close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

¿Hacia dónde va Venezuela?: 4 posibles escenarios que pueden derivar de la ola de protestas

Venezuela vive una nueva ola de protestas y estos son cuatro posibles resultados que podrían tener las movilizaciones, de acuerdo con analistas.
AFP
Por Daniel Pardo // BBC Mundo (bbcmundo)
26 de abril, 2017
Comparte

”Eso es lo que viene”, suelen decir en Venezuela en sus conversaciones informales sobre el desenlace que tendrá el proceso político de este país.

Lo dicen con rotunda certeza: que habrá un golpe de Estado, una intervención extranjera, una “matazón”.

Pero los venezolanos saben bien que predecir el futuro, por mucho que les guste, es tan o más difícil acá que en cualquier parte del mundo.

Acá todo puede pasar”, de hecho, es otra de sus frases sentenciosas.

Y en medio de la ola de protestas que viven y en la que según la fiscalía 26 personas han muerto y cientos han resultado heridas, dibujar escenarios es, también, profundamente complicado.

Bomba de opositoresAFP
Hay grupos opositores cada vez más violentos y radicales. Lo que pase con ellos puede definir lo que venga.

Acá hay más ruido que señales”, considera Luis Vicente León, un consultor y encuestador que viaja por el mundo describiendo sus escenarios de la problemática venezolana.

Pese a la dificultad –y partiendo de la certeza de muchos en que la crisis económica y social solo parece empeorar a medida que pase el tiempo–, en BBC Mundo recogemos los cuatro posibles escenarios que más consenso generan entre los expertos.

1. Más confrontación en Venezuela

No es algo de ahora que la violencia criminal y la conflictividad social se han vuelto común en Venezuela, donde hay un promedio de 60 homicidios al día, según cifras oficiales, y 18 protestas diarias, según el Observatorio de Conflictividad Social.

Pero la violencia política de este mes puede recrudecerse o alargarse, coinciden analistas.

“El escenario más probable es que venga mayor represión y autoritarismo”, opina Nicmer Evans, politólogo y activista de izquierda que en tiempos recientes se ha alejado del oficialismo.

Evans está seguro de que en esta nueva ola de protesta algunos grupos radicales de la oposición están “armados, apertrechados, estructurados y financiados”.

Protesta en VenezuelaAFP
La represión no ha logrado, esta vez, mitigar el poder de convocatoria de la oposición. Pero puede pasar.

“Pase lo que pase, es poco probable que los grupos radicales de ambos bandos se queden tranquilos o cedan fácilmente”, añade Luis Vicente León.

Pero la pregunta, insiste, es si ese enfrentamiento va a ser generalizado o focalizado: “La presión popular, si es masiva y organizada, se puede traducir en ingobernabilidad y cambios políticos, pero también puede dar con un escenario de guerra de guerrillas que se mantiene en el tiempo”.

2. No pasa nada

Los conflictos políticos que generan violencia, se dice, solo pueden resolverse con pactos, negociación y concesiones de ambas partes.

Pero un escenario en el que no hay una solución al problema no es descartable en Venezuela.

“En Colombia, Perú o Siria la problemática se mantuvo en el tiempo sin que se generara una solución”, dice León.

OposicionAFP
La oposición luce unida, pero la violencia de las protestas puede opacar su cometido.

La escasez de productos básicos y medicinas se han vuelto cosa común en Venezuela, hasta el punto de que muchos ya ven hacer fila por horas para comprar como parte de su rutina.

Aunque los analistas aseguran que en este escenario la violencia política se mantendría, también es probable que se focalice y se vuelva parte de la normalidad.

3. Restablecimiento de pactos y diálogo

La oposición dice que, para sentarse a dialogar y llamar a su gente a dejar la protesta, el gobierno debe mostrar algún tipo de gesto de buena voluntad.

Esto puede ser liberar a quienes considera presos políticos o restablecerle los poderes reales a la Asamblea Nacional, así como agilizar la renovación de los poderes electoral y judicial.

El gobierno ha llamado al diálogo en busca de una solución negociada, pero la oposición duda de su credibilidad y dice necesitar hechos concretos.

El poder de Maduro es militar, económico e institucional, pero su apoyo popular es cada vez menor.AFP
El poder de Maduro es militar, económico e institucional, pero su apoyo popular es cada vez menor.

Además, los anteriores casos en que la oposición apostó al diálogo fueron vistos por sus simpatizantes como fracasos que solo le dieron tiempo al gobierno.

Es probable que en este momento haya algún nivel de negociación”, afirma Evans.

“No se puede descartar que el gobierno descomprima la tensión de la calle y le dé esperanza a la oposición llamando a elecciones presidenciales en 2018 y aliste, luego, una rearquitectura de los partidos que le permita llegar a los comicios sin oposición o con ventaja”, dice el politólogo.

4. Golpe de Estado o renuncia de Maduro

Los analistas coinciden en que quizá los dos escenarios que más mencionan los venezolanos de a pie, desenlaces terminales o tajantes, son los menos probables.

Por un lado está la posibilidad de un golpe de Estado perpetrado por militares.

Es posible, señalan, que el ejército genere presión al gobierno para que evite escenarios de violencia dándole a la oposición algún tipo de espacio.

Maduro y militaresAFP
Maduro se ha rodeado de militares en su gobierno y les ha dado poderes y beneficios.

Las declaraciones de la fiscal, Luisa Ortega Díaz, que ha llamado al gobierno a respetar el orden constitucional, pueden generar una suerte de consenso entre poderes estatales que no quieren que el país adopte una senda autoritaria.

Sin embargo, en parte gracias a la alianza cívico-militar que Maduro ha afianzado poniendo decenas de militares en cargos ministeriales, los analistas creen que es poco probable que el ejército se organice para tumbar al presidente.

Maduro, por otro lado, puede renunciar.

“Claro, una posibilidad es que el gobierno, sin el apoyo de los militares y con gran acuerdo internacional, se siente a negociar su renuncia y deje todo el poder que tiene”, dice León.

Aunque León agrega, casi convencido: “No creo que vaya a pasar”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Cuánto puede tardar en regenerarse la selva consumida por los incendios en la Amazonia

El cambio climático y la intensidad del fuego pueden determinar la rapidez de la recuperación de las zonas afectadas por las llamas.
Getty Images
27 de agosto, 2019
Comparte

Más de 40.000 especies de plantas, 1.300 tipos de aves y 426 diferentes de mamíferos viven en la selva tropical del Amazonas, la más grande del mundo con 6,7 millones de kilómetros cuadrados.

Muchos animales y plantas, sin embargo, están amenazadas por los incendios que hace semanas azotan la zona. Las llamas no se limitan solo a la Amazonia de Brasil, también están afectando a los bosques de Bolivia y Paraguay.

Las imágenes son desoladoras: el humo y las llamas han cubierto centenares de miles de hectáreas de selva.

Los datos satelitales del Instituto Nacional de Investigación Espacial de Brasil (INPE, en portugués) señalan que, en lo que va de año, se ha registrado en Brasil un incremento en los incendios de más de un 80% respecto a los mismos mismos meses de 2018.

Pero ¿cuánto puede tardar en regenerarse la selva amazónica consumida por los incendios?

amazonas

Getty Images
La deforestación y el cambio climático pueden afectar a la regeneración de las áreas afectadas.

El profesor de ciencias del ecosistema en la Universidad de Oxford (Inglaterra) Yadvinder Malhi asegura que “el bosque tarda entre 20 y 40 años, si se le permite regenerarse”.

No obstante, en conversación con BBC Mundo, el académico precisa que hay varios aspectos que pueden afectar esta recuperación.

Uno de ellos es cuán dañada esté la tierra quemada. Si ha sufrido múltiples incendios -afirma-, es más probable que presente daños permanentes y su recuperación sea mucho más lenta.

Otro de los factores tiene relación con la cercanía del pedazo de tierra quemado a un bosque sin daños.

“Si está al lado de un bosque intacto, los pájaros y animales van a irse naturalmente al área dañada y ayudarán a la regeneración”. De lo contrario, dice Malhi, “va a ser mucho más difícil porque se tendrán que introducir las semillas y las especies”.

Cambio climático y deforestación

El cambio climático es otro de los factores que puede determinar la rapidez con la que las hectáreas quemadas van a regenerarse.

Claire Wordley, investigadora del Departamento de Zoología de la Universidad de Cambridge (Inglaterra), afirma que este factor es extremadamente difícil de prever y controlar.

“Ya se ha pronosticado que si la temperatura llega a ser muy alta, el Amazonas no podrá producir suficiente lluvia para mantener su selva tropical. Entonces, si hace demasiado calor, puede convertirse en sabana”, dice a BBC Mundo.

Según la académica, aunque es difícil hacer una estimación del tiempo que tardará la selva dañada en recuperarse, sí está claro que no serán diez años. “Pueden ser cientos”, afirma.

amazonas

Getty Images
Varias zonas de la región amazónica están siendo afectadas por la cría de ganado.

Por otra parte, el uso de la tierra para la agricultura y la deforestación también pueden ser una barrera para impedir la recuperación de la tierra.

Para el investigador ecológico Phil Martin, aunque recuperar las plantas y árboles “puede tomar entre 150 y 200 años”, eso sería en “perfectas condiciones”.

“El problema es que hoy hay varias áreas que están siendo afectadas por agricultores y la cría de ganado. El cambio climático también puede afectar, vemos que ahora los incendios son mucho más frecuentes y destructivos que antes”, indica.

Cambios en la estructura

Los incendios modifican drásticamente la estructura de la vegetación de un determinado lugar. Y esto, a su vez, afecta a las especies que viven en el área.

Así lo afirma José María Cardoso da Silva, profesor del Departamento de Geografía y Estudios Regionales de la Universidad de Miami (EE.UU.). Para el académico, la recuperación de las especies puede tardar varias décadas o siglos, siendo aún más difícil si los incendios son sucesivos.

amazonas

Getty Images
Miles de diferentes especies viven en el amazonas.

“Si los incendios se convierten en la norma en el paisaje, los bosques nunca se regenerarán en su condición natural y veremos un nuevo tipo de vegetación empobrecida dominada por unas pocas especies de árboles comunes que pueden sobrevivir en el nuevo régimen de incendios“, señala a BBC Mundo.

Da Silva agrega que “los incendios también pueden facilitar la expansión de especies invasoras que, con el tiempo, pueden limitar la regeneración de los ecosistemas naturales”.

¿Los incendios son parte del ecosistema del Amazonas?

Otro dato que hay que tener en cuenta para entender cuán difícil será recuperar las zonas afectadas es que los incendios en la selva amazónica no ocurren naturalmente.

“En muchas partes del mundo, el fuego es parte del ecosistema. Pero en la selva tropical, los árboles no están preparados, nunca han experimentado incendios”, explica Malhi.

“Entonces incluso pequeños incendios pueden matar muchísimos árboles. Puede ser muy dañino”, agrega.

Una opinión similar comparte la investigadora Claire Wordley.

“Hay zonas, como Australia o algunas partes de Estados Unidos, que están preparadas para lidiar con el fuego pero la región amazónica no tiene esa misma capacidad. Sudamérica es una de las regiones que se recupera más lentamente de los incendios“, dice.

amazonas

Getty Images
La región amazónica no tiene mecanismos de protección contra el fuego.

Según estudios, incluso tres décadas después de ser golpeados por un incendio, los bosques quemados tienen un 25% menos de carbono que aquellos que no fueron blanco de llamas. Y es que el Amazonas no tiene mecanismos de protección contra el fuego y esto genera que la mortalidad de los árboles sea mucho más alta.

“Esto muestra que necesitamos décadas o incluso cientos de años para que los bosques se recuperen de un incendio”, dice la brasileña Erika Berenguer, de la Universidad de Oxford, a BBC News Brasil.

“Tenemos árboles enormes que caen. Morirán. Entonces pueden nacer árboles delgados. Estos árboles nuevos crecen rápido, pero tienen una baja densidad de madera. Retienen poco carbono”, agrega la investigadora.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=1n31Ogeuvvw

https://www.youtube.com/watch?v=2UdkGCpO8eU

https://www.youtube.com/watch?v=6AMWU9EbdCU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.