Lo que se sabe de la mujer que paró una tanqueta durante las protestas en Caracas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

Lo que se sabe de la mujer que paró una tanqueta durante las protestas en Caracas

La escena se registró durante una de las manifestaciones convocadas en contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro, en Caracas.
BBC Mundo
Por BBC Mundo
20 de abril, 2017
Comparte

“Valiente”, incluso “heroica”.

Así describen varios usuarios de las redes sociales a una mujer de edad avanzada que, con la bandera venezolana atada al cuello y una gorra del mismo estampado, paró sola a una tanqueta este miércoles en el centro de Caracas.

La escena se registró durante una de las manifestaciones convocadas en contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro, paralelas a otras oficialistas, en una jornada que dejó tres muertos -dos civiles y un guardia nacional- por herida de bala.

Pero recuerda inevitablemente a la imagen de un hombre frente a una columna de tanques el 5 de junio de 1989, durante las protestas de la Plaza de Tiananmén, en Pekín, la capital de la República Popular China, y que dio la vuelta al mundo.

Una mujer frente a una tanqueta en el centro de Caracas durante una manifestación contra el gobierno de Venezuela el 19 de abril de 2017.MANAURE QUINTERO

La identidad de la mujer no se ha hecho pública aún, y no está claro si fue detenida o no, ni cuál es su situación ahora.

Ocurrió en la autopista Francisco Fajardo, en el centro de la capital venezolana, y varios fotógrafos que la presenciaron le contaron a BBC Mundo qué fue lo que sucedió.

Según uno de ellos, la mujer participaba en la marcha opositora con actitud pacífica y estaba muy cerca de los efectivos de seguridad.

“En algunos momentos se mantuvo fija frente a los oficiales, quienes intentaron quitarla con agua a presión. Otros manifestantes intentaron llevarla a resguardo y tampoco obtuvieron resultado”, explica el fotógrafo.

Fue al retirar las paredes metálicas de los camiones de la Guardia Nacional Bolivariana para dar paso a las tanquetas cuando la manifestante decidió dar un paso al frente y colocarse ante ellas, dice.

Una mujer frente a una tanqueta en el centro de Caracas durante una manifestación contra el gobierno de Venezuela el 19 de abril de 2017.LEO ÁLVAREZ
Una mujer frente a una tanqueta en el centro de Caracas durante una manifestación contra el gobierno de Venezuela el 19 de abril de 2017.LEO ÁLVAREZ

“El oficial que conduce el blindado la empujó suavemente con la intención de que se moviera, mientras el otro que maniobraba el arma para lanzar gas lacrimógeno le arrojó un cartucho de gas, ambos sin efecto”, añade.

“Cada vez que la tanqueta retrocedía para esquivarla, ella avanzaba”, dice otro fotógrafo que registró la escena, en la que se ven numerosas piedras en el pavimento.

“Alguien de prensa intentó convencerla para que se apartara. Se negó”, agrega, y asegura que “por momentos estaba muy afectada por los gases“.

En una de las imágenes que circulan en las redes sociales se la ve cubrirse los ojos y la nariz con un trapo, de espaldas a la tanqueta, entre los gases lacrimógenos.

Una mujer frente a una tanqueta en el centro de Caracas durante una manifestación contra el gobierno de Venezuela el 19 de abril de 2017.MANAURE QUINTERO

Y otra fotografía muestra cómo es llevada en una moto entre dos guardias nacionales, ya sin la gorra, con su pelo corto y canoso a la vista y la misma mochila estampada que portaba frente a la tanqueta.

Una mujer frente a una tanqueta en el centro de Caracas durante una manifestación contra el gobierno de Venezuela el 19 de abril de 2017.LEO ÁLVAREZ

Aunque no está claro si la detuvieron o no.

El Foro Penal Venezolano, una organización no gubernamental conformada por más de 200 abogados y que asiste a los detenidos y a víctimas de violaciones de derechos humanos, le dijo a BBC Mundo que no recibió ninguna denuncia en relación a la posible detención de la mujer que se paró frente a la tanqueta.

De momento, mientras se averiguan más datos sobre ella, hay quien en las redes sociales ya la erigió en “símbolo de la oposición a Maduro”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

'Anótese en lista de espera': familiares de pacientes COVID batallan por conseguir oxígeno

En los últimos días la falta de oxígeno ha provocado largas filas de familiares que buscan un tanque, mientras su paciente empeora.
Cuartoscuro
26 de diciembre, 2020
Comparte

“No hay. Tal vez después de Navidad. Podrían anotarse en una lista de espera. Llame todos los días por mañana por si llegan tanques. Rentamos una máquina por 7 mil pesos mensuales y 15 mil de depósito. Vendemos una máquina en 80 mil pesos”. Por cada llamada telefónica buscando tanques y concentradores de oxígeno para familiares contagiados de COVID hay una de éstas respuestas, y mientras su oxigenación cae literalmente cada minuto, la desesperación de quienes están en la búsqueda es inimaginable.

Conseguir el oxígeno podría hacer la diferencia para que los pacientes con dificultades para respirar puedan estabilizarse y sobrevivir. Ésta vez, como nunca en los nueve meses de pandemia en México, la demanda provocó que un tanque cuyo costo era de 3 mil pesos duplicara su precio y los concentradores de oxígeno, aparatos que conectados a energía eléctrica y con un dispositivo de agua generan oxígeno, pasaron de 15 mil hasta 80 mil pesos, cuentan familiares de pacientes.

La demanda se explica con el aumento de contagios que no se había registrado en los largos meses viviendo con el virus. Hasta este 24 de diciembre se sumaron 12 mil 485 casos nuevos, lo que significa un total de 1 millón 362 mil 564 casos confirmados.

Lee: Exhaustos y lejos de casa: así luchan médicos contra la COVID en Navidad

“Uno no alcanza a percibir la magnitud de esto hasta que están en el momento más crítico. Incluso el tener el poder adquisitivo, pero que no haya abastecimiento de lo necesario y estar viendo como tu familia se está empeorando es desesperante”, relata Paola Rodríguez tras la búsqueda.

Luis Sánchez y su familia también pasó por esa desesperación luego de que su abuelita Julia de 87 años comenzó a tener síntomas de COVID, pero sobre todo, cuando comenzó a tener una saturación de oxígeno que bajó hasta 77, cuando lo normal es arriba de 90.

Al relatar el momento en que consiguieron un condensador de oxígeno no duda en llamarlo “milagro” porque lo hicieron a los tres días de comenzar a buscarlo, mientras que hay familias que tardan semanas.

Pero recuerda también que esas 72 horas se hacen eternas. “Es horrible. En el momento en que empieza a caer la oxigenación, y cada vez que buscas te dicen que no hay, el no poder hacer algo y saber que con el oxígeno estaría mejorando, pero no poderlo conseguir te ata de manos y entras en histeria”.

Entérate: Pandemia y Navidad: los relatos de cómo afectados por COVID vivirán la Nochebuena

Además de él, sus padres, tío y una amiga, se repartieron números de proveedores para tratar de conseguir una máquina de oxígeno porque ni siquiera los tanques serían suficientes pues sólo duran unas horas y para poder recargarlo necesitarían al menos dos.

Entre las llamadas hubo quienes les ofrecían vender una máquina por 60 mil y hasta 80 mil pesos, cuando su precio antes de la pandemia era de 15 mil pesos. Otros más lo rentaban por 5 y 7 mil pesos mensuales más 15 mil pesos de depósito.

También llamaron a cada uno de los establecimientos que se mencionan en varias listas que circulan por Twitter, pero nada. Se anotaron en listas de espera y en algunos establecimientos les decían que llamaran a las 10 de la mañana todos los días por si llegaban tanques.

Entre toda esa búsqueda, un proveedor les regresó la llamada para decirles que acababa de llegarle un condensador y se los rentaba en 3 mil 500 sin pago de depósito. Claramente, dice Luis, el proveedor lo hizo más por ayudar que por negocio y eso hizo posible que Julia pudiera estabilizarse. “Fue un mega alivio haberlo conseguido”, dice.

Paola Rojas también consiguió el dispositivo gracias a la solidaridad de desconocidos. Dos de sus familiares de los que prefiere no mencionar su nombre requirieron oxigenación prácticamente en cuanto les fue confirmado el contagio de COVID. Ellos, de 64 y 72 años, habían pasado ocho meses encerrados justamente porque su edad los coloca en el rango vulnerable. Sin embargo, el pasado 16 de diciembre tuvieron que salir a cumplir con un trámite del trabajo.

Lee más: ‘Antes vendía 10 pesos ahora vendo 1′: así han sobrevivido pequeños negocios al COVID

Cinco días después, ambos comenzaron a sentirse fatigados, con resfrío y tras perder el olfato, su familia consiguió que un médico particular los visitara y confirmara el diagnóstico. “Ella oxigenaba menos de 80 y luego bajó a 62 de saturación de oxígeno. En ese momento ya era indispensable conseguir un concentrador de oxígeno para poderla estabilizar para no tenerla que mover al hospital”, narra Paola.

Primero buscaron a personas que ya habían superado la COVID y médicos de cabecera para saber dónde buscar la máquina de oxígeno o los tanques. Les pasaron números de proveedores y lugares , pero no lo conseguía.

“No había cargas de oxígeno, había filas para el abastecimiento, en algunos lugares me decían que para después de Navidad. El más próximo a conseguir estaba a 48 horas, pero entre más pasaban los minutos, fue muy desesperante”.

Alguien le recomendó subir la petición a Facebook y Twitter y sólo así lo consiguió. “Me es sumamente urgente conseguir un concentrador o tanque de oxígeno, mi familiar está grave y no hay camas disponibles en ningún hospital ni público ni privado”, escribió en un tuit que llegó a más de 2 mil me gusta y generó 182 respuestas.

Gracias a que una vecina suya leyó la publicación en Facebook pudo conseguir un tanque con un poco de oxígeno aún. Horas más tarde, un usuario de Twitter le escribió para decirle que podría prestarle un concentrador de oxígeno sin costo, la única condición es que en cuanto lo desocupe pueda entregarlo para alguien más que lo necesite.

Al resolver la primera urgencia, ambos familiares de Paola están estables y por eso, ella llama a la responsabilidad de cada uno para dimensionar lo que significa esta pandemia. “Tenemos que ser más empáticos con la causa y cooperar, desde la prevención”, dice.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.