Mantener informal el trabajo del hogar deja impunes delitos en contra de las trabajadoras
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
StockSnap.io

Mantener informal el trabajo del hogar deja impunes delitos en contra de las trabajadoras

Privación ilegal de la libertad, violencia física, abuso sexual y explotación infantil son algunos de los delitos que se cometen en México contra las trabajadoras del hogar, amparados en la falta de reconocimiento oficial del trabajo que realizan.
StockSnap.io
Por Claudia Altamirano
28 de marzo, 2017
Comparte

Isidra llegó a la Ciudad de México desde Puebla a los 14 años. Con 15 hermanos, la economía familiar ya no daba para más así que decidió viajar a la capital para trabajar como empleada del hogar, igual que su hermana. Desde su primer día de trabajo libró jornadas agotadoras de unas 14 horas, pero le ilusionaba tener su propio dinero.

Cuando llegaron los primeros pagos se dio cuenta de que no rendía, no solo porque fuera poco sino porque le pagaban cada mes. Aun así, empezó una carrera laboral que está cumpliendo 36 años, durante los cuales ha sufrido explotación, encierro, humillaciones y abuso sexual, entre otras violaciones a sus derechos. Todo, ocurrido en la intimidad de la casa de sus empleadores.

“La señora me dijo que cuando llegara su familia yo no tenía que estar ahí, me metía al cuarto de servicio con el burro de planchar y toda la ropa, y me escondía”, cuenta Isidra Llanos, secretaria del Trabajo del Sindicato Nacional de Trabajadores y Trabajadoras del Hogar (Sinactraho). Permaneció siete meses con aquella empleadora que siempre le cuestionaba por qué se peinaba de cierta forma o por qué usaba pantalón.

Lo más grave que le hizo, sin embargo, fue dejarla encerrada mientras ella salía, pues Isidra no podía llegar a tiempo a recoger a sus hijos a la escuela y los niños tenían que esperarla en la banqueta. Cuando protestó por este abuso, la señora le reprochó que se estaba “haciendo la importante”, que en realidad era floja y no quería hacer nada.

El encierro es más que un capricho: se trata de un delito tipificado como privación de la libertad y se castiga con una pena de entre seis meses y tres años de prisión, según dictan los artículos 364 del Código Penal Federal y el 160 del Código Penal de la Ciudad de México. Pese a ello es un hecho frecuente, muchas trabajadoras del hogar relatan haber sido encerradas por sus empleadores mientras ellos se ausentan del domicilio, a veces por desconfianza de dejarles las llaves, o “para que no salgan con alguien, no se vayan a embarazar”, en el caso de las empleadas de planta.

“A las de planta las dejan salir un domingo cada 15 días, a otras las dejan encerradas bajo llave, pero muchas no conocen sus derechos así que lo ven como algo normal”, señala el abogado Manuel Fuentes, asesor del Sindicato y del Centro de Apoyo y Capacitación para las Empleadas del Hogar (Caceh). Además de este delito, al interior de las casas se cometen otros como violencia física o verbal, explotación infantil, violación, abuso u hostigamiento sexual, “aprovechando la situación de ventaja de los empleadores”, refiere el defensor.

Isidra recuerda el acoso y abuso sexual como las peores experiencias que ha tenido en este empleo. Uno de sus empleadores la atacó directamente y ella pudo repelerlo, pero otro fue llevando el acoso de menos a más con el tiempo. “Yo le llegué a tener respeto y admiración porque me enseñó y me apoyó muchas veces, pero luego de 16 años empezó a ser muy atrevido, me rozaba al pasar por detrás, me tocaba las piernas cuando estaba tendiendo la ropa, cuando tendía la cama”, recuerda la trabajadora del hogar.

Este acoso duró casi un año, en el que ella intentó reunir valor para enfrentarlo, pero temía perder su empleo, “estaba bien pagado, me sacaba de apuros, mis hijos estaban en la prepa y yo necesitaba el dinero”, argumenta. Decidió abandonar esa casa cuando el acoso se convirtió en abuso y pidió ayuda al Caceh, donde la canalizaron con una psicóloga, “lo encaré, renuncié al trabajo pero no fui capaz de decirle por qué me iba”.

Aunque son delitos graves, la mayoría no denuncia por temor a perder su trabajo o por agradecimiento con quien se los dio, lo cual impide detectar la verdadera dimensión del problema, advierte el abogado Fuentes. Muchas de ellas llegan a las ciudades capitales provenientes de pueblos en los que su situación es tan grave, que prefieren no denunciar a sus empleadores para no tener que regresar allá, salvo cuando ya está en juego su integridad personal.

“Hay un velo de impunidad en la comisión de estos delitos, por un lado por el temor de estas mujeres, por su necesidad y un desconocimiento de sus derechos”, subraya el defensor, miembro de la Asociación Nacional de Abogados Democráticos. Estos delitos no se persiguen de oficio, por lo que para castigarlos se requiere una denuncia formal “y muchas veces es la palabra de la trabajadora contra el patrón”.

El trabajo doméstico no ha sido reconocido en México como un empleo formal, lo que limita sus derechos laborales y permite que ocurran flagelos que en otros sectores productivos están prohibidos, como el trabajo infantil. “Hay muchas niñas que se colocan a los 14 años, yo fui una de ellas”, recuerda Isidra. “Tenía que cubrir todo el servicio pero además cuidar niños, llevarlos a la escuela, lavar a mano, planchar; cubría una jornada de 14 horas. Aparentemente decimos que los abusos ya se están erradicando, pero la necesidad es fuerte y la mayoría que venimos de provincia sufrimos estas situaciones”, puntualiza la secretaria del Trabajo del Sinactraho.

Es por ello que las casi 900 trabajadoras afiliadas al Sindicato exigen la ratificación del Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), firmado por México en 2011 pero congelado desde entonces porque no ha sido ratificado. El Convenio obliga a los países firmantes a reconocer formalmente el trabajo del hogar y adecuar sus legislaciones para garantizar sus derechos laborales, lo cual tendría que empezar, dicen las sindicalizadas, por otorgarles Seguridad Social completa y garantizar que se respeten los horarios y condiciones de trabajo.

Sin embargo, aun sin la ratificación del Convenio, la ley del Seguro Social debió ser reformada hace mucho tiempo para reconocer como formales a estas trabajadoras, asegura el abogado, pues la falta de este reconocimiento es anticonstitucional. “Hay un absoluto alejamiento del Estado en este tipo de relaciones laborales.  Es un tema que se celebra dentro de la propia esfera del patrón y en cuanto cierra la puerta, nadie se puede meter ahí, a menos que haya una denuncia expresa de ataques. Es mucho más difícil perseguir delitos con estas características”, resalta.

Actualmente Isidra realiza trabajos de entrada por salida. Ya no puede trabajar de planta porque sus actividades en el Sindicato se lo impiden, pero se siente orgullosa de estar apoyando a otras compañeras que solicitan asesoría, defensa o canalización a un empleo. Hoy puede ver que la explotación laboral que sufrió ocurrió desde su infancia: “mis papás me explotaban y a ellos los explotaban. Antes de irme a la escuela, nos levantaban a las 03:00 y nos llevaban al campo a traer la pastura, llegábamos a lavarnos las manos y la cara y a la escuela.

Al regresar, atender a los animales (marranos y pollos), poner el nixtamal para las tortillas del otro día, era ese nuestro día a día, realmente no tuvimos una infancia de jugar. Todos mis hermanos, hombres o mujeres, le entrábamos al campo por igual, pero con la diferencia de que ellos sí podían estudiar y nosotras no.

Yo era una de las más grandes, así que me tocaba cuidar a los más chicos pero también aportar para el gasto. Vine aquí huyendo del campo y aquí encontré más explotación, aunque con pago. Es algo que no he podido erradicar, aprendí que para mí era trabajo, trabajo y después más trabajo, pero ya lo estoy reconociendo”, relata la trabajadora, cuya siguiente meta es terminar la secundaria.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Reuters

Ómicron: qué dicen los primeros estudios sobre la eficacia de las vacunas contra la nueva variante

Los estudios indican que la nueva variante del coronavirus tiene el poder de escapar de los anticuerpos producidos por la vacunación, pero que persiste la protección contra formas más graves de la enfermedad.
Reuters
9 de diciembre, 2021
Comparte

Si las vacunas que tenemos funcionan o no -y hasta qué punto- contra ómicron es algo que iremos conociendo con más detalle con el paso de los días. Así funciona la ciencia. Evoluciona según ocurren los hechos y se acumulan evidencias.

Pero los primeros estudios, rápidos, no definitivos y sin ser revisados por pares, traen buenas y malas noticias.

Esta nueva variante de coronavirus parece tener mayor capacidad de escapar la inmunización, pero las investigaciones disponibles indican que nuestras vacunas seguirán protegiendo contra los cuadros más graves de la enfermedad.

Claro que esto seguirá dependiendo de muchos factores. No reacciona igual una persona joven y sana que una persona anciana o con algún otro factor de riesgo, por ejemplo.

El grado de protección varía según cada individuo y no es una ciencia exacta.

Aquellos que ya cuentan con una dosis de refuerzo parecen estar mejor protegidos contra el virus y esto también incluye a la nueva variante.

Ómicron preocupa porque es la variante más mutada hasta la fecha.

¿Cómo protege la vacuna de Pfizer?

Este miércoles, Pfizer y BioNTech, creadores de una de las vacunas más administradas en el mundo, presentaron los primeros informes preliminares sobre la protección contra ómicron.

Una vez más, son datos que hay que interpretar como los primeros indicios disponibles. Ni sus hallazgos son definitivos ni tenemos suficiente información de otros fabricantes como AstraZeneca, Moderna, Sinopharm, Sinovac o Sputnik V, por citar otras vacunas que se están administrando en América Latina, por ejemplo.

Gráfico de la variante Ómicron

BBC

Los análisis de Pfizer indicaron que el efecto protector cae drásticamente contra la nueva variante. Sin embargo, agregaron que una dosis de refuerzo aumenta considerablemente la defensa del sistema inmunológico contra ómicron.

Varios países, especialmente los de más recursos, han comenzado a administrar una tercera dosis a su población, lo cual ha generado debates éticos sobre si es más prioritario reforzar aún más la protección de ciudadanos de países ricos o asegurar que los países más rezagados cuenten con más vacunas.

Según un comunicado de Pfizer, el plasma de las personas que recibieron dos dosis de la vacuna actual contra la covid tuvo una reducción media de 25 veces la neutralización contra ómicron en comparación con las versiones anteriores del virus.

Esto, agregaron, indica que dos dosis de Pfizer podrían no ser suficientes para proteger contra la infección de ómicron.

Sin embargo, “las personas vacunas todavía parecen estar protegidas contra las formas más graves de la enfermedad“.

La buena noticia es que la dosis de refuerzo de Pfizer parece ofrecer dicha protección.

Gráfico virus.

Getty Images
La OMS sostiene que las vacunas conservan su poder de protección contra formas graves de la enfermedad.

“De acuerdo a datos preliminares, una tercera dosis provee un nivel parecido de anticuerpos neutralizantes contra ómicron que dos dosis contra otras versiones del virus”, dice el comunicado.

De igual forma, Pfizer/BioNTech agregó que se encuentra desarrollando una vacuna específica contra ómicron, que esperan podría estar lista en un período de 100 días, en marzo, siempre pendiente de aprobación regulatoria.

Estudios en Sudáfrica

Desde Sudáfrica, país donde se detectó por primera vez ómicron, los primeros estudios -sin ser revisados por pares- apuntan en la misma dirección que las investigaciones de Pfizer.

Al analizar los anticuerpos de 12 personas que recibieron la vacuna de Pfizer (la mitad de las cuales también habían sido infectadas previamente con el coronavirus y la otra mitad no), los investigadores notaron que los anticuerpos producidos eran mucho menos efectivos para prevenir la infección contra ómicron.

Sin embargo, la percepción de Alex Sigal, virólogo del Instituto de Investigación en Salud de África en Durban y autor del estudio, es que aunque cree “que habrá mucha infección”, no está seguro si eso evolucionará hacia una situación de colapso sanitario, dijo al periódico The New York Times.

Gráfico de cómo aparecen las variantes

BBC

La buena noticia aquí es que el virólogo inicialmente temió que, frente a un virus tan mutado, las vacunas resultarían totalmente ineficaces, pero no es el caso.

Sigal agregó que aún será necesario estudiar más a fondo los efectos de las dosis de refuerzo de las vacunas, pero sospecha que “cuantos más anticuerpos tenga, mejor le irá” contra la nueva variante.

Vale la pena recordar que las vacunas desencadenan una reacción inmunitaria que va mucho más allá de la producción de anticuerpos, una reacción que no se mide en los estudios enumerados aquí.

“Todavía es muy probable que las vacunas protejan a la mayoría de las personas contra las formas graves de la enfermedad porque entrenan al sistema inmunológico mucho más que para producir anticuerpos neutralizantes”, explica el experto en salud y ciencia de la BBC, James Gallagher.

“Las células T, que actúan sobre una infección, son mejores para lidiar con las variantes, ya que atacan diferentes partes del virus”.

En resumen, que los primeros estudios preliminares apuntan a que, si bien parece perderse protección contra casos de reinfección, se espera que sigamos protegidos contra cuadros graves de la enfermedad y que, además, aún teniendo en cuenta que merme la capacidad de nuestros anticuerpos, la respuesta de las células T siga siendo un arma fiable para luchar contra el virus.

Dosis de refuerzo

Otro estudio preliminar, no revisado por pares y patrocinado por los fabricantes de vacunas, evaluó específicamente la efectividad de las dosis de refuerzo (en este caso, las de Pfizer y Janssen) en 65 individuos.

Aunque no es específico sobre ómicron, el estudio sugiere que la dosis adicional de la vacuna “aumenta las respuestas de anticuerpos en personas que habían sido vacunadas al menos seis meses antes” con la vacuna de Pfizer.

Miembro del personal sanitario sosteniendo una dosis de Pfizer.

Getty Images
Las pruebas de laboratorio de Sudáfrica sugieren que ómicron podría evadir la protección que ofrece Pfizer contra la reinfección, que no contra las evoluciones más graves de la enfermedad.

Sin embargo, los investigadores señalan que aún se desconoce cuánto durará este refuerzo de la protección.

Por ahora, la Organización Mundial de la Salud (OMS) sostiene que la expectativa es que las vacunas continúen siendo efectivas contra ómicron.

“Tenemos vacunas altamente eficientes, que han demostrado ser efectivas contra todas las variantes hasta ahora, en términos de prevenir formas severas de covid-19 y hospitalizaciones. No hay razón para creer que será diferente” con ómicron, dijo a la agencia AFP Mike Ryan, director de emergencias de la OMS.

De cualquier modo, gobiernos y científicos permanecen alertas y monitorean a ómicron a medida que avanza.

“Una onda grande y repentina del ómicron todavía puede causar problemas, incluso si solo causa síntomas leves para la mayoría de las personas”, explica el reportero James Gallagher.

“Si los pocos que tienen casos graves de covid-19 se infectan con ómicron al mismo tiempo, eso podría volver a presionar los sistemas de salud”, agrega Gallagher.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=aeyYanC_2NQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.