¡No más Kleenex!: Las marcas que se apoderaron del producto
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

¡No más Kleenex!: Las marcas que se apoderaron del producto

Cuando vamos al cine a ver una clásica película de drama y llegamos al punto en el que ya no nos da miedo llorar (porque estamos muy en contacto con nuestro lado sensible), nos damos cuenta que necesitamos un buen paquete de Kleenex y en el caso de las chavas, un rímel a prueba de agua. Bueno, quise decir unos buenos pañuelos desechables y una máscara de pestañas a prueba de agua.
Por Daniel García
7 de febrero, 2017
Comparte

Nota del editor: esta entrada fue publicada originalmente en ClickNecesario.com, el 24 de agosto de 2016.


Cuando vamos al cine a ver una clásica película de drama y llegamos al punto en el que ya no nos da miedo llorar (porque estamos muy en contacto con nuestro lado sensible), nos damos cuenta que necesitamos un buen paquete de Kleenex y en el caso de las chavas, un rímel a prueba de agua. Bueno, quise decir unos buenos pañuelos desechables y una máscara de pestañas a prueba de agua.

Y sí, para el caso es lo mismo, todos sabemos a qué nos referimos porque hay marcas que se han vuelto tan famosas que el producto termina tomando su nombre. Estas son algunos ejemplos de aquellos productos que han cedido su nombre real:

Kleenex

Se escucha a menudo que hay quienes en el nombre llevan la penitencia (o por lo menos los que tenemos treintaytantos), y los pañuelos desechables son el ejemplo perfecto: su nombre fue desechable y remplazado por uno con más onda, Kleenex (y es que hasta se escribe con “K” que es más kool). Esta marca logró posicionarse tan bien dentro de las mentes de los compradores que cada vez que necesitamos sonar nuestra nariz pedimos un Kleenex y no un pañuelo desechable.

Kleenex-Products-Picture-1024x889

blondemomblog

Los Kleenex o klínex o clínex, o Clin Eastwood, son una marca registrada de la multinacional Kimberly-Clark que además fabrica y comercializa papel higiénico, toallas de papel y pañales, todo bajo el mismo nombre. Sin embargo, Kleenex se convirtió en un término genérico que se usa en algunos países para identificar a los pañuelos desechables, sin importar a qué marca pertenezca.

El éxito de la relación producto-marca fue tan exitoso que diccionarios, como el Oxford, han incluido la palabra, definiéndola como tal. Las demás marcas lloran.

kl

Giphy

Rímel

“¿Qué? ¿Mi rímel no es rímel?”. Así es a menos que tu máscara de pestañas sea de la marca Rimmel. House of Rimmel es la empresa creadora de esta marcaducto (término creativamente inventando por mí para definir esta mezcla de marca-producto), y fue fundada por el empresario francés Eugène Rimmel en Inglaterra. Al igual que con los kleenex la marca actualmente tiene una amplia gama de productos de maquillaje pero, a diferencia de los pañuelos, la máscara de pestañas no es su producto más reconocido.

2241198

rimmel

Por ello es curioso que sea ese artículo el que se quedó con el nombre de marca como referente genérico, ese que la mayoría de las mujeres llevan en su cosmetiquera e identifican como “rímel” sin importar de qué marca sea. Digamos que la máscara de pestañas ocultó perfectamente la cara detrás del Rímel.

masa

Giphy

Resistol

Cuando las escuelas nos daban la lista de útiles escolares no podía faltar un botecito de “resistol blanco” (perfecto para untarlo en las manos y hacer costritas de piel falsa). Entonces, corríamos a la papelería y comprábamos (mejor dicho nos compraban) un pegamento blanco que, por lo menos en mi caso, nunca fue Resistol.

STA73196

resistol.com.mx

En el año de 1941 Adolfo Patrón Tenorio fundó una empresa con gran adherencia, Resistol. Antes de llamarse así la empresa que ya fabricaba pegamentos industriales llevaba el nombre de Productos Tapioca, nombre que quizá no hubiera ayudado mucho a que el producto fuera tan pegajoso años después.

En la década de los sesentas se les ocurrió una nueva forma de distribución llamada “La caravana Resistol” que ayudó a que el pegamento estuviera al alcance de todos. Para 1970 Resistol ya estaba adherido como referente en la mente colectiva y así se mantiene hasta la fecha, aunque existan más marcas que lo fabrican y venden.

Lo que es importante es que no importa la marca, úsalo para pegar, para untártelo en las manos y hacer costritas de piel falsa, pero nunca para inhalarlo.

peg

Giphy

Pritt

Un caso muy parecido al Resistol es el del Pritt. De hecho hasta pertenecen a la misma empresa, Henkel, pero a diferencia de Resistol que es orgullosamente mexicano el Pritt es un diseño alemán. Una barra de pegamento diseñada como un lipstick (hay quienes hasta se lo han puesto en los labios, no diré nombres), para facilitar su aplicación, suena como una gran idea y lo es. Aún más si su nombre se convierte en el genérico para referirse a cualquier barra adhesiva que tuviera la mala suerte de salir al mercado después de ella. ¡Uhu, pobres, eso debe doler más que pegarte en el dedo chiquito!

pritt-stick-stage

prittworld.ca

Diurex

Este es el último producto de los que pegaron más de lo que pensaban (y mi último chiste sobre eso, lo prometo). La cinta adhesiva fue inventada en 1925 por Richard Drew de la empresa 3M, que significa Minnesota Mining and Manufacturing. La cinta original era cinta con papel en el dorso, a partir de esta se crearon las cintas transparentes y otras.

713

Cuenta la leyenda que uno de los clientes rechazó el producto por tener adhesivo sólo en los laterales, calificándolo como “scotch” o escocés, palabra que en aquél entonces era utilizada peyorativamente como sinónimo de tacaño (por la fama de avaros que tenían los inmigrantes de ese país que vivían en Estados Unidos). Drew aprovechó la grosería y comericalizó su invento como Scotch Tape.

En México, se le llamó Diurex ya que fue la marca que comercializó la cinta adhesiva en el país y con su fama nació también el referente para cualquier cinta adhesiva, el Diurex o como algunos otros lo conocen, Yurex.

tap

Tehuacán

Cuando la momiza pedía algo para mezclar “la cuba” pedían una Coca y un Tehuacán. Por muchos años y hasta la fecha (y más ahora que está de vuelta) en México toda agua mineral era Tehuacán. Incluso uno de los infames métodos que tienen los judiciales a la hora de sacar verdades es el famoso “Tehuacanazo”, una pequeña mancha en la clara, transparente y burbujeante historia de la refrescante bebida.

agua-mineral-brillante

brillante.com.mx

El agua mineral de Tehuacán viene de Tehuacán, Puebla y fue distribuida por el grupo Peñafiel. El agua mineral es agua que contiene minerales u otras sustancias disueltas que alteran su sabor o le dan un valor terapéutico. Sales, compuestos sulfurados y gases están entre las sustancias que pueden estar disueltas en el agua y que son las que lo dotan de burbujas y definitivamente no podemos hablar de minerales, burbujas y Puebla sin pensar primero en Tehuacán (¡Qué chula es Puebla!).

Cotonete

Pasa más tiempo en nuestros oídos que los consejos de nuestros papás, le llamamos Cotonete y justo todo lo anterior está pésimo. La empresa Johnson & Johnson comercializó unos pequeños bastoncillos con bolitas de algodón en cada punta y los bautizó con el nombre de Cotonetes (seguramente por “cotton” que significa algodón).

url

En ese momento decidimos que a cualquier bastoncillo con esas características le llamaríamos así, cuando en realidad su nombre es hisopo. Pero lo peor no es nuestra generalización, sino que además de nombrarlos mal, los utilizamos peor. Según varias asociaciones médicas profesionales, el hisopo no debe introducirse en el oído, pues puede ser causa de ruptura involuntaria del tímpano. En todo caso si queremos utilizarlos de una forma divertida, sigamos haciéndolo para una buena pelea al estilo American Gladiator.

coto

Giphy

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Salman Rushdie: qué se sabe del sospechoso del ataque al escritor británico en Nueva York, que fue acusado de intento de asesinato

Las autoridades detuvieron a un hombre de 24 años a quien identificaron como Hadi Matar, residente en Nueva Jersey. El hombre se declaró no culpable en su comparenecia ante el juez el sábado.
13 de agosto, 2022
Comparte

El hombre detenido por el ataque este viernes al escritor británico Salman Rushdie se llama Hadi Matar.

El sospechoso tiene 24 años y vive en la ciudad de Fairview, en Nueva Jersey, según informó el portavoz de la policía del estado de Nueva York, Eugene J. Staniszewski, en rueda de prensa horas después del ataque.

Este sábado, el fiscal de distrito del condado de Chautauqua, Jason Schmidt, anunció mediante un comunicado que Matar fue acusado formalmente de intento de asesinato en segundo grado y agresión en segundo grado.

El funcionario agregó que el presunto atacante fue procesado por esos cargos la noche del viernes y se encuentra en prisión preventiva sin derecho a fianza.

En su comparencia ante el juez el sábado, el sospechoso, que llevaba una mascarilla y el uniforme carcelario, se declaró no culpable.

Qué pasó

Matar tenía un pase para asistir a la conferencia que Rushdie, de 75 años, iba a dar en la Institución Chautauqua, en el noroeste del estado de Nueva York, detalló el portavoz de la policía estatal de Nueva York.

Staniszewski señaló que cuando el escritor y el presentador del evento estaban en el escenario, el hombre se subió a la tarima y asestó a Rushdie al menos una puñalada en el cuello y otra en el abdomen, e hirió levemente al moderador, Henry Reese.

Después de horas de cirugía, Rushdie permanece conectado a un ventilador que le proporciona respiración asistida.

“Las noticias no son buenas. Salman probablemente perderá un ojo, los nervios en su brazo fueron cortados y su hígado fue apuñalado y dañado”, informó el viernes Andrew Wylie, su agente de libros.

Según el relato del portavoz policial, el personal de la organización del evento y miembros de la audiencia se lanzaron sobre el asaltante y lo derribaron. Posteriormente fue detenido.

Ataque a Salman Rushdie

BBC
Salman Rushdie fue asistido por un médico que estaba en el auditorio.

Rushdie fue asistido en un primer momento por un médico que se encontraba entre el público, al igual que Reese, quien sufrió heridas en la cara pero ya ha sido dado de alta.

Staniszewski afirmó que la policía no tiene “indicios del motivo” de la agresión.

En referencia al ataque contra el escritor británico, la gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, aseguró que “un agente de la policía estatal se puso de pie y salvó su vida, lo protegió a él y al moderador”.

Un testigo que estaba en el público dijo al diario estadounidense The New York Times que vio cómo un hombre alto y delgado saltó al escenario y golpeó a Rushdie tres o cuatro veces en la cara, y entonces vio la sangre: “Estaba cubierto de sangre, y había sangre derramándose por todo el suelo. La sangre le cubría los ojos y las mejillas”.

Un escritor identificado como Carl LeVan, que también asistía al acto, escribió en Twitter que Rushdie “fue apuñalado varias veces antes de que el atacante fuera reducido por la seguridad”.

Varios asistentes indicaron que no había controles de equipaje, detectores de metales u otro tipo de medidas de seguridad en la entrada del evento.

Traslado de Salman Rushdie al hopsital en helicóptero

Reuters

El escritor fue trasladado al hospital Eire de Pensilvania en helicóptero.

La fatua y la clandestinidad

Rushdie, quien reside en Estados Unidos desde el 2000, tenía previsto participar en una conferencia de la organización City of Asylum (Ciudad de asilo) para hablar precisamente sobre “su experiencia como artista exiliado en EU” junto a Henry Reese, presidente de la organización.

La conferencia de Rushdie llevaba por título “Más que cobijo” e iba a tratar sobre el carácter de Estados Unidos “como tierra de asilo y hogar para la libertad de expresión creadora”.

En 1989, Rushdie fue amenazado de muerte a través de una fatua (un pronunciamiento legal en el islam) emitida por el entonces ayatolá de Irán, Ruhollah Jomeini, por su novela Los versos satánicos.

La obra fue considerada como blasfema por los musulmanes, y cuantiosas sumas de dinero fueron ofrecidas a quien matara al escritor.

Rushdie se vio obligado a vivir en la clandestinidad durante varios años.

Portada de la novela "Los versos satánicos"

Penguin Libros

Esta amenaza de muerte causó la ruptura de las relaciones entre Reino Unido e Irán por más de una década.

Hasta el momento, el gobierno de Irán ha guardado silencio sobre el ataque.

Sin embargo, la principal agencia oficial, IRNA, publicó en su servicio en inglés: “Salman Rushdie, el autor apóstata de los versos satánicos, ha sido atacado en Nueva York (…) Rushdie es autor de Los versos satánicos, novela blasfema sobre el islam publicada en 1988 que despertó la ira de los musulmanes, lo que culminó en una fetua del imam Jomeini llamando a la muerte de Rushdie”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=DPE2bG9FmyI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.