En CDMX, la gente que vive a 500 metros de estaciones de transporte público posee más coches
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

En CDMX, la gente que vive a 500 metros de estaciones de transporte público posee más coches

Quienes más necesitarían de un automóvil, dado que viven más lejos de la red de transporte público, no son los que más coches tienen en la CDMX.
Cuartoscuro Archivo
Por Mariano Muñoz e información de Data4 (Más por Más)
8 de enero, 2017
Comparte

La ciudad, su distribución de centros de trabajo y el costo de la vivienda en zonas céntricas obligan a millones de capitalinos a horas de transbordos y traslados diarios en el tráfico. La mayoría de estos trayectos son por medios diferentes al auto; la gente se mueve en Metro, camión, Metrobús y otros transportes colectivos, sin embargo, las redes de transporte público masivo no llegan a todos lados.

¿Será que quienes viven muy cerca de alguna de sus estaciones son personas sin auto y las que viven más lejos tienen coche? Para responder esta pregunta, analizamos el porcentaje de viviendas con auto y cómo varía dependiendo de la cercanía al transporte público. Irónicamente, encontramos que es más probable que las personas que viven cerca de alguna estación de transporte público tengan un automóvil que aquellas que viven lejos.

Para calcular el porcentaje de viviendas con coche, observamos datos a nivel de AGEB (Área Geo-Estadística Básica), que agrupa un conjunto de manzanas donde encontramos viviendas con características sociales y económicas similares. Para establecer la distancia a la estación más cercana, se midieron los metros desde el centro de ese conjunto de manzanas hasta la estación de transporte más próxima.

Cruces de caminos

Descubrimos que los lugares mejor conectados a la red de transporte público de la ciudad son, además, aquellos donde probablemente haya un automóvil en la vivienda. En las zonas situadas a 500 metros o menos de alguna estación de transporte público, hay 6.7% más viviendas con automóvil que quienes viven a 2 kilómetros o más de una estación.

Esto significa que quienes más necesitarían de un coche, dado que viven más lejos de la red de transporte público, no son los que más coches tienen, y que los residentes de las zonas mejor conectadas, por el contrario sí pueden optar por diferentes opciones de transporte.

Estas AGEBS mejor conectadas se concentran principalmente en las delegaciones: Benito Juárez, Miguel Hidalgo, Álvaro Obregón, Coyoacán, Gustavo A. Madero y Xochimilco.

En la delegación Benito Juárez esas colonias son: Del Valle, Nápoles, Insurgentes San Borja y Acacias, las cuales están conectadas por estaciones del Metrobús y por la Línea 3 del Metro. Por ejemplo, quienes viven en las manzanas alrededor de la calle de Parroquia, en la colonia del Valle tienen que caminar en promedio 197 metros para llegar a la estación Zapata de la Línea 3 del Metro. El porcentaje de viviendas con auto en esa zona es 83.3%.

Las zonas mejor conectadas y con auto en la delegación Miguel Hidalgo se concentran en la zona de Polanco. La estación del Metro con el mismo nombre queda en promedio a 302.5 m de las casas y departamentos en los cruces de las calles con los nombres de escritores y filósofos famosos, así cómo las avenidas Homero y Horacio. Son también viviendas con alto porcentaje de tenencia de auto, pues 89.7% tiene uno.

Por supuesto hay excepciones. Aunque en promedio sí hay más viviendas con auto en lugares cercanos a estaciones de transporte público, las colonias del centro y las aledañas a la colonia Morelos no comparten ese patrón. En varias de las AGEBS del centro, el promedio de viviendas con coche no supera el 20% y se encuentran entre 14 y 200 m de una estación del Metro.

Las zonas cuya estación más cercana es una Ecobici tienen un porcentaje más alto de viviendas con automóvil que aquellas zonas cuya estación más cercana es el Metro.

Si vives a menos de 500 m de una estación de Ecobici, probablemente vivas en una zona donde el 62.8% de las viviendas cuenta con un coche. En cambio, si vives a menos de 500m del metro, sólo 47.1%, es decir, menos de la mitad de las viviendas alrededor de la tuya contarán con un automóvil. Una diferencia de 15.7%.

Lejos de todo, hasta de los autos

Aunque en el grupo de quienes viven a más de 2 km de una estación de Metro, Metrobús, Ecobici, Suburbano y Tren Ligero podemos encontrar grandes disparidades, hay más casos con bajos porcentajes de tenencia de auto. Por supuesto está el poniente de la ciudad: Santa Fe y Bosques de las Lomas tienen porcentajes de viviendas con auto por encima del 90% y distancias cercanas a los 5 km. Pero están también los pueblos de Milpa Alta o Tlalpan.

Podemos afirmar que Parres el Guarda, pueblo originario de la delegación Tlalpan, es la zona menos conectada de la ciudad. Está a más de 15.5 km de la estación de transporte público más cercana, que en su caso es el Tren Ligero.

Quienes viven más cerca de una estación de transporte público son también quienes probablemente cuenten con un automóvil en casa. Y quizá se deba más a una cuestión de cómo se distribuyen las viviendas de mayores ingresos en la ciudad que a una decisión de vivir o no cerca del Metro, Metrobús o Ecobici. Sin embargo una cosa sí es cierta, quienes viven en la periferia seguirán haciendo horas a sus centros de trabajo, pues no cuentan en su mayoría con un coche y la estación de transporte masivo más cercana les queda a más de 2, 5, 10 o hasta 15 km.

En cifras:

6.7% más de viviendas a menos de 500 metros de estaciones de transporte tienen automóvil.

68.8% de las viviendas cercanas a una estación del sistema Ecobici, poseen, al menos, un  auto.

47.1% de quienes viven a menos de 500 metros de una estación del Metro tienen automóvil.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

GameStop: los inversores aficionados que se enfrentan a Wall Street

Un estudiante, un ingeniero y una enfermera. La BBC habló con algunos de los inversores minoristas afectados por el escándalo de GameStop, quienes aseguran que "los grandes fondos de inversión apoyan un mercado libre capitalista solo cuando les conviene a ellos".
30 de enero, 2021
Comparte

Antes de la pandemia, Alex Patton nunca había pensado en convertirse en un inversor aficionado.

Pero ahora, tras el alza frenética de las acciones de GameStop, una cadena de tiendas de videojuegos, es un veterano de los mercados financieros.

Antes del COVID no sabía nada sobre inversiones“, señaló el ingeniero de ciberseguridad de 28 años que vive en Kingston upon Thames, al suroeste de Londres.

Pero después de que el mercado de valores sufriera una fuerte caída en marzo del año pasado y asestara un golpe a sus ahorros para una pensión, Patton decidió que debería, como él mismo dice, “asumir un papel más activo en la gestión de mi dinero”.

Al tener doble nacionalidad británica y estadounidense, el ingeniero no tuvo problemas para abrir una cuenta con la plataforma estadounidense Robinhood, la corredora de inversiones minoristas en el centro del escándalo de GameStop.

Animado por sus amigos, Patten comenzó a revisar el foro “WallStreetBets” en la red social Reddit.

“Un amigo me dijo: ‘Deberías echarle un vistazo a GameStop’. Y me di cuenta de que algunas personas en Reddit hacen un trabajo realmente impresionante investigando acciones”.

Posición arriesgada

Los principales hedge funds (fondos de cobertura o fondos de inversiones de alto riesgo) habían apostado miles de millones de dólares a que las acciones de GameStop caerían, debido a que su modelo de negocios está basado en ventas físicas que han sido superadas por ventas en línea.

La investigación en Reddit indicó que las posiciones tomadas por los vendedores en corto representaban más del 100% de las acciones existentes de GameStop, señaló Alex.

(En una “venta en corto” se toman prestadas acciones de un corredor por un interés relativamente bajo para venderlas, con la intención de volver a comprarlas una vez que su precio haya caído aún más. La diferencia entre el precio más bajo y el más alto es la ganancia que obtiene el fondo de inversión).

“La gente había realizado investigaciones que mostraban la posición de riesgo en la que se encontraban esos hedge funds o fondos de cobertura. Y pensamos: ‘Podemos aprovechar eso. Esta es una oportunidad'”.

Los inversores aficionados comenzaron a comprar frenéticamente acciones de GameStop e hicieron subir el precio de las acciones en más de un 700% en una semana.

Patton invirtió US$1,000 en acciones de GameStop y obtuvo una ganancia de US$2,000. Pero fue uno de los afortunados que se salió a tiempo.

“La teoría era que a medida que el precio continuaba subiendo, los fondos de inversión que habían vendido en corto se verían obligados a comprar esas acciones a cualquier precio para evitar mayores pérdidas y cerrar sus posiciones en corto”, afirmó.

Pero la actividad atrajo la atención de los reguladores de la bolsa esta semana, y los inversores minoristas se vieron repentinamente excluidos por sus plataformas de negociación, incapaces de seguir comprando acciones de GameStop y de otras empresas.

Los precios cayeron bruscamente, lo que permitió que los fondos se salieran de su apuro.

“Los reguladores asumen que los inversores minoristas no podemos gestionar nuestro riesgo, mientras que los grandes fondos han asumido un riesgo enorme, un riesgo increíble, y simplemente se les permite continuar con sus actividades como de costumbre”, señaló el ingeniero.

Aunque Patton salió económicamente ileso, considera que la intervención de los reguladores fue una injusticia.

Existe una enorme brecha entre la clase media ordinaria, la gente de clase trabajadora, y estos fondos que tienen miles de millones“, señaló. “Otros inversores aficionados están sufriendo mucho más por esto que yo”.

“No es un libre mercado”

Myron Sakkas

MYRON SAKKAS
Myron Sakkas: “Los grandes inversores apoyan un mercado libre capitalista solo cuando les conviene a ellos”.

Myron Sakkas, de 18 años, es oriundo de la ciudad de Coventry en Inglaterra y estudia en la Universidad de Warwick.

Myron perdió 30 libras esterlinas (cerca de US$40) en acciones de GameStop, que tuvo durante “un par de horas” y vendió cuando vio lo que estaba sucediendo.

El estudiante tiene una cuenta en la plataforma Trading 212 desde agosto del año pasado y espera ingresar a la banca de inversión después de graduarse.

Sakkas aseguró estar desilusionado por lo que ve como una “manipulación del mercado” dirigida contra personas como él.

Para el estudiante había un objetivo claro en las “guerras de acciones” de GameStop, como él las llama: “los responsables de la crisis financiera de 2008 que nunca debieron rendir cuentas”.

“Entendemos que existen peligros, pero aquí no había un riesgo real de un colapso en la bolsa. La intervención fue generada por personas que protegen los intereses corporativos y las personas comunes fueron otras vez los grandes perjudicados“.

“Cuando la gente común intenta ganar dinero en un sistema en el que sólo los inversores ricos pueden hacerlo, eso es lo que sucede”, señaló Sakkas a la BBC.

Esos grandes inversores apoyan un mercado libre capitalista solo cuando les conviene a ellos. Lo que vimos ahora no fue un mercado libre y llevó a que mucha gente común perdiera mucho dinero”.

Sakkas señala que su cuenta sigue bloqueada y no puede usarla mientras se verifica su identidad.

Pero afirma que cuando vuelva a tener acceso retirará los US$1,000 que tiene en su cuenta.

“Tal vez deje de invertir por un tiempo”, señaló. “Tengo otras cosas que hacer”.

No parece correcto

Melissa Holdren

MELISSA HOLDREN
Melissa Holdren es muy crítica de las acciones de Wall Street.

En las redes sociales los inversores aficionados instaron a sus compañeros a retener sus acciones para evitar pérdidas adicionales, mientras cuestionaban al mismo tiempo a las plataformas que restringieron sus cuentas.

Melissa Holdren, una enfermera de 43 años que vive en Massachusetts, Estados Unidos, estaba tan indignada con la acción de las plataformas de inversión que compró acciones de una de las empresas afectadas.

Holdren usó su cuenta en Fidelity, una importante corredora conocida por sus fondos mutuos, para comprar acciones por un valor de US$500 en la cadena de cines AMC Entertainment.

Fue algo nuevo para la enfermera, que siempre ha confiado en las grandes empresas para administrar las inversiones de su jubilación.

“Me parece muy cuestionable que una corporación privada pueda bloquear en forma unilateral la compra de acciones”, afirmó.

“No parece correcto. Si les preocupa la volatilidad del mercado, ¿por qué están bloqueando sólo un lado de las transacciones?”

Holdren, cuyo abuelo se ganaba la vida como corredor de bolsa independiente, sabe que puede perder dinero si caen las acciones de AMC. Pero espera que su pequeña inversión ayude a sobrevivir a la cadena de cines.

La enfermera es muy crítica de las acciones de Wall Street.

“En general, necesitamos repensar muchas de nuestras estructuras financieras”, aseguró.

Después de la crisis de 2008 quedó claro que gran parte del mercado financiero estaba divorciado de la realidad de una manera que no era saludable“.

“Que se preocupen tanto de lo que está pasando en Reddit en este momento en lugar de preocuparse del panorama más amplio es engañoso”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=EAzpg7J-OxA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.