close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

¿Hacia dónde va Venezuela?: 4 posibles escenarios que pueden derivar de la ola de protestas

Venezuela vive una nueva ola de protestas y estos son cuatro posibles resultados que podrían tener las movilizaciones, de acuerdo con analistas.
AFP
Por Daniel Pardo // BBC Mundo (bbcmundo)
26 de abril, 2017
Comparte

”Eso es lo que viene”, suelen decir en Venezuela en sus conversaciones informales sobre el desenlace que tendrá el proceso político de este país.

Lo dicen con rotunda certeza: que habrá un golpe de Estado, una intervención extranjera, una “matazón”.

Pero los venezolanos saben bien que predecir el futuro, por mucho que les guste, es tan o más difícil acá que en cualquier parte del mundo.

Acá todo puede pasar”, de hecho, es otra de sus frases sentenciosas.

Y en medio de la ola de protestas que viven y en la que según la fiscalía 26 personas han muerto y cientos han resultado heridas, dibujar escenarios es, también, profundamente complicado.

Bomba de opositoresAFP
Hay grupos opositores cada vez más violentos y radicales. Lo que pase con ellos puede definir lo que venga.

Acá hay más ruido que señales”, considera Luis Vicente León, un consultor y encuestador que viaja por el mundo describiendo sus escenarios de la problemática venezolana.

Pese a la dificultad –y partiendo de la certeza de muchos en que la crisis económica y social solo parece empeorar a medida que pase el tiempo–, en BBC Mundo recogemos los cuatro posibles escenarios que más consenso generan entre los expertos.

1. Más confrontación en Venezuela

No es algo de ahora que la violencia criminal y la conflictividad social se han vuelto común en Venezuela, donde hay un promedio de 60 homicidios al día, según cifras oficiales, y 18 protestas diarias, según el Observatorio de Conflictividad Social.

Pero la violencia política de este mes puede recrudecerse o alargarse, coinciden analistas.

“El escenario más probable es que venga mayor represión y autoritarismo”, opina Nicmer Evans, politólogo y activista de izquierda que en tiempos recientes se ha alejado del oficialismo.

Evans está seguro de que en esta nueva ola de protesta algunos grupos radicales de la oposición están “armados, apertrechados, estructurados y financiados”.

Protesta en VenezuelaAFP
La represión no ha logrado, esta vez, mitigar el poder de convocatoria de la oposición. Pero puede pasar.

“Pase lo que pase, es poco probable que los grupos radicales de ambos bandos se queden tranquilos o cedan fácilmente”, añade Luis Vicente León.

Pero la pregunta, insiste, es si ese enfrentamiento va a ser generalizado o focalizado: “La presión popular, si es masiva y organizada, se puede traducir en ingobernabilidad y cambios políticos, pero también puede dar con un escenario de guerra de guerrillas que se mantiene en el tiempo”.

2. No pasa nada

Los conflictos políticos que generan violencia, se dice, solo pueden resolverse con pactos, negociación y concesiones de ambas partes.

Pero un escenario en el que no hay una solución al problema no es descartable en Venezuela.

“En Colombia, Perú o Siria la problemática se mantuvo en el tiempo sin que se generara una solución”, dice León.

OposicionAFP
La oposición luce unida, pero la violencia de las protestas puede opacar su cometido.

La escasez de productos básicos y medicinas se han vuelto cosa común en Venezuela, hasta el punto de que muchos ya ven hacer fila por horas para comprar como parte de su rutina.

Aunque los analistas aseguran que en este escenario la violencia política se mantendría, también es probable que se focalice y se vuelva parte de la normalidad.

3. Restablecimiento de pactos y diálogo

La oposición dice que, para sentarse a dialogar y llamar a su gente a dejar la protesta, el gobierno debe mostrar algún tipo de gesto de buena voluntad.

Esto puede ser liberar a quienes considera presos políticos o restablecerle los poderes reales a la Asamblea Nacional, así como agilizar la renovación de los poderes electoral y judicial.

El gobierno ha llamado al diálogo en busca de una solución negociada, pero la oposición duda de su credibilidad y dice necesitar hechos concretos.

El poder de Maduro es militar, económico e institucional, pero su apoyo popular es cada vez menor.AFP
El poder de Maduro es militar, económico e institucional, pero su apoyo popular es cada vez menor.

Además, los anteriores casos en que la oposición apostó al diálogo fueron vistos por sus simpatizantes como fracasos que solo le dieron tiempo al gobierno.

Es probable que en este momento haya algún nivel de negociación”, afirma Evans.

“No se puede descartar que el gobierno descomprima la tensión de la calle y le dé esperanza a la oposición llamando a elecciones presidenciales en 2018 y aliste, luego, una rearquitectura de los partidos que le permita llegar a los comicios sin oposición o con ventaja”, dice el politólogo.

4. Golpe de Estado o renuncia de Maduro

Los analistas coinciden en que quizá los dos escenarios que más mencionan los venezolanos de a pie, desenlaces terminales o tajantes, son los menos probables.

Por un lado está la posibilidad de un golpe de Estado perpetrado por militares.

Es posible, señalan, que el ejército genere presión al gobierno para que evite escenarios de violencia dándole a la oposición algún tipo de espacio.

Maduro y militaresAFP
Maduro se ha rodeado de militares en su gobierno y les ha dado poderes y beneficios.

Las declaraciones de la fiscal, Luisa Ortega Díaz, que ha llamado al gobierno a respetar el orden constitucional, pueden generar una suerte de consenso entre poderes estatales que no quieren que el país adopte una senda autoritaria.

Sin embargo, en parte gracias a la alianza cívico-militar que Maduro ha afianzado poniendo decenas de militares en cargos ministeriales, los analistas creen que es poco probable que el ejército se organice para tumbar al presidente.

Maduro, por otro lado, puede renunciar.

“Claro, una posibilidad es que el gobierno, sin el apoyo de los militares y con gran acuerdo internacional, se siente a negociar su renuncia y deje todo el poder que tiene”, dice León.

Aunque León agrega, casi convencido: “No creo que vaya a pasar”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Crisis migratoria, el fenómeno que despierta al Trump que muchos mexicanos llevan dentro

México vive una inusual ola de rechazo a la migración por la llegada, en los últimos meses, de más de 500.000 personas la mayoría de Centroamérica. Muchas de las críticas son parecidas a las de Donald Trump hacia los mexicanos.
2 de julio, 2019
Comparte

La llegada de más de 500,000 personas en los últimos meses, la mayoría de Centroamérica, desata una inusual ola de rechazo a los migrantes en México.

Fue algo que pocas veces se había visto en México. En varias ciudades cientos de personas protestaron contra lo que llaman “invasión migrante” al país.

Las manifestaciones de este 30 de junio fueron parte de una jornada para criticar al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Pero una de las banderas principales fue rechazar a miles de migrantes, sobre todo de Centroamérica, que han entrado al país en los últimos meses.

La inconformidad en las calles mexicanas es parte de una creciente ola de discriminación a las personas sin documentos migratorios, coinciden especialistas.

Un proceso que empezó con el arribo de caravanas con miles de centroamericanos en octubre pasado.

Pero se agudizó con la reciente estrategia del gobierno mexicano para controlar el ingreso de personas en la frontera sur.

Caravana migrante
AFP

Más de 500,000 migrantes han entrado a México este año.

Es un plan que contempla emplear a los migrantes, así como ayuda económica a los países del Triángulo Norte, Guatemala, El Salvador y Honduras.

El programa incomodó a muchos, según encuestas de empresas de opinión pública como Consulta Mitofsky o el diario El Financiero.

Los sondeos dicen que el 70% de los encuestados están en favor de cerrar las fronteras a la migración.

Y otro 53% rechaza emplear a los centroamericanos y por el contrario, quieren que sean devueltos a sus países.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Migración (INM), en lo que va de este año han entrado a México de forma irregular unas 500.000 personas, la mayoría de Centroamérica.

“Bad hombres”

Muchas de las críticas a los migrantes se parecen a la forma como el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, suele hablar de los mexicanos coinciden especialistas.

En redes sociales de internet, en comentarios de medios tradicionales y en las protestas callejeras algunos acusan a los centroamericanos de ser delincuentes.

Otros reclaman que se les ofrezca empleo en un país donde la mitad de los trabajadores tienen bajos ingresos, y con una tasa de desocupación laboral de 4%.

Y hay quienes aseguran que los migrantes pueden ser un riesgo sanitario para México.

Donald Trump

Getty Images
Muchos mexicanos usan el lenguaje de Donald Trump para hablar de los migrantes.

“Ya sólo falta que les digamos ‘Bad hombres”, dice Roy Campos, director de Consulta Mitofsky.

Trump dijo esta frase cuando era candidato presidencial en un debate realizado en octubre de 2016.

“Bad hombres”: la primera expresión en español de Donald Trump en la campaña

La mencionó mientras hablaba sobre la migración irregular a su país, y la estrategia que adoptaría si era elegido presidente.

El magnate acusó a los mexicanos de ser “delincuentes y violadores”, así como de fomentar el tráfico de drogas.

También decía que los inmigrantes de este país quitaban empleos a los estadounidenses.

Raciclasismo histórico

Según especialistas, detrás del creciente rechazo a los migrantes existe un histórico cariz de discriminación en México.

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Discriminación 2017 (ENADIS), uno de cada cinco mexicanos ha sido discriminada de alguna forma.

Niña migrante

AFP
Entre los migrantes que llegan a México abundan los niños.

Los más afectados son grupos vulnerables como los pueblos indígenas, las personas con discapacidad, mujeres, jóvenes y trabajadoras domésticas.

También los migrantes forman parte de ese grupo y según el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Copred), el problema se agudizó desde octubre pasado.

“La xenofobia y el raciclasismo contra personas de Centroamérica se ha manifestado en la sociedad mexicana durante décadas, pero ahora más abiertamente”, señala el Consejo en el informe Mitos y realidades sobre la caravana migrante y las personas refugiadas.

Es preocupante que en México reproduzcamos un discurso racista y xenofóbico, como el de algunos medios e instituciones de Estados Unidos en contra de mexicanos”.

El raciclacismo es una discriminación por la condición económica de las personas, según el Copred.

Protesta Ciudad de México

AFP
Cientos protestaron contra los migrantes en México.

El informe también destaca que la percepción negativa a los centroamericanos no representa a la mayoría de los mexicanos.

Cuando se elaboró la ENADIS, el 53% de los encuestados estaba de acuerdo en refugiar a los migrantes mientras podían regresar a su país.

Y en ese 2017 sólo 2% de los mexicanos aprobaban un eventual cierre de fronteras a la migración.

Los datos contrastan con las recientes encuestas de consultoras y medios, realizadas en mayo y junio.

Paranoia

¿Por qué cambió la opinión de algunos mexicanos hacia la migración sin documentos?

Una respuesta son las condiciones del país explica Tanius Karam Cárdenas, investigador de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México.

“Éste es un país muy desigual y entonces es muy fácil que se den este tipo de comentarios” dice a BBC Mundo.

“Whitexicans”: ¿una nueva forma de racismo en México contra la gente blanca y adinerada?

“México se percibe como un país muy necesitado y en ese sentido se transfieren los miedos, inseguridades al migrante como si fuera causante de algún tipo de problema”.

A esto contribuye la forma como en algunos medios y redes de internet se ha informado del fenómeno añade Evelyn Castro, investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Guardia Nacional

AFP
México desplegó a la Guardia Nacional para vigilar sus fronteras.

Desde la llegada de la primera caravana, a finales de octubre pasado, parte de la cobertura se concentró en las imágenes de algunos enfrentamientos entre migrantes y la Policía Federal.

En los siguientes meses el enfoque de los medios fue similar: las operaciones para contener a los grupos de centroamericanos, o las fugas ocurridas en estaciones migratorias, por ejemplo.

“Como se le está dando más relevancia a ese tipo de situaciones coadyuva a generar paranoia”, dice Castro a BBC Mundo.

“No se difunde tanta información de por qué huyen de sus países. No se explican las causas que genera el movimiento migratorio“.

Otro elemento adicional es que las autoridades no han logrado explicar de manera suficiente el impacto de su estrategia hacia Centroamérica, añade Roy Campos, director de Consulta Mifotsky.

Un ejemplo son los US$30 millones que México entregó a El Salvador para financiar un programa de reforestación en ese país centroamericano.

Es una parte del plan para fomentar empleos en la región para evitar que las personas se vean obligadas a emigrar.

Muchos en México no entienden la razón de entregar ese dinero, y de hecho es uno de los reclamos más frecuentes en internet y las protestas callejeras.

“Falta mucho por explicar, como qué se gana al entregar 30 millones de dólares, cuántos migrantes dejarían de venir y cuánto costaría que vinieran”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.