Mantener informal el trabajo del hogar deja impunes delitos en contra de las trabajadoras
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
StockSnap.io

Mantener informal el trabajo del hogar deja impunes delitos en contra de las trabajadoras

Privación ilegal de la libertad, violencia física, abuso sexual y explotación infantil son algunos de los delitos que se cometen en México contra las trabajadoras del hogar, amparados en la falta de reconocimiento oficial del trabajo que realizan.
StockSnap.io
Por Claudia Altamirano
28 de marzo, 2017
Comparte

Isidra llegó a la Ciudad de México desde Puebla a los 14 años. Con 15 hermanos, la economía familiar ya no daba para más así que decidió viajar a la capital para trabajar como empleada del hogar, igual que su hermana. Desde su primer día de trabajo libró jornadas agotadoras de unas 14 horas, pero le ilusionaba tener su propio dinero.

Cuando llegaron los primeros pagos se dio cuenta de que no rendía, no solo porque fuera poco sino porque le pagaban cada mes. Aun así, empezó una carrera laboral que está cumpliendo 36 años, durante los cuales ha sufrido explotación, encierro, humillaciones y abuso sexual, entre otras violaciones a sus derechos. Todo, ocurrido en la intimidad de la casa de sus empleadores.

“La señora me dijo que cuando llegara su familia yo no tenía que estar ahí, me metía al cuarto de servicio con el burro de planchar y toda la ropa, y me escondía”, cuenta Isidra Llanos, secretaria del Trabajo del Sindicato Nacional de Trabajadores y Trabajadoras del Hogar (Sinactraho). Permaneció siete meses con aquella empleadora que siempre le cuestionaba por qué se peinaba de cierta forma o por qué usaba pantalón.

Lo más grave que le hizo, sin embargo, fue dejarla encerrada mientras ella salía, pues Isidra no podía llegar a tiempo a recoger a sus hijos a la escuela y los niños tenían que esperarla en la banqueta. Cuando protestó por este abuso, la señora le reprochó que se estaba “haciendo la importante”, que en realidad era floja y no quería hacer nada.

El encierro es más que un capricho: se trata de un delito tipificado como privación de la libertad y se castiga con una pena de entre seis meses y tres años de prisión, según dictan los artículos 364 del Código Penal Federal y el 160 del Código Penal de la Ciudad de México. Pese a ello es un hecho frecuente, muchas trabajadoras del hogar relatan haber sido encerradas por sus empleadores mientras ellos se ausentan del domicilio, a veces por desconfianza de dejarles las llaves, o “para que no salgan con alguien, no se vayan a embarazar”, en el caso de las empleadas de planta.

“A las de planta las dejan salir un domingo cada 15 días, a otras las dejan encerradas bajo llave, pero muchas no conocen sus derechos así que lo ven como algo normal”, señala el abogado Manuel Fuentes, asesor del Sindicato y del Centro de Apoyo y Capacitación para las Empleadas del Hogar (Caceh). Además de este delito, al interior de las casas se cometen otros como violencia física o verbal, explotación infantil, violación, abuso u hostigamiento sexual, “aprovechando la situación de ventaja de los empleadores”, refiere el defensor.

Isidra recuerda el acoso y abuso sexual como las peores experiencias que ha tenido en este empleo. Uno de sus empleadores la atacó directamente y ella pudo repelerlo, pero otro fue llevando el acoso de menos a más con el tiempo. “Yo le llegué a tener respeto y admiración porque me enseñó y me apoyó muchas veces, pero luego de 16 años empezó a ser muy atrevido, me rozaba al pasar por detrás, me tocaba las piernas cuando estaba tendiendo la ropa, cuando tendía la cama”, recuerda la trabajadora del hogar.

Este acoso duró casi un año, en el que ella intentó reunir valor para enfrentarlo, pero temía perder su empleo, “estaba bien pagado, me sacaba de apuros, mis hijos estaban en la prepa y yo necesitaba el dinero”, argumenta. Decidió abandonar esa casa cuando el acoso se convirtió en abuso y pidió ayuda al Caceh, donde la canalizaron con una psicóloga, “lo encaré, renuncié al trabajo pero no fui capaz de decirle por qué me iba”.

Aunque son delitos graves, la mayoría no denuncia por temor a perder su trabajo o por agradecimiento con quien se los dio, lo cual impide detectar la verdadera dimensión del problema, advierte el abogado Fuentes. Muchas de ellas llegan a las ciudades capitales provenientes de pueblos en los que su situación es tan grave, que prefieren no denunciar a sus empleadores para no tener que regresar allá, salvo cuando ya está en juego su integridad personal.

“Hay un velo de impunidad en la comisión de estos delitos, por un lado por el temor de estas mujeres, por su necesidad y un desconocimiento de sus derechos”, subraya el defensor, miembro de la Asociación Nacional de Abogados Democráticos. Estos delitos no se persiguen de oficio, por lo que para castigarlos se requiere una denuncia formal “y muchas veces es la palabra de la trabajadora contra el patrón”.

El trabajo doméstico no ha sido reconocido en México como un empleo formal, lo que limita sus derechos laborales y permite que ocurran flagelos que en otros sectores productivos están prohibidos, como el trabajo infantil. “Hay muchas niñas que se colocan a los 14 años, yo fui una de ellas”, recuerda Isidra. “Tenía que cubrir todo el servicio pero además cuidar niños, llevarlos a la escuela, lavar a mano, planchar; cubría una jornada de 14 horas. Aparentemente decimos que los abusos ya se están erradicando, pero la necesidad es fuerte y la mayoría que venimos de provincia sufrimos estas situaciones”, puntualiza la secretaria del Trabajo del Sinactraho.

Es por ello que las casi 900 trabajadoras afiliadas al Sindicato exigen la ratificación del Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), firmado por México en 2011 pero congelado desde entonces porque no ha sido ratificado. El Convenio obliga a los países firmantes a reconocer formalmente el trabajo del hogar y adecuar sus legislaciones para garantizar sus derechos laborales, lo cual tendría que empezar, dicen las sindicalizadas, por otorgarles Seguridad Social completa y garantizar que se respeten los horarios y condiciones de trabajo.

Sin embargo, aun sin la ratificación del Convenio, la ley del Seguro Social debió ser reformada hace mucho tiempo para reconocer como formales a estas trabajadoras, asegura el abogado, pues la falta de este reconocimiento es anticonstitucional. “Hay un absoluto alejamiento del Estado en este tipo de relaciones laborales.  Es un tema que se celebra dentro de la propia esfera del patrón y en cuanto cierra la puerta, nadie se puede meter ahí, a menos que haya una denuncia expresa de ataques. Es mucho más difícil perseguir delitos con estas características”, resalta.

Actualmente Isidra realiza trabajos de entrada por salida. Ya no puede trabajar de planta porque sus actividades en el Sindicato se lo impiden, pero se siente orgullosa de estar apoyando a otras compañeras que solicitan asesoría, defensa o canalización a un empleo. Hoy puede ver que la explotación laboral que sufrió ocurrió desde su infancia: “mis papás me explotaban y a ellos los explotaban. Antes de irme a la escuela, nos levantaban a las 03:00 y nos llevaban al campo a traer la pastura, llegábamos a lavarnos las manos y la cara y a la escuela.

Al regresar, atender a los animales (marranos y pollos), poner el nixtamal para las tortillas del otro día, era ese nuestro día a día, realmente no tuvimos una infancia de jugar. Todos mis hermanos, hombres o mujeres, le entrábamos al campo por igual, pero con la diferencia de que ellos sí podían estudiar y nosotras no.

Yo era una de las más grandes, así que me tocaba cuidar a los más chicos pero también aportar para el gasto. Vine aquí huyendo del campo y aquí encontré más explotación, aunque con pago. Es algo que no he podido erradicar, aprendí que para mí era trabajo, trabajo y después más trabajo, pero ya lo estoy reconociendo”, relata la trabajadora, cuya siguiente meta es terminar la secundaria.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
@natalia_taylor

Instagram: los influencers que mostraron lo fácil que es engañar en la red social

Varios influencers de Instagram y otras redes sociales decidieron mostrarles a sus seguidores por qué no deben creer todo lo que ven en estas plataformas y lo fácil que es manipular las publicaciones.
@natalia_taylor
21 de febrero, 2020
Comparte
natalia-taylor

@natalia_taylor

Si eres aficionado a las redes sociales probablemente ya sabes que no todo lo que ves ahí es real.

Pero en ocasiones es muy fácil que nos engañen.

La influencer estadounidense Natalia Taylor hizo una poderosa demostración que nos enseña a no creer todo lo que vemos en internet.

Taylor le tomó el pelo a sus seguidores para que pensaran que estaba de vacaciones en Bali cuando, en realidad, nunca ha viajado a Indonesia.

De hecho, se encontraba en una tienda local de Ikea.

Natalia, que tiene cientos de miles de seguidores en Instagram, publicó una serie de fotografías que parecían mostrar una habitación de hotel y se etiquetó como si estuviera en la isla indonesia de Bali.

Sus seguidores publicaron comentarios e incluso compartieron sus experiencias personales de viajes, y le sugirieron destinos que la influencer debería visitar.

natalia-taylor

@natalia_taylor

Sin embargo, lo que los seguidores no sabían es que ella en realidad nunca salió de Estados Unidos y las fotografías fueron tomadas en salas de la tienda de muebles Ikea.

Taylor explicó en un video que decidió engañar a sus seguidores de Instagram “para ver si ellos creen que realmente estoy de vacaciones”.

George Mason

Natalia no es la única influencer que le ha tomado el pelo a sus seguidores.

El vloguero George Mason también lo hizo.

george-mason

@georgemason

El año pasado, Mason, de 21 años, utilizó sus habilidades de edición fotográfica para que sus seguidores pensaran que estaba de vacaciones recorriendo durante ocho días cinco países europeos.

Al final reveló el engaño en un video de YouTube titulado: “Fingí que estaba de vacaciones durante toda una semana”.

Indicó que era muy preocupante ver lo fácil que era que la gente creyera que realmente estaba viajando.

En esta foto superior del lado derecho Mason finge que está en Amsterdam, Holanda.

Cuando en realidad está en Reino Unido, como lo muestra el lado izquierdo.

Gabbie Hanna

gabbie-hanna.

@gabbiehanna

La vloguera Gabbie Hanna logró convencer a sus seguidores de que había ido al popular festival de música Coachella en California.

Pero Hanna ni siquiera salió de Los Ángeles.

Publicó una foto en la que aparece con un trasfondo del valle en el desierto de Colorado que ella misma incluyó en la imagen con Photoshop.

Y después dijo que nunca la habían etiquetado y republicado tanto como con la publicación falsa de Coachella.

Después de que reveló que la foto no era verdadera, dijo que “el aspecto y las apariencias son importantes en lo que se refiere a promover marcas y a tu presencia social… lo único es que debes saber que las cosas no siempre son como parecen”.

Byron Denton

byron-denton

@tbhbyron

Byron Denton, de 19 años, quería ver cuán fácil sería falsificar un estilo de vida de lujo.

Todo lo que necesitó fue hacer algunos trucos de edición fotográfica para que pareciera que estaba viajando a todo lujo, cuando en realidad estaba sentado en un sofá en su casa.

Denton recibió miles de “me gusta” en sus publicaciones y habló sobre la obsesión de la gente con las celebridades.

Carolyn Stritch

slow-traveler

@theslowtraveler

Carolyn, también conocida como Slow Traveller (La viajera lenta), regularmente publica en Instagram sobre su vida y tiene su propio blog.

Pero un día quiso fingir que estaba en Disneylandia en París para ver qué reacción obtenía.

Primero se fotografió en el jardín de su casa con sombrero y sandalias y después manipuló la imagen para colocar un trasfondo del famoso parque de diversiones.

“Aquí estoy frente al Castillo de la Bella Durmiente. Es mi loco y autoindulgente regalo de cumpleaños número 22 para mí misma”, escribió en Instagram.

“¡Mañana estaré de vuelta a casa y será como si esto nunca hubiera ocurrido!”, agregó.

Y lo que no sabían los seguidores de Stritch es que eso realmente no había ocurrido. La influencer había estado todo el tiempo en su casa en Reino Unido.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kw3FYvWT-Po

https://www.youtube.com/watch?v=-O7sw3Pe5TI

https://www.youtube.com/watch?v=KD1_rWvZnzg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts