De la barrera natural al doble muro: así ha crecido la separación fronteriza entre México y EU
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

De la barrera natural al doble muro: así ha crecido la separación fronteriza entre México y EU

Mientras que George W. Bush es el presidente que más millas de muro ha construido, en la administración Obama se han invertido 75 millones de dólares para el fortalecimiento de la frontera con México.
Por Guillermo Arias
7 de diciembre, 2016
Comparte

El muro fronterizo del candidato electo de Estados Unidos, Donald Trump, en realidad ya existe en una parte de la frontera y tiene más de veinte años.

En la década de 1990, autoridades estadounidenses comenzaron a levantar una valla metálica. Los primeros trazos de esa división fronteriza se hicieron colocando verticalmente las placas de acero que el ejército utilizó en la Guerra de Vietnam para asegurar que las aeronaves aterrizaran en terreno firme.

La división física inició entre 1993 y 1994 con una valla metálica de 22 kilómetros. Para 2009, en el Congreso ya se habían discutido y votado distintas leyes que permitieron ampliar el cerco fronterizo a mil kilómetros e incluso contar con zonas de ‘doble muro’ o dos tipos de vallas para frenar el paso entre los países.

Todavía en 2012, durante la carrera presidencial en Estados Unidos, la plataforma del partido Republicano incluyó la promesa de ampliar esa valla y multiplicar las zonas con doble cerco, aunque la propuesta no prosperó.

Siempre cambiante, el muro adopta múltiples formas de acuerdo al territorio por el que pasa. [/animalp-quote-highlight]

La frontera México-Estados Unidos es de 3 mil 152 kilómetros y divide a cuatro estados: California, Arizona, Nuevo México y Texas; de seis entidades mexicanas: Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas.

La valla que comenzó a construirse en la década de 1990, bajo la administración de Bill Clinton, sólo cubre mil de esos 3 mil kilómetros y se encuentra en los estados de California, Arizona y Nuevo México. En el resto de la frontera hay barreras naturales que hacen casi imposible el cruce ilegal.

Pese a ello, la principal promesa de Donald Trump sobre seguridad fronteriza es construir un muro de concreto a lo largo de todo el cruce fronterizo.

Ese muro se convertiría en una barrera física para los 1.4 mil millones de dólares en fuerza laboral y mercancía que cruzan la frontera diariamente, según los datos del Departamento de Estado y la Cancillería mexicana.

El muro representa una moneda de cambio en el discurso político, que se contradice con la cotidianidad de las comunidades divididas y paisajes interrumpidos. [/animalp-quote-highlight]

Dos décadas con una valla fronteriza

El muro metálico que divide los dos países se levantó para tener una separación física entre las ciudades de San Diego y Tijuana; y frenar la inmigración ilegal.

Autoridades estadounidenses implementaron entre 1993 y 1994 los Operativos Gatekeeper y Hold the Line en California y Texas, respectivamente, para frenar la migración ilegal y el cruce de drogas.

Al levantamiento de una valla metálica se sumó la instalación de iluminación tipo estadio, sensores de movimiento y herramientas de visión nocturna.

Lee: Una historia no contada de la frontera entre México y Texas, Estados Unidos.

Según datos de la Patrulla Fronteriza estadounidense, éstos operativos redujeron los cruces ilegales en 70% y motivaron el levantamiento de otras vallas en distintos puntos de la frontera.

Tras los atentados terroristas de septiembre de 2001 contra las Torres Gemelas en Nueva York, el entonces presidente George W. Bush creó el Departamento de Seguridad Interna que impuso mayores controles en la frontera.

La Patrulla Fronteriza y la Agencia de Aduana y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) quedaron bajo jurisdicción de ese nuevo Departamento y los agentes fronterizos aumentaron. Durante la administración Bush se pasó de 9 mil a 21 mil agentes.

Pero los cambios también pasaron por el Congreso. En octubre de 2006 el presidente Bush firmó una ley para tener una “valla segura” (Secure Fence Act).

Gracias a esta legislación es que se construyó el cerco de 700 millas (1,100 kilómetros) que separa actualmente a México de Estados Unidos con una barrera física.

Esta legislación aumentó la tecnología usada en la frontera para la detención de migrantes. El Congreso aprobó 1.2 mil millones de dólares para la construcción de la valla.

Para abril de 2009, Estados Unidos ya había construido 985 kilómetros de valla tanto para peatones como vehículos.

El costo es incierto. Al monto inicial aprobado se sumaron millones más. El primar cálculo contempló un millón de dólares por milla de valla, pero según los reportes del Departamento de Seguridad Interna el costo final fue de 3.8 millones por milla, monto que no incluye lo que llamaron “gastos por complicaciones en el terreno”.

Una de las últimas propuestas para aumentar la barrera física entre México y Estados Unidos se presentó en el Congreso en 2008, cuando se habló de aumentar la ley ‘Secure Fence’.

El entonces secretario de Seguridad Interna, Michael Chertoff, dijo en ese año que asegurar la frontera con una valla extendida por los 3 mil kilómetros tendría un costo de 4 mil millones de dólares dependiendo del material utilizado. Habló de utilizar una valla estándar con alambre y electrificada o un muro de 12 pies de alto.

A casi diez años de distancia, el candidato electo Donald Trump calcula que su muro para toda la línea fronteriza tendrá un costo de 8 mil millones de dólares.

Obama y el muro

El actual presidente de Estados Unidos, Barack Obama, también ha aumentado la seguridad en el cerco fronterizo.

Actores que convergen en ambos lados de la frontera coinciden en que el muro no significa necesariamente una seguridad efectiva, sino simplemente una primera línea que controla flujos de personas y vehículos.[/animalp-quote-highlight]

Un reporte al Congreso sobre seguridad fronteriza indica que durante la administración Obama se han invertido 75 millones de dólares para fortalecer la frontera con México.

Aunque la valla física no ha aumentado, el gobierno de Obama sí ha invertido en incrementar la seguridad en el paso fronterizo natural. Se han establecido al menos doce bases navales en ríos que dividen a los dos países.

 

*Guillermo Arias 
Vive en Tijuana. Es fotógrafo desde 1993  y se especializa en periodismo. En 2009 recibió mención honorífica  en el World Press Photo, en la categoría de Temas contemporáneos. Lo que aquí se presenta es una muestra del estado actual del muro fronterizo en los estados norteamericanos de California, Arizona, Nuevo México y Texas, y en los mexicanos de Baja California, Sonora y Chihuahua. El trabajo lo ha realizado a lo largo de 2015 y 2016 con el apoyo del Sistema Nacional de Creadores de Arte.
Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Perseverance en Marte: por qué sería una buena noticia que no descubriera vida en el planeta rojo

Si la misión no encontrara indicios de vida, muchos lo verían como un fracaso. Sin embargo, disponer de un planeta en el que la vida pudo haberse detenido en sus inicios ayudaría a responder otras preguntas clave, según un experto en astrobiología.
12 de marzo, 2021
Comparte

El 18 de febrero de 2021 aterrizó en el cráter Jezero de Marte el rover Perseverance, que estudiará la composición de rocas, el subsuelo y el clima.

Este fue el primer éxito de la misión Mars 2020 y su desarrollo contó con participación española: MEDA es una estación ambiental desarrollada por el Centro de Astrobiología (CSIC-INTA).

La llegada de Perseverance ha avivado el debate sobre si hay o hubo vida en Marte, y su habitabilidad presente o pasada.

Habitabilidadno quiere decir que los humanos podamos construir una casa allí, sino que define las condiciones geoquímicas y ambientales favorables para el origen y evolución de la vida.

Entre los objetivos de la misión está estudiar la habitabilidad y la búsqueda de evidencias de vida microbiana antigua.

Hoy en día, por lo que sabemos, es improbable que en Marte haya vida. Pensemos en la de nuestro planeta: durante la mayor parte de su historia, la Tierra estuvo habitada solo por microorganismos.

La evolución necesitó unos 3.400 millones de años para que surgieran plantas y animales. Tiene sentido asumir que, de haber existido vida en Marte, esta era microbiana.

En la exploración espacial tomamos como referencia la vida terrestre actual, pues no conocemos otra. El inconveniente es que, si no se ven evidencias de vida marciana (algo probable), nos preguntaremos si es porque no sabemos qué buscar exactamente.

¿Qué evidencias de vida buscamos?

La ubicación del Perseverance no es casual. Si queremos buscar evidencias de vida, debemos ir a un sitio favorable.

En el cráter Jezero podría haber estado ese lugar: el delta de la desembocadura de un río.

Pero, que haya evidencias de que el agua formó paisajes familiares, con sus ríos y valles, no implica que haya habido vida. Hay que buscar las evidencias.

Cauce seco de un río en el cráter Jezero

Mars Express/ESA/DLR/FU-Berlin
Zona de operaciones de Perseverance en el cráter Jezero. El cauce seco del río se ve en la parte superior izquierda, con el abanico de sedimentos del delta en su desembocadura. Mars Express/ESA/DLR/FU-Berlin

Para la búsqueda, el Perseverance está equipado con SHERLOC, un instrumento capaz de encontrar moléculas orgánicas.

Sin embargo, debemos diferenciar entre “molécula orgánica” y “biofirma orgánica” o “biomarcador”.

Las moléculas orgánicas podrían ser un indicio de vida, pero, cuidado: en realidad, pocas lo son. A estas las llamamos biomarcadores.

Para entenderlo, pensemos en el petróleo. En los años 1930 el origen biológico del petróleo se debatía, hasta que el químico Alfred Treibs descubrió porfirina en los combustibles fósiles. Esta deriva de la clorofila y no podemos explicar su presencia sin la vida. Así, estudiando los biomarcadores (compuestos cuyo origen solo podemos atribuir a la vida), sabemos que el petróleo es lo que queda de ecosistemas de hace millones de años.

Si SHERLOC encuentra moléculas orgánicas, debe evaluarse si son biomarcadores válidos.

El problema es que ello implica asumir que el metabolismo terrestre es universal. Por ejemplo, si en Marte nunca hubo fotosíntesis con clorofila, nunca encontraremos la porfirina de Treibs como biomarcador.

Los minerales también pueden ser biofirmas:

Cristal de formiato de calcio del Lago Alkali en Oregon, Estados Unidos

Gentileza C. Menor Salvan
Formiato de calcio del Lago Alkali en Oregon, Estados Unidos.

Recogimos estos cristales de formiato, un compuesto orgánico, en un lago salino similar a los que pudo haber en Marte.

El (improbable) hallazgo de estos cristales en Marte tendría gran impacto y en las redes sociales se extendería la idea de que hubo vida.

A diferencia de la porfirina, el formiato puede ser abiótico y no es un biomarcador. Sabemos que lo es, porque la verdadera biofirma es el desequilibrio químico con los otros componentes del lago.

El estudio de biofirmas es difícil y requerirá el transporte de muestras a la Tierra.

¿Y si no se encuentran evidencias de vida?

Desde el punto de vista de la publicidad y la financiación, buscar indicios de vida es una buena estrategia. Es menos mediático, pero, que en Marte no haya vida, ni la haya habido, también sería una buena noticia.

Si Perseverance no encuentra indicios de vida, el público podría verlo como un fracaso. Sin embargo, la exploración de Marte siempre es un éxito, tanto por el conocimiento que nos aporta, como por las tecnologías derivadas.

Disponer de un planeta en el que se reunieron las condiciones que (pensamos) propiciaron la vida, pero que esta se haya detenido en su inicio, sería un escenario único para entender el origen de la vida terrestre.

No es una idea descabellada. El rover Curiosity encontró materiales que pudieron ser claves en el origen de la vida, formando un escenario intacto durante millones de años, libre de los cambios provocados por una potencial biosfera marciana.

Rocas de fosfato, meteoritos de hierro y vetas con sulfatos encontrados en Marte por el rover Curiosity

NASA/JPL-Caltech/LANL/CNES/IRAP/LPGNantes/CNRS/IAS
Rocas de fosfato (A), meteoritos de hierro (B) y vetas con sulfatos (C) encontrados en Marte por el rover Curiosity. Todos juntos son ingredientes para el origen de la vida. NASA/JPL-Caltech/LANL/CNES/IRAP/LPGNantes/CNRS/IAS/MSSS

Es probable que no se encuentren evidencias de vida en Marte, y la pregunta seguiría sin respuesta (la ausencia de evidencia no es evidencia de ausencia).

Pero, si tomamos la idea de que en Marte nunca proliferó la vida, podríamos centrarnos en las condiciones que, pensamos, debieron darse para su origen.

Si lo que encontremos encaja, ¿por qué no evolucionó la vida? ¿Faltaba algún ingrediente? ¿La dinámica de Marte no lo permitió? ¿Proliferó un tipo de vida distinto? Junto con el trabajo de laboratorio y lo que sabemos sobre nuestro planeta, quizá podríamos entender cómo empieza la vida y su evolución.

Si en Marte hubiera existido vida avanzada (y los ecosistemas bacterianos lo son), las preguntas sobre el origen de la vida seguirían abiertas. Sin embargo, un Marte sin vida podría ser la gran oportunidad para conocer nuestro propio origen.

*Este artículo se publicó originalmente en The Conversation. Puedes ver los vínculos a los estudios científicos y leer la versión original aquí.

César Menor-Salván es doctor en bioquímica y astrobiología, y profesor del Departamento de Biología de Sistemas en la Universidad de Alcalá.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=dMEho2ZcVtE&t=3s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.