Cómo fue el hackeo de piratas informáticos de Rusia durante las elecciones de EU
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

Cómo fue el hackeo de piratas informáticos de Rusia durante las elecciones de EU

Una simple trampa pudo dar uno de los mayores golpes a una campaña presidencial en EU. Así se cometieron los ataques informáticos contra el Partido Demócrata.
Especial
Por BBC Mundo
17 de diciembre, 2016
Comparte

Los rusos le dicen “kompromat”: usar información política en contra de una persona para dañar su imagen o chantajearla. “Material comprometedor” es lo que significa esa composición de palabras en ruso y que se usa como táctica en contra de figuras públicas nacionales y extranjeras. Para las agencias de inteligencia de EU, una suerte de “kompromat” es lo que está en investigación.

La Agencia Central de Inteligencia (CIA) concluyó que hubo una inferencia ilegal vía ataques cibernéticosen la elección presidencial de este año.

  • ¿El origen? Rusia, presuntamente con un grupo de hackers wllamados The Dukes.
  • ¿El responsable? El presidente ruso Vladimir Putin, o al menos eso dice el gobierno de EU.
  • ¿El objetivo? La campaña presidencial del Partido Demócrata y su candidata, Hillary Clinton.
  • ¿El efecto? Un golpe en la campaña de los demócratas.

Pero hay otra duda que, a falta de la publicación de investigaciones de inteligencia, se ha podido conocer poco a poco conforme se revela parte de la trama que vivió el Partido Demócrata este año: cómo ocurrió la interferencia vía ataques informáticos supuestamente orquestados desde Moscú.

Hillary ClintonImage copyrightGETTY IMAGES
Image captionHillary Clinton recibió múltiples críticas en su campaña por los correos suyos y de su equipo que fueron filtrados a la prensa y en internet.

El email que causó todo

“Robar información con propósitos políticos o económicos es tan viejo como la humanidad”, apunta Ciaran Martin, el jefe del Centro Nacional de Ciberseguridad de Reino Unido.

Pero lo nuevo es la forma en que se está haciendo, y en todo ello internet “da la oportunidad a la gente a hacerlo en una escala diferente”, advierte Martin a la BBC.

La campaña de Clinton y el Partido Demócrata fueron objeto de múltiples ataques que causaron el robo de información, pero uno fue el de mayor relevancia.

John Podesta era el jefe de la campaña de Hillary Clinton, un antiguo asesor del presidente Barack Obama y parte del equipo de la Casa Blanca.

En marzo pasado, cuando estaba en marcha la campaña de las primarias demócratas, Podesta recibió una alerta de correo electrónico.

Era una como la que recibe cualquier persona que usa el servicio de Gmail y que dice en letras grandes sobre un fondo rojo “Alguien tiene tu contraseña”.

Imagen del correo de
Image captionWilliam Rinehart, un líder de la campaña demócrata, recibió el correo de “phishing” como Podesta y otros miembros del partido.

“Es legítimo”

Ese correo es el que cualquier usuario del correo de Google recibe cuando ocurre un inicio de sesión sospechoso, desde un lugar inusual o en un dispositivo desconocido.

Para proteger la seguridad de la cuenta, pide que el usuario cambie la contraseña inmediatamente y de esa manera quede bloqueado cualquier nuevo intento de ingreso cuando la clave fue robada.

Podesta no hizo clic al instante, sino que envió ese mensaje a su equipo de soporte técnico y ciberseguridad para que se encargaran de comprobar la veracidad de la alerta.

“Este es un correo legítimo”, fue el diagnóstico de Charles Delavan, del equipo técnico de Clinton, el 19 de marzo pasado, según una investigación de The New York Times.

Podesta no era el único que había recibido el correo, sino que se trataba de una oleada de correos dirigidos a miembros del Comité Nacional Demócrata y los miembros de la campaña de Clinton.

Oficina de campaña de Hillary Clinton en Nueva YorkImage copyrightGETTY IMAGES
Image captionLos correos de “phishing” fueron enviados a múltiples empleados de la campaña demócrata, en la que también fueron ‘hackeados’ ordendores.

“Phishing”

Hacer clic en el botón cambiar contraseña” de ese correo fue quizás el error que desencadenó uno de los mayores golpes a la campaña de Hillary Clinton.

John Podesta acababa de entregar su contraseña genuina con un método de hackeo ampliamente conocido llamado “phishing” o suplantación de identidad.

La web sobre ciberseguridad Techtarget explica que 80% de los usuarios que reciben este tipo de mensajes fraudulentos caen en el error.

“La fuente ilegítima debe parecer un individuo conocido y de confianza”, Google en el caso de Podesta.

“Hay información dentro del mensaje que apoya su validez“, como las imágenes del buscador, un mensaje bien escrito y lógico.

“Y la petición que el individuo hace parece tener una base lógica“: en este caso mostraba los datos sobre la supuesta entrada ilegal a tu cuenta.

El Comité Nacional Demócrata hizo público en junio el hackeo, pero desde abril el partido tuvo conocimiento de que ordenadores habían sido infiltrados, correos electrónicos intervenidos y los chats espiados.

La entonces directora del CND, Debbie Schultz, calificó como “grave” lo sucedido y dijo que rápidamente se tomaron medidas para “expulsar a los intrusos y asegurar la red”.

John PodestaImage copyrightGETTY IMAGES
Image captionLos correos de John Podesta fueron una de las mayores fuentes de escándalos para la campaña demócrata.

Ataques desde Moscú

Desde junio, Schultz denunció la intromisión, pues dijo que la firma de seguridad CrowdStrike, contratada por los demócratas.

La firma identificó dos grupos de atacantes, uno llamado Fancy Bear que acababa de entrar al sistema, y otro que llevaba allí casi un año y se denomina Cozy Bear.

Ambos son nombres utilizados por un grupo de ciberespionaje vinculado al gobierno ruso que los investigadores del FBI han llamado The Dukes (los duques), explica desde Moscú el periodista Andrey Soshnikov, experto en temas de seguridad de BBC Rusia.

Toni Gidwani, exanalista del Pentágono y consultora de la firma de ciberseguridad Threat Connect, dijo que este año el mundo ha detectado “un descarado número” de ataques desde Moscú.

“A los rusos no parece importarles que estas actividades les sean atribuidas. Están dispuestos a descargar una tremenda cantidad de información personal y privada como parte de estos ataques”, dijo Gidwani a la BBC.

Vladimir PutinImage copyrightGETTY IMAGES
Image captionEl gobierno de Vladimir Putin ha descalificado las acusaciones de EU. sobre su involucramiento en ataques cibernéticos a EU.

Sin embargo, desde Moscú se sigue cuestionando que hasta ahora el gobierno estadounidense no haya presentado las pruebas que tuvo desde hace meses que se dio a conocer la intrusión al Partido Demócrata.

“Este cuento de ‘hackeos’ se parece a una pelea banal entre funcionarios de seguridad estadounidenses sobre sus esferas de influencia”, dijo Maria Zakharova, la portavoz de la cancillería rusa.

Expuestos

Neera Tanden fue una de las asesoras de Hillary Clinton cuyos correos electrónicos fueron publicados en internet.

Dice a la BBC que “era como una humillación diaria” el ver todos los días nuevos correos electrónicos publicados y comentados en la televisión de EU.

¿Fue la diferencia entre el triunfo y la derrota de Clinton? “Absolutamente”, responde.

No solo los correos de Tanden, sino múltiples correos de Podesta y otros demócratas de alto rango mostraron una serie de golpes bajos del partidoen las primarias en contra del otro contendiente, Bernie Sanders.

A eso se sumaron miles de correos publicados por WikiLeaks, antes y después de la Convención Nacional Demócrata que nominó a Clinton, y cuyo origen se ha negado a revelar su fundador, Julian Assange.

“Editores que publican información periodística durante una elección es parte de una elección libre”, dijo Assange a The New York Times en una declaración en la que niega que haya sido la intención de WikiLeaks dañar a Clinton o ayudar a Trump.

Julian AssangeImage copyrightGETTY IMAGES
Image captionEl fundador de WikiLeaks ha rechazado que su sitio tuviera el fin de dañar la imagen de Clinton en las elecciones.

“No” era legítimo

Donald Trump ganó la elección presidencial del 8 de noviembre con 305 contra 233 votos del Colegio Electoral, una mayoría más amplia de la que los números optimistas del republicano hubieran previsto.

El presidente electo ha dicho que es “ridículo” presumir que él estaba enterado de cualquier intento de hackeo ruso o que se hubiera coordinado con el gobierno ruso para ganar la presidencia.

Pero para el gobierno de Obama y los demócratas, no es una historia terminada.

En sintonía con la conclusión de una investigación de la CIA, respaldada este viernes por el FBI, el presidente de EU. también ha responsabilizado al gobierno de Rusia de los ciberataques.

Barack ObamaImage copyrightALAMY
Image captionBarack Obama ha prometido una respuesta de su gobierno por la certeza que tiene de que Rusia interfirió en las elecciones.

“No pasa mucho en Rusia sin Vladimir Putin”, dijo este viernes el presidente estadounidense, pues “esto ocurrió en los niveles más altos del gobierno ruso”.

El jueves adelantó que EU tomará acciones en respuesta a este golpe cibernético.

Pero quizás este “kompromat” pudo haberse evitado si el asesor de seguridad de los demócratas no hubiera cometido el errorque le reconoció en entrevista a The New York Times: haber olvidado escribir un “not” en su respuesta en inglés a John Podesta.

Es decir, no haberle escrito “This is ‘not’ a legitimate email”, en español: “Este noes un correo legítimo”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

COVID-19: Qué nivel de vacunación se necesita para volver a "la vida normal"

Todavía no está claro qué normalidad viviremos al conseguir una inmunidad colectiva. Dependerá de cuánto dure la protección de las vacunas y de si cortan la transmisión además de evitar que enfermemos.
27 de noviembre, 2020
Comparte

Los anuncios sobre las vacunas contra el coronavirus invitan al optimismo, pero acabar con la pandemia y regresar a la normalidad sigue estando lejos.

Viajar sin restricciones, no usar mascarillas y asistir a eventos masivos son algunas actividades que tardarán en volver.

No basta con que se aprueben las vacunas y los países arranquen sus campañas de vacunación.

Para hablar de “nueva normalidad”, según expertos, hará falta vacunar a una gran mayoría.

Y esto podría tomar varios meses o incluso años.

Tampoco está claro qué normalidad viviremos al conseguir una inmunidad colectiva. Dependerá de cuánto dure la protección de las vacunas y de si cortan la transmisión además de evitar que enfermemos.

Cuatro desarrolladores han mostrado hasta ahora sus credenciales: Pfizer/BioNTech (EE.UU.-Alemania), Instituto Gamaleya (Rusia), Moderna (EE.UU.) y la Universidad de Oxford/AstraZeneca (Reino Unido).

Las cuatro vacunas demostraron ser efectivas en la Fase III de ensayos clínicos, pero son resultados preliminares pendientes de aprobación.

Cómo se comparan las vacunas en la Fase III de los ensayos clínicos

BBC

Teniendo en cuenta esto y los sacrificios para distribuir dosis en masa, ¿Cuánta gente hará falta vacunar para recuperar la vida antes del coronavirus?

Inmunidad global

“Cómo y cuándo volveremos a la normalidad está en la mente de todos“, reconoce Andrew Bradley, profesor de medicina molecular de la Clínica Mayo en Estados Unidos.

Pero es muy seguro que para lograrlo haya que vacunar a cerca del 75% de la población“, explica Bradley a BBC Mundo.

Son datos similares a los que maneja la Asociación de Vacunología en España (AEV), país que el 24 de noviembre aprobó su plan de vacunación contra la covid-19.

Este arrancará en enero de 2021 y las vacunas serán gratuitas y se administrarán primero a los grupos con mayor riesgo de mortalidad y exposición a la enfermedad.

Vacunación contra la gripe en California.

Getty Images
La OMS estima que hará falta inmunizar a un 60-70% de la población para frenar el avance del virus.

“Con un 60-70% de vacunación se empieza a controlar al microorganismo y cortar la transmisión”, dice a BBC Mundo Amós García Rojas, presidente de la AEV.

Los números también coinciden con los porcentajes que la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima necesarios para alcanzar la inmunidad de rebaño, es decir, una inmunidad colectiva mínima pero necesaria para frenar la enfermedad.

“Dada la alta transmisibilidad del SARS CoV-2, creemos que será necesario inmunizar entre el 60 y 70% de la población. Eso se consigue vacunando de forma segura”, dijo en conferencia la doctora Soumya Swaminathan, científica jefa en la OMS.

Con estas cifras, en países como México habría que vacunar a 88 millones de personas, en Colombia a 35 millones y en Perú a 22 millones, por ejemplo.

México, que anunciará pronto su plan definitivo de vacunación, tiene preacuerdos cerrados con AstraZeneca y Pfizer para adquirir sus vacunas cuando se aprueben.

Colombia, por otra parte, aseguró tener 20 millones de dosis cerradas el 24 de noviembre.

Y el Ministerio de sanidad peruano se comprometió a pagar más de US$100 millones para adquirir 9,9 millones del compuesto de Pfizer.

Sin embargo, opina Bradley, es vital que los niveles de vacunación se consigan a nivel global.

“Será necesario alcanzar la inmunidad de rebaño a una escala global para reducir la incidencia de la enfermedad o erradicarla. Teniendo en cuenta que somos más de siete billones, esto podría tomar años”, estima el especialista.

“Estamos en una pandemia y no se trata de solo controlar la enfermedad en Reino Unido, Francia o España. También hay que combatirla en África y América Latina“, coincide García Rojas.

Puesto de vacunación en Ciudad de México.

Getty Images
Los expertos opinan que para hablar de nueva normalidad, debe alcanzar altos porcentajes de vacunación a nivel global y no solo en algunos países.

“Los países ricos deben ayudar a los de menos recursos. Esto es un problema global, de solidaridad”, añade.

Actualmente, varios gobiernos, organizaciones sanitarias, fabricantes, científicos y filántropos contribuyen en el proyecto Covax, diseñado para proveer un reparto equitativo y fluido de vacunas y tratamientos en todo el mundo, al margen de los recursos de cada país.

Algunos países, explica García Rojas, puede que ya tengan más inmunizados por vía natural y hayan superado la enfermedad.

Sin embargo, opina que la vacuna debe administrarse a todos “independientemente de si se hayan infectado o hayan sido asintomáticos o no”.

Interrogantes

Aunque existe cierto consenso sobre vacunar a un 70% de la población para recuperar cierta normalidad, otras organizaciones demandan cautela y apuntan a varias interrogantes por despejar.

“Todavía no se conocen al 100% la enfermedad y su inmunidad. Es pronto para decir qué porcentaje se necesita vacunar para disminuir la transmisión“, comenta a BBC Mundo el doctor Rodrigo Romero, secretario general de la Asociación Mexicana de Vacunología.

“También dependerá de la efectividad de la vacuna y cuánto dure la protección en las personas”, añade.

A las dudas sobre la protección e inmunidad de las vacunas, se suman los retos logísticos, de distribución y almacenamiento.

Las vacunas de Moderna y Pfizer/BioNtech, por ejemplo, deben conservarse a temperaturas ultrafrías usando tecnologías especiales.

Persona sostiene una cartel donde se lee "No vaccine" (No a la vacuna) durante una protesta en Estados Unidos.

Getty Images
“Estamos viendo un considerable número de personas que no están seguras sobre si vacunarse o no. Cada campaña de vacunación tendrá que acompañarse de una estrategia de comunicación clara. Todo esto suma más tiempo”

Los expertos opinan que esto será un desafío, especialmente en países con menos recursos o en vías de desarrollo.

“El ritmo de cómo van llegando las vacunas a cada país irá marcando posibles horizontes temporales sobre cuándo volver a la normalidad”, dice García Rojas.

“También estamos viendo un considerable número de personas que no están seguras sobre si vacunarse o no. Cada campaña de vacunación tendrá que acompañarse de una estrategia de comunicación clara. Todo esto suma más tiempo”, agrega.

¿Nueva o vieja normalidad?

Aún consiguiendo inmunizar a suficiente población, los expertos dudan sobre cómo será la vuelta a la normalidad e incluso si volveremos a tener una vida como la de antes de la pandemia.

Bradley, de la Clínica Mayo, cree “improbable” volver pronto a la misma vida. Argumenta que “muchos negocios cambiarán y los empleados continuarán su trabajo remoto”.

Hombre con mascarilla dentro de un vagón del metro de Moscú.

Getty Images
García Rojas espera que el uso de mascarillas continúe tras la pandemia. No siempre, pero como muestra de solidaridad cuando estemos resfriados, por ejemplo.

“Los restaurantes y bares funcionarán con capacidad reducida y los viajes seguirán limitados”, añade.

García Rojas, por otra parte, dice que hablar de ‘nueva normalidad’ le provoca “sarpullidos”.

“Yo quisiera la normalidad de siempre. Pero hablar de esto en medio de una pandemia es peligroso para la ciudadanía. Puede hacer creer que estamos listos para volver a la rutina de antes”, opina.

“Honestamente, espero que después del coronavirus mantengamos muchas costumbres que adquirimos para protegernos. Espero que el lavado de manos frecuente se quede. También las mascarillas; no siempre, pero sí para solidarizarnos y usarla en la calle cuando estamos resfriados”, concluye García Rojas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=3KQvURTJmgA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.