¿De qué sirve que EU y Reino Unido prohíban llevar dispositivos electrónicos en la cabina?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

¿De qué sirve que EU y Reino Unido prohíban llevar dispositivos electrónicos en la cabina?

La medida tiene su origen en informes que grupos extremistas "están explorando métodos innovadores para derribar aviones", según dijo el Departamento de Seguridad Nacional estadounidense.
BBC Mundo
Por BBC Mundo
22 de marzo, 2017
Comparte

“Me pasé todo el día tratando de buscarle el sentido a la medida”.

Quien habla es Matthew Finn, el director general de Augmentiq, una empresa consultora en temas de seguridad con sede en Londres y que asesora a gobiernos y a grandes compañías.

El experto se refiere a la decisión de prohibir a los pasajeros de ciertos vuelos llevar en la cabina aparatos electrónicos que sean más grandes que un teléfono inteligente, anunciada el lunes por Estados Unidos y a la que se uniría horas después Reino Unido.

Y no es el único experto que ha reaccionado así ante una restricción para la que hay más preguntas que respuestas.

“Amenaza terrorista”

Según hizo saber el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos por medio de un comunicado, la decisión responde a una posible “amenaza terrorista” y se tomó a partir de “información bien contrastadas”.

“La aviación comercial sigue siendo un objetivo para los terroristas”, quienes según el gobierno estadounidense continúan buscando “métodos innovadores” para llevar a cabo sus ataques, “incluido el esconder explosivos en aparatos electrónicos de consumo” masivo, señaló.

“Hemos interceptado propaganda de varios grupos terroristas que animan a llevar a cabo ataques en aviación, lo que implica (poner en práctica) tácticas para eludir la seguridad”.

Hombre con una laptop en un avión.PA Las computadoras portátiles tendrán que ir en la bodega del avión.

“Tenemos razones para estar preocupados”, concluyó el DSN sin hacer referencia a ninguna amenaza concreta.

Aunque sí mencionó ejemplos del tipo de ataques a los que temen, como el avión derribado en Egipto en 2015, el intento de abatir otro aeroplano en Somalia en 2016 y los atentados ese mismo año en los aeropuertos de Bruselas e Estambul.

La medida solo afecta a aerolíneas extranjeras que vuelan desde ocho países de mayoría musulmana-Egipto, Turquía, Kuwait, Qatar, Marruecos, Jordania, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos- y no se aplica en los vuelos que parten de Estados Unidos, sino únicamente en los que lo tienen como destino.

Reino Unido, por su parte, también aplicará la medida en aviones de Easyjet y British Airways procedentes de esos aeropuertos.

De acuerdo a la prohibición, los pasajeros de estos vuelos no podrán subir a la cabina aparatos como computadoras portátiles, tabletas, cámaras de fotos, impresoras o lectores de libros electrónicos, aunque sí teléfonos inteligentes y determinados artefactos médicos.

Aparatos que no se podrán llevar en cabina.

El Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. no ha especificado medidas, pero Reino Unido sí: deberán ser más grandes que 16 cm x 9,3 cm.

Estos dispositivos tendrán que facturarse y viajar en la bodega del avión.

¿Pero hace realmente esta medida que los vuelos sean más seguros? ¿Por qué la distinción?

Ni Washington ni Londres han aclarado en qué forma beneficiará a ello.

Gente hace cola en el Aeropuerto Internacional de Atatürk, de Estambul, TurquíaEPA La restricción no se aplica en los vuelos que parten de Estados Unidos, sino únicamente en los que lo tienen como destino.

Jim Termini, de la compañía especializada en seguridad aeroportuaria Redline, le explica a la BBC que las computadoras portátiles pueden modificarse para alojar en ellas pequeños explosivos, tal como el que estalló en un vuelo doméstico de Somalia el año pasado.

El avión de la compañía Daallo Airlines tuvo que realizar un aterrizaje forzoso en Mogadiscio después de que la detonación se produjera unos 15 minutos después del despegue, cuando el avión volaba a 3.350 metros de altura.

Todos los pasajeros resultaron ilesos en el incidente, pero el principal sospechoso del atentado, un hombre de 55 años identificado como Abdullahi Abdisalam Borleh, murió al caer al vacío por el agujero producido en el fuselaje después de la explosión.

Cartel de la aerolínea Emirates en Aeropuerto Internacional de Los Ángeles (LAX), Estados Unidos.MARK RALSTON Emirates es una de las aerolíneas afectadas por la prohibición.

“El aparato estalló antes de tiempo y el hombre que lo llevaba murió, pero aquello demostró que ocultar un explosivo en un aparato electrónico grande es una manera válida para intentar introducir una amenaza a un avión”, dice Termini.

“Pero ya que se puede activar una bomba de forma remota y automática, no es necesario que el atacante la tenga en sus manos”, le dice por su parte Matthew Finn, el director general de Augmentiq, a la BBC.

“Así que no es comprensible que se haga esa distinción entre el equipaje de cabina y el facturado”, añade.

A favor y en contra

Sin embargo, Bruce Shcneider, especialista en seguridad tecnológica y profesor invitado de la Escuela Kennedy de Gobierno de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, matiza lo dicho por Finn.

“Obligar a los pasajeros a facturar sus aparatos electrónicos hace el trabajo del atacante más difícil, ya que para detonar el explosivo, al no poder hacerlo de forma manual, tiene que diseñar un mecanismo automático”, le dice a la agencia de noticias Reuters.

Avión de Qatar Airlines procedente de Doha a punto de aterrizar en Los Ángeles, Estados Unidos.FREDERIC J. BROWN Pero si el dispositivo lleva incorporado un explosivo, ¿qué importa que vaya en la cabina o que vaya en la bodega?, se preguntan muchos.

Sally Leivesley, experta en gestión de riesgos de la empresa Newrisk Limited, también defiende la medida.

“Los pasajeros están más seguros si se separa al atacante de la bomba”, le asegura a la BBC.

“Si un explosivo que está en la cabina, muy cerca del fuselaje, explota, causa una enorme despresurización y la muerte segura de todos los que van a bordo”, explica.

“Así que creo que es una muy buena medida que, por otro lado, llega con algo de retraso”, afirma.

Pero Philip Baum, el editor de la revista y think tank Aviation Security International, está convencido de lo contrario.

“De hecho, creo que la restricción hará los vuelos menos seguros“, le dice a BBC Mundo.

“Ahora el personal de seguridad se dedicará a revisar computadoras y tabletas, en lugar de fijarse, por ejemplo, en las actitudes sospechosas de la gente en los aeropuertos y de tratar de adelantarse a sus intenciones”, explica el experto.

“Además, el escaneo del equipaje para facturar será más complicado, ya que dentro irán más aparatos electrónicos”, añade.

Países a los que les afecta la prohibición de Reino Unido y EE.UU.

“Yo no le veo ningún beneficio en términos de seguridad, y sí muchos problemas, como la posibilidad de que aumenten los hurtos”, prosigue.

EE.UU. ha dado a las aerolíneas de plazo hasta el 7:00 GMT del sábado para empezar a implementar la medida y no ha especificado el plazo en el que será aplicada.

Sin embargo, un portavoz de la aerolínea Emirates dijo a la agencia de noticias Reuters que la restricción estará en vigor entre el 25 de marzo y el 14 de octubre de 2017.

Línea

La restricción estadounidense afecta a nueve aerolíneas -Royal Jordanian, EgyptAir, Turkish Airlines, Saudi Arabian Airlines, Kuwait Airways, Royal Air Maroc, Qatar Airways, Emirates y Etihad Airways-, que vuelan de estos 10 aeropuertos:

  • Aeropuerto Internacional Mohammed V de Casablanca, Marruecos
  • Aeropuerto Internacional de Atatürk, de Estambul, Turquía
  • Aeropuerto Internacional de El Cairo, Egipto
  • Aeropuerto Internacional de la Reina Alia, Amán, Jordania
  • Aeropuerto Internacional del Rey Abdulaziz, Yeda, Arabia Saudita
  • Aeropuerto Internacional del Rey Khalid, Riyad, Arabia Saudita
  • Aeropuerto Internacional de Kuwait
  • Aeropuerto Internacional de Hamad, Doha, Qatar
  • Aeropuerto Internacional de Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos
  • Aeropuerto Internacional de Dubai, Emiratos Árabes Unidos
Línea

“No estoy segura de cómo piensan implementarla”, le dijo por su parte Angela Gittens, directora general del Consejo Internacional de Aeropuertos, a Reuters.

Y la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés) informó que está trabajando con la administración del presidente de EE.UU., Donald Trump, para entender mejor los nuevos requerimientos y también con las aerolíneas, para decidir cómo implementarlos.

“De todas formas, ¿quién necesita una laptop? Déjanos entretenerte”, tuiteó mientras tanto Emirates, una de las aerolíneas afectadas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cladem Jalisco México

Destituyen a juez por su actuación en el caso de un funcionario que abusó de una menor en Vallarta

Aunque a Luis Alonso “N” no le imputan corrupción de menores, sí enfrenta proceso por el delito de “abuso sexual infantil” y sigue preso.
Cladem Jalisco México
16 de agosto, 2020
Comparte

El gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, informó que fue destituido el juez Jorge Luis Solís Aranda, del Centro de Justicia para las mujeres de Puerto Vallarta, por el caso de Luis Alonso “N”, director de recursos humanos de la policía municipal, que fue detenido hace 3 semanas con una niña de 10 años desnuda en su coche. El juez decidió vincularlo a proceso por el delito de “abuso sexual infantil”, pero sin agravantes debido a una incongruencia en la redacción del Código Penal, y rechazó imputarlo por “corrupción de menores” con el argumento de que la niña “no sintió placer”.

Este viernes fue la segunda audiencia del caso, donde el juez rechazó este último delito, por lo que hubo rumores de que el acusado había quedado libre. Pero no fue así, porque permanece la primera vinculación a proceso, dictada desde el lunes 10 de agosto.

Sin embargo, Luis Alonso “N” sí tiene derecho a pedir libertad condicional y de hecho su abogado defensor iba a solicitarla el martes pasado, aunque finalmente desistió de hacerlo por el momento.

Este fin de semana se realizan manifestaciones en Vallarta en contra de cómo se ha manejado el caso y en redes sociales hubo indignación con la etiqueta #NoEsPlacerEsViolencia por los argumentos que dio el juez Solís Aranda.

“Yo me sorprendí, me quedaba muy claro que iba a ser complicado que el juez vinculara a proceso. Lo que nunca me esperé fueron los argumentos que dio, machistas, sexistas, imponiendo la carga en la víctima, en la niña, no en el agresor. Yo esperaba que fundara de manera jurídica esta negativa, no de una manera machista, prejuiciosa, sesgada como lo hizo”, dijo en entrevista con Animal Político la coordinadora del Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres (Cladem) en Vallarta, Sandra Quiñones.

Desde el viernes por la noche, la Fiscalía anunció que interpondrá un recurso de apelación por considerar que son aplicables tanto el delito de abuso sexual infantil como el de corrupción de menores y que la resolución vulnera los derechos de la niña de 10 años. Alfaro subrayó este domingo que el Consejo de la Judicatura tomará cartas en el asunto y que el juez pagará las consecuencias de lo que llamó “su inmoralidad”.

Una serie de tropiezos legales

Luis Alonso “N” fue sorprendido el domingo 26 de julio con una niña desnuda dentro de su coche. Él estaba parado junto a la puerta del copiloto y cuando policías que hacían vigilancia en la zona se acercaron, se puso nervioso e intentó tapar el interior del vehículo. Adentro estaba la pequeña y, según lo que declaró después, el hombre presuntamente ya había estado tocando su cuerpo.

Una semana después, el 3 de agosto, se realizó la primera audiencia para vincularlo a proceso y fue cuando empezaron los tropiezos legales que han desatado una ola de indignación ante este caso.

El Ministerio Público Juan Alberto López Amaral pidió la imputación solo por un delito, abuso sexual infantil, y pidió la agravante de que la niña es menor de 12 años. Pero el Código Penal de Jalisco tiene una contradicción: las agravantes a este delito están estipuladas en el Artículo 142-N, donde dice que la pena se incrementará una tercera parte si la víctima tiene menos de esa edad. El problema es que el propio Artículo 142-L, que regula el abuso sexual, ya tiene una penalidad diferente dependiendo de la edad, de uno a cuatro años de prisión si la víctima tiene entre 12 y 17 años, y de tres a seis años de cárcel si es menor de los 12.

De modo que por esta incongruencia en la ley, el juez Jorge Luis Solís Aranda decidió que no era aplicable la agravante. Sin esta condición y con una posible pena que promedia menos de cinco años, el acusado tiene el derecho a pedir la suspensión condicional del proceso, con lo cual puede salir libre con medidas cautelares como vigilancia, resguardo domiciliario, el compromiso de no acercarse a su víctima o recibir tratamiento psicológico, según se determine.

La Fiscalía apostaba por conseguir una segunda vinculación a proceso, ahora por el delito de corrupción de menores. En una conferencia de prensa, el fiscal Gerardo Octavio Solís dijo que no se había hecho en la primera audiencia porque estaban consiguiendo más datos de prueba.

“Esta segunda imputación requería de unos peritajes más pormenorizados, esa fue la razón por la que al momento de la puesta a disposición se decidió asegurar una primera vinculación y ahora vamos por una segunda”, señaló el lunes pasado, con la nueva audiencia programada para el viernes.

En el transcurso de la semana, se sumó otro peritaje independiente, presentado por el Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres (Cladem), contó en entrevista con Animal Político la coordinadora de la ONG en Vallarta, Sandra Quiñones. Fue un peritaje en victimología forense, que entra a detalle no solo en la afectación a la víctima, sino en la familia, el entorno y hasta la propia carpeta de investigación de la Fiscalía.

Pero el juez Solís Aranda rechazó la segunda vinculación a proceso por el delito de corrupción de menores, que el Código Penal define como “la iniciación o práctica de la actividad sexual”, con castigo de cuatro a siete años de cárcel cuando el agresor se valga de alguna situación como tener poder o ser funcionario público.

Lo más preocupante, consideró la activista Sandra Quiñones, es que se trataba de un juez relativamente nuevo del Centro de Justicia para las Mujeres. Es decir, que todos los casos que recibe son de violencia contra niñas y mujeres.

“El juez desconoce lo que implica el principio del interés superior del menor, y desconoce lo que significa juzgar con perspectiva de género. No solo es una menor, es una niña, entonces el protocolo obliga que en esta situación de doble vulnerabilidad se debe utilizar tanto el protocolo que protege el interés superior del menor como el de perspectiva de género”, lamentó. “Nos preocupa porque entonces sabemos que el resto de los juicios que él tenga van a seguir con la misma tónica, revictimizando a las niñas o mujeres, negando el acceso a la justicia, dejando libres a agresores”.

“Nunca actúan solos”       

Cladem y otros colectivos de activistas no se quedan solo en la discusión de si la primera imputación va con o sin agravantes y la segunda que fue rechazada: solicitaron formalmente con un escrito que se investigue mucho más a fondo el caso.

“En estas investigaciones que también hacemos de manera paralela determinamos que la persona que realizó estos actos en contra de la niña es un depredador y tiene ya, o tenía ya muy establecido su patrón, su ruta, su zona”, señaló Quiñones. Tenía incluso un rango de edad para escoger a sus víctimas.

Aunque la identidad de la niña y de su familia se ha mantenido en absoluta confidencialidad, la activista comentó que el ahora exfuncionario no la conocía previamente, sino que presuntamente la estuvo “cazando”, porque se movía en la zona donde él buscaba a sus víctimas.

“Y nos preocupa porque Vallarta es un destino de turismo sexual, y de turismo sexual infantil, aquí está enclavada una parte de una red de prostitución y pornografía infantil. Y que el imputado haya sido el jefe de recursos humanos de la Dirección de Seguridad Ciudadana nos alarma muchísimo, porque es una conducta que sabemos que no actúan solos, tanto para consumo como para protección. Nos queda claro que hay mucho más detrás de esto, muchísimo más”, subrayó.

Una de las investigaciones que están pidiendo es que se cruce información entre dependencias y lugares donde él ha trabajado para encontrar si había antecedentes de quejas o denuncias contra él, pero hasta ahora no han tenido respuesta.

“Repito: no trabajan solos. Entonces, ¿quién más pudiera estar? Bueno, esperemos que Fiscalía y el Ayuntamiento se pongan a hacer esa parte y que nos informen e informen a la comunidad ¿de quién más nos tenemos que cuidar?, ¿o cuántos casos más están por ahí que se les dio carpetazo para no ir más allá? Porque no es cualquier depredador, era un depredador que trabajaba en Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento y eso implica que tenía acceso a las cámaras del C5, a información sensible de niñas agredidas, de rutas, de situaciones que pudieron poner en riesgo a muchas más menores, y para poderlo hacer claro que tiene que haber toda una red de complicidad”, advirtió.

Aunque la Fiscalía no ha adelantado si piensa presentar más acusaciones, en un comunicado del 8 de agosto refirió que estaba buscando datos de prueba de la presunta responsabilidad del imputado en “otros delitos” y ha insistido en que trabaja para fortalecer el caso.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.