Gina Domínguez y Alberto Silva, exvoceros de Duarte, usaron la misma empresa para desviar 24 mdp
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Gina Domínguez y Alberto Silva, exvoceros de Duarte, usaron la misma empresa para desviar 24 mdp

Durante el gobierno de Javier Duarte en Veracruz, Domínguez y Silva pagaron 24 millones a la empresa Cordocons, sin que prestara los servicios para los que fue contratada, indica un reporte de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad.
Cuartoscuro Archivo
Por Israel Roldán / Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad
21 de mayo, 2017
Comparte

Gina Domínguez Colío y Alberto Silva Ramos, exvoceros de Javier Duarte, utilizaron la empresa Cordocons S.A. de C.V. para desviar 24 millones de pesos en enero y febrero de 2014, justo cuando el exgobernador —preso en Guatemala— destituyó a Domínguez y ordenó su relevo con Silva, en la oficina de comunicación social de Veracruz que ambos dirigieron.

Ésta sociedad mercantil fue constituida el 28 de octubre de 2013 en el municipio de Córdoba. Su objeto principal es la construcción en general: obras de edificación, urbanización, fraccionamientos, viviendas y naves industriales.

Pero los 24 millones de pesos que pagaron a Cordocons, sin contrato ni licitación, y sin que prestara los servicios, fueron para difundir las actividades del gobierno de Veracruz.

Desviaron millones el día en que Gina dejó comunicación social

La empresa Cordocons S.A. de C.V. recibió los 24 millones de pesos por la difusión de las obras y acciones del gobierno de Javier Duarte de 10 secretarías del estado distintas.

Al menos 17 millones de pesos fueron pagados —de acuerdo con facturas en poder de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad— entre el 31 de enero y el 20 de febrero de 2014.

Gina Domínguez fue la vocera de Javier Duarte desde el 1 de diciembre de 2010, y el 20 de febrero de 2014 —el mismo día en que se pagaron 7 facturas— fue sustituida por Silva Ramos, actualmente diputado del PRI, personaje vinculado a la red de exfuncionarios del exgobernador que facilitó los contratos a empresas fantasma.

Los montos más notables se realizaron el día en que Gina Domínguez dejó de ser la vocera de Duarte, todos por 1 millón 325,710 pesos, y con minutos de diferencia.

Los 7 millones de pesos restantes fueron pagados a Cordocons S.A. de C.V. (de acuerdo con un documento de la Tesorería del gobierno de Veracruz obtenido vía Transparencia), entre el 17 y 26 de febrero de 2014, cuando Silva ya despachaba en la oficina de Comunicación Social y Domínguez como secretaria técnica de la Oficina del Gobernador.

La Ley Orgánica del Poder Ejecutivo del Estado de Veracruz refiere en sus artículos 36 y 37 que le corresponde a Comunicación Social la “coordinación de la difusión informativa, publicitaria y promocional de las actividades, obras y servicios de la Administración Pública Estatal”, por lo que las secretarías del estado no son responsables de contrataciones por ese concepto.

Sin embargo, para desviar estos 24 millones de pesos fueron afectados los presupuestos para el campo, desarrollo social, salud, educación, seguridad pública, procuración de justicia, comunicaciones, desarrollo económico, turismo y gobierno.

El pasado 8 de diciembre, Animal Político publicó que en 2014 el gobierno de Duarte pagó 503 millones de pesos a 19 empresas fantasma —distintas a Cordocons— por el mismo concepto: supuestos gastos de difusión de actividades del gobierno.

Alberto Silva fue el brazo de Duarte que desvió millones en cosa de horas, también publicó Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad.

Cordocons y los vínculos con Gina

En el organigrama de Comunicación Social figuró como jefe Administrativo, desde el primer día del nombramiento de Gina Domínguez, Luis Manuel Salgado González.

Según testimonios consultados, Luis Manuel Salgado mantiene lazos de consanguinidad con Roberto Rubio Salgado, uno de los accionistas de Cordocons S.A. de C.V.

Al mismo tiempo, Rubio Salgado es el representante legal de la empresa con poder general y amplias facultades para la administración de la sociedad.

Gina Domínguez utilizó en distintos momentos a sus subordinados para beneficiarse con recursos públicos. De acuerdo con una investigación de Animal Político, la exvocera benefició con más de 38 millones de pesos del erario veracruzano a una empresa de medios mientras ella despachaba como funcionaria en el gobierno de Duarte y después tomó el control.

Luego de la publicación, Domínguez acusó que Silva “desde el primer día de su arribo a Comunicación Social, se dio a la tarea de desacreditar mi gestión… No es nada personal, trata de salvar su pellejo”.

Y es que señaló que él es uno de los operadores políticos más cercanos al exgobernador Duarte “que lucha salvajemente por evadir sus responsabilidades políticas y las penurias legales que le persiguen”.

Pero entre ambos facilitaron el desvío de los 24 millones de pesos a Cordocons S.A. de C.V., la empresa que opera en Calle 6 número 307 de la colonia Centro, en Córdoba, Veracruz, con un rango de 0 a 10 empleados, según registros del Sistema de Información Empresarial Mexicano (SIEM).

La noche del pasado sábado Gina Domínguez fue detenida por agentes de la Policía Ministerial de Veracruz, acusada por la presunta comisión de los delitos de abuso de autoridad, incumplimiento del deber legal y desvío de al menos 100 millones de pesos. Fue ingresada al Centro de Reinserción Social de Pacho Viejo, luego de que un juez le dictó un año de prisión preventiva.

Este lunes la Fiscalía General de Veracruz solicitará a la Comisión Instructora de la Cámara de Diputados iniciar el juicio de desafuero en contra del legislador priista Alberto Silva.

Tres carpetas de investigación

La Fiscalía General de Veracruz ha revelado que en contra de Gina Domínguez y Alberto Silva tienen abiertas tres carpetas de investigación por posibles actos de corrupción y el presunto desvío de casi 3 mil millones de pesos durante sus gestiones en la Coordinación General de Comunicación Social.

El 27 de abril pasado la fiscalía citó a Domínguez para rendir declaración, en calidad de testigo, para el desahogo del contenido de la Carpeta de Investigación FGE/FIM/67/2017. Pero la exvocera no atendió el primer citatorio, por lo que la noche del sábado fue detenida.

Pero también enfrenta la investigación 247/2016 con motivo de su evolución patrimonial ante la Contraloría General del Estado por presuntos actos de corrupción cometidos por servidores públicos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
AFP

Coronavirus: cómo te puedes contagiar y cómo no

¿Qué tan cerca hay que estar de una persona enferma de covid-19 para contagiarse? ¿Y qué tan peligroso puede ser ese paquete llegado desde China?
AFP
23 de marzo, 2020
Comparte

Más de 15,000 muertos, mucho más de un cuarto de millón de contagiados y contando…

El coronavirus SARS-CoV-2 se propaga a un ritmo vertiginoso por el mundo, incluyendo América Latina.

Todos los países de la región ya han reportado casos de COVID-19, la neumonía causada por el nuevo coronavirus que la Organización Mundial de la Salud describe como pandemia.

Y la mayoría ya también reporta ejemplos de transmisión local, lo que explica por qué en algunos el número de infectados con el coronavirus se duplica cada dos días.

Pero, ¿cómo se contagia el COVID-19? ¿Y cómo no?

Mujeres con mascarillas en China

Getty Images
Los primeros casos de COVID-19 se registraron en China.

Al tratarse de un nuevo virus, hay muchas incógnitas. Pero hay consenso en que se trata de una zoonosis, es decir, de una enfermedad que originalmente saltó de los animales a las personas.

Todo indica que ocurrió originalmente en el mercado de mariscos de Wuhan, en China, donde también se comercializan animales salvajes.

Pero lo que debe preocuparte es que también se contagia de persona a persona.

Y que es algo que pasa con mucha facilidad.

No basta coincidir

¿Significa eso que basta estar cerca de una persona contagiada para infectarse con el coronavirus?

Pues no precisamente, ya que el nivel de cercanía, tipo de contacto, la duración del mismo y nuestros propios comportamientos son clave para el nivel de riesgo.

Y la fortaleza de nuestro sistema inmunológico -a menudo condicionado por nuestra edad y estado de salud- también puede hacer la diferencia.

Mujer tomándole la temperatura a niños en la frontera entre Venezuela y Colombia

AFP
El coronavirus puede infectar a gente de todas las edades, pero afecta con más fuerza a los ancianos.

La clave es entender que los virus que afectan al sistema respiratorio viajan sobre todo en las llamadas gotículas respiratorias, esas pequeñas gotitas que expulsamos al respirar, hablar, reír, toser o estornudar.

Por eso el riesgo más alto de contagio se da cuando estamos en contacto cercano con una persona infectada, algo que el servicio de salud pública de Reino Unido, NHS, define como estar a menos de dos metros por 15 minutos.

Eso significa que un enfermo con el que nos crucemos de forma fugaz en la calle se le haría muy difícil contagiarnos, aunque como toda precaución es poca lo mejor es evitar todo tipo de contactos.

Y es que como veremos en detalle más adelante, las gotitas virales que ese transeúnte puede haber dejado a su paso constituyen una potencial amenaza.

Aún así, sin embargo, incluso compartir vivienda con un enfermo de COVID-19 no es garantía de contagio.

Mujeres limpian el interior del metrocable en Medellín

AFP
Cuando estornudamos o nos tocamos la nariz o la boca podemos dejamos atrás gotitas con virus.

De hecho, un estudio de los Centros para la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) sobre los primeros contagiados en ese país encontró que en esos casos la tasa de contagio era del 10%.

La razón: para infectarnos las gotículas respiratorias deben ingresar a nuestro cuerpo por los ojos, la nariz o la boca.

Y para que eso ocurra deben pasar varias cosas.

Frente a frente

Una posible forma de que esas gotículas lleguen a nuestro sistema respiratorio es a través de la tos y los estornudosde una persona infectada, que los expertos estiman son las principales forma de transmisión del coronavirus.

Y es que los estornudos transforman las gotículas en aerosoles que pueden quedar suspendidos en el aire por varios minutos, antes de depositarse en las superficies cercanas.

Una mujer estornuda en Italia

AFP
Lo más peligroso son los estornudos.

Obviamente, las probabilidades de contagio son especialmente altas si nos estornudan o tosen a la cara.

Pero una conversación a corta distancia con una persona infectada con el virus también es una posible forma de atrapar el virus.

De hecho, una buena regla es que si podemos adivinar qué ha comido una persona por su aliento eso significa que lo estamos inhalando, y con el aliento también los virus que este podría contener.

Esa es la razón por la que las autoridades sanitarias de Estados Unidos están recomendando mantener una distancia de al menos 1,80 metros con nuestros interlocutores.

Aunque para que ese consejo funcione también debemos seguir otros como tratar de no tocarse la cara y lavarse las manos constantemente y por al menos 20 segundos.

Lo que nos llevamos a la cara

Esto es así porque si bien los virus eventualmente mueren si no encuentran un organismo en el que reproducirse, hay un período de riesgo en el que lo podemos recoger de diferentes superficies.

“Las manos están todo el tiempo tocando en superficies que pueden estar contaminadas y después la persona al tocarse la cara puede transmitirse el virus”, le explicó a BBC Mundo el subdirector de la Organización Panamericana de la Salud, Jarbas Barbosa.

Gente con mascarillas en el metro de Londres.

Getty Images
Lugares cerrados muy frecuentados aumentan la posibilidad de contagio.

Las barandillas de las escaleras mecánicas de una estación de metro son un ejemplo: el virus puede llegar ahí en forma de estornudo o por el contacto de la mano de un enfermo que se tapó la boca para toser.

Y si después de tocarlas nos llevamos las manos a la cara, el daño muy probablemente está hecho.

A menos, claro está, de que nos hayamos lavado bien las manos antes, pues eso destruye al virus, que no es capaz de atravesar la piel.

¿Ya dijimos que es vital lavarse bien las manos?

No le tengas miedo a ese paquete

Ahora, si el coronavirus sobrevive fuera del cuerpo por un tiempo, ¿qué tan peligroso ese ese paquete con un juguete muy probablemente hecho en China?

La respuesta es: muy poco o nada.

Mujer lavándose las manos

AFP
Una buena lavada de manos ayuda a prevenir el contagio.

Efectivamente, según una investigación publicada en The New England Journal of Medicine el SARS-CoV-2 puede sobrevivir hasta tres días en superficies de plástico o metal.

Y seguramente eso es mucho menos tiempo del que el juguete en cuestión tarda en llegar a su destino.

El riesgo, si acaso, estaría en la gente que te lleva el paquete a casa, pero el coronavirus se desintegra en menos de un día en el cartón.

(Y, claro está, para que sea potencialmente contagioso tendría que haber sido manipulado por alguien infectado con el virus y entrado en alguna tipo de contacto con su saliva).

Hombre limpia el interior de un bus en México

AFP
El virus puede sobrevivir hasta tres días en superficies metálicas.

Además, la fortaleza del virus también va disminuyendo con el paso del tiempo.

Y todavía hay poquísima evidencia de que la transmisión a través de superficies sea particularmente frecuente con el causante de covid-19.

Aunque, si prefieres evitar riesgos, siempre puedes desinfectar los objetos potencialmente riesgosos con una toallita con alcohol… empezando por el celular.

No solo los enfermos

El hallazgo más importante del estudio en The New England Journal of Medicine, sin embargo, fue que el nuevo coronavirus “permanece viable” en el aire hasta por tres horas.

Aunque un poco más tranquilizador es que su capacidad para permanecer en el aire es mucho menor que su viabilidad, pues solo se suspende en forma de aerosol hasta por media hora.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Según los investigadores del Instituto Nacional para Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU, los hallazgos sugieren que la transmisión vía aérea es posible.

Pero la Organización Mundial de la Salud insiste en que su principal forma de transmisión es “por contacto con gotículas respiratorias, más que por el aire“.

Y los mismos investigadores reconocen que la alta tasa de contagio parece ser más el resultado de que todo portador es contagioso, incluso en la fase de incubación del covid-19.

Prueba de laboratorio

Getty Images
Las personas sin síntomas también pueden contagiar el coronavirus.

En otras palabras, una persona infectada puede transmitir el virus incluso antes de empezar a presentar síntomas.

Es decir, un joven de apariencia sana puede ser más peligrosa que un mocoso que en realidad solo tiene una gripe común.

En grupo más peligroso que por separado

Todo esto también ayuda a entender por qué las autoridades han pedido evitar las aglomeraciones, que son particularmente peligrosas en espacios cerrados.

Y es que entre más gente se junte más probabilidades hay de entrar en contacto con el virus, por la sencilla razón de que también aumentan las probabilidades de entrar en contacto con algún infectado que ni siquiera sepa que es portador del coronavirus.

En algunos países la recomendación es no exceder las 10 personas, para reducir esas probabilidades y tal vez facilitar el dejar un espacio de seguridad superior a un metro, que según la OMS es la distancia de mayor riesgo.

Pero claro está, un grupo de 10 personas sanas es mucho menos peligroso que un encuentro íntimo con una persona infectada.

Cinta métrica

AFP
Según la OMS, el riesgo de contagio es particularmente alto dentro de un metro de distancia.

Y la mejor forma de evitar el riesgo es minimizando al máximo todo tipo de contactos a través de la llamada distancia social o el autoaislamiento.

¿Y el sexo?

La mala noticia es que una relación sexual con un portador del sars-cov-2 es una forma casi segura de contagiarse del virus.

Nada indica que el COVID-19 sea lo que se conoce como enfermedad de transmisión sexual.

Pero los besos o la proximidad de unos rostros jadeantes garantizan el intercambio de gotículas.

Pareja con mascarillas besándose

Getty Images
Sí, los besos pueden ser contagiosos.

En esas circunstancias, incluso una cena íntima puede ser propicia a ese intercambio

La comida en sí misma, sin embargo, muy probablemente sería segura: los expertos no creen que el virus sea capaz de sobrevivir el proceso de cocción de los alimentos (o su recalentado).

El riesgo, si acaso, estaría en que una persona enferma manipule los alimentos sin las precauciones necesarias antes de llevarlos a la mesa.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Zh_SVHJGVHw&t=1s

https://www.youtube.com/watch?v=FAfZ-GhFurA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts