La PGR va por otra orden de aprehensión contra Duarte, ahora por presunto desvío de 200 mdp
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

La PGR va por otra orden de aprehensión contra Duarte, ahora por presunto desvío de 200 mdp

Javier Duarte desvió más de 200 millones de pesos para la compra de terrenos a sobreprecio en Campeche, de acuerdo con las investigaciones de la PGR.
Cuartoscuro Archivo
Por Arturo Angel
15 de diciembre, 2016
Comparte

La Procuraduría General de la República (PGR) solicitará a un juez federal una segunda orden de aprehensión contra el exgobernador prófugo de Veracruz, Javier Duarte, por un nuevo presunto desvío de recursos públicos que supera los 200 millones de pesos.

El supuesto desvío del dinero se hizo a través de triangulaciones mediante compañías fantasma.

La solicitud que enviará la PGR a un juez, en los próximos días, establece que a través de una empresa denominada “Terra Urbanizaciones e Inmobiliaria” se realizaron operaciones de lavado de dinero para ocultar el origen de recursos públicos.

Los datos recabados por el Ministerio Público, a los que Animal Político tuvo acceso, detallan que Terra compró parcelas ejidales sobrevaluadas en Campeche en los que invirtió más de 210 millones de pesos.

Los recursos para esta compra provinieron de varias compañías fantasma que fueron contratistas de las secretarías de Desarrollo Social, Educación y Salud de Veracruz.

El dueño de las parcelas ejidales adquiridas por la empresa Terra era un abogado corporativo de nombre Alfonso Ortega López, quien previamente compró la tierra en no más de 20 millones de pesos. Lo anterior gracias a una serie de operaciones en las que simuló ser ejidatario para poder adquirir los terrenos.

“Nosotros nos convertimos en ejidatarios de papel, no lo éramos porque había que vivir en Campeche pero hicimos unos arreglos con un señor de nombre Antonio Almazán  para poder adquirir estos terrenos  a un precio inferior y luego vendérselos a estas empresas. Todo era una fachada”, declaró ministerialmente Ortega López.

Este esquema es prácticamente el mismo que el utilizado en el primer caso consignado por la PGR y la Unidad de Inteligencia Financiera de Hacienda en contra de Javier Duarte y otros ocho presuntos cómplices. Esa compra fue de 250 millones y se hizo a través de la empresa Consorcio Brades. Los terrenos ejidales que fueron sobrevaluados eran propiedad de Moisés Mansur, empresario prestanombres de Duarte que también está prófugo.

En esta segunda acusación la PGR procederá contra Javier Duarte y contra Alfonso Ortega López, entre otros presuntos implicados.

En el caso de Ortega López, este ha colaborado con el Ministerio Público confesando todas las operaciones simuladas en las que estuvo involucrado para “ocultar recursos públicos con fines privados”.

El titular de la PGR, Raúl Cervantes. confirmó en una entrevista radiofónica, el pasado 30 de noviembre, que Ortega López no era un testigo protegido pero estaba colaborando con las autoridades a través de una figura que contempla el nuevo sistema penal acusatorio, y que permite que personas implicadas en un delito alcancen penas reducidas.

La nueva consignación también incluirá a Santa Bartolo Acuña y Miguel Velázquez Nieva, quienes, según las declaraciones de Ortega López, figuran como socios de la empresa Terra Urbanizaciones e Inmobiliaria utilizada en esta nueva trama para la triangulación de los recursos.

Consulta aquí el especial: Las empresas fantasma de Veracruz

Prófugos durante dos meses

Ayer, Javier Duarte cumplió dos meses prófugo de la justicia. Fue la noche del 14 de octubre cuando un juez federal en la Ciudad de México concedió en una audiencia privada una orden de aprehensión en contra del exgobernador de Veracruz por los delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Dos días antes de que el juez concediera dicha orden, Javier Duarte había pedido licencia en su cargo como gobernador y desde entonces se desconoce su paradero.

El pasado 7 de noviembre. el entonces gobernador interino de Veracruz, Flavino Ríos, reconoció que hizo algunas gestiones para facilitar que Javier Duarte se desplazara en un helicóptero fuera de Veracruz. Aclaró que esto ocurrió porque no sabía en ese momento que fuera prófugo de la justicia.

“Él (Javier Duarte) pidió un helicóptero que lo trasladó a Coatzacoalcos, lo pidió directamente al aeropuerto. Pedí a la gente del aeropuerto que le dieran las atenciones de un gobernador porque yo no sabía que existía una orden de aprehensión”, dijo Ríos en una entrevista.

Cuatro días después de la declaración de Ríos y a casi un mes de que se había concedido la orden de arresto, la PGR anunció que ofrecía una recompensa de quince millones de pesos. Además, el 18 de noviembre se reveló públicamente que una persona fue detenida en el Aeropuerto Internacional de Tapachula con dos pasaportes en los cuales aparecían las imágenes retocadas de Javier Duarte y de su esposa Karime Macías pero con otros nombres. La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) confirmó que se trataba de documentos falsos.

De acuerdo con autoridades de la PGR, hasta ahora no hay un dato sólido que permita presumir que Javier Duarte consiguió salir del país en los últimos dos meses. Se siguen varias líneas de investigación que apuntan a que pudiera encontrarse en alguno de los estados del sur del país o incluso en el centro.

Javier Duarte no es el único que cumplió dos meses prófugo de la justicia. Dentro de la causa penal 97/2016 que contiene la acusación en contra del exgobernador también se giraron órdenes de aprehensión en contra de ocho personas  de las cuales solamente dos han sido detenidas hasta ahora: las hermanas Nadia e Isabel Arzate Peralta, socias de Concesionaria Brades.

El resto de las personas que siguen prófugas son Moisés Mansur Cisneyros, José Juan Janeiro Rodríguez, Rafael Gerardo Rosas Bocardo, Santa Bartolo Acuña, Miguel Velázquez Nieva y Javier Nava Soria.

Duarte, en el “desamparo”

Javier Duarte ha intentado frenar la orden de aprehensión en su contra con dos demandas de amparo que hasta ahora no han fructificado.

En una de las demandas, la radicada en el expediente 1031/2016, Javier Duarte argumentó que debido a que tenía fuero como gobernador no podía ser detenido. Esto luego de que a través de un tercero envió una carta al Congreso del Estado en la que supuestamente anunciaba que daba por concluida la licencia temporal que pidió. Pero el juez no validó este argumento y rechazó suspender la orden de captura.

De forma paralela, los abogados de Duarte promovieron otra demanda de amparo ante el Juzgado Décimo Primero de Distrito de Amparo pero el resultado también fue negativo. En este caso el juez consideró que el delito de delincuencia organizada es grave uy por lo tanto amerita prisión preventiva por lo que la orden de aprehensión concedida a la Procuraduría era legal.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Rusia y Ucrania: los 3 ciberataques rusos que más teme Occidente

Los servicios de inteligencia de EU dicen que Rusia podría lanzar ciberataques contra Occidente. ¿Cuáles son los mayores peligros?
24 de marzo, 2022
Comparte

El presidente de EU, Joe Biden, pidió a las empresas y organizaciones privadas en su país que “cierren sus puertas digitales”, alegando que informes de inteligencia sugieren que Rusia está planeando un ataque cibernético.

Las autoridades cibernéticas de Reino Unido también respaldan los pedidos de la Casa Blanca de “mayores precauciones de seguridad cibernética”, aunque no han aportado ninguna evidencia de que Rusia esté planeando un ataque de ese tipo.

Rusia declaró anteriormente que tales acusaciones son “rusofóbicas”.

Sin embargo, Rusia es una superpotencia cibernética con un arsenal importante de herramientas cibernéticas y piratas informáticos capaces de ataques disruptivos y potencialmente destructivos.

Ucrania relativamente no se ha visto perturbada por las ofensivas cibernáticas rusas, pero los expertos ahora temen que Rusia pueda emprender uno de estos ataques contra los aliados de Ucrania.

“Las advertencias de Biden parecen plausibles, particularmente porque Occidente introdujo más sanciones, los hackers continúan uniéndose a la lucha y los aspectos cinéticos de la invasión aparentemente no van según lo planeado”, señala Jen Ellis, de la firma de seguridad cibernética Rapid7.

Estos son los ataques que más temen los expertos.

BlackEnergy: ataque dirigido a infraestructuras cruciales

Ucrania a menudo se describe como el patio de recreo de la piratería informática de Rusia, que ha llevado a cabo ataques allí aparentemente para probar técnicas y herramientas.

En 2015, la red eléctrica de Ucrania se vio interrumpida por un ataque cibernético llamado BlackEnergy, que causó un apagón a corto plazo para 80.000 clientes de una empresa de servicios públicos en el oeste de Ucrania.

Planta de energía en Ucrania

Reuters
La red eléctrica de Ucrania se ha visto afectada anteriormente por ciberataques.

Casi exactamente un año después, otro ataque cibernético conocido como Industroyer dejó sin energía durante aproximadamente una hora a casi una quinta parte de Kiev, la capital de Ucrania,

EE.UU. y la UE nombraron y responsabilizaron de los ataques a hackers militares rusos.

“Rusia podría absolutamente intentar ejecutar un ataque como este contra Occidente como una ilustración de sus capacidades y para enviar una señal”, afirma Marina Krotofil, responsable de seguridad cibernética ucraniana, quien ayudó a investigar los cortes de energía.

“Sin embargo, ningún ataque cibernético contra una red eléctrica ha resultado en una interrupción prolongada del suministro de energía”, precisa.

“Ejecutar ataques cibernéticos en sistemas de ingeniería complejos de manera confiable es extremadamente difícil y lograr un efecto dañino prolongado a veces es imposible debido a las protecciones”.

Expertos como Krotofil plantean la hipótesis de que esto también podría ser contraproducente para Rusia, ya que es muy probable que Occidente también pueda posicionarse en las redes rusas.

NotPetya: destrucción incontrolable

Se cree que NotPetya es el ataque cibernético más costoso de la historia y las autoridades de EE.UU., Reino Unido y la UE han culpado a un grupo de hackers militares rusos.

El software destructivo se ocultó en una actualización de un popular software de contabilidad utilizado en Ucrania, pero se extendió por todo el mundo destruyendo los sistemas informáticos de miles de empresas y causando daños por aproximadamente US$10.000 millones.

Un mes antes se acusó a los piratas informáticos de Corea del Norte de causar una gran interrupción con un ataque similar.

WannaCry

Webroot
Esto es lo que veían las víctimas del WannaCry en sus pantallas.

El criptogusano WannaCry (un tipo de virus) codificaba datos en aproximadamente 300.000 computadoras en 150 países.

El Servicio Nacional de Salud de Reino Unido se vio obligado a cancelar un gran número de citas médicas.

“Este tipo de ataques causaría la mayor oportunidad de un caos masivo, inestabilidad económica e incluso pérdida de vidas“, afirma Ellis.

“Puede sonar exagerado, pero la infraestructura crítica a menudo depende de tecnologías conectadas, igual que cualquier otra parte de nuestra vida moderna, y hemos visto el potencial de eso con el impacto de WannaCry en los hospitales de Reino Unido”.

Sin embargo, el profesor Alan Woodward, científico informático de la Universidad de Surrey, dice que tales ataques también conllevan riesgos para Rusia.

“Este tipo de hackeos incontrolables son similares a la guerra biológica en el sentido de que es muy difícil alcanzar infraestructuras específicas en lugares concretos. WannaCry y NotPetya tuvieron víctimas en Rusia también”.

Colonial Pipeline: los ataques cibercriminales se intensifican

En mayo de 2021 se declaró el estado de emergencia en varios estados de EE.UU. después de que un grupo de hackers causara el cierre de un gasoducto vital.

Filas de carros para llenar el depósito el 11 de mayo de 2021 en EE.UU.

Getty Images
El temor a la escasez de gasolina hizo que los estadounidenses acudieran a llenar el depósito en mayo de 2021.

El Colonial Pipeline transporta el 45% del suministro de gasolina y diésel de la costa este de EE.UU. y el ataque desencadenó el pánico en las gasolineras.

El cibertaque no fue obra de hackers del gobierno ruso, sino del grupo de ransomware DarkSide, que se cree tiene su base de operaciones en Rusia.

La empresa del gasoducto admitió haberles pagado a los criminales US$4,4 millones en bitcoin, difíciles de rastrear, a cambio de volver a poner en funcionamiento los sistemas informáticos.

Pocas semanas después, la cadena de suministro de carne fue afectada cuando otro grupo de ransomware de nombre REvil atacó JBS, el mayor procesador de carne de res del mundo.

Uno de los mayores temores que tienen los expertos respecto a las capacidades cibernéticas rusas es que el Kremlin inste a grupos cibercriminales a coordinar ataques contra objetivos estadounidenses para causar la mayor disrupción.

Trabajadores en una planta de procesamiento de JBS en Santana de Parnaiba, Brasil, en diciembre de 2017.

Reuters
La empresa JBS, fundada en Brasil en 1953, es el mayor abastecedor de carne del mundo.

“El beneficio de ordenar a los cibercriminales que ejecuten ataques de ransomware es el caos general que pueden causar. En números lo suficientemente grandes pueden causar daños económicos graves”, dice el profesor Woodward.

“También le añaden la ventaja de poder negar su participación, ya que estos grupos están separados de lo que sería un ataque del Estado ruso”.

¿Cómo puede responder EE.UU.?

En el altamente improbable caso de que un país de la OTAN sea objetivo de un ciberataque que cause pérdidas de vida o un enorme e irreparable daño, esto podría activar el Artículo 5, la cláusula de defensa colectiva de la Alianza.

Pero los expertos dicen que esto conduciría a la OTAN a una guerra en la que no quiere participar, por lo que es más probable que cualquier respuesta llegue de EE.UU. y sus aliados cercanos.

El presidente Biden ya ha dicho que su país “está preparado para responder” si Rusia lanza un gran ataque contra EE.UU.

Sin embargo, el cibercaos sin precedentes que se vio en Ucrania en las últimas semanas de hackers de ambos lados de la guerra muestra lo fácilmente que puede escalar la situación.

Por lo tanto, cualquier acción será considerada con extremo cuidado.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=C-3aYnhF6Io

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.