close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Empresa ligada a Yarrington recibió contratos del gobierno pese a ser demandada en EU por fraude

La empresa de Yarrington fue embargada por la PGR en octubre de 2012 y demandada en Estados Unidos por fraude, pero recibió más contratos en México.
Cuartoscuro Archivo
Por Tania L. Montalvo
12 de abril, 2017
Comparte

La empresa de Fernando Cano Martínez, presunto prestanombres y mano derecha del ex gobernador de Tamaulipas, Tomás Yarrington, siguió recibiendo contratos gubernamental en México pese a que tanto en el país como en Estados Unidos se abrió una investigación por fraude y lavado de dinero.

Materiales y Construcciones Villa de Aguayo, propiedad de Fernando Alejandro Cano Martínez,  fue embargada en octubre de 2012 durante el gobierno de Felipe Calderón por una investigación de la Procuraduría General de la República sobre presunta actividad vinculada a la delincuencia organizada. Pero en 2014 ya estaba recibiendo de nuevo contratos del gobierno federal.

Esa empresa fue una de las principales contratistas durante el gobierno en Tamaulipas de Tomás Yarrington (1999-2004) y recibió al menos 1,473 millones de pesos en contratos públicos.

Además de los señalamientos en México por presunta actividad delictiva, en mayo de 2013 en Estados Unidos se abrió un proceso legal contra Yarrington y Cano Martínez por fraude bancario, lavado de dinero y nexos con el crimen organizado a través de esta empresa.

La investigación que integró la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), el Departamento de Seguridad Interna, la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) y el Buró de Investigación Criminal (FBI) detalla que a través de esa empresa Cano Martínez  recibió contratos con el gobierno estatal tras entregar sobornos a Yarrington. También, que actuó como su prestanombres y principal socio en la red de lavado de dinero y fraude que gestó el exgobernador.

Pese a ello, Materiales y Construcciones Villa de Aguayo continuó teniendo actividad comercial en México pues ya en la gestión de Enrique Peña Nieto el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, ­ desestimó la investigación iniciada en el país en 2012. Y aunque existía la investigación estadounidense, los bienes embargados le fueron devueltos en el primer semestre de 2013.

Para el siguiente año, Materiales y Construcciones Villa de Aguayo ya estaba recibiendo contratos del gobierno federal.

En enero de 2014 firmó con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes un contrato por 58 millones 448 mil 879 pesos para la modernización, obras de drenaje, pavimento y señalamiento de un tramo de la carretera La Paz – Ciudad Insurgentes en Baja California Sur.

Cuatro meses después, la SCT firmó con Materiales y Construcciones Villa de Aguayo un nuevo contrato por 81 millones 999 mil 850 pesos para realizar las mismas obras en otro tramo de esa misma carretera.

Ambos contratos se ganaron tras una licitación pública en la que la firma de Cano Martínez compitió en una propuesta conjunta con la Constructora Grupo Díaz Álvarez.

Un año después, en junio de 2015 el Fondo Nacional de Fomento al Turismo le entregó 101 millones de pesos por un contrato más para diversas obras en Playa Espíritu, Sinaloa.

La ejecución de esos tres contratos se llevó a cabo mientras tanto Tomás Yarrington como Fernando Alejandro Cano Martínez, dueño de la empresa, tenían un proceso abierto en Estados Unidos por fraude bancario de millones de dólares, lavado de dinero y narcotráfico.

Incluso Cano Martínez fue detenido en febrero pasado en Nuevo León, México, pero horas después fue liberado pese a la investigación que existe en su contra en Estados Unidos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué Holanda quiere que el mundo ya no le llame así (y cómo hay que decirle ahora)

Una iniciativa de las autoridades holandesas busca relanzar su nombre oficial al mundo. Aunque el país es conocido como Holanda por la región más popular, promoverá activamente el ser conocido por el nombre que agrupa las 12 provincias de su territorio europeo.
5 de octubre, 2019
Comparte

Países Bajos, no Holanda. Este es el mensaje que las autoridades del país del noroeste de Europa quieren transmitir al resto del mundo con una iniciativa para difundir cuál es el nombre oficial de su nación.

Los ministerios e instituciones deportivas y culturales, junto con las principales ciudades del país, lanzarán una campaña informativa y de mercadotecnia en la que eliminarán el uso del nombre Holanda.

Por ejemplo, su sitio web oficial de turismo dejará de llamarse Holland.com, y su equipo de fútbol será promocionado como Países Bajos, evitando el uso de “Holanda”.

La marca oficial de Holanda

Holland.com
El sitio de turismo de Países Bajos usa el nombre de Holanda, lo cual se espera que cambie próximamente.

Y en mayo del próximo año, su representación en el Festival de la Canción Eurovisión, el cual tendrá como sede la ciudad holandesa de Rotterdam, llevará el nombre de Países Bajos.

“Tres días y 180 millones de espectadores es una oportunidad fantástica para la comunicación y el marketing”, dijo Carolien Gehrels, una exconcejal de Ámsterdam de la consultora Arcadis citada por Dutch News.

Países Bajos también será el nombre que llevarán los participantes de ese país en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Un canal de Ámsterdam

Getty Images
La iniciativa también busca que haya promoción de todas las provincias del país, más allá de la ciudad de Ámsterdam.

El naranja seguirá siendo el color oficial, aunque no está claro si sobrevivirá el icónico tulipán que ha sido parte de su imagen internacional, según Dutch News.

Más detalles de la campaña de sensibilización internacional se publicarán en las próximas semanas.

¿Por qué se dice Holanda?

Países Bajos es la traducción al español de Nederland, que viene del término en neerlandés “Neder-landen”, que significa “tierras bajas”.

El país se denomina así por la ubicación orográfica de su territorio, el cual se encuentra parcialmente debajo del nivel medio del mar.

La denominación “Holanda” procede del nombre de la región del mismo nombre que se encuentra en el oeste del país y que se divide en dos provincias: Holanda del Norte y Holanda del Sur.

Map

Es por ello que hay neerlandeses que son holandeses, pero los habitantes de alguna de las otras 10 provincias no son holandeses. Tampoco lo son los habitantes de sus territorios del Caribe (Aruba, Curazao y Sint Maarten).

En el siglo XIX surgió el reino de los Países Bajos, el cual dio nombre al país actual.

La Real Academia Española, en su Diccionario Panhispánico de Dudas (2005), reconoce el nombre oficial de este país como Países Bajos.

“El nombre Holanda designa estrictamente una región occidental de los Países Bajos, dividida en dos provincias, Holanda del Norte y Holanda del Sur”, refiere.

También considera “frecuente y admisible” en el habla coloquial usar Holanda para referirse a todo el país, pero recomienda no hacerlo en textos oficiales.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=bDSBMWM16Ss

https://www.youtube.com/watch?v=r-a-BXQAkJY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.