La Cruzada contra el Hambre ha fallado en sus objetivos: Coneval
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

La Cruzada contra el Hambre ha fallado en sus objetivos: Coneval

A dos años de entrar en operación, la Cruzada “incumplió con el propósito central de empoderar a los beneficiarios”, indicó un reporte del Consejo Nacional de Evaluación.
Cuartoscuro Archivo
Por Nayeli Roldán
19 de diciembre, 2016
Comparte

La Cruzada Nacional contra el Hambre, el principal programa de combate a la pobreza alimentaria de la actual administración, no ha logrado “empoderar” a los beneficiarios ni convencer a todos los gobiernos locales a sumarse a la estrategia; incluso, hay estados y municipios que “compiten” con la estrategia federal creando estructuras similares a ésta.

Así lo concluye la Evaluación de la coordinación interinstitucional y de participación comunitaria en el marco de la Cruzada.

Esa evaluación forma parte del Balance de la Cruzada Nacional contra el Hambre 2013-2016, realizado por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), presentado en marzo pasado.

Para hacer el análisis, el Coneval revisó los registros de la Secretaría de Desarrollo Social sobre la operación en 2014, e hizo trabajo de campo entre julio y octubre de 2015.

La Cruzada Nacional Contra el Hambre es la estrategia estrella del Gobierno Federal que busca, a través de un proceso participativo con los tres órdenes de gobierno (federal, estatal y municipal) y la autogestión de las propias comunidades, solucionar un problema existente en México: el hambre.

En su estudio Coneval concluye que la Cruzada “incumplió con el propósito central de empoderar a los beneficiarios, de responder a las necesidades identificadas por los comités, de hacerlos corresponsables ni de ejercer contraloría social sobre las acciones de la Cruzada”.

La Cruzada supuestamente estableció un componente de participación comunitaria que involucraba organizar comités y éstos priorizarían sus necesidades, pero “no se definieron los responsables, los espacios ni los procedimientos para incorporar esto en la toma de decisiones sobre la operación de los programas”.

El Coneval expone que “se generaron expectativas en los integrantes de los comités que no han podido ser satisfechas” y aunque se realizó un esfuerzo logístico para instalar comités y realizar los ejercicios de planeación, “no se activaron nuevos procesos”.

En 2013, casi todos los estados contaban con comités instalados con un diagnóstico de las necesidades y un plan comunitario, pero para 2015, en muchos comités el contacto con los promotores (del programa) se había perdido, éstos habían dejado de recibir su pago y los programas sociales que llegaban a los municipios no eran operados por medio de los comités.

Tanto en la Sedesol como en las delegaciones estatales, la áreas vinculadas con participación comunitaria “habían perdido importancia”, mientras que los gobiernos estatales y municipales “no veían en los comités una fuente de información útil para la toma de decisiones”.

Los estados  

La Cruzada ha logrado, en algunos casos, la concurrencia de esfuerzos con estados y municipios, gracias a que el diseño de la Cruzada es lo suficientemente flexible para que los gobiernos estatales puedan contribuir con ella de distintas formas. Sin embargo, esto también es una desventaja, pues “la implementación de la Cruzada depende de la voluntad del gobierno estatal para colaborar con ella”.

En otros casos, el gobierno local “compite con la Cruzada y crea estructuras paralelas, programas similares y compite por beneficiarios”, incluso, aunque el partido político sea el mismo que el gobierno federal, dice el Coneval.

Entre las “resistencias” identificadas por el Coneval está que las dependencias estatales no alienaban sus programas a la lógica de carencias, se duplicaban apoyos, no se compartía información y se creaban estructuras de participación comunitaria paralelas.

Esto ha afectado la operación de la estrategia porque si bien la Cruzada es suficientemente flexible para adaptarse a las características de un estado, “es insuficiente para compensar el desinterés o vencer la resistencia de un gobierno estatal”.

Otro obstáculo es la “poco clara” distribución de competencias en materia de política social entre ámbitos de gobierno ha provocado que haya programas estatales y municipales que se empalman, y realizan las mismas acciones para la misma población objetivo con los mismos propósitos.

Respecto a la planeación presupuestal, la Cruzada no toma en cuenta la información generada en la propia población para resolver sus necesidades. De acuerdo con el Coneval “no se encontró evidencia de que los programas utilicen la información que se genera en los estados y municipios (matrices de inversión), ni en los comités comunitarios (planes comunitarios) para orientar sus decisiones sobre inversión.

Simular coordinación

El Coneval encontró que la Cruzada es una estrategia poco institucionalizada que “depende mucho de las relaciones personales entre funcionarios, de acuerdos informales e incluso de funcionarios clave”, por lo tanto, ante cambios de personal los avances se hacen vulnerables.

“Esto explica que en algunos estados la Cruzada haya servido para potenciar el efecto de los programas y en otros haya sido fácil simular la coordinación”, dice el estudio, por ello recomienda propiciar la institucionalización.

Esto a través de modificar las reglas de operación para incorporar las decisiones de grupos de trabajo para que la atención integral de las carencias “no dependa de acuerdos”, sino de reglas del funcionamiento de los programas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El escándalo de corrupción que llevó a la renuncia a uno de cardenales más poderosos del Vaticano

El cardenal Giovanni Angelo Becciu, uno de los personajes de mayor rango dentro del Vaticano, renunció inesperadamente a su puesto y a su título, según anunció la Santa Sede.
26 de septiembre, 2020
Comparte

Un nuevo escándalo sacude los muros de San Pedro.

El cardenal Giovanni Angelo Becciu, uno de los personajes de mayor rango dentro del Vaticano, renunció inesperadamente a su puesto y a su título, según anunció la Santa Sede.

“El Santo Padre aceptó la renuncia al cargo de Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos y de los derechos vinculados al Cardenalato, presentada por Su Eminencia el Cardenal Giovanni Angelo Becciu”, indicó en un comunicado.

Pero en una movida inesperada, el cardenal reveló que la renuncia no había sido voluntaria, sino que lo había hecho a petición del papa Francisco que recibió denuncias de corrupción en su contra.

Según contó Becciu a la prensa italiana, recibió presiones de la Santa Sede por sospechas de que “había dado dinero de la Iglesia a sus hermanos”, algo que negó de forma terminante.

“No robé ni un euro. No estoy bajo investigación, pero si me envían a juicio, me defenderé”, dijo.

Cardinal Giovanni Angelo Becciu poses after a consistory ceremony lead by Pope Francis to create 14 new cardinals at St. Peters Basilica on June 28, 2018

Getty Images
Francisco nombró cardenal a Becciu en 2018.

En una conferencia de prensa el viernes, Becciu contó que su destitución llegó “como un rayo de la nada” y que el Papa “estaba sufriendo” cuando le dio la noticia.

“Todo es surrealista. Hasta ayer me sentía amigo del Papa, el fiel ejecutor del Papa”, dijo.

“Entonces el Papa me dijo que ya no tenía fe en mí porque recibió un informe de los magistrados de que cometí un acto de apropiación indebida”. agregó.

Las renuncias a este nivel del Vaticano son extremadamente raras y la Santa Sede aclaró poco en su comunicado publicado el jueves por la noche.

¿Quién es el cardenal Becciu?

El cardenal Becciu fue un colaborador cercano de Francisco y anteriormente tuvo un trabajo clave en la Secretaría de Estado del Vaticano.

Sin embargo, su nombre comenzó a causar revuelo luego de que se revelara que estuvo vinculado en un controvertido acuerdo para invertir en un edificio de lujo en Londres con fondos de la Iglesia.

Desde entonces, esa inversión ha sido objeto de una investigación financiera.

Giovanni Angelo Becciu

Getty Images
El cardenal era uno de los jerarcas más poderosos de la Iglesia católica.

El cardenal fue durante años, en términos del Vaticano, un diplomático de carrera: de 2011 a 2018 tuvo el poderoso rol de Suplente de Asuntos Generales en la Secretaría de Estado, lo que lo llevó a reunirse a diario con el Papa.

Fue Francisco quien lo nombró cardenal en 2018, cuando asumió un nuevo cargo de dirección del departamento que se ocupa de nombrar los nuevos santos y beatos de la Iglesia.

“Le dije al Papa: ¿por qué me haces esto frente al mundo entero?”.

Las angustiadas palabras son de uno de los cardenales más importantes de la Iglesia católica, ahora despedido y despojado de su derecho a elegir al próximo Papa.

Giovanni Angelo Becciu se había desempeñado como subsecretario de Estado, un rol con acceso ilimitado al papa Francisco, y más tarde fue jefe del departamento que elige a los futuros santos.

Pero el jueves por la noche, fue convocado para una reunión supuestamente tensa con su jefe.

El cardenal Becciu había gestionado una controvertida compra por US$232 millones de una propiedad en Londres con fondos de la Iglesia, incluido dinero de las limosnas.

Otros informes alegan que apoyó un hospital romano en ruinas que empleaba a su sobrina.

“El Santo Padre explicó que le había dado favores a mis hermanos y sus negocios con dinero de la Iglesia … pero estoy seguro de que no hay delitos”, le dijo al diario italiano Domani.

Pero su negación no fue suficiente. Lo sucedido ha sido llamado “un terremoto en el Vaticano”.

La coreografía de su despido puede parecer de capa y espada, pero es un recordatorio de que el escándalo y la corrupción que acosan a los gobiernos de todo el mundo también alcanzan los más altos escalones de la Santa Sede.


¿Qué se sabe del acuerdo inmobiliario de Londres?

Fue durante su época como sustituto de asuntos generales cuando el religioso estuvo vinculado a un negocio de una propiedad de lujo en una zona adinerada de Londres.

La compra del bloque de apartamentos en Sloane Avenue fue hecha con dinero de la Iglesia a través de fondos y empresas extraterritoriales, según documentos oficiales.

Cinco miembros del personal del inmueble fueron suspendidos el año pasado luego de una redada y agentes de la policía del Vaticano incautaron documentos y computadoras.

El papa Francisco

AFP
El papa Francisco ha tenido que lidiar con varios escándalos durante su mandato al frente de la Iglesia.

Luego, en junio, el empresario italiano Gianluigi Torzi fue arrestado por la policía del Vaticano bajo sospecha de extorsión y malversación.

A principios de este año, el cardenal Becciu defendió la compra.

“Se hizo una inversión en un edificio. Fue una buena y oportuna ocasión, que hoy mucha gente nos envidia”, dijo en febrero.

También negó que el dinero recaudado para los pobres, llamado Peter’s Pence, se hubiera utilizado en el trato.

¿Por qué ahora?

Medios italianos consideran que la repentina partida del cardenal puede estar relacionada no solo con la propiedad de Londres.

En su entrevista del viernes, el cardenal dijo que el Papa lo confrontó también por el dinero de la Iglesia que había dado a negocios administrados por sus hermanos.

Una cooperativa en Cerdeña, dirigida por su hermano Tonino Becciu, brindó ayuda a los migrantes y el cardenal dijo que se había contabilizado todo el dinero.

Otros fondos se utilizaron para renovar el edificio de la Santa Sede en Cuba.

Cardenales

AFP
El cardenal no podrá estar entre los cardenales que elegirán el futuro papa.

Los reportes de prensa italianos también sugieren que el Papa estaba descontento con el uso de los fondos de los pobres para otras inversiones.

El año pasado, el semanario italiano L’Espresso publicó un informe de la autoridad anticorrupción del Vaticano en el que alegaba inversiones especulativas más generalizadas por valor de US$725 millones.

El cardenal Becciu mantendrá su título a pesar de su renuncia a la congregación. Sin embargo, no podrá votar por el próximo Papa.

El último cardenal que renunció a su derecho a votar por un nuevo Papa fue el cardenal escocés Keith O’Brien, quien renunció en 2013 en medio de un escándalo sexual. Murió cinco años después.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=MCmqUp2XTPY&t=98

https://www.youtube.com/watch?v=j5UTs94JcUE&t=1

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.