Horror bajo el agua: Los monstruos marinos más poderosos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Horror bajo el agua: Los monstruos marinos más poderosos

Desde épocas antiguas, la humanidad ha coqueteado con la idea de que en las profundidades del mar habitan monstruos marinos tan terroríficos como estos.
Por Daniel García
7 de febrero, 2017
Comparte

Nota del editor: esta entrada fue publicada originalmente en ClickNecesario.com, el 30 de junio de 2016.


Nadie sabe lo que habita en las profundidades del mar. Ese lugar oscuro y misterioso es quizá de lo poco que aún queda casi intocable por el humano. Desde épocas antiguas, la humanidad ha coqueteado con la idea de que en aquel territorio habitan extrañas criaturas, monstruos marinos tan terroríficos que preferimos no averiguar si son reales o no.

Ya sea en la religión, en los mitos de creación de muchas culturas, en la literatura o simplemente en la cultura pop, nos hemos encargado de llenar nuestras mentes de monstruos marinos que nos hacen temer nadar en las profundidades del mar más que hacerlo en las contaminadas aguas del balneario local.

Estos son algunos de las bestias marinas más conocidas y temibles. ¡Al agua, patos!

KRAKEN

Mi único acercamiento real con un Kraken es con el ron y aunque me he puesto borracheras de miedo con él, nada se compara con el terror que sentiría al toparme con esta criatura.

Según la mitología escandinava el Kraken es un calamar gigante que habitaba las profundidades del mar esperando que algún barco se acercara para atacarlo violentamente. Si el abrazo de sus enormes tentáculos no era suficiente, bastaba con el remolino que provocaba cada vez que se sumergía en el mar, para hundir las naves vikingas.

n1_2f8720d2de642f605af8bc770a1dd51d

Si bien no existen registros reales de que el Kraken haya existido, la leyenda pudo haberse originado tras algunos avistamientos reales de calamares de 13 a 15 metros de largo.

HIDRA

Si bien los griegos son más famosos por sus bodas o por su gyros, lo que realmente nos encanta de ellos es su mitología. ¿Por qué? Porque la gente creativa nos cae bien. Dentro de su cabeza locona crearon a un despiadado monstruo acuático proveniente del inframundo que tenía la particularidad de regenerar sus cabezas cada que perdía una.

Les presentamos a Hidra, la serpiente policéfala quien solía andar por el lago de Lerna allá en el golfo de la Argólida, ya saben cerca de Nauplia (alguien debería hacer un Google Maps de la antigua Grecia). Y es que justo bajo las aguas que recorría esta horrorosa criatura existía una entrada al Inframundo y ella era la encargada de cuidarla.

hydra_final_by_forrestimel-d7nij8s

Afortunadamente llegó el buen Hércules y su sobrino Yolao (no sabemos si Yolao derecho o Yolao izquierdo), y tras una fuerte batalla que incluyó flechas con fuego y espadas, Hidra murió.

LEVIATÁN

De entre los mitos de la Biblia (o verdades según sea su creencia), encontramos a una de las bestias más horrendas creadas por Dios. Isaías tenía un libro y en el mencionó lo siguiente “esa serpiente sinuosa… el dragón que se encuentra en el mar”, ese era el Leviatán.

Era el quinto día de la creación y Dios andaba en labores de engendrar a todas las criaturas del mar. Así, tuvo la buena idea de crear al poderoso y magnífico dragón serpiente para que hiciera de gobernante del extenso reino marino.

De inmenso y largo cuerpo, revestido de una cubierta impermeable de escamas, iba por las aguas (no que fuera alcohólico, sino que nadaba mucho) con una fuerza explosiva. A su paso hervía el océano y sus más de 300 incadescentes ojos iluminaban el camino.

Destruction_of_Leviathan

Se llegó a creer que el Leviatán era el mismísimo Satanás, y por ello, durante el Día del Juicio Final, Dios mandó al Arcángel Gabriel a matar a esta bestia. Tras el asesinato se organizaría una especie de parrillada con la carne del Leviatán, para que todos los justos sobrevivientes celebraran con una buena carne asada.

MOBY DICK

Moby Dick era un gran cachalote blanco que iba por los mares con ganas de quitarle piernas a los marinos. Bueno, en realidad sólo se la quitó al capitán Ahab, o más bien sólo él había sobrevivido el ataque de esta inmensa ballena. Bueno, como sea, lo importantes es que toparse con Moby podría poner en peligro a tu dick.

moby-dick

Herman Melville escribió la novela Moby Dick en 1851 sobre una auto destructiva persecución de una ballena blanca (según esto basada en una historia real). En la novela se le nombra como una enorme leviatán lo cual, ahora conociendo al original monstruo bíblico, nos hace imaginar el tamaño de este cetáceo.

CTHULHU

De la mente del escritor H.P. Lovecraft llega para todos ustedes este monstruo marino, o entidad cósmica como el prefería llamarlo. Se trata del Cthulhu y muchos aseguran que lo más terrorífico de esta bestia es no saber cómo pronunciar su nombre.

Este personaje ficticio apareció por primera vez en el cuento corto “The Call of Cthulhu”, publicado en la revista Weird Tales por allá del año 1928. Lovecraft lo describe como “un monstruo antropoide, con cabeza de pulpo cuyo rostro es una masa de tentáculos, un cuerpo escamoso, garras prodigiosas sobre sus pies y alas largas y estrechas”. Es decir, esta mezcla de pulpo, hombre y dragón, que medía cerca de 10 kilómetros de altura, era todo un adonis.

cthulhu_by_douzen-d5i2saj

Existió mucho antes de que los hombres lo hicieran y ahora, se encuentra en algún lugar del Pacífico durmiendo y soñando con el día en que lo puedan liberar. Si alguien lo hace, nomás avísennos para no andar cerca.

JAWS

Definitivamente no es el monstruo marino más grande, ni el más terrorífico. Lo que sí podemos asegurar es que se trata del más famoso. El tiburón (no el de la canción, sino el de la película) aterrorizó a toda la población de Amity con sus casi ocho metros de largo y su preferencia por morder chavas en bikini.

giphy+%281%29

Conocido por el crew de la cinta como Bruce (nombre que tenía el abogado de Steven Spielberg), el tiburón recibió un merecido castigo en forma de explosión dejando regados pedacitos de su cuerpo por todo el mar. Y si bien Hooper y Brody, los marinos que mataron a Bruce, estaban bien felices, nunca contaron con que Hollywood reviviría una y otra vez al tiburón al grito de ¡No pare, sigue, sigue!

EL MONSTRUO DEL LAGO NESS

En las profundidades del Lago Ness habita un monstruo que atemoriza a los habitantes de la ciudad de Inverness, en Escocia. Se trata del monstruo del Lago Ness también conocido como Nessie (se cree que su nombre completo es Lionel Nessie).

Se cree que el aspecto del monstruo es parecido al extinto plesiosaurio, una criatura acuática de la prehistoria.

Monster-635042

Los rumores acerca de este presunto animalote han circulado durante siglos desde hace mil 500 años. Algunos dudan de su veracidad y aseguran que se trata de una leyenda hecha para aumentar el turismo en la región. Como sea yo no me metería a nadar al Lago Ness ni aunque me pagaran.

Loch-Ness-Monster

Afortunadamente, para no temerle tanto al mar, siempre estará Sebastián recordándonos que bajo el mar la vida es mucho es mejor.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo es vivir con crometofobia, el inusual miedo extremo a gastar dinero

No es tan visible como otras fobias. Puede ser difícil de detectar porque las personas suelen ocultarlo y como no tiene una "definición clínica", no se le presta mucha atención.
28 de octubre, 2021
Comparte

Gastar dinero, en teoría, debería ser una fuente de satisfacción. Básicamente porque si lo gastas, es porque tienes dinero para gastar, ¿no?

Esta historia no es tan sencilla como parece. Están, por ejemplo, las personas que gastan compulsivamente y lo pasan muy mal cuando no pueden pagar las cuentas.

O los que han tenido una vida de carencias y cuando tienen la posibilidad de gastar, se restringen hasta en las cosas más básicas por miedo -consciente o inconsciente- a caer en la pobreza otra vez.

Otros son devorados por su propia codicia y prefieren llevarse el dinero a la tumba.

La lista de razones asociadas al temor a gastar dinero es muy larga.

Pero cuando esta conducta comienza a interferir en el desarrollo normal de la vida, es probable que se trate de una poco común condición llamada crometofobia.

La crometofobia es el miedo extremo a gastar dinero.

El concepto tiene un uso más bien informal, dado que no es un desorden mental reconocido médicamente por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE).

Sin embargo, la publicación contempla algunas categorías donde la crometofobia podría eventualmente encontrar un espacio (pese a no estar incluida como tal).

Una ansiedad excesiva

Se trata de las “fobias específicas”, definidas por la publicación como “el miedo o ansiedad marcados y excesivos que ocurren constantemente al exponerse o anticiparse a la exposición a uno o más objetos o situaciones específicas (por ejemplo, proximidad a ciertos animales, vuelo, alturas, espacios cerrados, visión de sangre o lesiones) que está fuera de proporción con el peligro real”.

Mujer mira por una ventana

Getty Images
La crometofobia podría ser considerada dentro de las “fobias específicas” que define la OMS. Sin embargo, la comunidad científica no la ha incorporado.

Los síntomas, agrega el texto, deben persistir por varios meses y ser lo suficientemente graves como para causar “un deterioro significativo en las relaciones personales, familiares, sociales, educativas, laborales o en otras áreas importantes del funcionamiento”.

Terapeutas especializados en tratar pacientes que tienen serios problemas con el manejo del dinero, afirman que, independientemente de la definición clínica, es un hecho que algunas personas desarrollan un miedo desproporcionado a gastar dinero.

Se puede discutir si es clínicamente una fobia o no, pero la angustia que experimentan estas personas afecta varias dimensiones de su vida.

“Aferrarse al dinero”

“Hay muchos temas emocionales que están ligados a gastar dinero”, le dice a BBC Mundo Khara Croswaite, terapeuta financiera estadounidense y autora de libros sobre psicología y emprendimiento.

“En mi consulta veo personas que quieren aferrarse a su dinero”, apunta.

“El miedo a gastar dinero es algo que perturba tu vida diaria”, advierte. Puede llevar a las personas a desarrollar conductas como no pagar las cuentas o no querer usar la tarjeta de crédito”.

Persona con dinero en el bolsillo

Getty Images

Una persona con miedo a gastar dinero no solo puede experimentar ansiedad, depresión, o pensamientos suicidas, agrega, sino que también desarrolla problemas en sus relaciones sociales.

Algunos se sienten avergonzados por sus deudas y prefieren aislarse, o descartan cualquier gasto, incluso los más elementales, lo que los lleva a evitar reuniones sociales y a no hacer actividades que disfruta.

Suele afectar el sueño, la salud y el estado de ánimo. Y dependiendo de la gravedad, puede provocar diferentes trastornos de ansiedad.

Es una espiral de pensamientos negativos“, dice Croswaite.

Vivir con una fobia específica grave puede derivar en el abuso de drogas o alcohol y, en los casos más extremos, al suicidio.

“Estaba aterrorizada por el dinero”

“Estaba aterrorizada por el dinero”, cuenta Kelly Reeves en un blog dedicado a temas de emprendimiento y desarrollo personal.

Constantemente revisaba su cuenta bancaria por miedo a lo que podría encontrar.

Y si tenía dinero en efectivo en su cartera, también se obsesionaba con comprobar constantemente que estaba ahí.

Al mismo tiempo, no soportaba hablar de dinero o escuchar a otras personas hablar de dinero.

Las cosas se pusieron aún más complicadas cuando pagar por cualquier cosa le provocaba ansiedad, incluso si era algo realmente necesario, como ponerle gasolina al auto.

Como tampoco pagaba sus deudas porque le provocaba miedo gastar dinero, fue cayendo en un foso cada vez más profundo.

Reeves cuenta que llegó a un punto en que tuvo que reconocer que lo que le estaba ocurriendo no era normal.

Entonces decidió acudir a una terapia que, según su testimonio, le ayudó a enfrentar sus temores.

Y aunque aún tiene deudas, está en una posición mucho mejor que en el pasado.

“Estoy pagando mis cuentas con gratitud”, escribe.

“Bastante raro”

Una fobia específica a gastar dinero “es algo bastante raro”, dice Elizabeth Sterbenz, terapeuta financiera en Los Ángeles, California.

Ojo con signo de dinero

lucapierro
Puede ser que la aversión a gastar dinero no se trate de una fobia.

Probablemente se puede presentar asociada a otros desórdenes de ansiedad, explica, o en conjunto con otras fobias.

“Por eso es importante descubrir si realmente estamos frente a un caso de fobia al dinero o si hay otra cosa detrás, algo más profundo”, señala Sterbenz en diálogo con BBC Mundo.

“Podría desarrollarse cuando ha existido un incidente traumático que la persona puede o no puede recordar”, agrega.

Síntomas

A nivel fisiológico, la persona que padece aversión a gastar dinero puede experimentar síntomas como dificultad para respirar, taquicardia, incremento de la presión arterial, sudoración, náuseas, dolor muscular o diarrea, cuando se enfrenta a la situación.

Desde la perspectiva cognitiva, suele desarrollar creencias negativas o ideas irracionales respecto al dinero y se siente impotente de controlarlos.

Mujer asustada con dinero

Getty Images

Y desde el punto de vista conductual, la persona tiende a evitar el estímulo fóbico (en este caso el dinero) de todas las maneras posibles.

Este tipo de síntomas se repiten en los distintos tipos de fobia con mayor o menor intensidad.

Causas

Si se considera la crometofobia como un desorden dentro de las denominadas fobias específicas, las causas pueden ser muy variadas.

Según lo describe la Clínica Mayo, un centro médico y académico estadounidense sin fines de lucro, en su página web, las causas de fobias específicas pueden incluir:

  • Experiencias negativas. Muchas fobias aparecen como consecuencia de una experiencia negativa o un ataque de pánico relacionado con un objeto o una situación específicos.
  • Genética y medio ambiente. Puede haber una vinculación entre la fobia específica y la fobia o la ansiedad de los padres de la persona, lo que podría deberse a factores genéticos o a una conducta aprendida.
  • Función cerebral. Los cambios en la actividad cerebral también pueden desempeñar un rol en el desarrollo de fobias específicas.

Tratamiento

Aunque hay varias alternativas para tratar las fobias, es bastante común el uso de la terapia cognitivo-conductual.

Algunas de las herramientas que se usan para enfrentar el problema son la “terapia de exposición” (donde el paciente es expuesto al estímulo), asociada con técnicas de relajación y técnicas cognitivas para abordar las creencias e ideas irracionales.

“En la terapia de exposición es necesario desarrollar tolerancia a la angustia que provoca gastar dinero”, dice Khara Croswaite.

Terapia

Getty Images
La fobia al dinero requiere terapia cuando afecta el desarrollo normal de la vida.

Eso se puede lograr, explica, poniéndose inicialmente metas pequeñas como, por ejemplo, gastar US$1 en el supermercado. Luego, por ejemplo, gastar US$50 en un regalo para alguien especial.

Y así, paso a paso, avanzar al primer pago de la tarjeta de crédito.

“Se trata de una repetición para confrontar el miedo con el apoyo de un profesional del área de salud mental”, señala la especialista.

Por otro lado, muchas fobias están relacionadas con las narrativas que construimos en torno al objeto o la situación que nos afecta, explica Elizabeth Sterbenz.

Influyen mucho “las historias que nos contamos a nosotros mismos” y que ni siquiera nos damos cuenta.

Podemos convencernos de que somos ineptos para manejar el dinero, aunque eso no sea así.

Cada terapeuta tiene su manera de abordar el tema. El punto es que si el miedo excesivo a gastar dinero afecta la vida normal de una persona, es conveniente que busque un especialista.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qd1YehNpbV4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.