Gobierno de Calderón ocultó una deuda de 200 mil millones por la construcción de ocho penales
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El Cristalazo.com

Gobierno de Calderón ocultó una deuda de 200 mil millones por la construcción de ocho penales

La deuda contraída por la construcción de los penales será liquidada en el año 2032, esto a pesar de que se entregaron con retrasos de hasta cuatro años y uno de ellos aún no entra en operaciones.
El Cristalazo.com
Por Arturo Angel
28 de febrero, 2017
Comparte

Sin la autorización del Congreso de la Unión, la administración del expresidente Felipe Calderón Hinojosa contrató –a finales de 2010– a proveedores privados para la construcción y operación de ocho nuevos penales federales por un monto de casi 200 mil millones de pesos.  

Lo hizo sin desembolsar un centavo y a cambio de pagar mensualmente el dinero en un plazo de 22 años. Esa transacción le permitió al gobierno no reconocer públicamente la deuda, concluyó la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

De acuerdo con la Constitución y la Ley Federal de Deuda Pública, este tipo de compromisos de pago es deuda pública que requiere la regulación y aprobación del Congreso de la Unión, lo que en este caso no ocurrió.

Una auditoría “Financiera y de Cumplimiento” en materia de “Adquisición de Bienes y Servicios para los Centros Federales de Readaptación Social” aplicada por la ASF, en el marco de la revisión de cuenta pública 2015, concluyó que el gobierno federal –a través del Órgano Administrativo de Prevención y Readaptación Social (OADPRS)– etiquetó la deuda contraída en 2010 por los ocho penales solo como gasto público corriente, pese a que aún hoy se deben 165 mil millones de pesos los cuales deben pagarse obligatoriamente como lo marcan los contratos.

El monto de esta deuda equivale a todo el dinero que ha perdido Pemex por robo de combustible desde 2000. Se trata de un caso donde el gobierno compromete recursos del erario sin que la deuda se reconozca públicamente.

Deuda disfrazada

En la revisión de la cuenta pública 2015, la ASF encontró que en diciembre de 2010 la entonces Secretaría de Seguridad Pública Federal, encabezada por Genaro García Luna, firmó siete contratos para la construcción y operación de igual número de penales federales en distintos estados del país. Un octavo contrato fue firmado en marzo de 2011.

Para edificar los penales, el gobierno no hizo pago alguno sino que el costo corrió a cambio de las empresas contratadas. Como contraprestación, se comprometió a pagarles mensualmente durante 20 años un monto de 199 mil 476 millones de pesos.

Lo anterior no es ilegal pero de acuerdo con los auditores de la ASF, este pago debió cargarse a una partida denominada “Proyectos para prestación de Servicios”, que corresponde a pago de proveedores a largo plazo. Esta inversión en construcción de penales y la contraprestación debió registrarse como tal en el Presupuesto de Egresos y en la Cuenta Pública.

Nada de lo anterior ocurrió. En cambio el OADPRS registró estas contrataciones como “gasto corriente” afectando la partida de “servicios integrales”, como si se tratara del gasto común de la dependencia en su operación y sin algún contrapeso más que la decisión del propio gobierno de decidir a dónde va el dinero.

La ASF alertó que bajo esta fórmula se comprometieron por años miles de millones de pesos, eludiendo lo que marca el artículo 74 de la Constitución que dice que cualquier proyecto de inversión debe tener la aprobación del Congreso pues se trata de contratos de varios años que comprometen recursos a futuro.

“Por los compromisos de pago a largo plazo que se generan, similares a la deuda pública, se estima conveniente que exista una mayor participación en la regulación, aprobación, ejercicio, control, evaluación, transparencia y rendición de cuentas de los Centros penitenciarios” indicaron los auditores.

En respuesta a las observaciones de los auditores, el OADPRS negó que hubiera un endeudamiento con dos argumentos: el primero que los había registrado como gasto corriente y no como proyectos de inversión y segundo que quienes se endeudaron fueron las empresas contratadas pues ellas recurrieron a créditos para la construcción de los centros penitenciarios.

La ASF consideró insuficiente estas explicaciones pues insistió en que la construcción de los penales es un proyecto de inversión que compromete recursos públicos, que no pueden ser consideradas como gasto corriente y que en cambio, según lo que marca la ley, es una forma de endeudamiento que no pasó por los controles del Congreso.

“No obstante lo señalado por el OADPRS, conforme al artículo 2, fracción II, de la Ley Federal de Deuda Pública, la contratación de servicios cuyo pago se pacte a plazos está considerada como deuda pública, lo cual aplica en este caso en particular, ya que se convino con los prestadores de servicios un pago de referencia anual por 199,476,600.0 miles de pesos durante 20 años que es la vigencia de la prestación de los servicios y que al 31 de diciembre de 2015 se tienen pagos pendientes por 165,987,587.7 miles de pesos”.

Penales se entregaron tarde

Los contratos firmados con los proveedores privados (cuyos nombres no fueron revelados por la ASF) fueron para la construcción y operación de ocho nuevos penales federales en los estados de Sonora, Guanajuato, Chiapas, Durango, Oaxaca, Morelos, Michoacán y Coahuila.

Los penales debían acabarse en un plazo máximo de dos años a partir de la firma de los contratos. De acuerdo con la ASF, esto significa que siete penales debieron comenzar a funcionar a finales de 2012 y uno más en marzo de 2013. Esto no ocurrió en la mayoría de los casos.

La revisión hecha por los auditores arroja que solamente los penales de Sonora y Guanajuato entraron en operación en octubre de 2012. Tres penales más en Chiapas, Durango y Oaxaca se echaron a andar hasta mayo, junio y diciembre de 2013. Otro penal, el de Morelos, se fue hasta mayo de 2015 mientras que el de Michoacán apenas comenzó a funcionar en marzo de 2016.

En cuanto al centro penitenciario federal en Coahuila, a la fecha en que se concluyeron las auditorías este aun no entraba en funcionamiento.

En resumen, solo en dos de ocho casos los centros penitenciarios se entregaron respetando los tiempos de los contratos. Otros cinco tuvieron retrasos de hasta cuatro años y uno ni siquiera está funcionando.

Pese a esta situación no se señalaron sanciones impuestas a los proveedores y concesionarios por el incumplimiento de los compromisos originales establecidos.

Estas no fueron las únicas irregularidades encontradas en la auditoría al funcionamiento del OADPRS. El análisis destaca, por ejemplo, que en seis contratos por prestación de diversos servicios para penales federales en 2015, solo dos de las empresas contratadas está en la Base de Datos en Materia de Contrataciones de Seguridad Nacional.

“Se considera que esto podría suponer un riesgo a la seguridad de la información que se proporcionó para solicitar las cotizaciones respectivas, ya que, como se mencionó, son prestadores de servicios que no se encuentran en la base de datos antes referida”, indicó la ASF.

La buena: se acabó sobrepoblación

Si bien la construcción de estos nuevos centros penitenciarios federales ha significado un endeudamiento “disfrazado de gasto corriente”, como concluyó la ASF, el diagnóstico hecho por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) en materia penitenciaria reveló que la creación de las nuevas cárceles ha resuelto el tema de la sobrepoblación penitenciaria en el país.

El Diagnóstico de la CNDH, presentado en marzo de 2016, identificaba aun sobrepoblación en siete centros penitenciarios federales. En respuesta el OADPRS puso en marcha una estrategia de traslados y reacomodos en los nuevos penales. Como resultado, para el ejercicio 2016 la sobrepoblación en los siete centros señalados había quedado resuelta según las autoridades. Fueron en total casi cinco mil traslados desde estas cárceles saturadas a otras.

Además hubo una reducción de la población federal penitenciaria quedando en menos de 25 mil mil internos, mientras que actualmente existe una capacidad instalada para albergar hasta 33 mil reos.

Auditoría revela que Calderón ocultó deuda by http://www.animalpolitico.com on Scribd

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
AFP

Por qué la enorme crisis de COVID-19 en India preocupa al mundo

Mientras en algunas partes del mundo se levantan restricciones, el brote en India está registrando un número récord de casos cada día.
AFP
29 de abril, 2021
Comparte
Una paciente en India en una unidad de cuidados intensivos.

AFP
Una paciente en India en una unidad de cuidados intensivos.

“Nunca había visto una situación tan aterradora. No puedo creer que estemos en la capital de India”, afirma Jayant Malhotra a la BBC.

“Las personas no reciben oxígeno y mueren como animales”, añade.

Malhotra se encuentra ayudando en un crematorio en Nueva Delhi, la ciudad donde los hospitales están colapsados ante un aumento sin precedentes de infecciones por coronavirus.

El país reportó un récord mundial de nuevos casos diarios confirmados por quinto día consecutivo el lunes.

Mientras India sufre por esta última ola, China, EE.UU., gran parte de Europa occidental y partes de África y del sudeste asiático registraron una disminución de las muertes durante las dos semanas anteriores al 25 de abril.

De hecho, algunos países están levantando las restricciones e incluso la Unión Europea llegó a insinuar una reapertura para los viajeros estadounidenses que ya fueron vacunados.

Por eso surge la pregunta, ¿puede la terrible situación de India convertirse en un problema importante para el resto del mundo?

¿Qué tan grande es la crisis de India?

Crematorio en India

Reuters
Hay crematorios que trabajan las 24 horas del día.

En febrero, cuando las muertes por covid-19 diarias eran de unos cientos y los casos nuevos por día oscilaban alrededor de 12.000, muchos en India tenían razones para creer de que el país había logrado escapar de lo peor de la pandemia.

Pero poco a poco comenzaron a ver cómo los contagios reportados aumentaban, llegando a superar los del punto más alto de la primera ola (93.000 por día).

Así se llegó a la crisis actual, tan fulminante que se pasó de 200.000 infecciones confirmadas a mediados de abril a más de 350.000 esta semana.

Las muertes también se multiplicaron. Un promedio de 2.336 personas murieron diariamente en la semana que concluyó el 25 de abril, el doble de los fallecimientos en la peor parte de la primera ola.

“India claramente está luchando”, señala el corresponsal de Salud y Ciencia de la BBC, James Gallagher. “El miedo palpable me recuerda al comienzo de la pandemia, cuando el coronavirus aún era una enfermedad desconocida”.

“La covid-19 puede ser mortal incluso con una atención médica perfecta, pero cuando los hospitales se ven sobrepasados, se pierden vidas que podrían haberse salvado”, añade.

La situación es particularmente grave en Nueva Delhi, donde no quedan camas de unidad de cuidados intensivos (UCI).

Hospital en India colapsado.

AFP
Hospital en India están al borde del colapso.

Muchos hospitales están rechazando a nuevos pacientes y al menos en dos de ellos fallecieron personas internadas después de que se agotaran los suministros de oxígeno.

Los familiares de gente que contrajo el virus piden en redes sociales ayuda para conseguir espacio en hospitales, suministros de oxígeno y ventiladores.

El panorama se complica más debido a que los laboratorios también están saturados y los resultados de las pruebas demoran hasta tres días en entregarse.

Mientras tanto, los crematorios tienen que funcionar las 24 horas del día.

Los familiares de contagiados piden ayuda.

Getty Images
Los familiares de contagiados piden ayuda.

Escenas similares se producen en otras ciudades importantes. En total, India confirmó casi 17 millones de infecciones y 192.000 muertes desde que empezó la pandemia.

Pero es muy probable que estas cifras estén por debajo de la realidad.

La enorme población del país y los problemas logísticos hacen que sea realmente difícil realizar pruebas de covid-19 masivas o registrar muertes con precisión, lo que vuelve mucho más difícil conocer la magnitud exacta de la crisis en India en comparación con las que atravesó Europa o Estados Unidos, por ejemplo.

¿Qué tan difícil se puede poner la situación?

Paciente recibe oxígeno

Getty Images
Muchos en India no tienen acceso a atención médica en absoluto.

Para Gallagher, “lamentablemente en las próximas semanas la situación empeorará significativamente”.

“Una lección, aprendida una y otra vez, es que un aumento en los casos conduce a un aumento en las muertes unas semanas después”, indica.

“Incluso si India pudiera detener la propagación del virus de la noche a la mañana, las muertes seguirían aumentando exponencialmente, ya que muchas personas ya fueron infectadas. Y no hay señales de que los contagios se vayan a estabilizar”, afirma el periodista.

Gallagher señala que el aumento o no de los casos dependerá del éxito de los cierres y el ritmo de la inmunización.

India no tiene el mayor número de casos ni muertes registrados. Estados Unidos reportó hasta el 26 de abril alrededor de 32 millones de contagios y 572.000 muertes, según los datos compilados por la Universidad Johns Hopkins.

Tampoco encabeza las listas de infecciones o muertes por cada millón de habitantes. Gran parte de Europa y América Latina reportaron márgenes superiores.

Pero es el tamaño de la población en India y el dramático aumento de casos y muertes lo que causa tanta preocupación.

“Nunca habíamos visto una situación como esta, en la que el sistema de salud sea incapaz de hacer frente a la magnitud de las cifras en el contexto de un fuerte y continuo aumento de nuevos contagios”, señala a la BBC Gautam Menon, profesor de Física y Biología y experto en el modelos de medición de enfermedades infecciosas.

Cuando los servicios de salud colapsan, la gente muere por todas las causas en un número mucho mayor. Son muertes que no se reflejan en las estadísticas del coronavirus.

Además, los proveedores de atención médica en India tienen el gran desafío de alcanzar a su vasta población y, por ello, muchos en ese país no tienen acceso a atención médica en absoluto.

¿Qué significa para el resto del mundo?

La pandemia es una amenaza mundial, eso se sabe.

Desde los primeros días, los científicos y los expertos en salud han rastreado cómo la infección se mueve de un país a otro, impulsada sobretodo por los viajes aéreos y una economía mundial altamente globalizada.

Viajeros hacen fila

Getty Images
Los viajes son una causa de la propagación del virus.

Hasta ahora, las fronteras nacionales representaron una barrera muy limitada para la propagación y se vio que es casi imposible imponer prohibiciones de viaje y cerrar accesos de forma indefinida.

Entonces, lo que sucede en India muy probablemente se extenderá por todo el mundo, especialmente porque el país tiene la diáspora más grande del planeta.

James Gallagher opina que “la pandemia nos enseñó que el problema de un país es el problema de todos”.

“El coronavirus se detectó por primera vez en una ciudad de China y ahora está en todas partes. El número récord de casos en India podría extenderse a otros países, por lo que muchos ya introdujeron restricciones de viaje. Y estos altos niveles de infección son un caldo de cultivo para nuevas variantes”, señala.

¿Una nueva amenaza nació en India?

Las condiciones en India pueden ser muy malas noticias para la lucha global contra la covid-19.

“La numerosa población y su densidad es una incubadora perfecta para que este virus experimente mutaciones”, sostiene Ravi Gupta, profesor de microbiología clínica en la Universidad de Cambridge.

Si se deja tiempo para que el virus mute en tales condiciones “ideales“, podría alargar y aumentar considerablemente la gravedad de la pandemia en todo el mundo.

“Cuantas más oportunidades tenga el virus de mutar, más probable será que encuentre una forma de infectar incluso a las personas que han sido vacunadas”, añade James Gallagher.

Multitud de gente en India

Getty Images
¿Cómo puede India (y el resto del mundo) detener la propagación?

Las nuevas variantes de Reino Unido, Brasil y Sudáfrica ya causaron problemas durante esta pandemia, extendiéndose por todo el mundo.

El profesor Menon cree que ese peligro es latente con India y señala que “es realmente imposible poner un límite a la propagación de variantes”.

“La variante B.1.617 (que se identificó por primera vez en India) se encontró ya en varios países y llegó muy probablemente como un virus importado”, explica.

El experto advierte que las mutaciones y evoluciones continuarán y serán un obstáculo para la inmunidad que podría dar una infección anterior o la vacunación.

La pregunta ahora es qué tan rápido podría suceder eso.

“Sabemos que la covid-19 puede mutar para lograr una mayor transmisibilidad a partir de nuestra observación de las múltiples variantes en todo el mundo. Hasta ahora creemos que las vacunas deben seguir siendo eficaces contra estas nuevas variantes, pero esto puede cambiar en el futuro”, sostiene Menon

¿Cómo pueden India (y el resto del mundo) detener la propagación?

Ya se realizan esfuerzos internacionales para ayudar a India a gestionar su crítica escasez de oxígeno y combatir el devastador aumento de casos.

Reino Unido comenzó a enviar ventiladores y dispositivos concentradores de oxígeno, mientras Estados Unidos levantó la prohibición de enviar ciertas materias primas al extranjero, lo que permite a India producir más vacunas de AstraZeneca.

Oxígeno

AFP
El oxígeno se convirtió en un recurso vital en India.

Varios países también ofrecen enviar personal médico y equipamiento para ayudar.

El gobierno de India aprobó planes para instalar más de 500 plantas de generación de oxígeno en todo el país y contar con más suministros.

Pero estas son medidas para tratar de prevenir muertes, no infecciones.

Los expertos señalan que el mundo necesita un aumento espectacular de la capacidad de lndia para vacunar a su población y prevenir la propagación del virus.

A su favor el país tiene que es una potencia en lo que respecta a la fabricación de vacunas.

Ejecuta un programa de inmunización masiva, produce el 60% de las vacunas del mundo y es el hogar de media docena de fabricantes importantes.

Mujer es vacunada en India

AFP
A su favor el país tiene que es una potencia en lo que respecta a la fabricación de vacunas.

“Un programa de vacunación de adultos a gran escala contra un patógeno virulento como el SARS-Cov2, el virus que causa la covid-19, plantea desafíos sin precedentes”, según el corresponsal de la BBC en India, Soutik Biswas.

La campaña de vacunación de India, la más grande del mundo, comenzó el 16 de enero y tiene como objetivo alcanzar a 250 millones de personas hasta julio.

Se estima que alrededor de 118 millones de personas recibieron una primera dosis hasta abril y esto representa menos del 9% de la población.

Inicialmente limitado a los trabajadores de la salud y al personal de primera línea, el plan masivo se fue ampliando en etapas hasta llegar a los mayores de 45 años.

Pero la magnitud de la tarea de inmunizar a una población tan grande y los problemas logísticos y de infraestructura que plantea el país no dejan de complicar el despliegue.

Por todo ello se señala que la campaña de vacunación debe acelerarse mucho más para alcanzar sus objetivos.

“No está claro si el país tiene suficientes vacunas y capacidad estatal para acelerar y ampliar la cobertura para incluir a los jóvenes”, indica Biswas.

Filas para vacunación.

Getty Images
Filas para vacunación.

Hasta que una población tan grande no se vacune con éxito, India representa un riesgo para todo el mundo.

“El problema de las enfermedades infecciosas como la covid-19 no es asunto de una sola nación o incluso de un pequeño grupo de naciones. Es verdaderamente global en sus implicaciones”, sostiene el profesor Menon.

“Necesitamos más cooperación internacional en pruebas, vacunas e investigación para el bien del mundo“, concluye.

Como han dicho los funcionarios de salud pública y los políticos desde los primeros días de la pandemia: “Nadie está a salvo hasta que todos estén a salvo”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=e3P7FMxmnEY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.