¿Ellos tienen derecho a decidir? El debate por el hombre que logró impedir que su expareja abortara
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty images

¿Ellos tienen derecho a decidir? El debate por el hombre que logró impedir que su expareja abortara

Uruguay legalizó en 2012 la interrupción legal del embarazo hasta las 12 semanas, pero ahora un caso cuestiona la constitucionalidad de la norma, luego de que un hombre lograra por la vía judicial evitar que su expareja abortara.
Getty images
Por BBC Mundo
24 de febrero, 2017
Comparte

Este jueves una mujer en Uruguay planeaba realizarse un aborto.

Quedó embarazada tras una relación de seis meses, que ya acabó.

La mujer -cuya identidad se mantiene en el anonimato- siguió los requisitos que dicta la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, una norma que Uruguay aprobó en 2012 y que permite a las mujeres abortar legalmente durante las primeras 12 semanas de gestación.

Fue a un centro médico y pidió realizarse el procedimiento. Llevaba 10 semanas embarazada.

Sin embargo, este no pudo realizarse.

Un fallo inédito se lo prohibió. El dictamen fue emitido a pedido del progenitor del bebé por nacer, quien al enterarse de lo que iba a hacer su expareja presentó un recurso de amparo contra el procedimiento.

Según consta en el texto judicial, el hombre afirmó haber “intentado de todas las formas posibles hacer reflexionar a la demandada para que depusiera su actitud, lo cual resultó infructuoso”.

Por eso activó “los mecanismos legales tendientes a la protección de la vida del hijo en común“.

Quienes se oponen a la ley creen que este caso podría llevar a que se la declare inconstitucional.Quienes se oponen a la ley creen que este caso podría llevar a que se la declare inconstitucional.

Justicia

Fue al juzgado en la ciudad de Mercedes, departamento de Soriano (en el sudoeste de Uruguay), y señaló que si bien ya no estaba en pareja, estaba dispuesto a hacerse cargo de su hijo solo y que tiene los medios económicos para hacerlo.

Su abogado también presentó un recurso de inconstitucionalidad contra la ley de aborto.

La jueza Pura Concepción Book Silva accedió al pedido y ordenó que se frenara el procedimiento.

¿Sobre qué base?

No fue porque consideró que el hombre tuviera derecho a decidir sobre el aborto, algo no contemplado en la ley.

Fue por algo más técnico: consideró que no se había cumplido con el artículo 3 de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Este exige que en la historia clínica de la paciente se registren “las circunstancias derivadas de las condiciones en las que ha sobrevenido la concepción, situaciones de penuria económica, sociales o familiares o etarias que a su criterio le impidan continuar con el embarazo en curso”.

Letreros en forma de mano que dicen Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionAdemás de Uruguay solo Cuba, Guyana, Guyana Francesa, Puerto Rico y el Distrito Federal de México permiten el aborto sin justificación en las primeras 12 semanas.

Debate

El caso, que tuvo amplia repercusión en la prensa y redes sociales en Uruguay, volvió a poner sobre el tapete el espinoso tema del aborto.

La ONG Mujer y Salud Uruguay (MySU), que promueve la defensa de los derechos sexuales y reproductivos, acusó a la jueza de buscar “abrir de nuevo el debate sobre la ley, algo que no es su potestad”.

“Los grupos pro vida han estado buscando una manera de plantear la inconstitucionalidad de la ley pero les faltaba un caso y este les vino como anillo al dedo”, dijo a BBC Mundo la directora de MySU, Lilián Abracinskas.

Abracinskas cuestionó la interpretación del artículo 3 que hizo la magistrada y dijo que en realidad “es una excusa”.

Lo que se busca es que se venza el plazo de 12 semanas de gestación” para que la mujer en cuestión no tenga posibilidades legales de abortar, afirmó.

Del otro lado están quienes creen que el fallo permite por primera vez poner al futuro padre como sujeto de derecho ante el niño por nacer.

“HAY ESPERANZA! Fallo histórico, protege derecho del Padre y del Bebé, y frena Aborto. LA LEY DE ABORTO VA A CAER!”, tuiteó el diputado del Partido Nacional Carlos Iafigliola, líder de la organización Pro-Vida.

El legislador dijo al diario El País que la ley de aborto “nació mal parida” porque no contiene “siquiera un solo renglón” sobre los derechos de los padres.

“Es el primer fallo en este tema que nos da la razón”, afirmó sobre la decisión de la jueza Book Silva.

Hombre de cabello blanco insertando un voto en un ánfora.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEn junio de 2013 hubo un referéndum para validar la ley de 2012 que despenaliza el aborto en Uruguay.

¿Cambia algo?

Si bien la magistrada justificó su prohibición de avanzar con el aborto sobre la base del incumplimiento del artículo 3, el texto de su dictamen muestra un claro apoyo a la postura del progenitor.

“Debe de existir seriedad en la aplicación e interpretación de esta ley junto a todo el sistema jurídico nacional, so pena de que quienes son directamente perjudicados queden en estado de auténtico desamparo, en forma irremediable”, señaló.

“Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepción. Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente”, agregó en otro pasaje.

También sostuvo que avanzar con la interrupción del embarazo “significa un daño violatorio de los derechos de la personalidad, consagrados en los artículos 72 y 332 de la Constitución Nacional, dado que se lesiona el derecho a la vida del concebido”.

De esta forma, la jueza cuestionó la constitucionalidad de la ley de aborto y elevó un recurso de inconstitucionalidad a la Corte Suprema de Justicia.

Se trata de la primera vez que es cuestionada la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo desde su aprobación en 2012, y lo que defina la máxima corte del país podría cambiar la legislación vigente.

Manifestantes frente al Palacio Legislativo de Montevideo.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLos alrededores del Congreso fueron escenario de protestas tanto a favor como en contra de la ley que aprobó el aborto en 2012.

Precedente

Lilián Abracinskas, de MySU, teme que el fallo de la jueza pueda sentar precedente para otros hombres que quieran frenar los abortos de sus parejas o exparejas.

Sin embargo, desestimó los reclamos en los que basó su dictamen.

“La jueza plantea que la vida comienza a partir del momento de la concepción, un debate que ya fue saldado con la aprobación de esta ley, que fue democráticamente acordada”, señaló.

La activista también recalcó que todas las legislaciones sobre el aborto del mundo se refieren a los derechos de las mujeres y no de los hombres, ya que son ellas las que deberán atravesar el embarazo, con sus consiguientes riesgos.

“Las convenciones internacionales estipulan que interferir sobre algo que está consagrado en la ley y afecta el cuerpo de las mujeres causando daño y tratamiento degradante es tortura”, advirtió, señalando que obligar a la mujer del caso a tener a su bebé podría abrir un nuevo frente legal, si ella decidiera demandar al Estado.

Mientras el debate continúa, el tiempo se va acabando.

Este viernes la mujer apeló el fallo en busca de avanzar con el aborto, que deberá realizarse antes del 10 de marzo, cuando cumpla las 12 semanas de gestación.

Ante la jueza, la mujer explicó que su decisión se basa en que tiene “un rechazo natural al embarazo”.

“No tengo ganas de estar embarazada ni soportar que me obliguen”, señaló.

En tanto, las organizaciones pro vida anunciaron que el próximo 25 de marzo realizarán una movilización pública en contra del aborto.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La matanza de Tlatelolco: qué pasó el 2 de octubre de 1968 en México

Las protestas estudiantiles comenzaron a intensificarse conforme se aproximaban los Juegos Olímpicos y esa no era la imagen que el gobierno de México quería proyectar.
2 de octubre, 2020
Comparte

La historia que derivó en una masacre empezó con una pelea de estudiantes en el centro de Ciudad de México.

El grupo antimotines de la policía capitalina, conocido como Cuerpo de Granaderos, intervino para calmar la riña. Pero lo hizo de manera brutal.

Golpeó a decenas de estudiantes y testigos de la pelea. Persiguió a los jóvenes hasta las escuelas donde buscaron refugio y también allí agredió a alumnos y profesores que impartían clase.

Era el 23 de julio de 1968. En esa época la policía mexicana tenía fama de cometer abusos, pero la agresión a los estudiantes fue excesiva.

Cuatro días después, estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Instituto Politécnico Nacional (IPN) organizaron una marcha contra la violencia policial.

Pero la caminata, a la que se sumaron miembros del Partido Comunista Mexicano, fue reprimida por los granaderos.

A partir de ese momento empezó un movimiento estudiantil que en pocas semanas creció rápidamente. La UNAM, el IPN y otras universidades del país se declararon en huelga.

Las autoridades reportaron autobuses quemados y el estallido de artefactos explosivos. Decenas de jóvenes fueron detenidos y en el Zócalo, la plaza central del país, se desplegaron tanquetas y decenas de militares.

Cientos de estudiantes fueron detenidos tras la masacre de Tlatelolco en 1968.

Colección Justina Lori
Cientos de estudiantes fueron detenidos tras la masacre de Tlatelolco en 1968.

El Ejército ocupó las instalaciones de la UNAM y el IPN, pero no logró contener el movimiento agrupado en el Consejo Nacional de Huelga (CNH).

El rector de la Universidad Nacional, Javier Barros Sierra, renunció en protesta por la invasión a la autonomía universitaria.

El movimiento sólo fue contenido hasta la tarde del 2 de octubre. Ese día se había convocado una nueva marcha de protesta que partiría de la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco.

Cientos de soldados rodearon el sitio. Cuando los estudiantes anunciaban que se cancelaba la caminata para evitar violencia, inició una balacera contra la multitud.

Cincuenta años después, aún no está claro dónde empezaron los disparos. Tampoco se sabe realmente cuántas personas murieron o fueron heridas.

Pero el ataque se convirtió en un parteaguas en la historia del país. Desde el 2 de octubre de 1968 México fue otro, social y políticamente distinto al del día anterior.

La década anterior

Plaza de las tres culturas

Getty Images
La masacre tuvo lugar en la Plaza de las Tres Culturas de la Ciudad de México

Esta es la historia que se recuerda cada año durante el aniversario de la masacre.

Pero se habla poco del entorno social y político que había en el país por esos años, que motivó el acelerado crecimiento del movimiento estudiantil de 1968.

Un momento que explica también la fuerte reacción del gobierno del entonces presidente Gustavo Díaz Ordaz.

Desde los años 50 y en la siguiente década, en el país se registró una serie de movimiento de médicos, ferrocarrileros, electricistas, campesinos y estudiantes.

En todos los casos, las protestas fueron disueltas por policías y militares.

Los sobrevivientes de la masacre recuerdan al movimiento estudiantil como "alegre, creativo".

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM
Los sobrevivientes de la masacre recuerdan al movimiento estudiantil como “alegre, creativo”.

Las movilizaciones estudiantiles de 1968 fueron consecuencia de ese largo proceso, explica Gilberto Guevara Niebla, uno de los fundadores del CNH.

“El movimiento de 68 no se comprendería si no se considera que en esa época existía un régimen autoritario y represivo”, le dice a BBC Mundo.

“Sobre todo en los años 60 hubo una sucesión de intervenciones militares en las universidades, que fue creando un ambiente de descontento y de malestar entre la juventud”.

Ese 1956, por ejemplo, los estudiantes del IPN protagonizaron una huelga que terminó con la ocupación militar de sus instalaciones. La vigilancia de los soldados permaneció durante un año.

Otro caso fue la huelga de 1963 en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, también disuelta por el Ejército.

Tlateloco

Colección Justina Lori
El rector de la UNAM en 1968, Javier Barrios Sierra.

Dos años más tarde, hubo una serie de paros y marchas de médicos y enfermeras en demanda de mejor salario. A las protestas se sumaron también estudiantes de la carrera de medicina.

Esos acontecimientos estaban muy presentes en el ánimo de los estudiantes en 1968, recuerda Rolando Cordera quien fue consejero por la Escuela de Economía ante el CNH.

Tlateloco

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM
La UNAM, el IPN y otras universidades del país se declararon en huelga.

“En algunos que se convirtieron en dirigentes de la movilización existía algún tipo de memoria”, le dice a BBC Mundo.

“Antes de nosotros hubo otros mexicanos que habían reclamado más o menos lo mismo: cumplimiento de la ley, respeto a los derechos y la Constitución”.

“Vivíamos un mar de estímulos”

Pero el enojo por las intervenciones militares y la decisión de las autoridades para disolver las protestas son una parte de la historia tras el movimiento de 1968.

Ese año en Europa ocurrió una serie de protestas estudiantiles, sobre todo en Francia. Un elemento que influyó en México, pero su impacto fue menor a lo que sucedía en Estados Unidos, recuerda Guevara Niebla.

En ese país había una intensa oleada de protestas contra la guerra en Vietnam, la lucha por los derechos civiles de algunas minorías así como un creciente proceso de liberalización sexual y feminismo.

“Coincidieron muchos factores”, recuerda el fundador del CNH. “A través de la televisión sabíamos lo que ocurría en Estados Unidos y con los jóvenes de Francia”.

Manifestación de estudiantes en julio de 1968.

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM.
“Los estudiantes del 68 en México se unieron a un reclamo internacional frente al orden existente en aquel tiempo”, dijo Rolando Cordera.

“Los estudiantes de México vivíamos en un mar de estímulos que jugaron un papel decisivo para explicar la revuelta estudiantil”.

Rolando Cordera recuerda. “Los estudiantes del 68 en México se unieron a un reclamo internacional frente al orden existente en aquel tiempo”.

“En el caso nuestro era un orden muy autoritario, que no respetaba las movilizaciones de reclamo social”.

Con tal escenario el movimiento estudiantil creció en poco tiempo. A las primeras manifestaciones, en julio de ese año, acudieron cientos de jóvenes.

Al paso de los meses aumentó el número de asistentes. En la llamada Marcha del Silencio, el 13 de septiembre, participaron más de 150.000 personas.

Tlatelolco

Getty Images
La matanza fue un parteaguas en la historia de México.

No todos eran estudiantes. El movimiento logró el respaldo de sindicatos, grupos de vecinos y hasta amas de casa. Las protestas se extendieron por varias ciudades del país.

Las demandas del CNH también cambiaron. Al inicio era la disolución del cuerpo de granaderos, eliminar de las leyes el delito de disolución social y castigo a los responsables de agredir estudiantes.

Luego el pliego petitorio incluyó la liberación de todos los presos políticos, y un diálogo público y abierto del Consejo Nacional con el gobierno federal.

Juegos Olímpicos

Más allá de la creciente inconformidad, ¿por qué ocurrió la masacre en Tlatelolco?

Hubo varios elementos, coinciden algunos historiadores. Ese 1968 México era sede de los Juegos de la XIX Olimpiada, programada para empezar el 12 de octubre de ese año.

Semanas antes del evento llegaron periodistas enviados por medios internacionales. Además sería la primera vez que los Juegos Olímpicos se transmitirían por satélite a todo el mundo.

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM
Las protestas estudiantiles comenzaron a intensificarse conforme se aproximaban los Juegos Olímpicos y esa no era la imagen que el gobierno de México quería proyectar.

Para ese momento, las protestas estudiantiles eran más intensas. Muchos periodistas empezaron a cubrir las movilizaciones.

No era la imagen de país que pretendía enviar el gobierno de Díaz Ordaz. Además, el presidente estaba convencido que los estudiantes formaban parte de una especie de conjura comunista en contra de los juegos.

La decisión fue enviar un mensaje contundente para terminar con la rebeldía de varios años, señala Guevara Niebla.

“Después de 1968, Díaz Ordaz declaró que al enfrentar el conflicto se habían agotado los recursos políticos y se tuvo que acudir a la fuerza”, recuerda.

“Lo que se quería era destruir de un solo golpe el movimiento estudiantil para dar paso a las Olimpiadas. La represión tuvo lugar diez días antes de que empezaran, estaban obligados a sofocar las protestas, pero lo hicieron de una manera brutal”.

Soldados en la UNAM.

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM.
La represión fue brutal.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.