Los policías no nos dejaron ayudarlas: abusos y negligencia mataron a 40 niñas en Guatemala
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

Los policías no nos dejaron ayudarlas: abusos y negligencia mataron a 40 niñas en Guatemala

Los medios Nómada y Plaza Pública señalan las negligencias que llevaron a la tragedia en el albergue para menores, además de presentar testimonios de una sobreviviente y de uno de los varones internados.
AFP
Por Redacción Animal Político
13 de marzo, 2017
Comparte

¿Qué pasó en el ‘hogar seguro’ Virgen de la Asunción, en Guatemala? ¿Por qué murieron 40 niñas?

Mientras se desarrolla la investigación de las autoridades, medios locales recaban testimonios y han hecho un recuento de las irregularidades detectadas en el albergue para menores, las que precedieron al incendio y la tragedia del miércoles pasado.

Plaza Pública recordó que en diciembre del año pasado el Juzgado Sexto de Niñez y Adolescencia del Área Metropolitana condenó al Estado de Guatemala por violaciones cometidas contra los derechos de los menores de edad resguardados en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción.

En esa sentencia, indicó Plaza Pública, se ordenó que se ampliaran las instalaciones del refugio, para distribuir de mejor manera a los niños y tener mayor control.

También se solicitó cambiar la modalidad operativa, contratar más personal y remover a los trabajadores señalados de cometer abusos contra los albergados.

Sin embargo la Secretaria de Bienestar Social de la Presidencia (SBSP), responsable del albergue, se negó a cumplir con esos mandatos, e incluso apeló la resolución judicial.

Leer: No fue el fuego, fue la negligencia

El incendio que mató a las 40 niñas fue precedido por un motín de las adolescentes en el módulo Mi Hogar, respaldado por adolescentes varones.

Según el medio Nómada, esos motines eran frecuentes, “ante las constantes violaciones sexuales por trabajadores, monitores y otras autoridades”.

Aquel martes 7 de marzo, de pronto, a la mitad del motín, el personal del Hogar abrió las puertas, según testimonios recabados por Nómada. 

Entonces llegó una instrucción del presidente de Guatemala, Jimmy Morales, para que la policía permaneciera en el lugar, y los agentes trajeron de vuelta a menores que habían fugado.

“Cuando los policías detuvieron a los adolescentes fugados, vino la primera tanda de ‘castigos’”, indicó Nómada, citando diferentes testimonios.

“A los adolescentes les dieron palizas y a las adolescentes las manosearon. Con excesiva violencia”, detalló.

“Después de las palizas y los abusos, los policías los separaron; a los niños y adolescentes los encerraron en el auditorio y a las niñas y adolescentes en un espacio que algunos describen como ‘la escuela’ y otros como ‘el taller’”.

Nómada relata que después de esos hechos, entre las 2 y las 8 de la mañana “entre 52 y 60 niñas y adolescentes fueron encerradas bajo llave en ‘la escuela’, sin posibilidad de usar los sanitarios después de una jornada turbulenta”.

Una menor que logró sobrevivir, y que ahora está siendo tratada en Estados Unidos, relató que una joven llamada Mimí comenzó a quemar colchonetas.

– ¿Qué hicieron cuando empezó el fuego?, preguntó Nómada.

– Comenzamos a golpear la puerta para que nos abrieran y no nos abrían.

– ¿Cuánto tiempo estuvieron encerradas (desde que inició el fuego)?

– Como diez minutos.

Uno de los adolescentes varones, en tanto, dijo que no les permitieron ayudar a las menores, aunque estaba el incendio.

“Como a las 8:30 (de la mañana del 8 de marzo) empezamos a oler a quemado y no sé ni cómo abrimos la puerta del auditorio (que también estaba bajo llave) para ir a ayudarlas porque se estaban quemando. Pero los policías nos nos dejaron ayudarlas y nos empezaron a pegar. Nadie las ayudó y no nos dejaron ayudarlas”, acusó.

Leer: Estos testimonios apuntan a un crimen de Estado

El albergue tenía una capacidad de 400 jóvenes de ambos sexos, pero se hallaba hacinado con unos 800 menores.

La Procuraduría de los Derechos Humanos había advertido desde hace varios años sobre una situación grave en el albergue, y también señaló que las jóvenes estaban encerradas bajo llave en un salón, cuando se propagó el fuego.

La entidad responsable del refugio es la Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia de Guatemala.

Ante los señalamientos sobre el grado de culpa de su gobierno, el mandatario guatemalteco ha negado que se trate de un crimen de Estado.

“¿Un crimen de Estado? Por favor, eso no es algo que se tenga que manejar. Habrá que esperar las investigaciones y le hemos pedido a las instancias que las hagan lo más pronto para poder deducir responsabilidades administrativas y penales”, dijo Morales.

El sábado, cientos de guatemaltecos protestaron frente a Casa Presidencial y el Palacio Nacional de Cultura, en el centro histórico de la capital.

Los manifestantes acusaron al gobierno de Morales de negligencia.

El gobernante ordenó cerrar temporalmente el refugio mixto que alberga a menores de hasta 17 años, víctimas de abandono y violencia doméstica, que cometieron alguna infracción o fueron rescatados de las calles, entre otros motivos.

Pese a que destituyó al director del hogar, Morales confirmó en el puesto a Carlos Rodas, titular de la Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia, entidad responsable del refugio, y señaló que esperarán la investigación liderada por la Fiscalía.

“Ojalá le caiga la ley a los responsables porque no es justo lo que hicieron”, mencionó Sebastián García, tío de una de las jóvenes fallecidas, Siona.

“Pedimos justicia y que cierren ese hogar. Allí las violaban y hacían de todo con ellas. Dejaron que se quemaran”, dijo Amanda Hernández, una ama de casa que intentaba conocer la suerte de su hija de 15 años en el hospital San Juan de Dios.

Con información de AFP 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Rusia invade Ucrania: ¿qué puede pasar ahora?

Putin quiere reemplazar al gobierno de Kiev por uno prorruso. ¿Puede Occidente parar a Vladimir Putin?
26 de febrero, 2022
Comparte

Se abandonaron las pretensiones, la diplomacia está muerta, al menos por ahora. Ucrania está bajo una invasión rusa a gran escala y está luchando por su propia supervivencia.

Entonces, ¿qué puede suceder ahora?

El mayor premio para Rusia es Kiev, la capital y sede del gobierno del presidente Volodymyr Zelensky, una ciudad donde ya se está combatiendo.

Claramente, el presidente Vladimir Putin ha pasado meses encerrado, estudiando los planes de sus jefes de Defensa para apoderarse de su vecino eslavo de tendencia occidental y traerlo de regreso a la órbita de Moscú.

El plan de invasión consiste en términos generales en una línea de ataque con tres frentes, desde el norte, el este y el sur, utilizando ataques de artillería y misiles para suavizar la resistencia antes de continuar con la infantería y los tanques.

Idealmente, a Putin le gustaría ver al gobierno de Zelensky capitular y rendirse rápidamente, para ser reemplazado por un gobierno títere de tendencia moscovita.

El objetivo es evitar que una campaña urbana prolongada de resistencia nacional adquiera impulso.

Mapa de lugares clave de Kiev, capital de Ucrania

BBC

“A corto plazo”, dice Ben Barry, del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, “una toma rusa rápida de Kiev sería un éxito militar y político con un impacto estratégico”.

“Pero puede que no destruya al gobierno ucraniano, dado que este ha hecho planes para establecer una nueva sede del gobierno, muy probablemente en la parte occidental del país”.

El plan de invasión de Rusia no ha salido del todo según lo planeado: la Inteligencia de Reino Unido dice que cientos de soldados rusos han muerto y la resistencia es fuerte, pero está progresando.

Momento en que un misil alcanza un edificio en Kiev este 26 de febrero.

Reuters
Momento en que un misil alcanza un edificio en Kiev este 26 de febrero.

Las fuerzas de Rusia superan en número a las de Ucrania en más de tres a uno, y hay dudas sobre la calidad del liderazgo militar de Ucrania y cuánto tiempo pueden resistir sus fuerzas.

La resistencia

La resistencia ha comenzado con una convocatoria nacional de hombres en edad de luchar y la entrega de 18.000 armas a los ciudadanos de Kiev, además de los miembros del ejército y los reservas, que ya están ofreciendo una fuerte defensa.

Los países de Europa del Este, que temen ser los próximos en la mira de Putin, observan con nerviosismo cualquier maniobra rusa cerca de sus fronteras.

Kusti Salm, secretario permanente del Ministerio de Defensa de Estonia, es uno de los que presionan para que se proporcione más asistencia militar a Ucrania.

“Necesitamos darles armas como misiles antitanque Javelin, misiles antiaéreos, municiones y equipo de protección. Todas las naciones de la OTAN deberían ayudarlos”, dice.

Cuanto más tarde Rusia en someter a esta nación de más de 40 millones de personas, más problemas encontrará.

Un soldado para un vehículo en el barrio Zhuliany, en Kiev, el 26 de febrero de 2022.

Getty Images
Un soldado para un vehículo en el barrio Zhuliany, en Kiev.

Pero el presidente Putin, que prácticamente ha aplastado cualquier oposición en su propio país, habrá tomado nota de cómo su autocrático vecino en Bielorrusia aplastó efectivamente las protestas allí en los últimos dos años.

La policía detuvo a los manifestantes y los metió en la cárcel. Muchos fueron tan brutalmente golpeados ​​​​tras ser detenidos que esto actuó como un importante elemento disuasorio para seguir protestando.

“Rusia implementará una represión extremadamente dura, mejorada digitalmente por una versión rusa del aparato de vigilancia que China ha utilizado en Xinjiang”, dice Barry. “También amenazará con represalias contra cualquier Estado que colabore con una insurgencia”.

¿Dónde está la OTAN?

La OTAN no está en Ucrania deliberadamente. A pesar de las súplicas desesperadas de Kiev para que Occidente acuda en su ayuda, la OTAN ha descartado categóricamente el envío de tropas al país.

¿Por qué? Porque Ucrania no es miembro de esa alianza y la OTAN, claramente, no quiere entrar en guerra con Rusia.

Si la invasión de Rusia de Ucrania se convierte en una ocupación a largo plazo, entonces es concebible que las naciones occidentales puedan apoyar una insurgencia ucraniana, tal como Estados Unidos apoyó a los muyahidines afganos en la década de 1980. Esto no está exento de riesgos, ya que es probable que Putin tome represalias de alguna forma.

Residentes de Kiev en refugios en sótanos durante las alertas de bombardeo en la capital.

AFP
Residentes de Kiev en refugios en sótanos durante las alertas de bombardeo en la capital.

Mientras tanto, la OTAN se ha centrado en reforzar sus fronteras orientales. La ironía aquí es que mientras Moscú ha estado exigiendo que la alianza mueva sus fuerzas más hacia el oeste, la invasión de Ucrania por parte de Putin ha logrado exactamente lo contrario.

“Esta es una enorme llamada de atención para Europa”, dice Tobias Ellwood, parlamentario y presidente del Comité de Defensa del Parlamento de Reino Unido. “Tristemente, tener tres décadas de paz no es la norma. Al tratar con un tirano, debemos intensificar nuestros planes”.

¿Puede ir a peor?

Para Ucrania, la cosa está tan mal como lo parece.

Después de ocho años de enfrentarse a una insurgencia disidente respaldada por Rusia en el este de su país, ahora está viendo cómo su gigante vecino con armas nucleares lo bombardea y dispara cohetes.

Los ucranianos, que votaron abrumadoramente por la independencia de Moscú en 1991 y renunciaron a sus propias armas nucleares, se enfrentan a la perspectiva de que el reloj retroceda tres décadas si Rusia es capaz de subyugar a todo el país.

La gran pregunta que preocupa a los líderes mundiales es: ¿qué tiene en mente el presidente Putin después de Ucrania?

Los jefes de Defensa de la OTAN han reexaminado su extenso discurso de julio de 2021 y han llegado a la conclusión de que necesitan reforzar con urgencia las fronteras orientales de la OTAN para que Putin no se sienta tentado a actuar en países como Polonia, Lituania, Letonia y Estonia.

¿Putin sería capaz?

“Creo que tiene un plan”, dice Tobias Ellwood. “Es enviar tropas no uniformadas para provocar problemas, parte de la ‘guerra oculta’. Me preocupa que se extienda a los Balcanes”.

La OTAN no toma riesgos y ha puesto en alerta máxima a más de 100 aviones de guerra. Reino Unido fue uno de los primeros países en enviar refuerzos, a una Estonia agradecida, donde Kusti Salm, sin embargo, es realista sobre lo que pueden lograr.

“Nadie piensa que el batallón liderado por Reino Unido por sí solo disuada al segundo país nuclear más poderoso del mundo”, dice. “Este es un cable trampa que desencadenaría el poder de toda la OTAN, incluido Estados Unidos, Reino Unido y Francia”.

Ese escenario, de una incursión militar rusa en un país de la OTAN, casi impensable hasta hace poco, sería el momento en el que la OTAN y Rusia estarían en guerra entre sí.

Pero no ha sucedido -todavía- y los líderes occidentales esperan que mediante una acción conjunta ahora, junto con fuertes sanciones económicas, el mensaje de disuasión sea registrado con claridad cristalina en Moscú.


Click here to see the BBC interactive


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qw8KDIJ652Y

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.