close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Cifras incompletas y con errores impiden conocer cuántos desaparecidos hay en México

Hay datos de al menos 10 fuentes distintas, oficiales y no oficiales, pero ninguna permite identificar incidencia y patrones de este delito, 11 estados ni siquiera cuentan a nivel local los desaparecidos.
Cuartoscuro
Por Arturo Angel
15 de febrero, 2017
Comparte

En México no se sabe realmente cuantas personas desaparecidas hay.

Las cifras de personas desaparecidas son confusas, contradictorias y carecen de metodología, lo que a su vez provoca que no haya un diagnóstico que facilite la investigación de los casos y la generación de políticas públicas, de acuerdo a un estudio elaborado a partir de registros y programas oficiales y no oficiales sobre el tema.

Hay reportes que van desde mil hasta 26 mil personas no localizadas, pero no está claro cuáles casos corresponden a desapariciones intencionales, cuáles a desapariciones forzadas y cuántas a personas extraviadas por otras causas, concluye el análisis El Registro estadístico de la Desaparición: ¿Delito o circunstancia?”, elaborado por el Observatorio Nacional Ciudadano.

“Tras 10 años de altos índices delictivos y violaciones a derechos humanos, aún no hemos logrado construir un registro confiable de desaparecidos que permita identificar las causas del problema, analizar sus tendencias y definir líneas de acción claras, coherentes y evaluables” subraya el documento.

El problema principal identificado es que aunque hay varias bases de dato sobre casos de desaparición, estas son resultado de “sentencias y casos coyunturales” y no de una estrategia,  lo que resulta en instrumentos incompletos que solo buscan satisfacer una obligación internacional.

Otro problema que encontró el Observatorio es el uso indistinto en los registros oficiales de términos como “persona desaparecida”, “persona extraviada”, “persona ausente” o “no localizada” lo que impide generar un diagnóstico adecuado.

En algunos estados se han encontrado fichas de personas desaparecidas donde la fotografía no corresponden con los datos de la víctima.

“Ello significa que ni siquiera contamos con el cimiento básico para generar una política pública especializada en la materia, ya que desconocemos rasgos esenciales de este delito que van desde su incidencia hasta patrones específicos de su comisión detalla el análisis.

El estudio del Observatorio Nacional Ciudadano también evidencia que una de los pilares para la búsqueda de personas desaparecidas: el registro AM/PM sustentado en dos bases de datos (familiares de desaparecidos y cuerpos o restos humanos encontrados) opera en la opacidad pue son hay informes de resultados e incluso, se advierte que la mayoría de los estados no lo utilizan.

Los datos de desaparecidos: distintas realidades

A continuación se muestran los resultados que el análisis del Observatorio Nacional Ciudadano realizó a una decena de fuentes distintas, y en donde se evidencia además de la disparidad de los registros fallas o limitantes puntuales en los mismos:

Registro Nacional de Personas Extraviadas o Desaparecidas

De acuerdo con este registro hay más de 20 mil personas cuyo paradero se desconoce en México. La información estadística que se revela permite distinguir que casos están relacionados con una denuncia a nivel local y cual a nivel federal, pero no se hace una distinción entre los casos de personas perdidas o aquellas que hayan desaparecido en contra de su voluntad.

El análisis del Observatorio Nacional destaca que este registro se puso en marcha desde el 2011 y ha sido corregido en varias ocasiones ante el reconocimiento oficial de que había casos replicados o inexistentes. Sin embargo, no está clara su utilidad real.

“En este sentido, se privilegió obtener una cantidad correcta de personas desaparecidas y extraviadas en lugar de diseñar un registro funcional y pertinente. Se mantuvo una conformación institucional que difícilmente satisface las necesidades de los usuarios pero que puede presumirse como el cumplimiento cabal de recomendaciones internacionales por parte del gobierno federal” indica el análisis.

Programa de mujeres y niñas desaparecidas “Dar Contigo”

Según este programa hay dos mil 222 mujeres y niñas desaparecidas en el país. Aunque se trata de un registro oficial que la Secretaría de Seguridad Pública Federal (hoy CNS) puso en marcha en noviembre de 2012, está diseñado para que las propias personas ingresen los datos de su caso en particular.

El estado de México, la Ciudad de México y Veracruz concentran casi la mitad de todos los casos registrados en esta base de datos.

El informe del ONC destaca que aunque este programa sigue vigente tiene muy poca difusión de parte del gobierno. Además no permite generar información estadística y donde no queda claro la atención que le da el gobierno a las pistas de localización que se pueden ingresar en el mismo.

Programa de difusión de personas desaparecidas “¿Has Visto a…?”

Los datos que arroja este programa es de mil 10 personas desaparecidas. Se puso en marcha el 17 de diciembre de 2015 por la Procuraduría General de la República y consiste en una herramienta que genera cédulas de identificación de personas desaparecidas, las cuales se difunden tanto por los canales oficiales de la procuraduría así como en distintos sitios públicos y medios de comunicación.

Los analistas destacan que aunque este programa difunde casos de personas relacionadas con averiguaciones previas federales no está claro si se refiere solo a desapariciones de personas o a casos de extravío o pérdida. Además, al igual que en los casos ya mencionados, son registros que se alimentan de forma “circunstancial” conforme los casos se reportan, peor no resultan útiles para identificar tendencias de este delito.

Base de datos AM/PM

Se trata de la herramienta definitiva en el tema de registro y localización de personas desaparecidas. En la teoría se compone de dos bases de datos, una de personas desaparecidas (a través de sus familiares) y otra de cuerpos en fosas o restos hallados, y la idea es cruzar la información para conseguir identificaciones.

Dicho programa fue diseñado por la Cruz Roja Internacional que donó a la PGR  el software para su implementación en 2015.

El problema, destaca el Observatorio Nacional Ciudadano, es que se desconoce públicamente cualquier registro estadístico o resultados de este programa y la calidad de los mismos. De hecho, el análisis señala que solo hay constancia de su implementación en cinco de las 32 entidades del país.

Alerta Amber

Esta herramienta más que una base de datos es un mecanismo de búsqueda de menores de 18 años que se hayan extraviado y no necesariamente obedece a casos de desaparición como los reportados, por lo que no resulta útil para generar estadísticas de acuerdo con el estudio del Observatorio Nacional Ciudadano.

Información estadística sobre desaparición de personas en el fuero federal

En un registro estadístico propio de la Procuraduría General de la República y de acuerdo con el hay dos mil 198 personas reportadas como desaparecidas entre enero de 2014 y octubre de 2016. El 75 por ciento de los casos se concentran en ocho entidades solamente y los estados con más casos son Guerrero, Tamaulipas y Veracruz.

Un dato que si incluye esta base de datos es el de 45 personas desaparecidas encontradas con vida, así como otras 70 encontradas sin vida.

“Sin embargo, no se brinda mayor información sobre la ruta crítica ni la ruta metodológica a partir de la cual se construye esta información estadística al interior de la institución federal de procuración de justicia. Ello ocasiona que no hay suficiente claridad sobre la definición de las unidades de cuenta en conjunto con las respectivas variables temporales y geográficas que se brindan” subraya el estudio.

Registros estatales

Hay estados que cuentan con bases de datos oficiales a nivel local de personas desaparecidas pero no son todos. De hecho once entidades carecen de cualquier registro público oficial sobre el tema pese a que el problema es generalizado; se trata de Baja California, Campeche, Chihuahua, Hidalgo, Jalisco, Puebla, Nayarit, Quintana Roo, Tamaulipas, Tlaxcala y Yucatán.

Otra carencia significativa es que en los estados donde si existen registros oficiales existen carencias en cuanto a la calidad de la información y el método de recolección, por lo que los registros terminan siendo dudosos.

“La mayor parte de estos registros carecen de documentos metodológicos o de instructivos que permitan entender los procesos de integración y características de las herramientas. Lo anterior se debe al menor control y supervisión público al que están sujetos los registros en las entidades federativas. Asimismo, llama la atención que en la mayoría de los casos se carece de definiciones específicas respecto a los términos de personas desaparecidas, extraviadas, ausentes y no localizada” indica el Observatorio.

Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH)

La CNDH posee un registro propio denominado Sistema de Información Nacional de Personas Extraviadas y Fallecidas no Identificadas (SINPEF) que incluye una base de datos de personas desaparecidas que se integra a partir de expedientes de quejas ante este organismo.

De acuerdo con esa base de datos hay un registro de 26 mil 25 personas desaparecidas en los 32 estados del país y además, se tiene el detalle de cuatro mil 931 personas como posibles víctimas de desaparición forzada. Los datos fueron obtenidos por el OMNC via solicitudes de transparencia pues no se hacen del conocimiento público.

Encuesta y censos de INEGI

El INEGI, a través de diversos censos de seguridad y justicia, así como a través de la Encuesta de Victimización presentó en los últimos años datos relacionados con desapariciones forzadas sin embargo, los analistas encontraron que no se trata de una información homologada y hoy en día tampoco actualizada.

Entre los datos que arrojaron estas mediciones destaca la apertura de 538 averiguaciones iniciadas ante la PGR por posible desaparición forzada entre 2014 y 2015.

Comisiones estatales de Derechos Humanos

El estudio del Observatorio Nacional Ciudadano encontró que hay 10 comisiones de Derechos Humanos estatales que en 2014 registraron 77 casos de presunta desaparición forzada. Más de la mitad de estos casos corresponden a información proporcionada por la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México.

Tampoco en el caso de estos organismos hay bases de datos públicas y verificables.

Organizaciones civiles

Distintos colectivos ciudadanos que a lo largo de los años se han dedicado a la búsqueda de personas desaparecidas en el país han generado en algunos casos información estadística propia, cuya fuente – en la mayoría de los casos – son los familiares directos delas víctimas.

En el informe del Observatorio Nacional no se hace referencia a alguna estadística en particular pero si se subraya que, en lo general, se trata de registros de nivel local que en muchos casos difieren con las cifras oficiales de las autoridades.

Consulta aquí el informe completo.

Fascículo Desapariciones by http://www.animalpolitico.com on Scribd

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La prueba de las sábanas de la noche de bodas: tradición antigua que aún tortura a mujeres

El día de la boda puede convertirse en una pesadilla para las mujeres en países con fuertes tradiciones patriarcales. En el Cáucaso, las antiguas costumbres pueden causar daños físicos y psicológicos a la novia, a menudo con consecuencias a largo plazo.
22 de junio, 2019
Comparte

“Cuando comenzó a desvestirse después de la boda, me asusté mucho”, recuerda Elmira (no es su verdadero nombre).

“Y no importaba cuántas veces me dijera a mí misma que eso era precisamente lo que pasaba cuando una se casa, no podía calmarme. Lo único en lo que podía pensar era que en ese momento me tenía que desvestir”, agrega.

En ese momento Elmira tenía 27 años, acaba de terminar la universidad y trabajaba como intérprete. Y aceptó casarse con un extraño, en un arreglo hecho por sus padres, simplemente para “hacer feliz a mamá”.

“Él era nuestro vecino. Éramos muy distintos: no tenía educación de ningún tipo. No teníamos nada en común”, dice Elmira.

“Me lo presentaron mis hermanos y ellos me dijeron que era un buen chico. Mi mamá estaba feliz de que me casara con un vecino, porque iba a estar cerca y ella podía estar al tanto de todo lo que pasaba”, añade.

Elmira le había dicho a su madre muchas veces que no quería formar una familia todavía. Su madre le contó a sus familiares, quienes de inmediato comenzaron a presionarla, con la sospecha de que la joven ya no era virgen.

Pero esa noche de bodas fue, de hecho, la primera vez que ella tuvo relaciones sexuales.

Aun sabiendo eso, su esposo ignoró sus sentimientos y su autoestima.

Él simplemente se lanzó sobre ella y, cuando la cabeza de la mujer comenzó a golpear contra un clóset, escuchó una voz del cuarto vecino que gritaba: “¡Eh, silencio! Lo están haciendo muy duro”.

Detrás de la puerta estaba la madre de Elmira, junto a dos tías, su suegra y una pariente lejana, cuya presencia era parte de una tradición para confirmar la consumación del matrimonio, el “acto del amor físico”. Y confirmar, por supuesto, que ella era virgen.

Se podía escuchar cada pequeño sonido. Estaba temblando por el dolor y la vergüenza y pensaba: ‘¿esto es el matrimonio?'”

La pariente lejana cumplía el rol de “engi”: una mujer casada que va al hogar de los recién casados después de la boda y se sienta toda la noche en el cuarto vecino.

Una de las responsabilidades es oficiar como consultora. O sea, la idea es que la novia sexualmente inexperta pueda salir de la habitación para pedir consejo a una mujer con experiencia.

La otra misión de la “engi” es recoger las sábanas de la cama después de la noche de bodas.

“Las noches de boda están envueltas en misterio”

Mostrar las sábanas a la mañana siguiente de la boda es una tradición en el Cáucaso.

La sangre sobre la tela es una prueba para los familiares de que el matrimonio ha sido consumado. Los parientes felicitan a los recién casados cuando ven las manchas rojas y solo después de esto el ritual de la boda se considera terminado.

Hombres plantan una bandera

BBC
“Todo el pueblo asistió a mi humillación”

“Es por eso que las noches de boda están envueltas en misterio, ¿qué mostrarán las sábanas por la mañana?”, dice Shakhla Ismail, quien estudia los derechos de las mujeres en Azerbaiyán.

Si no se ve sangre, entonces la mujer puede caer en el ostracismo y ser devuelta a sus padres por estar “defectuosa”.

Después de eso, es considerada divorciada, lo que a menudo significa que tendrá problemas para volver a casarse. Además, puede sufrir acoso y maltrato en la casa de sus padres.

Activistas de Derechos Humanos en Azerbaiyán señalan que la tradición de “escuchar” la noche de bodas y presentar las sábanas es una práctica extendida en amplias zonas rurales del país.

De hecho, antes de la boda, la mujer es revisada por un especialista para confirmar que todavía sea virgen.

Este procedimiento es cuestionado por organizaciones internacionales. A finales del año pasado, la Organización de Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud hicieron un llamado para acabar con la práctica -que ocurre en al menos 20 países- que resulta humillante para las mujeres.

En el comunicado de ambas organizaciones también se menciona que no hay un concepto médico para la “virginidad” y la noción se basa en criterios sociales, culturales y religiosos.

“Embargada por el terror”

Miedo, dolor, vergüenza: esos son los sentimientos que Elmira asocia a su noche de bodas.

“Estaba fuera de mí y tan aterrorizada de decir algo. No dormí en toda la noche, pero a él no le importó y se quedó dormido tranquilamente”, relata.

En la mañana, la testigo entró en la habitación para llevarse las sábanas.

Mujeres escuchan en una puerta

BBC
“Se podía escuchar cómo movían las sillas afuera de la habitación donde yo tenía mi primera noche de bodas”.

“En ese momento, no me importaba. Entendía lo desagradable que era todo, pero la sensación de terror de la noche anterior anulaba cualquier vergüenza”, señala.

“Yo sabía que todo el mundo iba a mirar la sábana, pero estaba tan conmocionada que apenas recuerdo siquiera cuando las sacaron de la cama”.

Estas tradiciones se han vuelto cada vez más traumáticas para las mujeres, apunta la psiquiatra Ellada Gorina.

En el mundo moderno, las personas ya no se casan tan jóvenes y muchas tienen su primera experiencia sexual antes de casarse.

Y mucho menos necesitan a una persona en el cuarto vecino para que les dé un consejo en la noche de bodas. Por eso la labor de las “engi” se ha reducido a la de verificación de la virginidad.

Hasta hoy, muchas mujeres ven la presencia de la ‘engi’ como algo normal. El trauma, el conflicto y el sufrimiento ocurren cuando las nuevas generaciones crecen en tiempos más progresistas”, explica Gorina.

Negar, otra mujer que vivió en la zona rural de Azerbaiyán, recuerda que en su noche de bodas no tuvo una o dos “asesoras”.

Tuvo a todo el pueblo detrás de su puerta.

Nunca sentí tanta vergüenza en mi vida. Pero pensé ‘esto es normal’, ya que la gente mayor del pueblo sabe más de todo“, dijo.

Negar confesó que ni ella ni su marido tenían ningún deseo sexual aquella noche, porque básicamente podían escuchar a los testigos del otro lado de la puerta, “cómo movían las sillas y respiraban detrás de la puerta”.

Hombre con una manzana roja

BBC
En algunas zonas de Armenia y Georgia se le llama la prueba “de la manzana roja”.

Por supuesto, a la mañana siguiente tuvieron que mostrar las sábanas.

En ese momento, Negar tenía 18 años. Ahora tiene 30 y tantos, está divorciada y vive en la capital del país, Bakú. Y describe a sus familiares como “pervertidos”.

Pero no todas tienen la posibilidad de comenzar una nueva vida y, debido a la posición de la mujer en una sociedad tan patriarcal, los cambios ocurren muy despacio.

Manzana roja

Hay tradiciones similares a la de la sábana en el país vecino, Armenia. También en Georgia y en otras repúblicas rusas en el Cáucaso norte.

En la versión armenia, no hay testigos detrás de la puerta. Pero está la tradición de la “manzana roja”, una delicada referencia a las manchas de sangre en las sábanas.

“Entre más lejos de la capital del país, mayor resistencia al cambio. En algunos lugares alcanza niveles de fanatismo”, señala Nina Karapetians, activista de Derechos Humanos.

Ella señala que muchas veces todos sus familiares y vecinos son invitados para probar que una hija es “casta y pura“.

"Yo sabía que todo el mundo iba a mirar la sábana y la mancha en ella, pero estaba tan conmocionada, que apenas recuerdo siquiera cómo las sacaron de la cama"", Source: Elmira, Source description: , Image:

“Así que todo el pueblo hace parte del ritual de humillación”, explica Karapetians.

En las áreas rurales de Armenia, las mujeres se casan, en la mayoría de los casos, apenas cumplen 18 años. Muchas no tienen trabajo o habilidades en una labor específica.

Y si alguna no pasa el “test de la manzana roja”, sus padres pueden desheredarla.

“Nunca hablamos de lo que pasó esa noche”

Mientras algunas mujeres, de acuerdo a Gorina, pueden lidiar con la tradición de una manera más fácil, otras experimentan un trauma que les dura años.

“Recuerdo un caso en que no hubo mancha de sangre en las sábanas. Así que, en mitad de la noche, la familia del marido llevó a la novia al médico para que les dijera si era virgen o no”, explicó Gorina.

La invasión de la privacidad puede hacer que las mujeres se sientan víctimas de violencia, lo que les puede causar un trauma de largo plazo.

El esposo de Elmira murió a los seis meses de la boda. “Durante ese tiempo nunca hablamos de lo que había pasado esa noche”, explicó.

Mujeres en un carro.

BBC
“Cuando el auto de los recién casados sale de la celebración, otro lo sigue, con cuatro mujeres borrachas adentro”.

Después de su muerte, no ha tenido otra relación. Según ella, siente que hay una barrera psicológica.

“Estaba lista para casarme de nuevo o para conocer a alguien, pero mis experiencias previas se interpusieron. Si tuviera que volver a vivir esa situación ahora, me comportaría de otra manera respecto a mi marido y ante esas mujeres”, explica.

Expertos de Armenia y Azerbaiyán están de acuerdo en que esas tradiciones se están convirtiendo en una cuestión del pasado.

“Las nuevas generaciones están listas para luchar por sus derechos”, anota Karapetians.

“Conozco familias que se han negado a participar en la ceremonia. Los cambios comienzan con ellos”, explica Ismail.

Maleika y Arif

Arif y Maleika (no son sus verdaderos nombres) son dos jóvenes de Azerbaiyán que provienen de familias modestas y que fueron presentados por sus mayores.

De acuerdo a la tradición, en la boda los novios se sientan separados en una mesa elevada. Su mesa es la única que no tiene alcohol.

Ellos miran cómo sus invitados –unas 400 personas– bailan y disfrutan de la fiesta. El novio no besa a la novia: ese tipo de contacto no es aceptado en público.

"Así que todo el pueblo hace parte del ritual de humillación"", Source: Nina Karapetians, Source description: Activista de DD.HH., Image:

Pero, de manera bastante inusual, Maleika, ante las miradas de asombro de sus familiares, también comienza a bailar.

Los invitados susurran y llaman a Maleika descarada. “¡Esto no es una discoteca!”, se queja una mujer.

“¡Cómo puede ser tan poco prudente! ¡Le está faltando el respeto a nuestras tradiciones!”, dicen otros.

Los invitados no están contentos de que la novia les preste poca atención, de que está hablando con sus amigos en lugar de con sus familiares y, a veces, con su esposo.

Pero incluso Maleika sabe que no puede escapar a la tradición. Cuando el auto de los recién casados sale de la celebración, otro los sigue, con cuatro mujeres borrachas adentro.

Incluso esta pareja más moderna sabe que no estará sola en su casa esta noche.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=blMd5zpa3gE

https://www.youtube.com/watch?v=hku5Xj6pr-M

https://www.youtube.com/watch?v=GpyJ8GP7PWg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.