Mantener informal el trabajo del hogar deja impunes delitos en contra de las trabajadoras
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
StockSnap.io

Mantener informal el trabajo del hogar deja impunes delitos en contra de las trabajadoras

Privación ilegal de la libertad, violencia física, abuso sexual y explotación infantil son algunos de los delitos que se cometen en México contra las trabajadoras del hogar, amparados en la falta de reconocimiento oficial del trabajo que realizan.
StockSnap.io
Por Claudia Altamirano
28 de marzo, 2017
Comparte

Isidra llegó a la Ciudad de México desde Puebla a los 14 años. Con 15 hermanos, la economía familiar ya no daba para más así que decidió viajar a la capital para trabajar como empleada del hogar, igual que su hermana. Desde su primer día de trabajo libró jornadas agotadoras de unas 14 horas, pero le ilusionaba tener su propio dinero.

Cuando llegaron los primeros pagos se dio cuenta de que no rendía, no solo porque fuera poco sino porque le pagaban cada mes. Aun así, empezó una carrera laboral que está cumpliendo 36 años, durante los cuales ha sufrido explotación, encierro, humillaciones y abuso sexual, entre otras violaciones a sus derechos. Todo, ocurrido en la intimidad de la casa de sus empleadores.

“La señora me dijo que cuando llegara su familia yo no tenía que estar ahí, me metía al cuarto de servicio con el burro de planchar y toda la ropa, y me escondía”, cuenta Isidra Llanos, secretaria del Trabajo del Sindicato Nacional de Trabajadores y Trabajadoras del Hogar (Sinactraho). Permaneció siete meses con aquella empleadora que siempre le cuestionaba por qué se peinaba de cierta forma o por qué usaba pantalón.

Lo más grave que le hizo, sin embargo, fue dejarla encerrada mientras ella salía, pues Isidra no podía llegar a tiempo a recoger a sus hijos a la escuela y los niños tenían que esperarla en la banqueta. Cuando protestó por este abuso, la señora le reprochó que se estaba “haciendo la importante”, que en realidad era floja y no quería hacer nada.

El encierro es más que un capricho: se trata de un delito tipificado como privación de la libertad y se castiga con una pena de entre seis meses y tres años de prisión, según dictan los artículos 364 del Código Penal Federal y el 160 del Código Penal de la Ciudad de México. Pese a ello es un hecho frecuente, muchas trabajadoras del hogar relatan haber sido encerradas por sus empleadores mientras ellos se ausentan del domicilio, a veces por desconfianza de dejarles las llaves, o “para que no salgan con alguien, no se vayan a embarazar”, en el caso de las empleadas de planta.

“A las de planta las dejan salir un domingo cada 15 días, a otras las dejan encerradas bajo llave, pero muchas no conocen sus derechos así que lo ven como algo normal”, señala el abogado Manuel Fuentes, asesor del Sindicato y del Centro de Apoyo y Capacitación para las Empleadas del Hogar (Caceh). Además de este delito, al interior de las casas se cometen otros como violencia física o verbal, explotación infantil, violación, abuso u hostigamiento sexual, “aprovechando la situación de ventaja de los empleadores”, refiere el defensor.

Isidra recuerda el acoso y abuso sexual como las peores experiencias que ha tenido en este empleo. Uno de sus empleadores la atacó directamente y ella pudo repelerlo, pero otro fue llevando el acoso de menos a más con el tiempo. “Yo le llegué a tener respeto y admiración porque me enseñó y me apoyó muchas veces, pero luego de 16 años empezó a ser muy atrevido, me rozaba al pasar por detrás, me tocaba las piernas cuando estaba tendiendo la ropa, cuando tendía la cama”, recuerda la trabajadora del hogar.

Este acoso duró casi un año, en el que ella intentó reunir valor para enfrentarlo, pero temía perder su empleo, “estaba bien pagado, me sacaba de apuros, mis hijos estaban en la prepa y yo necesitaba el dinero”, argumenta. Decidió abandonar esa casa cuando el acoso se convirtió en abuso y pidió ayuda al Caceh, donde la canalizaron con una psicóloga, “lo encaré, renuncié al trabajo pero no fui capaz de decirle por qué me iba”.

Aunque son delitos graves, la mayoría no denuncia por temor a perder su trabajo o por agradecimiento con quien se los dio, lo cual impide detectar la verdadera dimensión del problema, advierte el abogado Fuentes. Muchas de ellas llegan a las ciudades capitales provenientes de pueblos en los que su situación es tan grave, que prefieren no denunciar a sus empleadores para no tener que regresar allá, salvo cuando ya está en juego su integridad personal.

“Hay un velo de impunidad en la comisión de estos delitos, por un lado por el temor de estas mujeres, por su necesidad y un desconocimiento de sus derechos”, subraya el defensor, miembro de la Asociación Nacional de Abogados Democráticos. Estos delitos no se persiguen de oficio, por lo que para castigarlos se requiere una denuncia formal “y muchas veces es la palabra de la trabajadora contra el patrón”.

El trabajo doméstico no ha sido reconocido en México como un empleo formal, lo que limita sus derechos laborales y permite que ocurran flagelos que en otros sectores productivos están prohibidos, como el trabajo infantil. “Hay muchas niñas que se colocan a los 14 años, yo fui una de ellas”, recuerda Isidra. “Tenía que cubrir todo el servicio pero además cuidar niños, llevarlos a la escuela, lavar a mano, planchar; cubría una jornada de 14 horas. Aparentemente decimos que los abusos ya se están erradicando, pero la necesidad es fuerte y la mayoría que venimos de provincia sufrimos estas situaciones”, puntualiza la secretaria del Trabajo del Sinactraho.

Es por ello que las casi 900 trabajadoras afiliadas al Sindicato exigen la ratificación del Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), firmado por México en 2011 pero congelado desde entonces porque no ha sido ratificado. El Convenio obliga a los países firmantes a reconocer formalmente el trabajo del hogar y adecuar sus legislaciones para garantizar sus derechos laborales, lo cual tendría que empezar, dicen las sindicalizadas, por otorgarles Seguridad Social completa y garantizar que se respeten los horarios y condiciones de trabajo.

Sin embargo, aun sin la ratificación del Convenio, la ley del Seguro Social debió ser reformada hace mucho tiempo para reconocer como formales a estas trabajadoras, asegura el abogado, pues la falta de este reconocimiento es anticonstitucional. “Hay un absoluto alejamiento del Estado en este tipo de relaciones laborales.  Es un tema que se celebra dentro de la propia esfera del patrón y en cuanto cierra la puerta, nadie se puede meter ahí, a menos que haya una denuncia expresa de ataques. Es mucho más difícil perseguir delitos con estas características”, resalta.

Actualmente Isidra realiza trabajos de entrada por salida. Ya no puede trabajar de planta porque sus actividades en el Sindicato se lo impiden, pero se siente orgullosa de estar apoyando a otras compañeras que solicitan asesoría, defensa o canalización a un empleo. Hoy puede ver que la explotación laboral que sufrió ocurrió desde su infancia: “mis papás me explotaban y a ellos los explotaban. Antes de irme a la escuela, nos levantaban a las 03:00 y nos llevaban al campo a traer la pastura, llegábamos a lavarnos las manos y la cara y a la escuela.

Al regresar, atender a los animales (marranos y pollos), poner el nixtamal para las tortillas del otro día, era ese nuestro día a día, realmente no tuvimos una infancia de jugar. Todos mis hermanos, hombres o mujeres, le entrábamos al campo por igual, pero con la diferencia de que ellos sí podían estudiar y nosotras no.

Yo era una de las más grandes, así que me tocaba cuidar a los más chicos pero también aportar para el gasto. Vine aquí huyendo del campo y aquí encontré más explotación, aunque con pago. Es algo que no he podido erradicar, aprendí que para mí era trabajo, trabajo y después más trabajo, pero ya lo estoy reconociendo”, relata la trabajadora, cuya siguiente meta es terminar la secundaria.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo puedes minimizar el riesgo de contagiarte de COVID-19 durante las fiestas decembrinas

Los expertos recomiendan no reunirse este año, pero si vas a juntarte con la familia te explicamos visualmente qué medidas puedes tomar.
18 de diciembre, 2020
Comparte

Una sala llena de amigos y familiares que no se han visto en mucho tiempo, se abrazan, se besan y celebran el reencuentro alrededor de una mesa llena de manjares.

Comparten horas juntos, se ríen, gritan, se pasan platos y cubiertos los unos a los otros, y se intercambian regalos.

Antes de 2020 esta podría ser una típica postal navideña.

Ahora es un escenario ideal para la propagación del coronavirus.

Por eso mismo, los expertos advierten que la única forma de evitar la transmisión del virus es renunciar a las celebraciones en persona.

En caso de que se hagan, todos los especialistas que BBC entrevistó recalcan que es imposible eliminar los riesgos de contagio, pero que hay medidas para mitigarlos.

Antes de salir de casa

Para empezar, hacer una cuarentena de dos semanas (o al menos una) y confirmar que estás libre del virus con un examen PCR (72 horas antes de la reunión) puede ayudar mucho a minimizar los riesgos.

Además de eso, es fundamental que prestes mucha atención a cualquier síntoma.

“Mucha gente dice ‘oh, solo tengo tos o son solo mocos’. Valora si es algo inusual en ti y evita ir porque será una exposición de alto riesgo”, dice Juliana Lapa, infectóloga y profesora de la Universidad de Brasilia (UnB).

Señor saluda virtualmente su familia

Getty Images
Los expertos recomiendan que los mayores y las personas que sufren obesidad, diabetes, hipertensión y problemas pulmonares eviten reuniones presenciales.

Aunque los expertos recomiendan evitar los viajes.

Si te vas a desplazar, mejor hacerlo en auto. Así evitas las aglomeraciones en los aeropuertos, aviones, buses, estaciones de bus y en las zonas comunes de los hoteles.

‘Petit comité’

Idealmente, la celebración debería ser solo entre las personas que conviven en la misma vivienda.

Si no es así, el primer consejo es reunir la menor cantidad de gente posible y tener en cuenta el número de grupos de convivencia que se mezclan.

“Por ejemplo, una reunión entre 10 personas tiende a ser menos riesgosa si se juntan solo dos grupos que conviven (cinco viven en una casa y las otras cinco en otra) que si las 10 personas viven en casas distintas”, explica Vitor Mori, miembro del grupo Observatorio Covid-19 BR e ingeniero biomédico de la Facultad de Medicina de la Universidad de Vermont (EE.UU.).

Aeropuerto en EE.UU. en el período del Día de Acción de Gracias

Reuters
Si te vas a desplazar durante estas fechas, lo mejor es evitar aglomeraciones en aeropuertos, estaciones de bus y hoteles.

Los expertos también piden especial atención con los grupos de riesgo.

“Si es posible, los mayores y las personas que sufren obesidad, diabetes, hipertensión y problemas pulmonares deben evitar las reuniones”, le dice a BBC Brasil el presidente de la Asociación de Infectología de Minas Gerais, Estevão Urbano.

“Por supuesto, también son las que han sufrido más el aislamiento durante la pandemia y deben ser las más necesitadas en este momento, pero lo ideal es que tomen más precauciones que el resto”.

Si una reunión con una persona del grupo de riesgo es inevitable, dice Juliana Lapa, una opción es “hacer una visita corta, sin cenar, sin quitarse la mascarilla”.

La ventilación es clave

Si van a reunirse, que sea en un lugar abierto, como un jardín, un patio trasero, una azotea o un balcón.

Si la única opción es dentro de una sala o departamento, deja todas las ventanas abiertas.

Gráfico sobre ventilación en la reunión de personas en las fiestas

BBC

Para recalcar la importancia de esta medida, Mori compara las pequeñas partículas líquidas que expulsamos con el humo de un cigarrillo.

“Si estás en un espacio abierto al lado de una persona que está fumando, sentirás poco el humo porque el aire lo dispersará. Pero si estás en un interior con las puertas y ventanas cerradas, aunque mantengas más de un metro y medio de distancia, podrás oler el cigarrillo e inhalar el humo”.

Si no es posible ventilar bien el espacio, es necesario reducir el número de personas, recomiendan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos.

Gráfico de transmisión de covid por microgotas o aire

BBC

¿Qué se puede hacer para aumentar la circulación del aire interior?

“Pon un ventilador cerca de la ventana y de frente. De esa manera, el ventilador funciona como un extractor de aire, aspirando aire y empujándolo fuera de la habitación. Eso genera presión negativa dentro de la sala y hace que entre aire fresco desde otra ventana”, explica el ingeniero biomédico.

El experto recomienda que si tienes más de una ventana y más de un ventilador, puedes colocar este extra en la ventana opuesta y en la posición contraria, es decir, mirando hacia dentro de la habitación.

Así, un ventilador aspira el aire y otro lo expulsa, generando una circulación e intercambio de aire constantes.

Los CDC advierten que las ventanas y puertas solo deben permanecer abiertas donde no haya riesgo de caídas o si esto no causa una crisis a personas con asma.

Añaden que para evitar la contaminación, los ventiladores no deben generar flujo de aire directamente de una persona a otra.

Esta medida no excluye las precauciones básicas de mantener las distancias, desinfectarse las manos y usar mascarillas.

Encuentros cortos, con mascarilla y distancia social

Cuanto más tiempo se está expuesto, más aumenta el riesgo.

Por eso los expertos sugieren hacer las reuniones cortas. “Las veladas prolongadas son el gran villano de la transmisión”, dice Urbano.

Gráfico sobre interacción de personas en las fiestas

BBC

Siempre que sea posible las personas que no conviven en la misma vivienda deben mantener la mayor distancia posible, usar mascarilla y moderar el volumen de voz para reducir la posibilidad de contagio.

“Cuanto más alto hablas o cantas, más partículas se expulsan al aire”, dice Urbano.

Rotación o mesas separadas a la hora de comer

La cena puede ser uno de los momento más críticos.

Es cuando las personas suelen estar más cerca y necesitan quitarse la mascarilla para comer y beber.

“Si alguien no lleva mascarilla se convierte en un posible diseminador. Todos podemos serlo, ya que hay personas asintomáticas, que ni siquiera saben que están enfermas.”, dice Jaques Sztajnbok, médico supervisor de UCI del Instituto de Infectología Emílio Ribas, en Sao Paulo.

La organización de las mesas puede ayudar. Si en la casa solo hay una mesa, la recomendación es hacer una rotación a la hora de comer, priorizando a los grupos que tienen gente mayor.

Por ejemplo, imagina que hay una pareja que vive en una casa y los padres de uno de ellos, que ya son mayores, viven en otra casa.

Recomiendan que los padres coman primero, mientras el resto espera alejado y con mascarilla.

Gráficos sobre cena de fiestas de fin de año

BBC

Para los que tienen más espacio (¡y más mesas!) pueden montarlas separadas por grupos que conviven. Siguiendo el ejemplo anterior, la pareja estaría en una mesa y los padres en otra.

Además recomiendan no compartir objetos como cubiertos o vasos, así que mejor no servirse de la misma ensaladera este año.

No bajar la guardia durante la fiesta

Han sido meses muy duros para todo el mundo y hay la posibilidad que cuando las familias y amigos se rejunten aflojen las precauciones.

Ahí es donde radica el peligro, dicen los médicos.

“Es un momento en que la gente toma alcohol o se relaja y puede bajar la guardia. Eso puede traducirse en muchos casos de covid-19 y en muertes evitables. Estamos avanzando hacia la adquisición de la vacuna. Así que hay que tener cuidado de no relajarse en este punto.”, dice Estevão Urbano.

Reunión navideña virtual

Getty Images
La recomendación de la OMS es que las reuniones sean virtuales este año.

La recomendación de la OMS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) refuerza la idea de que no hay “riesgo cero” durante las celebraciones navideñas.

Propone que las reuniones sean virtuales este año, ya que la mayor incidencia de transmisiones se da entre personas que pasan mucho tiempo juntas, en espacios cerrados y compartiendo comidas.

“Es increíblemente difícil porque, especialmente durante las fiestas, queremos estar con la familia. Pero en algunas situaciones, la difícil decisión de no tener una reunión familiar es la apuesta más segura”, dice Maria Van Kerkhove, líder técnica de covid-19 en la OMS.

*Gráficos por el equipo de Periodismo Visual de BBC Mundo y BBC Brasil


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=3KQvURTJmgA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.