Corte ordena a gobierno de la CDMX indemnizar con 20 mdp a una familia por un caso de varicela
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Corte ordena a gobierno de la CDMX indemnizar con 20 mdp a una familia por un caso de varicela

Una niña de 3 años de edad murió por un caso de varicela mal atendida, luego de contagiarse cuando estaba en un albergue de la Ciudad de México.
Cuartoscuro
Por Redacción Animal Político
3 de mayo, 2017
Comparte

El Gobierno de la Ciudad de México deberá indemnizar con 20 millones de pesos a la familia de una menor que murió víctima de un caso de negligencia médica, luego de que la varicela que padecía la niña no fue atendida de manera adecuada.

Esa fue la determinación de los ministros de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), quienes resolvieron de manera definitiva un caso que comenzó en 2004, cuando la menor falleció, tras ser contagiada de varicela en un albergue para mujeres víctimas de violencia de la Secretaría de Desarrollo Social de la Ciudad de México.

La decisión de la Suprema Corte ocurre luego de que los familiares de la víctima pelearon el caso durante 11 años, tiempo en el que otros tribunales fijaron diversos montos menores de indemnización, los cuales fueron apelados por el Gobierno de la Ciudad de México.

Un caso mal atendido de varicela

De acuerdo con el expediente, los hechos ocurrieron en 2004, cuando la madre, identificada con las iniciales DEF, y sus dos hijos acudieron al Instituto de la Mujer del Distrito Federal, como consecuencia de la grave situación de violencia intrafamiliar que habían sufrido.

“En dicha entidad fue canalizada al Albergue para Mujeres que Viven Violencia Familiar. Pese a ser informada de la existencia de un brote de varicela y frente a la falta de ofrecimiento de otras opciones –o la adopción de medidas preventivas–, la mujer aceptó su traslado ante la imposibilidad de volver a casa.

“Ya en el albergue y bajo la sospecha –que posteriormente resultó infundada– de que el hijo de 7 meses de edad se había contagiado, la familia fue trasladada al área de las personas que habían contraído la enfermedad. Ese mismo día, la niña de tres años se contagió de varicela. Tras 10 días durante los cuales la salud de la niña se deterioró, fue trasladada al Hospital Pediátrico de Tacubaya, donde por primera vez le realizaron exploraciones físicas y se prescribió el inicio de un tratamiento con antibiótico. Horas después, ya de vuelta en el albergue, la niña falleció a causa de una varicela complicada con sepsis”, indicó la Suprema Corte en un comunicado.

Luego de esos hechos, la madre de la víctima inició un juicio por responsabilidad civil en 2006, en contra del personal del albergue, de un médico del Hospital Pediátrico de Tacubaya y del Gobierno de la Ciudad  de México.

“La secuela procesal del juicio fue compleja. En primera instancia se absolvió a los demandados; en apelación se revocó la sentencia y se condenó a dos codemandados y al Gobierno capitalino; y después de cuatro juicios de amparo y un recurso de inconformidad, la Sala responsable condenó a los dos médicos responsables y al Gobierno capitalino al pago de 15 millones de pesos”, agregó la Corte.

El pleito en tribunales continuó y un fallo de finales de 2013 redujo el pago a 7 millones de pesos, luego de que el tribunal colegiado de circuito respectivo resolvió que se debía tomar en cuenta “la condición económica de la víctima”.

El argumento para reducir el monto de la indemnización fue que la víctima vivía en condición precaria, por lo que se estimó que 15 millones de pesos eran excesivos, ya que el objetivo de estos pagos no es lucrar, sino reparar el daño.

No obstante, en mayo de 2014, la Suprema Corte consideró que este criterio no era aceptable, pues la pobreza de la víctima no puede ser argumento para limitar una indemnización.

“A juicio de esta Primera Sala, tales argumentos se traducen en una resolución discriminatoria, a partir de la cual se establece que en una posible condena por daño moral el elemento determinante es la situación económica de la víctima, de tal suerte que si dicha situación es precaria no se podrá obtener un monto alto, no obstante el resto de los elementos así lo permitan”, señalaron los ministros.

En agosto de 2014, la Primera Sala Civil del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad volvió a fallar a favor de un pago de 15 millones de pesos; sin embargo, ante los amparos de la víctima y del Gobierno de la Ciudad de México, los ministros de la Corte atrajeron el caso y se pronunciaron de manera definitiva sobre la indemnización.

“Así, atendiendo a la capacidad económica del Gobierno CDMX y al impacto diferenciado que los hechos tuvieron en la quejosa como víctima de violencia intrafamiliar, la Primera Sala determinó que la indemnización debe incrementarse. Consecuentemente, negó el amparo al Gobierno local y lo concedió a la quejosa para que se aumentara la indemnización por daño moral a $20’000,000.00 M.N. (veinte millones de pesos 00/100, moneda nacional)”, indica el comunicado.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

3 razones por las que puedes estresarte cuando tratas de relajarte (y qué hacer para evitarlo)

Si alguna vez has tratado de relajarte y eso te ha puesto aún más ansioso, no te alarmes, es algo más común de lo que te imaginas y hay medidas que puedes adoptar para que esto no te ocurra.
2 de abril, 2022
Comparte

¿Alguna vez has tratado de relajarte, y en cambio has acabado estresado y con pensamientos negativos? Resulta que muchos de nosotros experimentamos esto, por ello ha surgido el término “stresslaxing” (una palabra en inglés que en español podríamos traducir como estrelajarse”, una mezcla de estrés y relajación).

Pero, aunque estrelajación es un término nuevo, describe la ansiedad inducida por la relajación que se ha estudiado durante años.

Se ha demostrado que esto le sucede a entre el 30% y el 50% de las personas cuando intentan hacer cosas relajantes, lo que causa síntomas de estrés (como latidos cardíacos rápidos o sudoración).

Es paradójico, dado que las personas que experimentan “estrelajación” pueden necesitar hacer algo relajante para desestresarse. Esto puede convertirse en un círculo vicioso destructivo en el que estas personas no pueden aliviar el estrés que sienten, lo que podría resultar en tener más emociones negativas y ataques de pánico.

No todos experimentarán “estrelajación”. Algunas investigaciones incluso sugieren que las personas que tienen ansiedad pueden ser más propensas a ello.

Las siguientes son solo algunas de las otras razones por las que sucede, y lo que puedes hacer para superarlo.

1. Estás negando que estás estresado

Pretender que un problema no existe -también conocido como negación- es una de las estrategias de afrontamiento menos efectivas para el estrés. En el caso de la “estrelajación”, esto podría ser negar que estás estresado para empezar.

Los períodos breves de negación pueden ayudarnos a adaptarnos al cambio.

Mujer recibiendo un masaje

Getty Images

Por ejemplo, la negación puede ayudar a una persona a sobrellevar sus emociones después de experimentar la muerte de alguien cercano. Pero cuando la negación se usa con frecuencia para lidiar con los factores estresantes diarios, puede hacer que las personas se sientan perpetuamente atrapadas en una rutina.

Cuando estás en negación, tu cuerpo continúa enviando señales de estrés para incitarte a tomar medidas y resolver tus problemas. Es por eso que intentar (sin éxito) relajarte en lugar de abordar las causas de tu estrés puede hacer que te sientas más estresado.

Así puedes resolverlo:

  • Reconoce que los síntomas del estrés pueden ser útiles. Tu cuerpo está tratando de alertarte de que es necesario solucionar un problema, por lo que está activando todos sus recursos fisiológicos para ayudarte a lograrlo. Por ejemplo, una mayor frecuencia cardíaca ayuda a tu cuerpo a transportar más sangre oxigenada a tu cerebro, de modo que pueda encontrar una solución rápida a los problemas que te están causando estrés.
  • Escribe tus pensamientos y sentimientos más profundos asociados con tu estrés. Esto te ayudará a entender la fuente de tu estrés para que puedas abordarlo. Por ejemplo, no tiene mucho sentido hacer meditación todos los días para desestresarte si la causa de tu estrés es el exceso de trabajo. En este caso, hablar con un gerente o colega para ajustar tu carga de trabajo ayudaría más a aliviar tu estrés que las actividades relajantes.
  • Piensa de forma creativa. Cuando estamos estresados, es posible que solo pensemos que ciertas actividades (como la meditación o el ejercicio) pueden ayudarnos a relajarnos. Pero hablar con amigos o familiares, o usar una aplicación o un recurso de internet, podría ser una mejor manera de abordar tu estrés y ayudarte a sentirte mejor.

2. Te preocupas por lo que dirán los demás

La mayoría de nosotros tenemos algo que nos apasiona, ya sea nuestro trabajo o incluso un pasatiempo. Pero la razón por la que estás motivado para hacer estas cosas es importante.

Algunas personas persiguen su pasión porque quieren, ya sea para mejorar o aprender una nueva habilidad. Pero otros solo persiguen su pasión porque quieren el reconocimiento de otras personas. Las personas con ciertos tipos de personalidad pueden ser más propensas a obsesionarse con su pasión.

Otros pueden simplemente seguir una determinada actividad para obtener elogios de sus colegas o incluso para demostrar su valía a amigos o familiares.

Mujeres listas para nadar

Getty Images
Tener un pasatiempo siempre ayuda, pero es importante entender por qué lo haces.

El problema de perseguir una pasión por la razón equivocada es que puede hacer que una persona se esfuerce hasta el límite, lo que podría significar trabajar a pesar de estar enfermo o no tomarse un tiempo libre para desestresarse.

Esto puede hacer que sea difícil y estresante relajarse, como si estuvieras perdiendo el tiempo que podrías dedicar a tu pasión cuando tratas de hacer cosas relajantes. Incluso podrías estar preocupado de que la gente piense mal de ti por tomarte un tiempo libre. En última instancia, esto puede afectar negativamente tu bienestar.

Para las personas que se sienten así, puede ser útil tomar un breve “descanso mental” de lo que les apasiona. El descanso no tiene que ser largo, ni tiene que implicar hacer algo que necesariamente te parezca relajante.

Pero tomar descansos incluso breves puede ayudarte a sentir que está bien tomarse un tiempo lejos de tu pasión de vez en cuando para desestresarte y relajarte.

3. No puedes decidirte

Al tomar una decisión, algunas personas no pueden evitar explorar todas las opciones posibles disponibles para ellos, lo que se conoce como maximizar los pensamientos.

Esto incluso puede suceder cuando se trata de elegir algo relajante para hacer. Incluso después de elegir algo, es posible que pienses en las otras opciones y te preguntes si algo más te habría ayudado a sentirte más relajado. Entonces, en lugar de relajar tu mente, te estás estresando aún más.

Mujer dubitativa

Getty Images

Desafortunadamente, la maximización conduce al arrepentimiento, sin importar la opción que elijamos. A veces también se asocia con un menor bienestar.

Una persona que tiene el hábito de maximizar puede estar pensando en todas las otras cosas que tiene que hacer ese día en lugar de relajarse, lo que puede generar sentimientos de estrés.

Esto es lo que puedes hacer para evitarlo:

  • Limita la cantidad de decisiones que debes tomar el día que deseas hacer algo relajante. O incluso planifica cuándo vas a hacer algo relajante (como ver una película o meditar) y cuánto tiempo vas a hacerlo. Esto puede hacer que sea más fácil relajarse cuando llegue el momento, ya que sabrás que no estás postergando otras cosas.
  • Recuerda por qué estás tratando de relajarte. Tu salud es importante, por lo que recordar esto puede ayudarte a sentirte menos estresado mientras intentas realizar una actividad relajante.

Lo bueno es que, incluso si la relajación causa ansiedad, aún puede tener un efecto positivo en la salud mental e incluso puede ayudarte a crecer como persona.

Lo más importante es encontrar una actividad relajante que disfrutes. Ya sea cocinando, haciendo jardinería o corriendo, es importante que te ayude a desconectar del estrés del día.

*Jolanta Burke es profesora del Centro de Psicología y Salud Positivas, en Dublin, Irlanda.

*Esta nota se publicó en The Conversation y fue reproducida aquí bajo la licencia Creative Commons. Haz clic aquí para leer la versión original en inglés.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Rhw64O667F8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.