Quién era Maximino Rodríguez, el cuarto periodista asesinado en México en mes y medio
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

Quién era Maximino Rodríguez, el cuarto periodista asesinado en México en mes y medio

Jubilado a los 73 años, Maximinio Rodríguez cubría las notas rojas para Colectivo Pericú, cuyo director describe cómo era el reportero asesinado.
AFP
Por Juan Paullier // BBC Mundo
15 de abril, 2017
Comparte

Maximino Rodríguez Palacios repetía que su trabajo no le daba miedo, que estaba dando la cara, firmando sus notas. Pero sus artículos y sus columnas molestaron al crimen organizado y fue acribillado a balazos.

Eso piensa Cuauhtémoc Morgan, el director del medio para el cual trabajaba este periodista que se convirtió en el cuarto reportero en ser asesinado en México en un mes y medio.

Desde un vehículo le dispararon al estacionarse en una tienda al mediodía del viernes. Maximino Rodríguez tenía 73 años. Su esposa, que también estaba en el coche, sobrevivió.

“No cabe ninguna duda por el tipo de homicidio que esto tiene que ver con el crimen organizado, no hay otra manera de interpretar esto”, le dice Morgan a BBC Mundo.

Maximino Rodríguez llevaba poco más de dos años trabajando para el Colectivo Pericú, un blog de denuncia ciudadana y noticias sobre corrupción, abusos y casos de discriminación que Morgan fundó junto a su esposa en 2009 para contrarrestar el silencio de los medios tradicionales en el estado de Baja California Sur.

Maximino Rodríguez siendo entrevistadoCOLECTIVO PERICÚ
Rodríguez (izq) cubría noticias policiales y de seguridad para el sitio web Colectivo Pericú, en el estado de Baja California Sur.

Cubría las notas policiales y tenía una columna que titulaba “Es mi opinión“. La firmaba Max Rodríguez.

“Esto pudo ser originado por lo que escribía en su columna que señalaba con nombre y apellido a gente del crimen organizado”, explica Morgan, “yo le decía que eran temas delicados pero él decía: ‘No tengo miedo, estoy dando la cara, no tengo miedo’“.

“Su esposa en algunas ocasiones me hablaba por teléfono, me decía que estaba muy preocupada por su marido, que era muy atrevido, salía de noche a cubrir las noticias policíacas. Cuando no se podía comunicar con él me llamaba”.

Maximino Rodríguez trabajaba en la capital del estado, La Paz, mientras que Morgan lo hace en Los Cabos, 190 kilómetros al sur.

Baja California Sur vive desde el año pasado un recrudecimiento de la violencia relacionada con los cárteles del narcotráfico. Y el Colectivo Pericú ya había sido amenazado a través de una “narcomanta” en noviembre.

A partir de ese momento él y su mujer empezaron a tomar ciertas precauciones pero con Rodríguez, asegura Morgan, no se habían metido: “Nunca me expresó temor, nunca me dijo de amenazas, nunca me comentó nada“.

“Responsabilidad social”

Golpeado por el asesinato, admite que ni siquiera ha pensado en dejar de cubrir temas delicados. “No puedo parar el flujo de noticias”, señala, “es una responsabilidad social la que tenemos“.

Tras trabajar durante décadas en distintos medios y estar algunos años encargado de la comunicación social en el Tribunal Superior de Justicia y en la Procuraduría de Justicia de Baja California Sur, Rodríguez estaba jubilado.

Hasta que a finales de 2014 Morgan lo invitó a colaborar con el Colectivo Pericú. Su caso es similar al de muchos otros reporteros mexicanos asesinados por hacer su trabajo en pequeños medios locales y dedicados a denunciar lo que ocurre en sus ciudades y otros no quieren que se sepa.

Vehículo en el que mataron al periodista mexicanoAFP
Así quedó el vehículo en el que fue asesinado Rodríguez.

México es el tercer país donde más periodistas son asesinados: 103 desde 2000. Sólo Siria y Afganistán son más peligrosos para la prensa.

En marzo murieron tres —Cecilio Pineda en el estado de Guerrero, Ricardo Monlui en Veracruz y Miroslava Breach en Chihuahua—, un escolta falleció tras recibir un disparo mientras protegía a un reportero y un diario cerró ante el clima de violencia contra sus periodistas.

A Morgan todavía no lo llamó nadie de la Procuraduría (fiscalía) General de la República ni de la fiscalía estatal.

La PGR y la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos Contra la Libertad de Expresión investigan el asesinato. Pero el 99,75% de las agresiones contra reporteros en México quedan sin resolverse, de acuerdo a la organización Artículo 19.

Así trabajan y así mueren los periodistas locales en el país: indefensos ante la violencia, atacados para ser silenciados, asesinados con impunidad.

Las amenazas contra Maximino Rodríguez

Maximino Rodríguez recibió varias amenazas previas por su trabajo periodístico. Así lo dio a conocer la organización Artículo 19.

En una entrevista otorgada el 6 de diciembre de 2016, el reportero de Colectivo Pericú narró que había recibido llamadas telefónicas en las que le dijeron que “ya le pare, que no lo haga”.

En su columna “Es mi opinión“, del 11 de abril, donde escribió información sobre el grupo delictivo “Los Colores”, recibió un comentario donde le advirtieron: “ahora no más faltan que empiecen a matar periodista chayoteros corruptos (sic)”.

De acuerdo con Cuauhtémoc Morgan, en noviembre de 2016, una manta con un mensaje de amenaza fue colocada en las instalaciones del medio.

Artículo 19 exigió al Gobierno de Baja California Sur garantizar el ejercicio de la labor periodística en la entidad; emprender medidas de prevención y combate a la inseguridad, así como impulsar acciones de protección para la familia de Rodríguez y los trabajadores de Colectivo Pericú.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La misteriosa desaparición de Sophia Huang Xueqin, la mujer que impulsó el #MeToo de China

Una destacada periodista que inició el movimiento #MeToo en China desapareció cuando estaba por volar a Reino Unido. La BBC investigó el caso.
21 de mayo, 2022
Comparte

El 19 de septiembre de 2021, Sophia Huang Xueqin y el defensor de los derechos laborales Wang Jianbing “desaparecieron” mientras se dirigían al aeropuerto de la ciudad de Cantón, en el sur de China.

Huang estaba a punto de tomar un vuelo a Reino Unido tras obtener una beca Chevening financiada por el gobierno británico para realizar estudios de género en la Universidad de Sussex, en el sureste de Inglaterra.

Los reportajes y campañas de la periodista ayudaron a impulsar el movimiento #MeToo de China en 2018, por lo que es considerada una de las principales defensoras de los derechos de las mujeres en ese país.

Ahora, tras más de siete meses de detención, se espera que tanto ella como Wang enfrenten un juicio por cargos de “incitación a la subversión del Estado”, una acusación grave que podría conducir a años de prisión.

La BBC investigó cómo en China se ha llevado una campaña de desinformación en contra de ella. Y también, el porqué del silencio en Reino Unido adonde ella debía llegar aquel septiembre.

Pósteres sobre las desapariciones de Huang y Wang Jianbing

Shy Guys Studios
Huang y Wang están detenidos desde septiembre

Impulsora del #MeToo de China

En el caso de Huang, su propia experiencia de agresión sexual la llevó a realizar una encuesta histórica en 2017 que reveló que más del 80% de las mujeres periodistas en China habían sufrido acoso sexual, pero permanecieron en silencio.

También informó sobre los casos de #MeToo más destacados del país y ganó un premio el año pasado por su perfil sobre la activista feminista Li Qiaochu.

Huang una pancarta de #MeToo

SCMP
Huang se basó en su propia experiencia para poner en marcha el movimiento #MeToo en China.

Ahora, se encuentra entre las decenas de miles de activistas -muchas de ellas defensoras de los derechos de las mujeres- que “desaparecieron” en China después de trabajar por los derechos humanos en los últimos años.

Ya había estado detenida durante tres meses en China tras escribir una publicación en un blog sobre las protestas a favor de la democracia en Hong Kong en 2019.

Diana Fu, profesora asociada de ciencias políticas en la Universidad de Toronto (Canadá), le dijo a la BBC que el caso de Huang es “emblemático” porque ilustra los desafíos que enfrentan los activistas en China debido al empeoramiento de la represión del gobierno de Pekín contra la sociedad civil.

“El gobierno percibe el movimiento #MeToo como parte del movimiento transnacional que aboga por los valores democráticos liberales”, dijo Fu. “Ve este tipo de activismo, no solo como una amenaza de movilización, sino también como una amenaza ideológica”.

“Es un fenómeno aterrador”

Muchos activistas como Huang y Wang, que defienden los derechos de género y otras causas de justicia social, han sido acusados de ser agentes de fuerzas occidentales hostiles y son atacados en internet por troles nacionalistas.

Captura de pantalla de publicaciones abusivas en las redes sociales contra Huang

Shy Guys Studios
Huang ha sido blanco de troles en internet.

“En la internet de China es difícil diferenciar entre un comentarista al servicio del Estado y un usuario común”, dijo a la BBC Liu Lipeng, quien trabajó como censor de la plataforma china de redes sociales Sina Weibo, la más popular del país, y ahora reside en Estados Unidos.

Liu ayudó a eliminar contenido “sensible” en la plataforma entre 2011 y 2013, revisando hasta 60.000 publicaciones diarias.

En el caso de Huang, dice que las autoridades chinas se han embarcado en una campaña de desinformación en su contra.

“Huang es una reportera muy famosa. Si quieren borrar todo de su pasado, es una tarea bien difícil”, dijo Liu. “, usaron comentarios difamatorios para influir negativamente en la percepción que la gente tenía de ella. Es un fenómeno aterrador“.

Liu Lipeng

Brian Inocencio
Liu Lipen dice que es “aterrador” lo que le están haciendo a Huang

Weibo no respondió a la solicitud de comentarios de la BBC.

La embajada china en Reino Unido le dijo a la BBC que China está “comprometida con la defensa de la equidad social y la justicia” y que “se opone firmemente a cualquiera que difunda desinformación y difame a China con el pretexto de proteger los derechos humanos y las libertades”.

Mientras los casos de Huang y Wang se entregan a los fiscales en China, Kris y otros simpatizantes en el extranjero planean continuar creando conciencia sobre su difícil situación.

“Estar dentro o fuera de China es como estar dentro o fuera de un muro. Pero estar fuera no significa que uno sea libre”, dijo Kris.

“Solo cuando ellos sean libres, todos podremos ser verdaderamente libres”.

No van a silenciarnos”

En los últimos meses, simpatizantes de los activistas chinos han realizado protestas solidarias en Londres, Taipéi (Taiwán) y Hong Kong, lanzando una campaña bajo el hashtag #FreeXueBing e instando a la gente a enviar postales al centro de detención de Cantón para pedir su liberación.

En Reino Unido, los partidarios también piden a las instituciones británicas que adopten una postura más firme en el caso de Huang.

Estamos haciendo esto para demostrar que no vamos a ser silenciados”, dijo un simpatizante chino en Londres que pidió permanecer en el anonimato por motivos de seguridad.

“Instamos a la universidad, a Chevening y al gobierno británico a tomar más medidas”.

Los defensores de los activistas acusan a la universidad y al programa de becas Chevening de no hablar por temor a enemistarse con el gobierno chino.

Los estudiantes provenientes de China representan aproximadamente el 20% de las matrículas internacionales en la Universidad de Sussex, y sus tasas de matrícula -junto con las colaboraciones con instituciones chinas- proporcionan un importante flujo de ingresos.

Defensores de los activistas con máscaras de Huang frente a la estación de Taipéi

Michael Saul Garber
Los defensores de los activistas han realizado protestas en todo el mundo.

Un asunto delicado

Cuando se informó por primera vez de la desaparición de Huang, la Universidad de Sussex y Chevening emitieron la siguiente declaración: “Estamos preocupados por la seguridad y el paradero de nuestra estudiante. Nuestro personal está en contacto con Chevening para buscar más detalles”.

Pero desde entonces ninguno de los dos organismos hizo más declaraciones públicas.

En un email interno, filtrado luego a la BBC, se advirtió a los estudiantes y al personal que no discutieran la situación de Sophia.

La universidad dijo que se trataba de un asunto delicado y que las solicitudes de los medios deberían ser atendidas por la oficina de prensa, citando preocupaciones sobre la protección de datos.

Kris, una feminista china en Reino Unido y amiga de Huang que habló con la BBC bajo un seudónimo por temor a represalias del Estado chino, dijo que se sintió indignada al saber que la universidad había “censurado” el caso.

“ afirma nutrir a futuras activistas y líderes del feminismo, pero luego instruye a los estudiantes que no discutan este asunto”, dijo Kris. Es la situación igual a como sería en China”.

En respuesta a la BBC, un vocero de la universidad dijo que la institución “sigue profundamente preocupada por la seguridad y el paradero de su posible estudiante” y ha estado en “contacto regular” con Chevening y con la Oficina de Relaciones Exteriores, Commonwealth y Desarrollo (FCDO), un departamento del gobierno del Reino Unido.

Esa persona también dijo que la universidad siguió el consejo de la FCDO, que aseguró a la BBC que estaba “siguiendo el asunto de cerca”.

Huang sosteniendo un cartel que dice "No puedo mantener la calma, me eligieron para Chevening"

Sophia Huang Xueqin
Huang había compartido su entusiasmo en las redes sociales al ganar una prestigiosa beca.

En diciembre, más de 100 académicos de Chevening (becados actualmente y en años anteriores) firmaron una carta solicitando al equipo de Chevening que pidiera la liberación de los dos activistas y que la FCDO iniciara un diálogo con el gobierno chino sobre sus casos.

Membros de la Unión de Universidades y Colegios del Reino Unido también emitieron una declaración en defensa de Huang y Wang.

Chevening no respondió a las solicitudes de comentarios de la BBC.

Lijia Zhang, una escritora feminista china en Londres, dijo a la BBC que está “decepcionada” por el relativo silencio de la comunidad internacional en torno al caso de Huang, en contraste con el de Peng Shuai, una estrella del tenis que acusó a un exfuncionario de alto rango del Partido Comunista Chino de agresión sexual.

Peng Shuai

Getty Images
El caso de Peng Shuai acaparó una amplia cobertura mediática mundial – a diferencia del de Huang

La desaparición de Peng fue ampliamente cubierta por los medios internacionales, lo que llevó a muchas celebridades del tenis y a la Asociación de Tenis Femenino (WTA) a hablar en su nombre.

La WTA también suspendió los torneos en China por este caso.

“El caso de Sophia ha desatado una discusión global atrasada sobre el papel de las instituciones globales para proteger a los académicos chinos en riesgo de persecución”, dijo a la BBC Joanna Chiu, autora del libro China Unbound y excorresponsal en Pekín.

“Como Huang recibió una beca financiada por el gobierno del Reino Unido para estudiar en la Universidad de Sussex, estas instituciones tienen la responsabilidad de abogar por su liberación”, añadió.

Manifestante con un cartel de MeToo y usa una máscara con la cara de Huang

Richie Fowler
Huang es una reportera prestigiosa en China

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ZxEkMGziyDU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.