Diputados federales se aprueban un aumento de 500 mil pesos para combustibles tras gasolinazo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Diputados federales se aprueban un aumento de 500 mil pesos para combustibles tras gasolinazo

Los diputados federales aprobaron un aumento de 6.81% más respecto al año anterior para gastos en combustibles, lubricantes y aditivos. Este lunes anunciaron medidas de austeridad por lo que no podrán hacer uso de ese incremento hasta ahora secreto.
Cuartoscuro
Por Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad
17 de enero, 2017
Comparte

Los diputados se aumentaron 522 mil pesos para gastos en combustibles, lubricantes y aditivos, tan sólo 22 días después de ellos mismos aprobaron la liberación de los precios en las gasolinas.

Para 2016, los diputados se aprobaron 7 millones 670 mil 972 pesos para cubrir sus desembolsos por gasolinas. Para el 2017, los legisladores incrementaron para sí mismos 6.81% más respecto al año anterior.

Desde el pasado 1 de enero, los diputados tenían disponibles 8 millones 193 mil 619 pesos. Por ejemplo, tendrían garantizados con dinero público 32 mil 645 litros de gasolina magna, o 29 mil litros 342 de premium o, en su caso, 30 mil 615 de diésel, a diferencia de los sectores más golpeados con el gasolinazo como los taxistas, los concesionarios del transporte público, los pescadores o los empresarios dedicados a comercializar o distribuir productos de la canasta básica.

La noche de este lunes, 16 días después de que los precios de los combustibles fueron liberados y tras una ola de protestas en todo el país, los diputados dieron marcha atrás a pagarse combustibles, incluido el aumento que hasta este lunes no había trascendido. La Junta de Coordinación Política anunció ayer un paquete de ahorros y recortes  entre los que incluyeron la cancelación de vales gasolina.

La historia sobre el incremento que se dieron los diputados inició el 8 de septiembre del 2016,  la Secretaría de Hacienda solicitó a la Cámara de Diputados liberar los precios de los combustibles.  La propuesta se incluyó en los criterios generales de política económica para la Iniciativa de Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos del 2017.  En ese documento, reconocieron que esto fue previsto hasta  2018,  sin embargo –desde la perspectiva del Gobierno- se podría hacer antes de forma “gradual y regional” ante las necesidades presupuestales que enfrentaría del país.

Apenas un día antes, el 7 de septiembre,  Luis Videgaray renunció como secretario de Hacienda, luego de haber orquestado la visita de Donald Trump a México entonces candidato del Partido Republicano a la presidencia de Estados Unidos. Su lugar fue ocupado por José Antonio Meade quien encabezó las negociaciones por el presupuesto ante los diputados. Hoy, Videgaray ha regresado al Gobierno como Canciller.

Esas negociaciones duraron 43 días. El jueves 20 de octubre del 2016, la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados aprobó con 31 votos a favor del PRI, PAN, Movimiento Ciudadano y Nueva Alianza el dictamen de la Iniciativa de Ley de Ingresos de la Federación 2017. Ahí  incluyeron la liberación de los precios en los combustibles y  los montos estarían a cargo de la Comisión Reguladora de Energía.

La reunión duró apenas alrededor de una hora. Tres de los cuatro votos en contra fueron de Morena y uno más del PRD.  Las inconformidades de este pequeño grupo de legisladores entre las cuales estaba la eliminación de los subsidios a los combustibles, fueron enviadas como “reservas” para discutirse en la sesión plenaria.  La Comisión de Hacienda ha sido coordinada por la panista, Gina Cruz Blackledge.

Unas horas después, ese mismo 20 de octubre, la petición para liberar el precio de las gasolinas fue aprobaba por la mayoría de los diputados dentro de la Ley de Ingresos 2017 con 406 votos a favor y 43 en contra.  El PRI y el PAN formaron un  bloque junto con el PVEM y Nueva Alianza para apoyar en esta medida al Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto. Las protestas de la izquierda, PRD y Morena, no consiguieron revertir la decisión.

Los diputados tardaron sólo 22 días en ponerse a salvo del gasolinazo. El 11 de noviembre del 2016 aprobaron por mayoría el Presupuesto de Egresos de la Federación para el 2017, dentro del cual aumentaron en 522 mil pesos su bolsa destinada a combustibles, respecto al año 2016.  En este caso hubo apenas 36 votos en contra del PRD y Morena contra 438 a favor del PRI, PAN, PVEM, Nueva Alianza y Movimiento Ciudadano.

Alfredo del Mazo Maza, uno de los diputados priistas integrante de la Comisión de Hacienda habló sobre lo complicado que, desde su punto de vista, fue conformar el nuevo presupuesto: “Es uno de los más difíciles de dictaminar en la historia del país, pero tiene como fin último preservar la estabilidad económica, mantener finanzas públicas sanas y el desarrollo integral de todos los mexicanos, a sabiendas de que 2017 será un año de sacrificios”.

Entre la petición de Hacienda para liberar el precio de las gasolinas y la maniobra de la mayoría de los diputados para blindarse del gasolinazo transcurrieron apenas tres meses. Justo en los márgenes que les permite el marco legal para dotar de un presupuesto al país.

Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad solicitó una explicación a la Cámara de Diputados sobre este aumento a través de su dirección de Comunicación Social. Sin embargo, hasta la publicación de este reportaje no respondieron.

No obstante,  a sus homólogos del Poder Legislativo, a los senadores,. sí les recortaron  3 millones 683 mil 390 pesos para combustibles, cifra que representó más de 40 por ciento respecto al año 2016.

El pasado 14 de enero, el diario Reforma publicó que precisamente un grupo de senadores propondrá disminuir al menos 2 mil 345 millones de pesos en partidas que ellos califican como innecesarias en el Congreso de la Unión entre las que consideraron sus propios apoyos para gasolinas.

En términos porcentuales, los diputados se apoyaron de mejor manera de lo que hicieron ellos mismos con dos de los pilares del sector salud: El Instituto Mexicano del Seguro Social  (IMSS) y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).

Si bien el IMSS tuvo un incremento de 16 millones 455 mil 703 pesos destinados a combustibles y aditivos, su crecimiento respecto al año anterior fue de 1.56% mientras que el de los diputados fue de 6.81%

Algo similar sucedió con el ISSSTE. Los diputados les concedieron 6 millones 610 mil pesos más para el 2017, monto que representa un incremento del 3.14% respecto al 2016.  El de los legisladores es de 6.81%

Los diputados federales ganan 73 mil 817 pesos mensuales, más 45 mil 786 pesos para asistencia legislativa y 28 mil 772 pesos en atención ciudadana. En su página web oficial no han incluido junto con sus salarios las prestaciones a las que tiene derecho, entre ellas, dinero para combustibles.

En los últimos años, en la Cámara de Diputados hay una tendencia a desviarse del presupuesto aprobado para gastos en combustibles.  Si se comparan las cuentas entre 2016 y 2017, subió un 6.8%.  Pero en 2015, el incremento fue de 126% y de 117% respecto al 2014,  sí se  contrastan el dinero aprobado y lo que en realidad ejercieron.

Investigación: Miriam Castillo, Valeria Durán, Dulce González, Dulce Ramos, Janet de Luna y Daniel Lizárraga.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Las elecciones más cruciales en América Latina en 2021 (y por qué pueden definir el rumbo de la región)

Castigados por la pandemia y la crisis económica, y en el marco de un amplio descontento popular, varios países latinoamericanos irán a las urnas en el correr del año.
2 de enero, 2021
Comparte

Más pobres, vulnerables y ansiosos que unos meses atrás, millones de latinoamericanos buscarán responder en 2021 algo urgente: ¿quién puede sacarlos del pozo en que se encuentran?

La pregunta dominará las elecciones que varios países de América Latina prevén celebrar en el transcurso del año, tras la muerte y devastación causada por la pandemia de covid-19.

Los datos estremecen: la región sufre la que ha sido llamada supeor contracción económica en un siglo, cercana a 8% en 2020, con unos 40 millones de personas entrando en la pobreza.

Los expertos anticipan que en este contexto puede acentuarse un fenómeno que ya se veía en Latinoamérica antes de la pandemia: la tendencia a cambiar de gobernantes, que pagarán el costo de la crisis ya sean de izquierda o derecha.

“Las elecciones van a ser un soberano voto de castigo para los gobiernos“, le dice Carlos Malamud, investigador principal para la región del Real Instituto Elcano, a BBC Mundo.

Otros advierten que la situación puede propiciar incluso el surgimiento de líderes populistas y de nuevas protestas callejeras: el rumbo político de la región puede definirse en 2021 tanto en las urnas como en las calles.

Entre febrero y noviembre

El calendario electoral latinoamericano 2021 tiene una primera entrada en Ecuador el 7 de febrero.

En la disputa están el banquero y empresario Guillermo Lasso, el líder indígena Yaku Pérez y el economista Andrés Arauz, un delfín del expresidente izquierdista Rafael Correa (2007-2017), cuya condena por un caso de corrupción le impidió ser candidato a vicepresidente.

Una manifestación en Quito

EPA
Ecuador tiene previsto celebrar elecciones en febrero.

Con opciones tan diferentes en medio de la crisis económica y un gran descrédito de las instituciones, la elección ecuatoriana puede ser un anticipo de lo que ocurrirá luego en otros países de la región.

En el vecino Perú, sacudido por la pandemia y una fuerte inestabilidad política que le ha llevado a tener tres presidentes distintos durante 2020, las elecciones generales están marcadas para el 11 de abril.

La crisis de liderazgo peruana ha derivado en la preparación de más de una veintena de candidaturas presidenciales, ninguna con una mayoría clara en las encuestas, que marcan una amplia indecisión o apatía de los votantes.

Otro país con un complejo panorama es Chile, que tiene elecciones previstas para el 21 de noviembre, tras la gigantesca ola de protestas callejeras de 2019 y la elección por voto popular de una convención constituyente en abril próximo.

Las encuestas marcan como principales precandidatos chilenos al alcalde comunista Daniel Jadue, al alcalde conservador Joaquín Lavín y a la diputada Pamela Jiles, aunque el escenario puede variar en los próximos meses.

Dos mujeres se abrazan durante las celebraciones en Chile por la victoria del Apruebo

Reuters
Chile irá a elecciones mientras redacta una nueva Constitución.

En noviembre también hay elecciones previstas en Honduras y Nicaragua, donde analistas anticipan que el presidente Daniel Ortega buscará pasar a su esposa Rosario Murillo el poder que ejerce desde 2007, según sus opositores en base a fraudes electorales.

Además, los gobiernos de Andrés Manuel López Obrador en México y de Alberto Fernández en Argentina tendrán tests de popularidad en junio y octubre respectivamente, con elecciones legislativas de mitad de mandato previstas en sus países.

Entre protestas y populismos

La crisis de América Latina plantea en algunos países una necesidad de reformular el contrato social, lo cual es “una buena oportunidad para evitar el surgimiento de opciones populistas, que las va a haber de todos los colores”, sostiene Malamud.

El malestar social a lo largo de la región quedó de manifiesto en noviembre con las protestas masivas en Perú, que causaron la caída de un presidente, y en Guatemala, que acabaron con el Congreso en llamas y la suspensión de un proyecto de presupuesto para 2021.

Guatemala

Reuters
El malestar social latinoamericano se expresó en protestas como las que estremecieron a Guatemala e noviembre.

Marta Lagos, directora de la encuesta regional Latinobarómetro, cree que las protestas en la región van a resurgir cuando los gobiernos decidan acabar con las ayudas sociales que implementaron ante la pandemia.

“Se pueden producir inestabilidades si los gobiernos no logran entender, y los nuestros claramente no han entendido todavía, en qué consiste la demanda (de ayudas sociales): ellos creen que es una demanda pasajera y la pandemia la ha transformado en una demanda permanente“, le dice Lagos a BBC Mundo.

A su juicio, esto puede llevar al ascenso de líderes populistas en la región.

Los pueblos van a privilegiar el presente, que nunca ha sido tan importante como en la pandemia“, señala. “Y el populismo es el presente: tratar de parchar lo inmediato sin ninguna visión de futuro”.

“Por lo tanto”, agrega, “la probabilidad de que surjan candidatos populistas es muy alta”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Y4HQthYFZQw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.