Un juez ordena vigilar e impedir que empresas sigan contaminando el Río Alto Atoyac
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

Un juez ordena vigilar e impedir que empresas sigan contaminando el Río Alto Atoyac

Desde el pasado 22 de marzo, un juez determinó que el gobierno federal debe realizar medidas cautelares para evitar que el río continúe siendo afectado por descargas contaminantes de empresas.
Especial
Por Paris Martínez
4 de mayo, 2017
Comparte

El juez Martín Adolfo Santos Pérez, titular del Tercer Juzgado de Distrito en Materia Administrativa en la Ciudad de México, ordenó al gobierno federal emprender “las medidas pertinentes” para impedir que “empresas y terceros” continúen realizando descargas de contaminantes al Río Alto Atoyac, cuerpo de agua que discurre por los estados de Puebla y Tlaxcala, y cuya toxicidad amenaza la vida de las comunidades adyacentes.

Esta orden surtió efecto a partir del 22 de marzo pasado y se determinó como “medida cautelar” para evitar que este cuerpo de agua continúe siendo afectado por descargas de industrias, talleres textiles clandestinos y drenajes municipales, en tanto se resuelve un juicio más amplio promovido contra autoridades federales, estatales y municipales, por no ejercer sus facultades para impedir estos delitos ambientales.

La medida cautelar impuesta por el Juzgado Tercero establece que “el interés de los quejosos de proteger la Cuenca Hidrológica Río Alto Atoyac, para evitar la afectación al medio ambiente y proteger el derecho humano a la salud, derrota y prevalece sobre los intereses de las empresas y aquellos terceros que realicen descargas de residuos contaminantes”.

Sobre las condiciones ambientales de este río, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos concluyó (en marzo también) que al menos desde 1995, las autoridades mexicanas abandonaron las acciones de vigilancia y protección de este cuerpo de agua, que se convirtió en desagüe ilegal de industrias legales y clandestinas asentadas en las comunidades ubicadas en sus márgenes.

En la actualidad, según la investigación de la CNDH, la carga de arsénico en el Río Alto Atoyac impide que se desarrolle cualquier tipo de vida acuática.

Junto a este río, además, habitan alrededor de 2 millones 300 mil personas, cuya salud está en permanente riesgo no sólo por el contacto con las aguas tóxicas, sino también por la inhalación de los gases que emanan del río, y por su uso para riego de cultivos.

Entre los contaminantes vertidos a este río (que va cambiando de color en su recorrido, según el tipo de descargas) también están hidrocarburos poliaromáticos, pesticidas, emulsificantes, plastificantes, dispersantes, cloroformo, cloruro de metileno, etilbenceno, tetracloroetano, fenantreno, naftaleno, antraceno, sólo por mencionar algunos productos químicos de una larga lista.

Por toda esta situación, el Juzgado Tercero ordenó a las autoridades federales demandadas –que son la Comisión Nacional del Agua, la Procuraduría Federal de Protección Ambiental y la Secretaría de Salud– que “verifiquen el cumplimiento de la normatividad en materia ambiental por parte de las empresas y terceros que realicen descargas de residuos contaminantes a los cuerpos de agua que integran la Cuenca Hidrológica Río Alto Atoyac”.

Los promotores de esta demanda en contra del gobierno federal son ciudadanos de Puebla y Tlaxcala, así como asociaciones civiles locales que, con base en la Ley Federal de Responsabilidad Administrativa, buscan obligar a las autoridades a cumplir responsabilidades que, en el caso concreto del Río Alto Atoyac, han sido abandonadas desde hace décadas, en particular la obligación de impedir las descargas ilegales de contaminantes.

Leer: Gobierno dejó morir los ríos Atoyac y Xochiac y puso en peligro a 2 millones de personas

En nombre de los ciudadanos promotores de esta demanda, el abogado Vadir Israel Arvizu Hernández –director de la Alianza para la Defensa Ambiental AC– informó que “lo que pretendemos es alcanzar una condena en contra de las autoridades federales, que las obligue a destinar recursos para la remediación de esta cuenca hidrológica; que exista un programa concreto, para que independientemente del funcionario en turno encargado, se aplique una línea específica, orientada a rescatar este río”.

Anteriormente, señaló el abogado, “esta problemática no había sido posible llevarla a los juzgados, porque no existían mecanismos legales para hacerlo. En 2013, sin embargo, se promulgó la Ley Federal de Responsabilidad Ambiental y ésta le da, por fin, herramientas a la ciudadanía para castigar la omisión de las autoridades en el cumplimiento de sus obligaciones en materia ambiental”.

Este juicio, aclaró el presidente de la Alianza por la Defensa Ambiental AC, apenas está iniciando y, con optimismo, podría tomar al menos nueve meses el que se llegue a una sentencia. No obstante, el juez que lleva el caso consideró oportuno establecer desde un inicio medidas cautelares, “que impidan que durante el transcurso del juicio siga amenazado el objeto de la litis, que en este caso es el Río Alto Atoyac y sus afluentes”.

–La emisión de las medida cautelar por parte del Juzgado Tercero, y las conclusiones de la CNDH sobre su investigación del Río Alto Atoyac se presentaron en marzo, ¿ambas acciones estuvieron coordinadas? –se pregunta al abogado.

–No: la demanda fue interpuesta el 9 de marzo y el juez resolvió la medida cautelar el 22 de marzo. También en ese día fue emitida la recomendación de la CNDH, pero dicho organismo es totalmente separado del Poder Judicial, y la fecha en que presentó sus conclusiones fue decidida por ellos, independientemente del juicio que nosotros promovimos.

–¿Qué implica, en términos concretos, la emisión de la medida cautelar?

–El juez determinó que las autoridades federales deben determinar qué atribuciones, de todas las que le confiere la ley, debe ejercer desde ya, para impedir que las empresas y talleres clandestinos continúen afectando el río, pero esto es sólo de manera emergente, en tanto se resuelve el juicio, el cual, confiamos que concluirá con una sentencia condenatoria contra el gobierno federal, que lo obligue a cumplir las responsabilidades que han abandonado –concluyó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Mascarillas contra el coronavirus: por qué en Austria es obligatorio el uso del tapabocas FFP2

A partir del 25 de enero, en Austria será obligatorio el uso de la efectiva mascarilla FFP2 en tiendas y transporte público. Una medida que otros países están considerando.
23 de enero, 2021
Comparte

A partir del lunes 25 de enero, en Austria será obligatorio el uso de las cubrebocas FFP2 en tiendas, supermercados y transporte público.

La medida forma parte de una estrategia más estricta en ese país europeo, que incluye la extensión del confinamiento hasta el 17 de febrero.

El canciller de Austria, Sebastián Kurz, declaró haber tomado la decisión en vista de la variante más contagiosa descubierta en Reino Unido a finales de 2020 y de la necesidad de frenar el aumento de casos de covid-19 en el país.

Hasta ahora Austria es el único país que aplica a nivel nacional el uso obligatorio de las FFP2 -en lugar de las mascarillas de tela o algodón- aunque en la región de Baviera, Alemania, también se exige a nivel local mientras que el gobierno en Berlín considera adoptarlo en todo el territorio.

Se informa además que en Francia las autoridades discuten si imponer el uso obligatorio de las FFP2 o las menos protectoras FFP1.

Las FFP2 se consideran más efectivas en la reducción de la propagación del coronavirus que los tapabocas de algodón o las mascarillas quirúrgicas desechables que son de uso común.

“Cualquier protección de boca y nariz es buena, pero la mascarilla FFP2 es tremendamente superior”, declaró el ministro de Salud de Austria, Rudolf Anschober, del Partido Verde.

¿Cuánto protegen las FFP2?

Los tapabocas comunes de algodón o tela actúan más como dispositivos para evitar la propagación de partículas de aerosol por exhalación, pero no protegen al usuario de inhalar aire contaminado.

Una boticaria en Austria sostiene una FFP2 en su mano derecha y otra mascarilla de algodón en su mano izquierda

Getty Images
La FFP2 (izq.) es mucho más efectiva que las mascarilla común y corriente que muchos usamos.

Por su parte, las FFP -o mascarillas filtrantes parciales- están hechas de varias capas de tejido y papel con filtros incorporados y se ajustan mejor, creando un sello alrededor de la cara que protegen al usuario del entorno.

Se dividen en categorías dependiendo del diámetro de partículas que dejan pasar. Las FFP2 filtran partículas hasta de 0,4 micrómetros de diámetro, o sea el 94% de las partículas en el aire.

No ofrecen una protección de 100%, de manera que los usuarios todavía deben observar el distanciamiento social y reglas de higiene.

Las FFP2 se pueden usar varias veces, pero no se deben lavar para no destruir la función del filtro.

Costo

Las mascarillas FFP2 son más costosas. Su precio unitario varía entre unos 2 euros (US$2,5) y 5 euros (US$6) dependiendo del distribuidor y de si se compran por unidad o decenas.

Una vitrina en Alemania que ofrece 10 mascarillas FFP2 a 10 euros

Getty Images
El precio depende de si se compran por unidad o por decenas.

El ministro de Salud, Rudolf Anschober, declaró en una rueda de prensa este jueves que grandes cantidades de las mascarillas obligatorias se estarían repartiendo gratis la próxima semana a personas de bajos ingresos.

No obstante, Anschober reconoció que el programa de distribución de mascarillas gratis a ciudadanos mayores de 65 iniciado en diciembre ha enfrentado graves retrasos.

Pero el ministro aseguró que la entrega de las FFP2 a esta población se resolverá la semana que viene.

El gobierno también instó a los vendedores a ofrecer la mascarilla a costo de producción.

El medio austríaco Vienna On Line informó que los supermercados tendrán las mascarillas en oferta a más tardar el próximo lunes a un precio de 0,59 euros (US$0,72).

Una noticia que el ministro Anschober recibió con beneplácito, diciendo que el precio está “bastante por debajo de lo que estimamos”.

Los distribuidores de ese dispositivo protector afirman que, a pesar de la alta demanda generada por la nueva ley, no habrá problemas con el suministro por lo que exhortan a los consumidores a no entrar en pánico.

Según medios locales, los supermercados tienen “millones” en inventario. El diario Kurier informó que la firma Hygiene Austria puede producir hasta diez millones de mascarillas FFP2 al mes.

Reacciones

Manifestantes con máscaras de corderos protestan la nueva ley del uso obligatorio de FFP2

Getty Images
Una protesta simbólica en Viena contra la orden del uso obligatorio de mascarillas FFP2.

En Viena, un grupo de manifestantes montó una protesta simbólica el miércoles contra lo que consideraron una imposición exagerada del gobierno.

El domingo anterior, unas 10.000 personas se movilizaron por la capital asutríaca protestando contra el confinamiento.

Aunque el cambio a una mascarilla más “profesional” es bienvenido, algunos virólogos en Alemania -donde la región de Baviera ya ordena el uso obligatorio de FFP2 y el gobierno considera hacer la medida efectiva en todo el país- advierten cautela.

Uno señalan que las mascarillas FFP2 no son efectivas si no se llevan ajustadas, siguiendo las guías de un profesional.

“La gente terminará respirando a través del espacio entre la cara y la mascarilla en lugar de a través del filtro”, declaró Jonas Schmidt-Chanasit, profesor de arbovirología de la Universidad de Hamburgo, al diario The Guardian.

Otros virólogos también indicaron que las barbas evitan que la mascarilla logre sellarse efectivamente alrededor de la cara.

Schmidt-Chanasit reconoció que la FFP2 podría ser útil en casos urgentes donde no hay suficiente garantía de ventilación pero manifestó su escepticismo para el uso en el transporte público donde hay otras maneras de evitar el riesgo de aerosoles y los pasajeros estarían obligados a usar la mascarilla más de los 75 minutos recomendados.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=jNWIWsKQ-o0&t=7s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.