Registro inexistente, mandos sin sanción: 8 ausencias en la ley contra desaparición forzada
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Manu Ureste

Registro inexistente, mandos sin sanción: 8 ausencias en la ley contra desaparición forzada

Un análisis de 14 organizaciones de víctimas y activistas advierte fallas graves en la norma pueden derivar en impunidad y no en la resolución de los casos.
Manu Ureste
Por Arturo Angel
2 de mayo, 2017
Comparte

La falta de un registro  de víctimas de desaparición forzada, la imposibilidad para investigar y castigar a mandos que ordenen a sus subordinados detener ilegalmente a una persona, la ausencia de un instituto forense independiente que ayude en la búsqueda e identificación de las personas. 

Lo anterior son ejemplos de puntos y herramientas clave que no están contemplados en el dictamen por el que se crea la primera Ley General de Desaparición Forzada de Personas y Desaparición Cometida por Particulares en México.

Un análisis hecho por 14 organizaciones especializadas en el tema, y que forman parte de la Campaña Nacional Contra la Desaparición Forzada, identificó ocho fallas o ausencias en el contenido de esta ley que –desde su punto de vista– puede contribuir a la impunidad de los casos y no a su solución.

“Estamos ante una propuesta de ley incompleta que de aprobarse así requerirá varias reformas y reformas y que retrasarán su implementación real.  Esta ley no favorece a conocer la verdad porque no hay una comisión de búsqueda y además propicia impunidad al no haber castigo a la cadena de mando detrás de una desaparición”, dijo en entrevista Zita Loyo, integrante del Comité Cerezo, una de las organizaciones impulsora de la Campaña Nacional.

La semana pasada el Senado aprobó el dictamen por el que se crea la primera Ley contra la Desaparición Forzada en México. El documento pasó ahora a manos de la Cámara de Diputados para su discusión y aprobación.

Las ausencias clave

  • Sin registro de desaparición forzada

La ley aprobada estipula que se creará un nuevo registro de desapariciones, denominado registro Nacional de Personas Desaparecidas o No Localizadas, en lugar del que existe actualmente denominado Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas.

Sin embargo el dictamen aprobado no  contempla un registro específico de personas en casos de desaparición forzada.

“Estamos realmente ante un registro que sólo se le cambió de nombre pero que sigue mezclando casos de desapariciones con el de personas extraviadas por otras situaciones Esto impide conocer realmente la dimensión de las víctimas de desaparición forzada y de las desapariciones cometidas por la delincuencia. Y el registro tampoco tiene estándares mínimos para diferenciar los casos”, dijo Zita Loyo.

Animal Político publicó en febrero pasado un estudio que evidenció que en México no se sabe realmente cuántas personas desaparecidas hay debido a que los registros son ambiguos y están pobremente clasificados.

  • Autores intelectuales impunes

La Campaña Nacional advirtió que contrario a las propuestas planteadas por las organizaciones previamente y a lineamientos internacionales, la nueva ley no contempla castigos para superiores jerárquicos de los servidores públicos que materialmente incurren en una desaparición forzada, con lo que se deja sin castigo a los posibles autores intelectuales.

“El Estado mexicano se negó a establecer la responsabilidad de los superiores jerárquicos como lo mandata la Convención Internacional contra la Desaparición Forzada en su Artículo 6; aun a sabiendas de que esto le traerá como consecuencia graves llamamientos y recomendaciones de las instancias internacionales”, señalaron las organizaciones en su análisis.

  • Búsqueda incompleta de los desaparecidos

Las organizaciones acusaron que la Ley aprobada no contempla  un mecanismo integral de búsqueda de personas desaparecidas como se había exigido en casi año y medio de pláticas para sacar esta iniciativa.

“Nosotros habíamos planteado que tenía que haber un ente con capacidad de búsqueda inmediata pero que no solo se aboque al destino final de la víctima o de encontrar su cuerpo, sino de una investigación de búsqueda, es decir, reconstruir todos los lugares donde pudo haber sido llevada una persona detenida de forma forzada y eso incluye capacidades para revisar cárceles y cuarteles militares. Pero nada de eso quedó”, dijo Zita Loyo.

Lo que la ley aprobada por los Senadores establece es una Comisión Nacional de Búsqueda que según los activistas, es una figura general sin atribuciones reales.

  • Sin datos forenses confiables

Las organizaciones propusieron la creación de un Instituto Autónomo de Ciencias Forenses, el cual sería un órgano independiente para realizar investigación forense que ayude en la búsqueda de personas desaparecidas.

Pero en el dictamen aprobado se plantea en su lugar un Banco Nacional de Datos Forenses. Desde el punto de vista de la Campaña Nacional esto se queda corto, pues se trata solo de una instancia que agrupará datos proporcionados por los servicios forenses de las Procuradurías que padecen múltiples deficiencias.

  • Guerra Sucia sin atención

Pese a que el Estado Mexicano reconoce que las desapariciones forzadas de la época conocida como “Guerra Sucia” en México deben ser investigadas, no se contempló en la Ley uan instancia de búsqueda inmediata que se encargue de rastrear a las víctimas de estos episodios, pese a que era un planteamiento hecho por las organizaciones.  

  • Militares sin juicio

Una de las prioridades planteadas por los impulsores de la Campaña Nacional Contra la Desaparición Forzada en México era que se integrara un capítulo especial en la Ley donde se especificara que la implicación de militares en casos de desaparición forzada debe ser esclarecida en tribunales civiles, pero esto no aparece en el dictamen.

“El Estado mexicano se negó a integrar cualquier artículo donde se hiciera alusión a la responsabilidad de las Fuerzas Armadas, lo que garantiza la imposibilidad de que éstas sean juzgadas bajo su propia jurisdicción”, señaló la campaña.

  • Casos mal catalogados seguirán igual

El dictamen aprobado por el Senado de la Ley General de Desaparición Forzada no incluyó la reclasificación de delitos, es decir, de reconsiderar casos pasados que no fueron considerados como desaparición forzada como tales.

De acuerdo con los activistas, esto continuará dejando sin acceso a la justica a muchas víctimas de casos de desaparición forzada que ya existen aun cuando entre en vigor la ley.

  • Sin ayuda independiente

Las organizaciones de la Campaña Nacional Contra la Desaparición Forzada en México también calificaron como un error que en lugar de crearse un mecanismo independiente de ayuda a las víctimas de desaparición forzada, en aspectos como el conseguir peritos o realizar búsquedas, se haya dejado el tema sujeto a la Ley General de Víctimas.

Subrayaron que la Ley de Víctimas no solo no ha arrojado buenos resultados sino ha provocado que muchas víctimas se alejen del sistema debido a la burocracia que implica.

Sin aval

Las organizaciones detrás de la Campaña Nacional Contra la Desaparición Forzada concluyeron que no pueden avalar el dictamen de la Ley contra la Desaparición Forzada en México por las carencias señaladas anteriormente.

Reconocieron que es un avance la tipificación de este delito en México y de las desapariciones donde también están involucrados particulares, además de que se catalogue a estos delitos de extrema gravedad y no prescriban.

Pero Zita Loyo subrayó que no puede haber un reconocimiento a una legislación que en la práctica funcionará a medias y no lleva justicia auténtica a las víctimas.

“Tememos que suceda lo de la Ley General de Víctimas, que lejos de ser una ventaja solo ha revictimizado a las propias personas por sus fallas de origen. Nos podemos entrampar en un proceso de reformas que no nos ayude a avanzar”, concluyó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

‘Una pandemia entre los no vacunados’: cómo EU está perdiendo de nuevo el control del COVID

El incremento de contagios en algunas regiones de EE.UU. se ha triplicado en las últimas semanas, lo que ha puesto en alerta a autoridades y expertos en salud pública.
27 de julio, 2021
Comparte

Con menos de la mitad de la población vacunada y los contagios creciendo sin freno, Estados Unidos está “en la dirección equivocada” en la pandemia.

La advertencia viene de Anthony Fauci, el asesor de la Casa Blanca en enfermedades infecciosas, quien prevé un recrudecimiento de los casos de covid-19 en el país si no se toman medidas correctivas.

Y es que Estados Unidos, el país con más muertos en la pandemia, enfrenta un peligroso panorama.

Mientras que en la última semana de junio el país registró unos 92.000 nuevos casos, en los siete días de la semana pasada la cifra superó los 500.000 contagios confirmados.

Y si bien la enfermad ha sido menos letal, con menos de 3.000 fallecidos por semana frente a más de 20.000 hace unos meses, la propagación de la variante delta del virus SARS-CoV-2 está fuera de control en algunos estados.

A esto se suma el estancamiento en las tasas de vacunación, principalmente en estados conservadores del sureste del país.

“Es realmente una pandemia entre los no vacunados”, le dijo Fauci a la cadena CNN el domingo.

El foco del problema: los no vacunados

A principios de esta semana, Vivek Murthy, cirujano general de EE.UU. -cargo que lo acredita como jefe del Cuerpo Comisionado del Servicio de Salud Pública-, dijo que el 99,5% de las muertes recientes por covid-19 en el país se han dado entre personas no vacunadas.

Anthony Fauci

Reuters
“Es realmente una pandemia entre los no vacunados”, dice el doctor Anthony Fauci.

El doctor Marcus Plescia, director de la Asociación de Funcionarios de Salud Estatales y Territoriales, le explica a la BBC que el problema principal del incremento de contagios se concentra en una región del país.

“Es particularmente grave en probablemente seis o siete estados. Los estados del sureste y algunos estados del Medio Oeste de Estados Unidos”, señala Plescia.

Alabama, Misisipi, Arkansas, Georgia, Tennessee, Oklahoma son estados donde menos del 40% de su población está completamente vacunada (en contraste, en la región del noreste, como Vermont y Massachusetts, la población vacunada supera el 65%).

Además, los gobernadores de los estados con más baja vacunación -mayoritariamente republicanos- han expresado desde el año pasado su escepticismo ante las políticas federales de prevención.

Promotores de la vacunación en Alabama

Getty Images
En Alabama, las autoridades han promovido la vacunación puerta a puerta.

“Es un problema predominantemente entre los no vacunados, que es la razón por la que estamos ahí afuera, prácticamente suplicando a las personas no vacunadas que salgan y se vacunen“, dice.

La vacunación estancada

Las tasas de vacunación en Estados Unidos se han estancado en los meses recientes.

EE.UU. tuvo hasta abril una de las tasas más altas de aplicación diaria de dosis en el mundo, pero desde entonces el ritmo bajó considerablemente.

El país tiene hasta ahora unos 163 millones de personas vacunadas, lo que es un 49% de su población (cerca del 18% de la población del país es menor de 12 años, para quienes no se ha autorizado la vacuna).

Click here to see the BBC interactive

Plescia señala que el país ha empezado a registrar un “leve aumento” en el ritmo de vacunación luego de las últimas noticias que muestran el aumento de casos entre los no vacunados.

“Nos gustaría ver mucho más, pero estamos viendo que comienza una tendencia un poco hacia arriba y escuchamos de la gente que esto ha llamado su atención”, principalmente entre quienes están abiertos a considerar el vacunarse, no tanto entre los que la rechazan, explica.

En su entrevista con CNN, Fauci dijo que los líderes locales en áreas con bajas tasas de vacunación deben hacer más para alentar a las personas a recibir las dosis.

Ahora los gobernadores republicanos de Arkansas y Florida -quienes criticaron los consejos de Fauci en el pasado- han estado promoviendo las vacunas en sus estados.

La propagación de la variante delta

Un problema que acompaña a las bajas tasas de vacunación en algunos estados de EE.UU. ha sido la propagación de la variante delta del virus SARS-CoV-2, causante de la covid-19.

Al ser más contagiosa que otras, esa variante se ha transmitido más rápidamente entre personas que no han recibido ninguna dosis, según han explicado tanto autoridades como expertos en salud pública.

coronavirus

Getty Images

“Ahí es donde realmente estamos viendo estos aumentos significativos. En otras partes del país donde las tasas de vacunación son más altas, no estamos viendo un gran problema, aunque incluso en esos estados estamos comenzando a verlo. Las cosas se arrastran”, apunta el doctor Plescia.

Estados que no se han quedado tan rezagados en la vacunación, como Florida (48,5%), están entre los que han comenzado a duplicar o hasta triplicar los contagios y hospitalizaciones.

Mientras que al comienzo de la pandemia se sabía que alguien se podía contagiar al estar 15 minutos frente a un portador del virus sin mascarilla, según la epidemióloga Celine Gounder, la variante delta se propaga exponencialmente con más velocidad.

“El equivalente a eso con la variante delta no son 15 minutos, es un segundo“, indica Gounder en un artículo del portal especializado en salud STAT.

Fauci dijo que las autoridades sanitarias están evaluando si las personas vulnerables al virus deben recibir una dosis de refuerzo adicional.

El desuso de mascarillas

A diferencia del año pasado, este verano boreal los estadounidenses han vuelto a salir de vacaciones, asistir a conciertos y eventos deportivos, o comer en restaurantes llenos sin el uso de mascarillas ni mucha distancia social.

El levantamiento de esas recomendaciones avanzó rápidamente a partir del 13 de mayo pasado, cuando el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo que aquellos completamente vacunados podían volver a hacer su vida normal sin el uso de la mascarilla.

Joe Biden quitándose la mascarilla

Getty Images
Joe Biden dijo: “Es un gran día para Estados Unidos” al anunciar en mayo el fin de la política de mascarillas para los vacunados.

Pero a medida que la pandemia ha resurgido, las autoridades se han comenzado a preguntar si es necesario volver a la política anterior.

“Estamos viendo eso en Los Ángeles. Estamos viendo eso en Chicago. Estamos viendo eso en Nueva Orleans”, le dijo Fauci a CNN. “Los funcionarios allí, muchos de ellos, dicen que incluso si estás vacunado es prudente usar una máscara en el interior”.

Plescia, por su parte, considera que la vacuna es la solución por encima de las mascarillas.

“Hasta donde sabemos por la ciencia, esa es una política sólida. Me refiero a personas que están completamente vacunadas, porque tenemos muy buenas vacunas. Son muy, muy efectivas, afortunadamente”, le explica a la BBC.

“Incluso en esos casos , es poco probable que esas personas se enfermen gravemente o terminen en el hospital o terminen muriendo”, añade.

Bañistas en Miami Beach

Getty Images
Las playas de Miami se han visto abarrotadas, con gente que ya no sigue las recomendaciones contra la covid-19.

Fauci dijo que participó en discusiones sobre una nueva política sobre el uso de mascarillas emitida por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU., pero aún no hay una decisión tomada.

La vacuna, ¿obligatoria?

Tanto autoridades públicas como asociaciones han comenzado a debatir si la vacunación debería ser un requisito para trabajadores de ciertas áreas esenciales.

En un comunicado conjunto, decenas de asociaciones médicas se pronunciaron el domingo a favor de la inoculación de los empleados sanitarios como requisito para trabajar en hospitales.

“La vacunación es la forma principal de dejar atrás la pandemia y evitar el regreso de estrictas medidas de salud pública”, dicen en su carta las 60 asociaciones firmantes.

Autoridades locales desde Nueva York hasta California también lo han planteado.

Y este lunes el Departamento de Asuntos de Veteranos se convirtió en la primera agencia federal en emitir como requisito de trabajo a sus empleados -que incluye personal sanitario- la vacuna contra la covid-19.

Una vacuna contra la covid-19

Reuters
Una vacuna ofrece protección dos semanas después de haber sido aplicada la segunda dosis (o la primera, si es de dosis única).

Aunque la Casa Blanca ha descartado imponer la vacunación obligatoria para los empleados públicos, ha dejado abierta la posibilidad de que las empresas lo hagan.

“Ciertamente apoyamos estas acciones de estas asociaciones de hospitales”, dijo el lunes la portavoz Jen Psaki.

Y la opinión pública está dividida: según una encuesta del sitio Politico y la Universidad de Harvard publicada este mes, un 66% apoya que los empleados sanitarios deban estar vacunados para trabajar.

En cambio, se mostraban divididos casi en partes iguales sobre si se debe exigir a otros trabajadores que lo hagan.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PY2lDqGL8n0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.