Cómo impactan en los presidentes de EU las operaciones militares al iniciar sus gobiernos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

Cómo impactan en los presidentes de EU las operaciones militares al iniciar sus gobiernos

Desde Kennedy hasta Bush hijo, pasando por Clinton, los ocupantes de la Casa Blanca han visto cómo partes importantes de su presidencia se definieron por acciones de guerra que emprendieron recién llegados al poder.
BBC Mundo
Por BBC Mundo
10 de abril, 2017
Comparte

Uno tras otro, la gran mayoría de los presidentes de Estados Unidos ha visto cómo su papel de comandante en jefe puede determinar la trayectoria de sus gobiernos.

En particular, en sus primeros meses de mandato, cuando el ocupante de la Casa Blanca está empezando a definir su estilo y hacer conocer su temple, una decisión militar puede dejar una larga estela en el resto de su presidencia.

Es la situación que enfrenta Donald Trump luego de su controversial decisión de lanzar un ataque con mísiles contra Siria, involucrando a Estados Unidos de una manera más profunda en el complejo entramado del conflicto en Medio Oriente.

En la noche del jueves, Trump estaba recibiendo en su club privado de MaraLago en Florida la visita del que es tal vez su rival económico y geopolítico más formidable, el presidente chino Xi Jinping.

Y fue en ese contexto en que se conoció la decisión del ataque a Siria.

Donald Trump.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionTodavía es prematuro adivinar el efecto que el lanzamiento de misiles contra una base siria pueda tener sobre la presidencia de Trump.

Algunas voces han interpretado la decisión de Trump como una demostración de fortaleza ante su poderoso visitante chino.

Más allá de si esta era la verdadera intención, el gobernante chino y el resto del mundo, estarán buscando claves de cómo se comporta el presidente estadounidense en una situación de conflicto.

Y dentro de su país, aliados y contrincantes de Trump estarán atentos a ver si este incidente cambia el rumbo o al menos la percepción que tiene la gente de su presidencia a menos de 100 días de su inicio.

La primera jugada

Muchos presidentes estadounidenses enfrentaron crisis militares en sus primeros meses en el cargo, y sufrieron reveses que afectaron el rumbo de sus mandatos.

Presidentes Karzai y Bush.Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionLa guerra en Afganistán marcó al gobierno de Bush.

Uno de los casos más notorios fue el del presidente John F. Kennedy. El 17 de abril de 1961, el mandatario, que en ese momento llevaba apenas una semana más en el cargo que las que tiene Trump ahora, ordenó la fallida invasión de Bahía Cochinos, en Cuba.

Según algunos historiadores, el fracaso de esa acción militar en los primeros 100 días del mandato de Kennedy hizo que sus rivales soviéticos lo vieran como un contrincante débil e indeciso, lo que los animó a tomar una posición mucho más agresiva en la Guerra Fría.

Una situación menos dramática pero también muy influyente en su presidencia, fue la que enfrentó Bill Clinton en el primer año de su presidencia. En septiembre de 1993, cuando llevaba menos de nueve meses en el cargo, Clinton ordenó a sus tropas colaborar en una operación “humanitaria” durante la guerra civil en Somalia.

En el curso de esa operación, que se esperaba que fuera breve y limitada, se ordenó a las fuerzas estadounidenses la captura de un líder local de milicias en la capital, Mogadiscio.

Pero un helicóptero estadounidense fue derribado, resultando en una batalla campal en el centro de la ciudad que dejó 18 soldados estadounidenses y cientos de somalíes muertos.

Veteranos de Bahia Cochinos.Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionKennedy ordenó la invasión a Bahía Cochinos antes de cumplir 100 días en el poder.

El resultado de esa operación, inmortalizada en el cine con el filme Black Hawk Down, causó problemas a Clinton ante la opinión pública estadounidense y le hizo desconfiar de la idea de emplear el ejército en misiones presentadas como “humanitarias” pero que pueden involucrar a Estados Unidos en conflictos sangrientos.

De ahí que meses después, el mismo Clinton se mostrase reacio a intervenir para prevenir el genocidio en Ruanda.

El incidente tampoco ayudó a mejorar las diferencias que Clinton mantuvo con sus fuerzas militares al comienzo de su mandato y en cambio le dio alas al argumento que usaron muchos en la oposición republicana para describir a los demócratas como ineficaces a la hora de ejercer como comandantes en jefe.

Líder de guerra

El sucesor de Clinton, George W. Bush, enfrentó también una crisis militar en el primer año de su mandato que definió su presidencia.

En el caso de Bush, la crisis se desató con los ataques del 11 de septiembre de 2001, cuando llevaba 8 meses al mando.

El efecto que tuvo esa acción en la presidencia de Bush, en el corto plazo, fue muy distinto. Bush, quien había llegado a la presidencia bajo un manto de controversia por lo reñido de las elecciones de 2000, se vio casi instantáneamente rodeado de la solidaridad de la mayoría de sus compatriotas ante el ataque que sufría el país, el primero en su territorio desde Pearl Harbor.

Bill ClintonDerechos de autor de la imagenAFP
Image captionLuego del incidente en Somalia, Clinton desconfió de las llamadas misiones humanitarias.

Una solidaridad, que de un modo u otro se mantuvo por los tres años siguientes mientras el mandatario iniciaba sus controversiales guerras en Afganistán e Irak, presentándolas como reacción inevitable a la agresión del 11 de septiembre, lo que facilitó su reelección en 2004.

Pero en el largo plazo, a medida que esos conflictos en Medio Oriente se extendían y hacían más sangrientos, ayudaron a consolidar una imagen negativa de Bush en partes grandes del electorado.

La presidencia de Bush será recordada, ante todo, por la respuesta estadounidense al 11 de septiembre.

Sus ocho años en el poder quedaron inevitablemente marcados por las decisiones militares que tomó en los momentos posteriores a ese ataque que ocurrió cuando aún no llevaba 300 días en el poder.

Y Trump

Hasta el momento, Estados Unidos no ha comprometido mucho en la guerra de Siria.

Proyectil de cruceroDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionTrump ordenó el ataque contra objetivos militares asociados a Asad.

Crucialmente, no parece haber decisión política para el despliegue a gran escala de tropas terrestres estadounidenses en Siria, como ocurrió en Afganistán y en Irak.

Por lo que es prematuro todavía adivinar el efecto que la acción del jueves pueda tener sobre la presidencia de Trump, comparándola con lo que experimentaron otros mandatarios estadounidenses convertidos en líderes de guerra al poco tiempo de llegar a la Casa Blanca.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro Archivo

¿Tienes un familiar con COVID en casa? Consejos para tratarlo, evitar que se agrave y haya más contagios

Las cadenas de contagios deben empezar por romperse dentro de las casas, para evitar poner en riesgo a los más vulnerables y también que el virus se propague hacia afuera.
Cuartoscuro Archivo
10 de enero, 2021
Comparte

¿Tienes a un paciente con COVID en casa o simplemente has pensado qué deberías hacer si alguien de la familia se contagia?

Los contactos de riesgo – que se definen como estar a menos de un metro y medio, durante 15 minutos, sin cubrebocas – en un hogar se dan de forma fácil y cotidiana dentro de una casa, lo mismo entre familia que entre quienes comparten los espacios de una vivienda, como los roomies. Por eso los brotes intra domiciliarios son muy frecuentes.

Lee: ¿Te contagiaste de COVID o estuviste con un positivo? Así evoluciona un contagio

Para evitarlos, explica Mauricio Rodríguez, vocero de la Comisión COVID de la UNAM, la primera recomendación es que si alguien tiene síntomas de COVID debe aislarse en una habitación durante 10 días. Todas las personas de esa casa deberían considerarse asintomáticos y contagiosos y guardarse también 10 días hasta cerciorarse de que no están enfermos, para evitar contagiar a alguien más.

 

Sabemos que hay casos asintomáticos y ya se ha documentado que una persona empieza a contagiar a los tres días de tener el virus en su organismo, incluso antes de manifestar síntomas que por lo general aparecen a los cinco o seis días.

Si en las celebraciones decembrinas alguien de la casa se reunió con personas de otras viviendas o salió de vacaciones o a festejar, necesita hacer una lista de con quién estuvo y estar al tanto de si se enferman.

“Esta guerra la vamos a ganar con confianza, con comunicación, con transparencia y con congruencia, si alguien ya estuvo en reuniones, ya salió, pues que avise si se enferma. Ya en este momento no hay que estigmatizar o recriminar por lo que ya se hizo, hay que avisar y actuar. Toca a todos estar pendientes de esos avisos”, dice Rodríguez.

El especialista asegura que no hay que angustiarse por tener que confirmar con pruebas, si hay una sospecha clínica y epidemiológica grande de estar con el virus, hay que manejarlo como si fuera COVID y tratarlo así.

Cuando alguien ya está enfermo en una casa, hay que ayudarlo a mantenerse aislado y tranquilo: darle alimento, servicios y apoyarlo con sus responsabilidades, en el caso de que cuide una mascota o a una persona, de que atienda niños, de que atienda adultos, o incluso de que tenga trámites pendientes para incapacidad o para alguna cosa médica o legal.

Es importante tener en casa un termómetro, un oxímetro y alguien que lo sepa usar, y los teléfonos de las farmacias cercanas, a las que se les puede pedir entrega a domicilio.

Tener también el contacto de algún médico o acudir a los servicios médicos generales que están dando las instituciones de salud.

La Facultad de Medicina de la UNAM ha dispuesto el número 5541611630 para dar atención médica por teléfono y seguimiento a los pacientes. También se puede llamar al 911 o a Locatel, en este número, incluso, si un médico determina que la persona requiere oxígeno, se lo envían.

Rodríguez advierte que el oxígeno suplementario solo debe usarse por indicación médica. Una persona no puede elegir sin la asesoría de un médico que se queda en casa con oxígeno en lugar de ir a un hospital.

“Hay pacientes que están oxigenando bajo, pero que pueden quedarse en casa con ayuda de oxígeno, pero eso lo decide un especialista y no la persona”. La señal de alarma en estos casos sería que aun con ese soporte la oxigenación no suba arriba de 90, en ese caso hay que ir a un hospital.

También cuando después de tres días con síntomas los enfermos no mejoran y al contrario van empeorando, hay que acudir a una institución de salud. No hay que esperarse más. Tampoco hay que auto medicarse con fármacos que puedan encubrir las manifestaciones de la enfermedad.

Lo ideal también es que la familia haga un plan de acción para cuidar a los más vulnerables, en caso de que haya varias personas enfermas, y definir quién llevaría a quién y cómo a recibir atención de emergencia.

En el caso de que haya varios enfermos y los cuartos de la casa no alcancen para aislarlos de quienes tengan prueba negativa, por ejemplo, hay que considerar como opción los centros de aislamiento que tiene disponibles la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Si en una familia cada integrante necesita estar aislado en una habitación y no hay en la vivienda alguien sano que los cuide, un familiar de otra casa puede ir a dejarles comida y cerciorarse que están bien, pero con las debidas precauciones, sin estar a menos de metro y medio de distancia y con cubrebocas.

También hay que considerar las alternativas para el manejo de pacientes no graves, como el Centro Citi Banamex. “Si vas a un centro de valoración, como un centro de salud, y te envían ahí, hay que acudir, no te van a intubar si no lo requieres, vas a pasar ahí tu enfermedad con la atención adecuada, unos cinco o siete días y listo. Y si hay que ir a un hospital pues hay que ir, eso no es opcional. Si te hospitalizan a tiempo, en la etapa temprana de la enfermedad, el curso es muy favorable”, señala Rodríguez.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.