Impulsar la lactancia, una deuda de México y sus gobiernos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Impulsar la lactancia, una deuda de México y sus gobiernos

De acuerdo a un estudio de la Universidad de Yale en México existe un ambiente “moderadamente propicio” para programas sobre lactancia pero aún falta voluntad política para asignar recursos al tema.
Cuartoscuro
Por Nayeli Roldán
14 de marzo, 2017
Comparte

México tiene un ambiente “moderadamente propicio” para implementar programas e iniciativas que sirvan para proteger, promover y apoyar la lactancia materna porque el tema no es una prioridad para el gobierno, concluyó la evaluación Índice País Amigo de la Lactancia Materna, desarrollado por la Universidad de Yale entre 2016 y 2016.

Aunque existen esfuerzos desde la sociedad civil y algunas legislaciones, el Estado mexicano tiene una deuda con el tema, toda vez que ni siquiera ha ratificado el Convenio 183 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para proteger la maternidad que entró en vigor hace 17 años.

En la elaboración del Índice participaron 13 miembros del Grupo de Consultores Técnicos provenientes de Canadá, Reino Unido, América Latina, el oeste de África, el sur y sureste de Asia y de organizaciones internacionales con sede en Ginebra, Suiza, Washington D.C. y Nueva York.

El Índice se compone de 54 indicadores agrupados en los ocho puntos: abogacía; voluntad política; legislación y políticas; financiamiento y recursos; capacitación y entrega de programas; promoción, investigación y evaluación; coordinación y monitoreo.

De acuerdo con el análisis realizado en una escala del 1 al 3 en el Índice, el puntaje de México fue de 1.44, lo cual significa que existe un ambiente “moderadamente propicio” para que los programas e iniciativas respecto a la lactancia materna se implementen y funcionen.

Esta no es una buena noticia para el país, sobre todo cuando el porcentaje de madres que realizan esta práctica disminuyó. De 2006 a 2012, la práctica de lactancia materna pasó de 22.3% a 14.4% a nivel nacional, mientras que en el área rural la caída fue aún mayor, al pasar de 36.9% a 18.5% en dicho periodo.

Aunque estudios más recientes muestran un muy ligero aumento, “las cifras distan mucho de lo ideal en prácticas de alimentación infantil, por lo que se considera fundamental fortalecer estrategias dirigidas a incrementar las prácticas de promoción, protección y apoyo de la lactancia materna en el país”, recomienda el estudio. 

Las deudas con la lactancia materna

Al analizar la legislación laboral dirigida a la protección de la maternidad, el análisis destaca que México no ha ratificado los convenios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) 103 y 183, vinculados a este tema.

Referente a la duración de la licencia de maternidad, la legislación nacional prevé 12 semanas de licencia pagada al 100% con una distribución tripartita (patrón, trabajador, gobierno), pero en el Convenio 183 de la OIT se establecen 14, mientras que en la Recomendación 191 del mismo organismos se proponen 18.

El Convenio prevé la realización de consultas periódicas para el análisis de la legislación laboral y duración de la licencia de maternidad. Sin embargo, “no se cuenta con evidencia que indique que éstas se llevan a cabo de manera pública y formal” en México, indica el estudio en el apartado “legislación y política”.

Aunque la legislación nacional contempla la existencia de dos descansos de media hora cada uno para la extracción de leche materna o una reducción de la jornada laboral de una hora desde el retorno de la licencia de maternidad hasta los seis meses, el derecho “no se ejerce por falta de conocimiento, por falta de espacios adecuados y promoción”.

Respecto al indicador “voluntad política”, el Índice sostiene que la falta de expresión pública de compromisos en favor de la lactancia y la asignación de recursos financieros y humanos se puede interpretar como “muestra de la baja prioridad que el tema tiene dentro de la agenda gubernamental”.

Además, no existe una estrategia nacional de lactancia materna permanente y homogénea, sino “únicamente esfuerzos aislados” respecto a políticas públicas a nivel federal.

En el aspecto “abogacía”, el estudio señala que la evidencia demuestra que no existe una red cohesiva a nivel nacional de organizaciones enfocadas exclusivamente a promover el compromiso político y financiero en favor de la lactancia materna.

Esto porque las organizaciones de la sociedad civil que trabajan en el tema lo hacen de manera individual o en pequeños grupos. Muchas de estas organizaciones no cuentan con una estrategia o plan de abogacía formal y sus actividades públicas se concentran primordialmente en la Semana Mundial de la Lactancia Materna como un marco internacional para dar visibilidad al tema, pero “esto no es suficiente para mantener este tópico dentro de la agenda pública”, señala el Índice.

La falta de voluntad queda en evidencia ante la ausencia de un programa presupuestal dentro del Ramo 12 (presupuesto federal de salud) que financie las actividades relacionadas con la promoción, protección o apoyo a la lactancia materna. Al no haber líneas presupuestales ni indicadores, no hay un ejercicio por parte del Gobierno Federal para identificar la población objetivo de acciones en favor de la práctica.

La “capacitación” se refiere al conocimiento teórico y técnico por parte de los profesionales de la salud que atienden a mujeres embarazadas, que es esencial para la prevención y solución de problemas. Sin embargo, actualmente sólo se incluye el tema de la lactancia materna como una materia optativa en algunos programas y en otros se considera dentro de alguna otra materia obligatoria (como pediatría y ginecología), “lo cual limita el tiempo que pudiera dedicarse exclusivamente al conocimiento teórico y práctico de este importante tema”.

Entre los expertos en México que participaron en el diagnóstico está el Instituto Nacional de Salud Pública, Un Kilo de Ayuda, la Universidad Iberoamericana, Save the Children y el Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva, entre otras.

Aquí puedes consultar el informe.

Informe lactancia materna by http://www.animalpolitico.com on Scribd

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué algunas personas contraen COVID entre la primera y segunda dosis de la vacuna

Aunque varios países vayan avanzados en la vacunación, el virus sigue avanzando. Los expertos recomiendan seguir protegiéndose incluso después de ser inoculado.
10 de marzo, 2021
Comparte

La enfermera Maria Angélica Sobrinho, de 53 años, fue la primera en ser vacunada contra la covid-19 en la ciudad de Bahía en Brasil. Unos días después, empezó a mostrar síntomas y se le diagnosticó una infección por coronavirus.

Sobrinho no es la única persona que ha pasado por esto. En varios países del mundo se han reportado casos de otros pacientes que durante el intervalo de al menos 21 días entre la primera y la segunda dosis han contraído la enfermedad.

Es algo han aprovechado quienes difunden noticias falsas y bulos en las redes sociales para afirmar que los productos base de las vacunas podrían llegar hasta a matar.

Por ello, antes de alarmarse o compartir este tipo de informaciones, es preciso tener mucho cuidado y entender lo que está pasando.

Entonces ¿cómo es posible dar positivo por covid-19 entre la primera y segunda dosis de la vacuna?

Protección incompleta

Varias de las vacunas que ya se administran en distintos países requieren dos dosis para asegurar la protección completa, como la de Pfizer, Oxford/AstraZeneca, Coronavac, Moderna o Sputnik V.

El tiempo entre una dosis y otra varía según el fabricante. Pfizer recomienda dejar pasar 21 días y la Universidad de Oxford unos tres meses, por ejemplo.

Personal médico preparando una dosis de SinoVac.

Getty Images
Muchas de las vacunas que ya se administran requieren dos dosis para conseguir la protección máxima.

Ninguna vacuna disponible es capaz de proteger antes de que hayan pasado 14 días desde que se aplicó primera dosis, ya sea contra la covid-19 u otra enfermedad”, aclara la doctora Isabella Ballalai, vicepresidenta de la Sociedad Brasileña de Inmunizaciones.

Con independencia de la tecnología, las vacunas suelen contener antígenos, unas sustancias que interactúan con el sistema inmune y crean los anticuerpos necesarios para combatir una futura invasión vírica.

La cuestión es que este proceso tarda un tiempo en completarse: las células inmunitarias necesitan reconocer los antígenos, “interactuar” con ellos y crear una reacción satisfactoria. Este trabajo suele tomar unas dos semanas.

Por ello es necesario que el paciente que reciba una primera dosis siga protegiéndose con el uso de mascarillas, el distanciamiento social y el lavado frecuente de manos entre otras medidas.

“Recibir las dos dosis tampoco implica estar liberado para tener una ‘vida normal’. Por lo que sabemos, la vacuna protege contra las consecuencias más graves de la covid-19, pero las personas inmunizas podrían seguir transmitiendo el virus a otros”, complementa Ballalai.

Si la vacunación también ralentizará la propagación del virus se está investigando en los estudios preliminares de los primeros meses de campaña.

Por lo tanto, mientras el virus continúe circulando a niveles altos y no haya una gran parte de la población vacunada, la recomendación es seguir las medidas de control y respetar las restricciones.

Panel informativo sobre el uso correcto de mascarillas en un aeropuerto.

Getty Images
A pesar de ir vacunados, es preciso seguir respetando las restricciones y medidas que impongan las autoridades.

Imposibilidad científica

Otro bulo que circuló recientemente señalaba la posibilidad de que la propia vacuna cause covid-19.

Pero eso, dice Ballalai, es absolutamente imposible.

“Los inmunizadores están hechos con virus inactivados y ni siquiera de milagro podrían causar la enfermedad“, dice la especialista.

Este, por cierto, es un mito que aparece cada año durante las campañas contra el virus de la influenza, que suele circular en otoño e invierno.

“El sujeto recibe la vacuna y unos días después presenta síntomas de gripe. Entonces llega a creer que la culpa es de la dosis aplicada”, apunta Ballalai.

De nuevo, la explicación está en el tiempo que se necesita para que proteja: mientras el sistema inmunológico no cese la producción de anticuerpos, el riesgo de infectarse con influenza (o coronavirus, en el ejemplo actual) es alto.

CoronaVac, la vacuna china, está hecha con virus inactivos, un modelo utilizado en la ciencia durante muchas décadas.

Como su nombre lo indica, los coronavirus presentes en ampollas se someten a un proceso con sustancias químicas y cambios de temperatura que lo inactivan y eliminan cualquier posibilidad de que invadan las células y se repliquen en nuestro organismo.

Ampollas de CoronaVac.

Getty Images
La vacuna CoronaVac se basa en virus inactivos y es imposible que produzcan la enfermedad en el organismo.

Cuidados y recomendaciones

También es importante saber que los efectos adversos de las vacunas son poco frecuentes, pero posibles.

“El individuo puede tener fiebre, malestar y un poco de dolor”, ejemplifica Ballalai.

Si el malestar no desaparece después de unos días o se vuelve más intenso, es importante buscar consejo médico.

Se debe al hecho de que estos síntomas incluso pueden ser causados ​​por el efecto de las vacunas, pero también son característicos del propio covid-19 y sería importante descartarlos.

Con más de 200 millones de dosis de vacunas contra la covid-19 administradas por el mundo y la rapidez con que se sigue inoculando en ya varios países, de momento no hay noticias sobre efectos colaterales preocupantes que justifiquen la paralización de las campañas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.