Gobierno dejó morir los ríos Atoyac y Xochiac y puso en peligro a 2 millones de personas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Gobierno dejó morir los ríos Atoyac y Xochiac y puso en peligro a 2 millones de personas

Esta crisis ambiental es conocida por las autoridades desde 1995, sin embargo no han llevado a cabo las acciones o tomado las medidas suficientes (…) para la protección de los recursos hídricos en la zona de impacto, concluyó la CNDH.
Por Paris Martínez
23 de marzo, 2017
Comparte

El río Atoyac, y su afluente Xochiac, nacen en Puebla y descienden a Tlaxcala, en un surco de 200 kilómetros junto al que habitan alrededor de 2 millones 300 mil personas, cuya salud está permanentemente amenazada por la inhalación de vapores y aerosoles que emanan del río, de aguas tan contaminadas que no permiten “condiciones de permanencia de los ecosistemas”.

Luego de seis años de investigación, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) concluyó que este río (cuya carga de arsénico impide ya la vida acuática) fue abandonado por las autoridades federales, estatales y municipales, al menos desde 1995, las cuales lo dejaron a merced de industrias y poblados que descargan en él una lista abrumadora de contaminantes, sin ingún tipo de control.

Tal como señala la recomendación 10/2017 de la CNDH, emitida este 22 de marzo, las presiones sobre el río Atoyac iniciaron en los años 80, con el establecimiento en la región de “industrias textileras, químicas, de confección, de plástico, alimenticias, agroindustriales, metalúrgica y automotriz”.

Según reportes oficiales, en la actualidad, en esta región de Puebla y Tlaxcala operan 2 mil 15 fábricas y empresas manufactureras: 44% corresponden a la industria alimentaria, de bebidas y tabaco; 22% a la fabricación de prendas de vestir, productos textiles y curtidurías, 14% a la fabricación de productos metálicos; 8% a la fabricación de productos a base de minerales no metálicos; 8% a la industria de la madera y fabricación de muebles, colchones y persianas; 2% de impresión e industrias conexas; 1% de la industria química.

Empresas irregulares

A ellas, se suma un sinnúmero de empresas irregulares dedicadas al lavado de mezclilla, principalmente asentadas en las comunidades de
San Rafael Tenanyecac, Villa Alta, San Mateo Ayecac y Santa Ana Xalmimilulco.

En un alto número de casos, estas empresas descargan sus aguas residuales directamente al río o a la red de alcantarillado sin previo tratamiento, tal como determinó la CNDH.

Además, sólo 32% de las localidades de la región cuentan con drenaje, y el resto descarga sus aguas negras al río, sin tratamiento.

Al menos desde 1995, las autoridades han venido confirmando el incremento del contenido de materia orgánica, sales solubles, metales pesados, detergentes y grasas en la zona: los suelos agrícolas, regados con aguas del río Atoyac, están contaminados con plomo, cromo y cadmio, así como con cloroformo, cloruro de metileno y tolueno.

En las aguas del río se han detectado también altas concentraciones de materia orgánica y de sustancias inorgánicas como sulfuros, sulfitos y yoduros, además de cianuro,

La Comisión Nacional del Agua, por ejemplo, detectó desde 2008 que en este río se descargaba mercurio, níquel, plomo, cianuro, arsénico, cobre, cromo, cadmio, zinc, tolueno, dibromoclorometano, cloroformo, cloruro de vinilo, cloruro de metilo, fenoles, compuesto de benceno, nitritos y nitratos, fosfato y xilenos, y con esta agua se riegan los cultivos de la zona.

El agua, además, presenta altas concentraciones de “contaminación microbiológica”, como coliformes fecales.

Asimismo, a causa del uso excesivo de fertilizantes, se detectó presencia de nitrógeno y fosfato.

Alto grado de peligrosidad

Luego de detectar estos contaminantes, la Conagua determinó que la gente que vivía a menos de 2 kilómetros del río Atoyac y su afluente el Xochiac enfrentan “un alto grado de peligrosidad y potencial de exposición a contaminantes”, ante inhalación de vapores y aerosoles, así como por la ingestión de partículas, y de alimentos cultivados en la región.

Sin embargo, no hizo nada, más que imponer algunas multas económicas a 37 empresas… de las más de 2 mil que operan en la región.
De hecho, la CNDH detectó que la Conagua no hizo nada ni siquiera contra empresas reincidentes.

Luego, en 2009, se detectó que el agua del río Atoyac se tornaba azul en los municipios de Tepetitla de Lardizábal y San Martín Texmelucan, por las descargas industriales de las maquiladoras que lavan mezclilla, y que lanzan sus residuos al río, y más adelante, a la altura del municipio Nativitas, se confirmó que el río se vuelve negro, “debido a las descargas de industrias procesadoras de alimentos, metalúrgicas, químicas y de colectores industriales”.

La lista de contaminantes detectadas con el paso de los estudios siguió aumentando: hidrocarburos poliaromáticos, pesticidas, emulsificantes, plastificantes, dispersantes, cloroformo, cloruro de metileno, etilbenceno, tetracloroetano, fenantreno, naftaleno, antraceno…

Según la CNDH, todos estos contaminantes se acumulan en el organismo de los seres vivos, flora o fauna, “causando efectos carcinógenos y otros efectos adversos en los sistemas reproductivo, inmunológico, endocrino”, y en el desarrollo general.

“Las niñas y los niños –destaca la recomendación 10/2017– son especialmente vulnerables a los efectos negativos en la salud por la exposición a contaminantes químicos; tanto por la carga química transmitida por la madre durante el embarazo como por la exposición directa a fuentes alimenticias y de agua contaminadas.”

Además, señala, “la exposición al mercurio y el plomo en el útero y en los primeros años de vida pueden causar retraso mental, convulsiones, pérdida de la visión y del oído y retraso en el desarrollo”.

De hecho, la CNDH subrayó que la índices de mortalidad en los municipios por los que pasa el río Atoyac superan la media estatal, tanto en Puebla como en Tlaxcala.

La investigación de la CNDH se limitó a cinco de los 18 municipios por los que cruza el río Atoyac. En esos cinco municipios habitan 28 mil niños y niñas menores de 5 años y 22 mil adultos mayores.

Esta crisis ambiental en el río Atoyac y sus márgenes es conocida por las autoridades federales, estatales y municipales al menos desde el año 1995, sin embargo, “las autoridades no han llevado a cabo las acciones o tomado las medidas suficientes (…) para la protección de los recursos hídricos en la zona de impacto, de conformidad con sus facultades y atribuciones”, tal como concluyó la CNDH.

La negligencia de las autoridades, de hecho, queda ejemplificada con las explicaciones que rindieron a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, cuando ésta les solicitó informes sobre la crisis del río Atoyac.

Empresas sancionadas continuaron arrojando contaminantes

La Comisión Federal para Prevenir Riesgos Sanitarios (de la Secretaría de Salud federal), así como las secretarías de Salud tanto de Puebla como de Tlaxcala reportaron que éste no es un problema que les incumba, ya que “el Río Atoyac no es fuente de abastecimiento de agua potable para uso y consumo humano”.

De hecho, los tres organismos negaron que existan “notificaciones de padecimientos asociados a la contaminación” de dicho río.

La Comisión Nacional del Agua, por otra parte, inició 37 procedimientos administrativos contra empresas que contaminan el río, pero dichas acciones se solucionaron con el pago de una multa económica.

Peor aún: algunas de esas 37 empresas continuaron arrojando contaminantes al río, aún después de haber sido multadas. Y lo que hizo la Conagua fue multarlas nuevamente, pero nunca detuvo sus operaciones, a pesar de que tiene la facultad para ello.

Lo mismo hizo la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (perteneciente a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, federal): inició 25 procedimientos administrativos, pero ninguna sanción mayor.

Para la CNDH, el número de empresas sancionadas, aún con multas económicas, es ínfimo en comparación con las más de 2 mil fábricas que operan en la zona, lo que evidencia la inacción de las autoridades encargadas de proteger los recursos naturales del país.

Así, concluyó la CNDH, “de las evidencias analizadas, esta Comisión Nacional acreditó la responsabilidad de servidores públicos de la SEMARNAT, la CONAGUA, la PROFEPA, la COFEPRIS, los gobiernos de los estados de Puebla y Tlaxcala, así como de las autoridades municipales de Huejotzingo y San Martín Texmelucan en el estado de Puebla, e Ixtacuixtla de Mariano Matamoros, Nativitas y Tepetitla de Lardizábal en el estado de Tlaxcala, puesto que por acción y omisión no se ha garantiza do el derecho a un medio ambiente sano, al saneamiento del agua y al acceso a la información” de los pobladores que sufren todos los días las consecuencias de esta inacción.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La 'nueva fase' de coronavirus de EU y por qué es una amenaza mayor que cuando empezó la pandemia

Estados Unidos se encuentra en una peligrosa fase de la pandemia, según la coordinadora del grupo de trabajo de la Casa Blanca contra la covid-19, la doctora Deborah Birx.
3 de agosto, 2020
Comparte
Hombre con mascarilla y bandera de EE.UU. detrás.

Getty Images

La epidemia de coronavirus en Estados Unidos ha entrado en una “nueva y peligrosa fase”.

Así lo advirtió la doctora Deborah Birx, coordinadora del grupo de trabajo de la Casa Blanca contra la covid-19.

La enfermedad está “extremadamente extendida” en el país y actualmente supone una amenaza mayor que cuando comenzaron los primeros brotes, a principios de año, dijo Birx el domingo.

Hasta este 3 de agosto, EE.UU. había registrado el mayor número de casos y muertes atribuidas al coronavirus de todo el mundo.

Según el recuento de la Universidad Johns Hopkins, la primera economía mundial ha confirmado más de 4,6 millones de contagios y 155.165 muertes.

A nivel mundial, se han contabilizado más de 18 millones de casos y más de 690.000 fallecimientos hasta este 3 de agosto.

¿En qué consiste la “nueva fase”?

Hay una clara diferencia que marca esta nueva etapa en la que ha entrado Estados Unidos: las zonas afectadas.

Ya no solo son las zonas urbanizadas las más golpeadas, sino múltiples y diferentes áreas por todo el país.

“Esta epidemia ahora mismo es diferente y está más extendida. Y es tanto rural como urbana”, destacó el domingo Birx en el programa State of the Union, de la cadena CNN.

""La epidemia en EE.UU. ahora mismo es diferente y está más extendida. Y es tanto rural como urbana"", Source: Deborah Birx, Source description: Coordinadora del grupo de trabajo de la Casa Blanca contra la covid-19., Image: Deborah Birx

Birx lanzó una advertencia a las comunidades rurales por el escepticismo que mostraron algunas de ellas a la llegada del virus a sus zonas.

“A todo aquel que vive en un área rural: no eres inmune ni estás protegido contra este virus“, espetó.

La asesora de la Casa Blanca insistió en la necesidad de portar mascarilla, incluso dentro de la propia vivienda si hay personas de riesgo y se está en una zona donde se haya producido un brote.

También manifestó su preocupación por la gente que se está yendo de vacaciones a puntos con un alto número de casos, haciendo referencia a las visitas que ha realizado a 14 estados en las últimas tres semanas.

“A medida que viajaba por el país, vi a todo Estados Unidos moviéndose (…) Si usted ha decidido irse de vacaciones a un lugar muy afectado, necesita volver y proteger a aquellos con comorbilidades y asumir que está contagiado”.

Click here to see the BBC interactive

La epidemia de coronavirus en Estados Unidos ha avanzado durante estos últimos meses, especialmente en estados del sureste y medio oeste.

Si en marzo y abril, Nueva York y Nueva Jersey, en la costa este, eran los puntos más vapuleados por el virus, en las últimas semanas se han dado preocupantes aumentos de casos y muertes en California, Florida o Texas.

“Nosotros subimos mucho cuando el área metropolitana de Nueva York era el epicentro del brote. Luego las curvas comenzaron a descender de vuelta, pero no como sucedió en otros países (…) Nunca llegamos a descender a un punto realmente bajo”, explicaba el 30 de julio Anthony Fauci, el científico jefe del equipo especial contra el coronavirus de la Casa Blanca, en entrevista con la BBC.

“Cuando levantamos algunas restricciones con el objetivo de reactivar la economía en ciertas regiones del país, algunos estados del sur como Florida, Texas, Arizona o el sur de California empezaron a sufrir contagios. Entonces la base pasó de 20.000 casos diarios, a 30.000, 40.000, 50.000, 60.000 e incluso 70.000 pacientes diarios”, añadió.

Hombre con cartel pidiendo la vuelta al trabajo.

Getty Images
La pandemia ha asestado un duro golpe a la economía estadounidense, con la consecuente pérdida de empleos.

Desde entonces, la mayor preocupación del gobierno es controlar esa situación pero también la de otras regiones que parecen empezar a atravesar lo que pasaron los estados del sur, puntualizó el experto.

Según datos recopilados por The New York Times, el país registró más de 1,9 millones de nuevos contagios en julio, cerca del 42% de los más de 4,5 millones de casos confirmados en todo el país desde que comenzó la pandemia y más del doble que cualquier otro mes.

Expertos en salud pública que vinculan el aumento de casos con la reapertura temprana han pedido nuevas medidas, si bien también continúan los llamados para seguir por el camino de la “nueva normalidad”, entre ellos, por parte del propio presidente.

Trump insiste en que el repunte de casos se debe al aumento en el número de pruebas realizadas y aboga por reabrir los colegios próximamente.

“Gran parte de nuestro país está muy bien”, aseguró Trump la noche del domingo, en claro contraste con la opinión manifestada por su asesora.

Disputa política

El presidente fue más allá este lunes y criticó abiertamente las declaraciones de Birx en televisión y calificó su intervención de “patética”.

Birx y Trump.

Getty Images
Desde el Partido Demócrata se ha criticado a Birx, vinculándola a la “campaña de desinformación” de Trump.

Trump consideró que Birx había cedido a la presión por parte de los demócratas, en referencia a las críticas que trascendieron contra la doctora.

“Deborah mordió el anzuelo y nos golpeó. ¡Patético!“, señaló el mandatario en Twitter este lunes.

La líder demócrata en el Congreso, Nancy Pelosi, criticó a Birx por su supuesta disposición a adaptar su mensaje para conseguir el apoyo de Trump.

“Creo que el presidente está difundiendo desinformación sobre el virus y que ella es su responsable, así que no tengo ninguna confianza“, señaló Pelosi en la cadena ABC.

Birx, por su parte, ha defendido que sus decisiones siempre se han basado y se basan en la ciencia.

Mujer con mascarilla en Miami Beach.

Getty Images
Ante el repunte de casos en lugares como Miami, las autoridades impusieron la orden de portar mascarillas.

Mientras continúa la disputa política, una nueva proyección de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) estima que el número de muertos por la crisis del coronavirus puede superar los 180.000 en el país para el 22 de agosto.

Y la sociedad sigue dividida en torno a la crisis, con cuestiones como portar una mascarilla, una práctica que los expertos recomiendan encarecidamente para frenar la propagación del virus pero que en Estados Unidos se ha convertido en un asunto extremadamente politizado.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Fq8jbuaUW0M

https://www.youtube.com/watch?v=Nu-srgsjjtE

https://www.youtube.com/watch?v=fezPCtz6HSQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.