Gobierno dejó morir los ríos Atoyac y Xochiac y puso en peligro a 2 millones de personas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Gobierno dejó morir los ríos Atoyac y Xochiac y puso en peligro a 2 millones de personas

Esta crisis ambiental es conocida por las autoridades desde 1995, sin embargo no han llevado a cabo las acciones o tomado las medidas suficientes (…) para la protección de los recursos hídricos en la zona de impacto, concluyó la CNDH.
Por Paris Martínez
23 de marzo, 2017
Comparte

El río Atoyac, y su afluente Xochiac, nacen en Puebla y descienden a Tlaxcala, en un surco de 200 kilómetros junto al que habitan alrededor de 2 millones 300 mil personas, cuya salud está permanentemente amenazada por la inhalación de vapores y aerosoles que emanan del río, de aguas tan contaminadas que no permiten “condiciones de permanencia de los ecosistemas”.

Luego de seis años de investigación, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) concluyó que este río (cuya carga de arsénico impide ya la vida acuática) fue abandonado por las autoridades federales, estatales y municipales, al menos desde 1995, las cuales lo dejaron a merced de industrias y poblados que descargan en él una lista abrumadora de contaminantes, sin ingún tipo de control.

Tal como señala la recomendación 10/2017 de la CNDH, emitida este 22 de marzo, las presiones sobre el río Atoyac iniciaron en los años 80, con el establecimiento en la región de “industrias textileras, químicas, de confección, de plástico, alimenticias, agroindustriales, metalúrgica y automotriz”.

Según reportes oficiales, en la actualidad, en esta región de Puebla y Tlaxcala operan 2 mil 15 fábricas y empresas manufactureras: 44% corresponden a la industria alimentaria, de bebidas y tabaco; 22% a la fabricación de prendas de vestir, productos textiles y curtidurías, 14% a la fabricación de productos metálicos; 8% a la fabricación de productos a base de minerales no metálicos; 8% a la industria de la madera y fabricación de muebles, colchones y persianas; 2% de impresión e industrias conexas; 1% de la industria química.

Empresas irregulares

A ellas, se suma un sinnúmero de empresas irregulares dedicadas al lavado de mezclilla, principalmente asentadas en las comunidades de
San Rafael Tenanyecac, Villa Alta, San Mateo Ayecac y Santa Ana Xalmimilulco.

En un alto número de casos, estas empresas descargan sus aguas residuales directamente al río o a la red de alcantarillado sin previo tratamiento, tal como determinó la CNDH.

Además, sólo 32% de las localidades de la región cuentan con drenaje, y el resto descarga sus aguas negras al río, sin tratamiento.

Al menos desde 1995, las autoridades han venido confirmando el incremento del contenido de materia orgánica, sales solubles, metales pesados, detergentes y grasas en la zona: los suelos agrícolas, regados con aguas del río Atoyac, están contaminados con plomo, cromo y cadmio, así como con cloroformo, cloruro de metileno y tolueno.

En las aguas del río se han detectado también altas concentraciones de materia orgánica y de sustancias inorgánicas como sulfuros, sulfitos y yoduros, además de cianuro,

La Comisión Nacional del Agua, por ejemplo, detectó desde 2008 que en este río se descargaba mercurio, níquel, plomo, cianuro, arsénico, cobre, cromo, cadmio, zinc, tolueno, dibromoclorometano, cloroformo, cloruro de vinilo, cloruro de metilo, fenoles, compuesto de benceno, nitritos y nitratos, fosfato y xilenos, y con esta agua se riegan los cultivos de la zona.

El agua, además, presenta altas concentraciones de “contaminación microbiológica”, como coliformes fecales.

Asimismo, a causa del uso excesivo de fertilizantes, se detectó presencia de nitrógeno y fosfato.

Alto grado de peligrosidad

Luego de detectar estos contaminantes, la Conagua determinó que la gente que vivía a menos de 2 kilómetros del río Atoyac y su afluente el Xochiac enfrentan “un alto grado de peligrosidad y potencial de exposición a contaminantes”, ante inhalación de vapores y aerosoles, así como por la ingestión de partículas, y de alimentos cultivados en la región.

Sin embargo, no hizo nada, más que imponer algunas multas económicas a 37 empresas… de las más de 2 mil que operan en la región.
De hecho, la CNDH detectó que la Conagua no hizo nada ni siquiera contra empresas reincidentes.

Luego, en 2009, se detectó que el agua del río Atoyac se tornaba azul en los municipios de Tepetitla de Lardizábal y San Martín Texmelucan, por las descargas industriales de las maquiladoras que lavan mezclilla, y que lanzan sus residuos al río, y más adelante, a la altura del municipio Nativitas, se confirmó que el río se vuelve negro, “debido a las descargas de industrias procesadoras de alimentos, metalúrgicas, químicas y de colectores industriales”.

La lista de contaminantes detectadas con el paso de los estudios siguió aumentando: hidrocarburos poliaromáticos, pesticidas, emulsificantes, plastificantes, dispersantes, cloroformo, cloruro de metileno, etilbenceno, tetracloroetano, fenantreno, naftaleno, antraceno…

Según la CNDH, todos estos contaminantes se acumulan en el organismo de los seres vivos, flora o fauna, “causando efectos carcinógenos y otros efectos adversos en los sistemas reproductivo, inmunológico, endocrino”, y en el desarrollo general.

“Las niñas y los niños –destaca la recomendación 10/2017– son especialmente vulnerables a los efectos negativos en la salud por la exposición a contaminantes químicos; tanto por la carga química transmitida por la madre durante el embarazo como por la exposición directa a fuentes alimenticias y de agua contaminadas.”

Además, señala, “la exposición al mercurio y el plomo en el útero y en los primeros años de vida pueden causar retraso mental, convulsiones, pérdida de la visión y del oído y retraso en el desarrollo”.

De hecho, la CNDH subrayó que la índices de mortalidad en los municipios por los que pasa el río Atoyac superan la media estatal, tanto en Puebla como en Tlaxcala.

La investigación de la CNDH se limitó a cinco de los 18 municipios por los que cruza el río Atoyac. En esos cinco municipios habitan 28 mil niños y niñas menores de 5 años y 22 mil adultos mayores.

Esta crisis ambiental en el río Atoyac y sus márgenes es conocida por las autoridades federales, estatales y municipales al menos desde el año 1995, sin embargo, “las autoridades no han llevado a cabo las acciones o tomado las medidas suficientes (…) para la protección de los recursos hídricos en la zona de impacto, de conformidad con sus facultades y atribuciones”, tal como concluyó la CNDH.

La negligencia de las autoridades, de hecho, queda ejemplificada con las explicaciones que rindieron a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, cuando ésta les solicitó informes sobre la crisis del río Atoyac.

Empresas sancionadas continuaron arrojando contaminantes

La Comisión Federal para Prevenir Riesgos Sanitarios (de la Secretaría de Salud federal), así como las secretarías de Salud tanto de Puebla como de Tlaxcala reportaron que éste no es un problema que les incumba, ya que “el Río Atoyac no es fuente de abastecimiento de agua potable para uso y consumo humano”.

De hecho, los tres organismos negaron que existan “notificaciones de padecimientos asociados a la contaminación” de dicho río.

La Comisión Nacional del Agua, por otra parte, inició 37 procedimientos administrativos contra empresas que contaminan el río, pero dichas acciones se solucionaron con el pago de una multa económica.

Peor aún: algunas de esas 37 empresas continuaron arrojando contaminantes al río, aún después de haber sido multadas. Y lo que hizo la Conagua fue multarlas nuevamente, pero nunca detuvo sus operaciones, a pesar de que tiene la facultad para ello.

Lo mismo hizo la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (perteneciente a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, federal): inició 25 procedimientos administrativos, pero ninguna sanción mayor.

Para la CNDH, el número de empresas sancionadas, aún con multas económicas, es ínfimo en comparación con las más de 2 mil fábricas que operan en la zona, lo que evidencia la inacción de las autoridades encargadas de proteger los recursos naturales del país.

Así, concluyó la CNDH, “de las evidencias analizadas, esta Comisión Nacional acreditó la responsabilidad de servidores públicos de la SEMARNAT, la CONAGUA, la PROFEPA, la COFEPRIS, los gobiernos de los estados de Puebla y Tlaxcala, así como de las autoridades municipales de Huejotzingo y San Martín Texmelucan en el estado de Puebla, e Ixtacuixtla de Mariano Matamoros, Nativitas y Tepetitla de Lardizábal en el estado de Tlaxcala, puesto que por acción y omisión no se ha garantiza do el derecho a un medio ambiente sano, al saneamiento del agua y al acceso a la información” de los pobladores que sufren todos los días las consecuencias de esta inacción.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué dicen los primeros resultados del país más avanzado en la vacunación contra la COVID

Los resultados preliminares de la vacuna contra el coronavirus en Israel muestran que ésta parece efectiva tanto para reducir infecciones como para casos que requieren hospitalización.
2 de febrero, 2021
Comparte

Los resultados preliminares de la vacunación contra el coronavirus en Israel muestran que la vacuna parece ser efectiva en reducir tanto las infecciones como los casos que requieren hospitalización.

Israel tiene uno de los programas de vacunación más avanzados en el mundo debido a un acuerdo especial con la farmaceútica Pfizer, productora de la vacuna Pfizer/BioNtech.

Con el acuerdo Israel se comprometió a ofrecer datos médicos esenciales sobre la vacunación a cambio de un programa acelerado de inmunización en su población.

Y así se ha convertido en el país que ha vacunado al mayor porcentaje de población y en una prueba de la efectividad de las vacunas para el resto del mundo.

Primeros resultados

Según datos del Ministerio de Salud israelí, cerca de 1,7 millones de personas, casi 19% de la población de 9 millones, ya recibió las dos dosis que requiere la vacuna.

Y unos 3 millones de personas ya recibieron la primera dosis.

La semana pasada el Ministerio de Salud publicó los primeros resultados de la vacunación.

Estos muestran que sólo 0,4% de las personas resultaron infectadas una semana después de haber sido vacunadas y sólo 0,002% de los vacunados tuvieron que ser internados en el hospital.

Otro estudio de uno de los proveedores de servicios médicos del país, Servicios Maccabi de Atención a la Salud, publicó también un pequeño estudio sobre la vacunación.

Este muestra que entre quienes ya recibieron ambas dosis de la vacuna, sólo 0,04% resultaron infectados.

Según la organización, estos datos preliminares sugieren que la vacuna es 92% efectiva, muy cerca del 95% de efectividad que mostraron los ensayos de Pfizer.

El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, recibe la vacuna de covid

Getty Images
El gobierno de Israel entró en un acuerdo con Pfizer que le garantiza una enorme cantidad de vacunas.

Los expertos, sin embargo, piden cautela ya que estos resultados son preliminares y no han sido revisados por otros científicos.

“Aunque estos resultados son impactantes, es muy importante señalar que no hubo un grupo de control directo o datos sobre la demografía y la geografía de las personas vacunadas”, le dijo a The Times of Israel el inmunólogo Cyrille Cohen, profesor de la Universidad Bar Ilan.

Más variables

Asimismo, los expertos señalan que comparar los cálculos de un estudio como el de Maccabi con los resultados de los ensayos de Pfizer puede ser engañoso ya que una población entera tiene muchas más variables y escenarios que cambian constantemente.

Eran Segal, biólogo computacional del Instituto de Ciencias Weizmann de Israel, le dijo a The Guardian que una sociedad “no puede actuar como una placa de Petri” para una prueba de vacunación.

“Cuando vacunas a una nación hay muchos factores de confusión”, explica Segal.

“Este (programa de vacunación) no es un ensayo. Ese es el problema. Debemos ser muy cautelosos”, agrega.

El país espera vacunar a todos sus habitantes mayores de 16 años para fines de marzo.

Sin embargo, a pesar de su avanzado programa de vacunación, Israel está sumido en una debilitante ola de infecciones y un confinamiento nacional que no ha logrado reducir las tasas de mortalidad.

En total ha registrado 640.000 casos por COVID desde que comenzó la pandemia y 4.700 muertes según datos de la Universidad Johns Hopkins.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=dMEho2ZcVtE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.