es esta zona (donde se ubica El Rollo)”.

Cuando se cuestionó a la funcionaria cómo sería posible reintegrar al bosque este predio, si en él se planea la construcción de un complejo arquitectónico, ella respondió que esos son puntos de vista: cuando tú recuperas un espacio, lo puedes recuperar de muchas formas”, y subrayó que el Plan de Manejo del Bosque de Chapultepec permite diversos usos de suelo.

Asimismo, fue incisiva al asegurar que el anuncio hecho público por el gobierno capitalino “no dice ‘proyecto arquitectónico’. Lo que dice es ‘proyecto recreativo-cultural’, porque eso es lo que permite el Plan de Manejo”.

Inexactitudes

Aunque la secretaria de Medio Ambiente de la Ciudad de México negó que el gobierno capitalino hubiese convocado a presentar proyectos arquitectónicos para construir una obra inmobiliaria en el predio que ocupa El Rollo, dicha invitación pública, difundida en la Gaceta Oficial de la Ciudad de México del 28 de octubre de 2016, se titula, textualmente, “Aviso por el que se da a conocer la convocatoria para participar en el proyecto ambiental, cultural, arquitectónico y sustentable para reutilizar un predio de la Tercera Sección del Bosque de Chapultepec”.

De hecho, la convocatoria exige a los participantes contemplar en sus “planos arquitectónicos” el uso de “materiales de construcción que hagan del edificio un lugar con eficiencia energética”, así como aspectos específicos “para la utilización del agua interior y exteriormente”.

Es decir, sí se prevé la erección de un edificio con espacios interiores y exteriores.

Otra inexactitud en la información difundida por las autoridades tiene que ver con la presencia de barrancas en la zona de El Rollo.

Aún cuando la secretaria Tanya Müller aseguró en entrevista que El Rollo no se encuentra en la zona de barrancas (que por ley son áreas de conservación para la recarga de acuíferos), durante un recorrido por esta área del bosque se pudo constatar que la reja posterior del parque acuático está apenas a cuatro metros de distancia del punto donde inicia la pendiente de la barranca.

De hecho, imágenes satelitales permiten ver que al final de dicha pendiente, la parte más honda de la barranca se aleja únicamente 65 metros del terreno ocupado por El Rollo.

La imagen, captada en un recorrido por la zona, muestra la reja posterior de El Rollo, a menos de cuatro metros del inicio de la barranca.

La imagen, captada en un recorrido por la zona, muestra la reja posterior de El Rollo, a menos de cuatro metros del inicio de la barranca.

Por otra parte, la funcionaria capitalina también aseguró que el predio en cuestión abarca menos de dos hectáreas de la Tercera Sección del Bosque de Chapultepec. Literalmente, afirmó, son “19 mil 500 metros cuadrados”.
No obstante, el predio que ocupa el clausurado parque El Rollo es mucho mayor: una medición a través de imágenes sateliteles permite ver que la reja metálica que perimetra el predio encierra en su interior un área total de 2.74 hectáreas, es decir, 27 mil 400 metros cuadrados.

Eso representa 7 mil 900 metros cuadrados más de suelo, de los que reconocen las autoridades capitalinas.

Foto 2

Imágenes satelitales dejan ver que el predio ocupado por El Rollo mide 2.74 hectáreas, no 1.9, como afirman las autoridades.

Para verificar este dato, Animal Político consultó al empresario José Antonio Inzunza, último concesionario de El Rollo, quien informó que, efectivamente, el predio identificado como “José María Velasco número 130”, en donde operaba el parque acuático, no mide 19 mil 500 metros cuadrados, sino mucho más.

“Alrededor del parque había un camino de terracería –explica el empresario–, y a veces ahí se escondía gente con intenciones de delinquir, era un área insegura. Entonces, las autoridades del bosque pidieron que metiéramos ese espacio dentro del balneario. Entonces, el terreno concesionado originalmente fue de dos hectáreas más o menos, pero el predio como tal, lo que está encerrado dentro de la cerca de alambre, son en realidad casi tres hectáreas… Yo supongo que eso lo tenían claro las autoridades cuando emitieron la convocatoria ofreciendo este espacio. Tendrían la obligación de saberlo, ya que las autoridades fueron quienes lo decidieron así”.

Aunque a la secretaria Tanya Müller se le cuestionó explícitamente sobre esta diferencia en el área que realmente ocupa el Rollo, no hizo ningún pronunciamiento concreto al respecto y sólo afirmó que la falta de detalles topográficos en la convocatoria, se subsanaron con un recorrido presencial de los interesados.

Otro aspecto que destacó el empresario José Antonio Inzunza es que esas tres hectáreas que ocupa El Rollo no son un terreno totalmente impactado ambientalmente, como afirmaron las autoridades, ya que “de construcción, en realidad, hay menos de 9 mil metros cuadrados, y el resto (18 mil 400 metros cuadrados) son áreas verdes, es bosque ahí. Esa zona no necesitan convocar a nadie para rehabilitarla, con que le quiten la cerca de alambre eso se reintegra a la zona boscosa”.

Según la convocatoria, sin embargo, todo ese espacio está disponible para la nueva construcción que ahí será alojada, aunque en realidad buena parte sean áreas naturales.

El empresario también aprovechó la ocasión para negar que el predio se lo hubieran quitado mediante un juicio: “Eso no es verdad, y las autoridades se la han pasado diciéndolo como si fuera un acto heroico. Pero la verdad es que yo entregué el terreno voluntariamente, nunca me ganaron un juicio. Y yo entregué el predio porque, supuestamente, el plan de las autoridades era recuperarlo para el bosque, pero ahora resulta que lo van a concursar, para que otro concesionario construya aquí algo.”

Intereses privados

En la reunión que la secretaria de Medio Ambiente capitalina sostuvo, en febrero, con vecinos de Chapultepec, la funcionaria afirmó que la recuperación de El Rollo se dio porque las autoridades locales “somos conscientes de los espacios y su valor ambiental y lo que no está funcionando a nivel privado porque está abandonado, porque no se cumplieron con esas bases, estamos haciendo nuestro trabajo legal, jurídico, para recuperarlos para el bosque”.

En entrevista con Animal Político, además, insistió en que la recuperación se dio “para que (los espacios ocupados por El Rollo) pasen otra vez al Gobierno de la Ciudad de México”.

Al respecto, en entrevista se le cuestionó si esto implica que el nuevo proyecto “ambiental, cultural, arquitectónico y sustentable” que se erija en este predio será operado por las mismas autoridades capitalinas, o si será concesionado nuevamente a un ente privado, ya que esto no es aclarado en la convocatoria del 28 de octubre.

–No sé si has ido recientemente a la Segunda Sección del Bosque de Chapultepec –fue la respuesta–, en donde hay una serie de restaurantes que están concesionados (…) Es importante ver qué es lo que pasa en estos grandes espacios públicos, a nivel internacional. Si vas a Nueva York, si vas a Londres, si vas a San Francisco, todos los espacios públicos, parques, bosques, tienen un cierto nivel de infraestructura que les permite ser centros de destino, como espacio público, y ofrecer un nivel de servicios, que busca el mismo visitante (…)

¿Cómo se operaría ese espacio (el predio de El Rollo)?

– Sin duda, primero tendríamos que ver qué tipo de proyecto es, y una vez definido eso, y si existe un proyecto ganador, se tendrá que evaluar cómo funcionan los espacios operados por terceros en el bosque de Chapultepec.

Quien opere ese proyecto, además, adquiere la obligación de dar mantenimiento ambiental a 90 hectáreas de bosque, aunque, aclaró la funcionaria capitalina, esas zonas reforestadas no quedarán bajo control del operador de lo que finalmente se construya en El Rollo.

Con base en lo establecido por la convocatoria del 28 de octubre, el proyecto para este predio será anunciado a mediados de enero.

Nota del editor: uno de los párrafos que hace referencia al excedente de 7 mil 900 metros cuadrados fue modificado pues de acuerdo con la secretaria Müller no se verán afectados.   

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Por qué esta vez la OPEP no baja los precios del petróleo si están en su nivel más alto en 8 años?

Los precios del petróleo están en un máximo de 8 años. ¿Por qué los países exportadores de petróleo no los bajan?
5 de mayo, 2022
Comparte

No se espera que esta vez atiendan los reclamos de abrir los grifos del petróleo para bajar los precios.

Los principales exportadores de petróleo del mundo se reúnen este 5 de mayo ante los reclamos globales para reducir el costo del crudo.

Los precios se han disparado a los niveles más altos en 8 años y las naciones importadoras están pidiendo a los miembros del grupo de productores de petróleo, OPEP+, que aumenten sus suministros.

Sin embargo, los países líderes en la OPEP+ no están muy apurados en ayudar en esta ocasión.

¿Qué es la OPEP+?

OPEP+ es un grupo de 23 países exportadores de petróleo que se reúne todos los meses en Viena para decidir cuántos barriles de crudo inyectan en el mercado mundial.

En el centro de este grupo se encuentran los 13 miembros de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo), que son principalmente naciones de Oriente Medio y África, además de Venezuela.

Se formó en 1960 como un cartel, con el objetivo de fijar el suministro mundial de petróleo y así controlar su precio.

En la actualidad, los países de la OPEP producen alrededor del 30% del petróleo crudo del mundo, unos 28 millones de barriles por día.

Una plataforma petrolera rusa en el Ártico

Getty Images
Rusia produce más de 10 millones de barriles de petróleo al día y ayuda a la OPEP a mantener altos los precios.

El mayor productor individual de petróleo dentro de la OPEP es Arabia Saudita, que produce más de 10 millones de barriles de crudo al día.

En 2016, cuando los precios del petróleo eran particularmente bajos, la OPEP unió fuerzas con 10 productores de petróleo que no pertenecen a la OPEP para crear OPEP+.

El mayor productor individual de este segundo grupo es Rusia, que bombea un poco más que Arabia Saudita.

Juntas, estas naciones producen alrededor del 40% de todo el petróleo crudo del mundo.

“La OPEP+ adapta la oferta y la demanda para equilibrar el mercado”, dice Kate Dourian, miembro del Instituto de Energía, una organización global de ingenieros y otros profesionales en campos relacionados con la energía.

“Mantiene los precios altos al reducir los suministros cuando la demanda de petróleo se desploma”, añade.

Por el contrario, OPEP+ también tiene el poder de bajar los precios poniendo más petróleo en el mercado, que es lo que los principales importadores, como Estados Unidos y Reino Unido, le han pedido que haga.

Gigantes del petróleo. Mayores productores de la OPEP+. Gráfico que muestra la producción diaria de crudo de los principales productores de la OPEP+ .


¿Cómo los precios del petróleo llegaron a estar tan altos?

En la primavera de 2020, cuando la covid se extendió por todo el mundo y los países implementaron cuarentenas cerrando sus economías, el precio del petróleo crudo se desplomó debido a la falta de compradores.

“Los productores pagaban a la gente para que les quitara el crudo de las manos, porque no tenían suficiente espacio para almacenarlo todo”, describe Dourian.

Después de esto, los países de la Opep+ acordaron colectivamente recortar la producción en 10 millones de barriles por día, para hacer que el precio volviera a subir.

En junio de 2021, cuando la demanda de crudo comenzó a recuperarse, OPEP+ comenzó a aumentar gradualmente la oferta mes a mes, poniendo 400.000 barriles adicionales por día en los mercados mundiales.

Ahora está suministrando unos dos millones y medio de barriles de petróleo al día, menos que en la primavera de 2020.

Sin embargo, cuando Rusia invadió Ucrania, el precio del crudo se disparó a más de US$100 el barril.

Esto ha provocado subidas importantes en el precio de la gasolina.

Gasolinera en Maryland.

EPA

“Cuando la OPEP+ recortó los suministros en 10 millones de barriles por día en mayo de 2020, redujeron demasiado”, opina David Fyfe, economista jefe de Argus Media.

“Ahora están aumentando la oferta a un ritmo lento que no tiene en cuenta los efectos de la crisis entre Rusia y Ucrania”, agrega.

Existe el temor entre los compradores de petróleo de que la Unión Europea siga a EE.UU. e imponga un embargo a las importaciones de petróleo de Rusia, dice Fyfe.

Europa importa actualmente más de dos millones y medio de barriles de crudo al día desde Rusia.

“La amenaza de un embargo sobre el petróleo ruso ha asustado a los mercados”, afirma, “porque podría conducir a una fuerte reducción de la oferta”.

¿Por qué la OPEP+ no aumentará la producción de petróleo?

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, pidió repetidamente a Arabia Saudita que aumente su producción de petróleo, pero fue en vano.

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, también solicitó a Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos que aumenten la producción, como parte de una visita a ambos países. También fue rechazado.

El primer ministro británico, Boris Johnston, pronuncia un discurso en Arabia Saudí, con representantes saudíes de fondo.

Gertty Images
Boris Johnston no pudo persuadir a Arabia Saudita y otros para que aumentaran su producción de petróleo.

“Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos tienen capacidad de sobra, pero se niegan a aumentar la producción”, dice Kate Dourian. “No quieren que Occidente les dicte lo que deben hacer”.

“Están diciendo que la brecha entre la oferta y la demanda se está reduciendo y que los altos precios de hoy simplemente reflejan el pánico por parte de los compradores de petróleo”, añade.

A otras naciones de la OPEP+ les resulta difícil aumentar su producción de petróleo.

“Países como Nigeria y Angola han estado rebasando sus cuotas de producción en un millón de barriles diarios colectivamente durante el año pasado”, informa David Fyfe.

“La inversión cayó durante la pandemia y las instalaciones petroleras, en algunos casos, no recibieron mantenimiento. Ahora se están dando cuenta de que en realidad no pueden aumentar la producción”.

Vladimir Putin y el secretario general de la OPEP, Mohammad Barkindo.

Getty Images
Vladimir Putin y el secretario general de la OPEP, Mohammad Barkindo.

¿Cuál es la postura de Rusia?

OPEP+ también tiene que respetar los deseos de Rusia, ya que es uno de los dos mayores socios de la alianza.

“Los rusos están contentos con los precios a este nivel”, asegura Carole Nakhle, directora ejecutiva de Crystol Energy. “No tienen nada que ganar al verlos bajar más”.

“La OPEP quiere mantener buenas relaciones con Rusia, por lo que es muy probable que continúen con el acuerdo que todos hicieron el año pasado. Eso significa aumentar los suministros de crudo muy gradualmente desde ahora hasta septiembre”, concluye.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=r-a-BXQAkJY&t=5s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.