close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo
Lo que dejó Duarte a Veracruz: récord en homicidios, fosas, deuda y más pobreza
Datos oficiales confirman que el gobierno de Javier Duarte fue un desastre para Veracruz, al dejar a la entidad como una de las violentas del país, con desempleo, deuda y nulo crecimiento económico.
Cuartoscuro Archivo
Por Tania L. Montalvo
17 de abril, 2017
Comparte

El exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, enfrentará a la justicia por delitos como delincuencia organizada, pero tras su gestión su lista de pendientes con la entidad es mucho más amplia: convirtió al estado en uno de los más inseguros del país, el de menor crecimiento económico, con más veracruzanos en pobreza y en desempleo, y como el más peligroso para la prensa.

Todo indicador de seguridad, economía o bienestar empeoró con el gobierno de Javier Duarte en Veracruz, acusado de desviar millones de pesos de dinero público, dejando al estado con una enorme deuda, sin capacidad crediticia y como uno de los menos competitivos.

Récord en homicidios, más violencia

La percepción de los veracruzanos sobre cómo su estado era cada vez más inseguro siempre fue en aumento desde que Duarte llegó al cargo, según cifras de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública.

De 2011 a 2016 el porcentaje de la población que dijo sentirse insegura en Veracruz  pasó de 64 a 85.1%.

El año pasado, Veracruz fue la cuarta entidad del país con mayor percepción de inseguridad, debajo del Estado de México, Tabasco y Tamaulipas. La cifra negra de delitos —aquellos no denunciados— llegó a 94.8% en la entidad.

Y no es para menos, con Javier Duarte se registró un repunte en la tasa de homicidios hasta alcanzar la cifra de 15.5 por cada 100 mil habitantes para 2016, un aumento de 158% durante su gestión.

El aumento en las cifras de homicidios fue una constante con el gobierno de Duarte, hasta llegar a un nivel histórico para la entidad, superando todo los datos registrados sobre este delito desde 1997.

En julio de 2016 se registró que 168 personas fueros asesinadas, cifra récord de asesinatos para cualquier otro mes con datos en Veracruz. Otros de los meses más violentos en la entidad también se registraron con Javier Duarte en el cargo: septiembre de 2011 con 132 averiguaciones por homicidio, y octubre y mayo de 2012 con 97 cada uno. 

Con Javier Duarte, Veracruz también se convirtió en el estado más violento para la prensa, con 17 periodistas asesinados durante su gestión y otros tres desaparecidos.

De 2011 a 2016, reporteros, columnistas y fotógrafos veracruzanos fueron asesinados y en la mayoría de los casos reinó la impunidad, así como la falta de reconocimiento de parte de las autoridades sobre cómo su labor de periodistas podría ser una de las principales causas del crimen.

Robo en recursos para seguridad y malos policías

Mientras los delitos subían en la entidad, el gobierno de Javier Duarte fue señalado por el desvío de 873 millones 740 mil pesos que estaban destinados para mantener la seguridad pública del estado.

Los recursos federales que recibió en 2015 el gobierno de Duarte para el Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública simplemente desaparecieron, según informó la Auditoría Superior de la Federación.

El 97% de los recursos que entregó la federación a Veracruz para temas de seguridad fueron desviados a otras cuentas bancarias y el destino de éstos no pudo comprobarse.

Una parte de este monto debía destinarse para garantizar la confiablidad de los policías en la entidad, otro de los pendientes que dejó Javier Duarte a los veracruzanos. Según datos de la organización Causa en Común, el 27% de los policías del estado no son confiables o no pasaron las pruebas de confianza, pero siguen en funciones.

Desaparecidos y fosas clandestinas

La violencia que se desató en la entidad también la llevó a ocupar los primeros lugares del país entre los estados con más número de personas desaparecidas, según datos oficiales.

Las cifras del Registro Nacional de Personas Desaparecidas lo colocaron como número dos en desapariciones con 202 registros al cierre de 2016, sólo después de Guerrero en ese rubro.

La violencia contra mujeres y niñas también aumentó. En los dos últimos años de Duarte en el poder se registró la desaparición de 41 niñas y mujeres, de entre 11 y 30 años de edad.

Eso ubica a Veracruz como la tercera entidad del país con más casos de mujeres menores de 30 años desaparecidas.

Pero así como el número de desaparecidos aumentó en el estado creció la cifra de colectivos ciudadanos organizados que, ante la falta de acción de autoridades, decidieron salir a buscar a sus seres queridos.

Lee: La Brigada de ciudadanos que busca a personas desaparecidas en tumbas clandestinas de Veracruz

Durante el gobierno de Javier Duarte en Veracruz existió la fosa clandestina más grande de la que se tenga registro en el país, encontrada por los mismos familiares de las víctimas, que iniciaron la búsqueda ante la omisión de las autoridades estatales y federales.

En la fosa clandestina ubicada en Colinas de Santa Fe se encontraron restos humanos de por lo menos 245 personas, que fueron enterradas de forma ilegal en el sitio.

En el lugar el Colectivo Solecito encontró también más de 14 mil restos óseos que pudieran corresponder a los cuerpos de otras víctimas. Este grupo de madres lleva año buscando a sus hijos desaparecidos, tiempo en el que exigió al gobierno de Javier Duarte respuestas claras sobre el paradero de sus familiares.

Lee: Cobertura especial de Animal Político sobre el hallazgo de la fosa clandestina en Colinas de Santa Fe

Violencia contra las mujeres

El gobierno de Javier Duarte siempre negó que en la entidad se ejerciera violencia feminicida, pese a que los datos de su gestión muestran que se registraron al menos 161 homicidios violentos de mujeres que pudieran ser procesados como feminicidios.

En noviembre de 2016, ya con Duarte prófugo de la justicia, la Secretaría de Gobernación finalmente emitió una declaratoria por violencia feminicida en once municipios de la entidad: Boca del Río, Coatzcoalcos, Córdoba, Las Choapas, Martínez de la Torre, Minatitlán, Orizaba, Poza Roca, Tuxpan, Veracruz y Xalapa.

Pero además, una iniciativa presentada y promulgada por el mismo Duarte podría motivar una segunda alerta de género en la entidad por violencia sexual y reproductiva.

En agosto de 2016 Javier Duarte promulgó una reforma antiaborto que, dijo, tiene el objetivo de “proteger y salvaguardar el derecho a la vida”. Al respecto, autoridades federales determinaron en marzo pasado que la iniciativa todavía vigente del exgobernador violenta los derechos de las mujeres, restringe sus derechos humanos y las discrimina.

Más pobreza, más desempleo, menos desarrollo económico

Javier Duarte dejó a Veracruz con peores calificaciones de bienestar y desarrollo económico. El crecimiento que logró el estado con el exgobernador fue de apenas 1.5% promedio anual, el más bajo de la región.

Incluso, Duarte logró que en el periodo 2013-2016 el crecimiento económico de la entidad fuera de cero por ciento.

El estancamiento llevó a la entidad a mantener un ambiente de negocios desfavorable, según el centro de estudios y análisis México, ¿cómo vamos?

Los veracruzanos en pobreza laboral pasaron de 45% a 54% en los seis años de gestión de Duarte. Lo anterior se traduce en que 850 mil personas que viven en la entidad no pueden adquirir la canasta alimentaria con el ingreso que obtienen cada día.

La pobreza laboral que conlleva a una baja en los ingresos se entiende con la baja productividad del estado. Duarte dejó al estado con una productividad de 106 pesos por hora trabajada, aunque a nivel nacional es de 133 pesos. Pero además, con 62.2% de informalidad, la mayor tasa de los últimos diez años.

Duarte también falló en la creación de empleos: cuando debió crear 74 mil empleos anuales para atender la demanda, apenas se crearon unos 6 mil 900. Y no sólo eso, hubo algunos años en que en vez de crear empleos, éstos desaparecieron.

En 2015 Veracruz perdió 10 mil 500 empleos y para el año siguiente esa cifra subió a 16 mil.

Menos productividad, más informalidad y más pobres también

En diciembre de 2010, cuando Duarte llegó al poder, recibió al estado con 57.6% de los veracruzanos viviendo en pobreza, según cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval). El último dato disponible, publicado en 2015, indica que esa cifra aumentó a 60%.

Todo lo anterior llevó al Veracruz de Javier Duarte a decrecer 4% promedio y ubicarse como una de las entidades del país menos competitivas, con menor número de empresas abiertas y mayor deuda inmanejable, según el Instituto Mexicano para la Competitividad.

Y es que según calificadoras de riesgo como Fitch, en Veracruz con Javier Duarte hubo un manejo poco responsable de las finanzas públicas.

La deuda pública de Veracruz aumentó de 21 mil 500 millones de pesos en 2010 a 45 mil 776 millones en 2016.

Como porcentaje del PIB, Javier Duarte acumuló deuda equivalente al 4.7%; por lo que según Fitch, Veracruz no tiene condiciones favorables para la inversión.

Más pendientes…

Javier Duarte dejó una deuda con el instituto de pensiones del estado. Incluso, la Comisión Estatal de Derechos Humanos determinó que las autoridades del gobierno veracruzano violaron las garantías de los adultos mayores a los que se dejó de pagar su pensión desde 2015.

El gobierno de Duarte violó el derecho a la protección de adultos mayores y el derecho a la seguridad social.

Otra de las deudas del exgobernador es con la Universidad Veracruzana. Se estima que la deuda con la institución ascendió hasta los 2 mil millones de pesos.

Y finalmente, se estima que el gobierno de Javier Duarte no entregó nueve millones de pesos donados a la Cruz Roja por los veracruzanos.

La deuda que deja Javier Duarte en Veracruz va más allá de los 223 millones de pesos del erario desviados a través de una red de corrupción.

Además de vaciar las arcas del estado, dejarlo estancado y con más pobreza, Javier Duarte dejó a los veracruzanos en medio de una crisis de seguridad con los niveles más altos de violencia registrados, policías poco confiables, récord en cifras de desaparecidos, y familias buscando en fosas clandestinas.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Getty Images
La difícil situación de los miles de médicos cubanos que se quedaron en Brasil tras la llegada de Bolsonaro al poder
Más de 2,500 médicos cubanos decidieron quedarse en Brasil tras retirarse Cuba del programa "Más Médicos" y ahora son considerados desertores por el gobierno de La Habana. BBC Mundo habló con varios de ellos sobre la difícil situación a la que se enfrentan.
Getty Images
19 de marzo, 2019
Comparte

“Antiguamente nos veían como dioses, hoy en día nos ven como nada”.

La doctora cubana Yulia Molina Hernández no sabe qué otras puertas tocar para salir de la situación en la que se encuentra.

Molina llegó a Brasil hace cinco años como parte del programa internacional “Mais Medicos” (Más Médicos), una iniciativa puesta en marcha en 2013 por la entonces presidenta de Brasil Dilma Rousseff para facilitar la atención médica básica en áreas desfavorecidas y remotas del país.

El pasado mes de noviembre, Cuba anunció su retirada del programa por las condiciones impuestas por el nuevo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

La decisión dejó a más de 8,000 médicos cubanos ante el dilema de regresar a la isla o permanecer en Brasil y ser considerados desertores por el gobierno cubano.

Más de 2,500 optaron por quedarse y ahora denuncian la precariedad en la que se encuentran: no pueden ejercer la medicina y tampoco encuentran otro tipo de trabajos.

“Uno se cansa de ser explotado”

“Realmente liberarme o romper con Cuba -soy de la opinión de que no soy desertora porque nunca me interesó ser militar y nunca lo fui- es algo que ya venía pensando hacía mucho tiempo”, le cuenta la médica Surizaday Fernández a BBC Mundo.

Surizaday Fernández

Surizaday Fernández
La doctora cubana Surizaday Fernández, de 31 años, llegó a Brasil en agosto de 2017.

“Uno se cansa de ser explotado, al final pierdes años de vida, pierdes tiempo de estar con tu familia, pierdes muchas cosas. Tenía la decisión tomada”.

Pese a esto, Fernández, de 31 años, quedó paralizada cuando se enteró de que Cuba se retiraba del programa Más Médicos.

“Iba caminando y me quedé en shock, no sabía si ir para adelante o para atrás. Al ganar Bolsonaro sabía que Cuba nos iba a recoger, pero no imaginé que fuera así”.

Fernández vivía entonces en Cunha Porã, un pequeño municipio en el estado de Santa Catarina, en el sur del país, desde donde se trasladó a otros municipios para poder encontrar empleo.

Ahí empezó su odisea, semejante a la de muchos de sus colegas.

Una difícil búsqueda

Tras el anuncio de la retirada de Cuba del programa Más Médicos, Bolsonaro dijo que los doctores cubanos que quisieran quedarse en el país recibirían asilo y podrían trabajar como médicos si revalidaban su título.

Joan Rodríguez

Joan Rodríguez
Joan Rodríguez está viviendo con otra doctora cubana en casa de una mujer brasileña que no les cobra alquiler.

Sin embargo, la realidad está siendo mucho más complicada, como relata el médico Joan Rodríguez.

“Llegué a Brasil en junio de 2017 y estuve trabajando normal hasta la cancelación del programa. Aguanté dos meses con los ahorros que tenía. A finales de diciembre pasado, el gobierno brasileño creó un edital, que es como una convocatoria pública, para cubrir las 8,500 plazas que el gobierno cubano había sacado.

“Los cubanos pudimos inscribirnos, pero el día antes de poder optar a una plaza se nos eliminó el derecho. Se nos dijo que podíamos ir a las policías federales de cada estado para pedir refugio.

“Nos dieron un papel, la solicitud de refugio, con el que pudimos ir al Ministerio de Trabajo y pedir una cartera de trabajo, que es como el permiso para poder trabajar en Brasil”, explica.

La cartera de trabajo no le ha servido de mucho hasta ahora.

“Cuando caen en cuenta de que somos cubanos y que éramos integrantes del programa Más Médicos, ahí se nos cierran todas las puertas de trabajo“, lamenta.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil

Getty Images
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció nuevas condiciones para el programa “Más Médicos” nada más ganar las elecciones presidenciales en su país.

“Muchas personas cuando se enteran de que somos médicos nos dicen que no nos pueden ofrecer trabajo porque nuestro nivel jerárquico es superior.

“Fuimos médicos, sí, pero hoy en estos momentos no somos nada, somos como cualquiera, necesitando trabajo para poder subsistir”, sostiene.

BBC Mundo intentó conocer la posición del Ministerio de Salud de Brasil, pero hasta el momento de publicación de esta nota no obtuvo respuesta.

Mala situación económica

Yulia Molina ha chocado con los mismos obstáculos que Rodríguez.

Yulia Molina y su enfermera

Yulia Molina
Yulia Molina (izquierda) lleva dos años sin encontrar trabajo en Brasil.

Su historia es similar a la de sus colegas, aunque con matices. Ella no salió del programa cuando Cuba lo cerró, sino hace dos años porque estaba embarazada, con una amenaza de embarazo pretérmino, y Cuba le exigía regresar en ese estado.

“Como no quise regresar para no poner en riesgo mi vida ni la de mi hijo, ellos me dieron como desertora. ‘O te vas o te quedas’. Esa fue la opción que me dieron, y me quedé”, le dice Molina a BBC Mundo.

Esta médica de 34 años vive en el nordeste del país, donde la economía no atraviesa su mejor momento.

“La entrada de dinero donde vivo es mucho más pobre porque las cosas son mucho más caras. Lo que compras en el sur por un precio, aquí te lo venden por el doble. Llevo dos años sin trabajar.

“No encuentro trabajo porque soy doctora, me da igual, ¡yo solo quiero trabajar!, ‘pero usted es una doctora’, me dicen.

“Son trabas que nos colocan, sin motivo ninguno. Lo que hay es una xenofobia con cualquier extranjero, no solo con los cubanos. Antiguamente nos veían como dioses, hoy en día nos ven como nada”, expone.

Médicos cubanos regresando de Brasil a Cuba

Getty Images
Miles de médicos cubanos empaquetaron sus cosas y regresaron a Cuba tras la retirada de su país del programa internacional “Más Médicos”.

Molina se considera afortunada porque al menos su esposo tiene trabajo. Dice conocer a muchos compatriotas que están pasando por situaciones muy delicadas.

“Conozco casos de gente que viven 15 en una casa para poder pagar la renta, alimentándose de la forma menos saludable posible, colegas que están desesperados, muchos pensando en salir en caravanas”.

Objetivo Estados Unidos

Los médicos cubanos con los que habló BBC Mundo coinciden en que la opción de la revalidación del título es prácticamente inalcanzable. El principal obstáculo, cuentan, es que el gobierno cubano les retiene la documentación y sin estos papeles no hay nada que puedan hacer.

Volver a Cuba está fuera de la ecuación. Al ser considerados desertores, estos médicos no pueden regresar a la isla hasta dentro de ocho años. Si el gobierno cubano decidiera hacer excepciones y permitirles el retorno, los doctores temen el trato que recibirían.

Así, Yulia Molina, Joan Rodríguez, Surizaday Fernández y la mayoría de sus colegas paralizados en Brasil tienen la mirada puesta en Estados Unidos.

“El futuro de nosotros es bien incierto. Nos hemos dado cuenta de que en este país no nos podemos quedar. A principios del mes de enero, el senador republicano Marco Rubio llevó la propuesta de reapertura en EE.UU. del parole que Obama cerró en enero de 2017″, señala Rodríguez.

Senadores Marco Rubio y Bob Menéndez

Getty Images
El pasado mes de enero, los senadores Marco Rubio (izquierda) y Bob Menéndez presentaron una propuesta de resolución para que se reabra el Programa de Permisos para Profesionales Médicos Cubanos.

El parole del que habla el médico es el Programa de Permisos para Profesionales Médicos Cubanos (CMPP, por sus siglas en inglés) que se puso en marcha en 2006 y por el que se le permitía al personal médico cubano que estaba en otros países (es decir, que no estaban en Cuba ni Estados Unidos) solicitar permiso de ingreso en una embajada o consulado estadounidense.

El 12 de enero de 2017, EE.UU. y Cuba firmaron un acuerdo para normalizar su relación en políticas migratorias y el Departamento de Seguridad Nacional estadounidense dio por terminado el CMPP.

Molina tiene la misma esperanza que Rodríguez.

“La única alternativa real sería la apertura del parole que es por lo que estamos luchando hoy en día. Esto no es una historia, no es que estemos fingiendo. Y no es que vaya a mejorar, no es que veamos un mejor futuro en Brasil”.

Doctores cubanos participantes en el programa Más Médicos en Brasil

Getty Images
Muchos de los médicos cubanos que se quedaron en Brasil no consiguen encontrar empleo, aunque sea en otros sectores.

Por su parte, Fernández tiene claro que no se va a quedar de brazos cruzados.

“Cuando decidí quedarme fuera de Cuba decidí tirar hacia adelante. Asumí que no ejercería la medicina por mucho tiempo, quizá nunca más”, admite.

Yo no voy para atrás ni para coger impulso. Siempre con la esperanza de que el parole se abra y tener la oportunidad de, más adelante, hacer otra formación. En EE.UU. tienen programas de estudio, más posibilidades de empleo, de tener una vida normal, digna.

“Estudié seis años que me costó mi sacrificio, mi esfuerzo y el de mi familia, de más nadie. No admito que una persona venga a tratarme como si yo fuera basura. Yo trabajo en lo que sea, en lo que me toque, pero que se me respete“.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=GCO92Wbx4Wg

https://www.youtube.com/watch?v=VhMGk9zH0Zo

https://www.youtube.com/watch?v=QWwnV83nGzY

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.