La presa que une a Lázaro Cárdenas y Leonel Godoy con Odebrecht
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
MCCI

La presa que une a Lázaro Cárdenas y Leonel Godoy con Odebrecht

La polémica constructora brasileña Odebrecht no solo tuvo negocios con PEMEX y Javier Duarte. También se metió a Michoacán, donde dejó una estela de irregularidades.
MCCI
Por Raúl Olmos y Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI)
30 de mayo, 2017
Comparte

La empresa brasileña Odebrecht construyó en Michoacán una presa al doble de su costo original, y la entregó incompleta, con deficiencias y con más de cuatro años de atraso.

Originalmente la presa ‘Francisco J. Múgica’ -ubicada en Tierra Caliente- se debió haber concluido en octubre de 2008 con un costo de 1,500 millones de pesos, pero fue entregada hasta inicios de 2013 a un costo de 2 mil 915 millones de pesos, de acuerdo con documentos obtenidos por Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI). El 86% de la obra se ejecutó con fondos estatales y el 14% federales.

El contrato con Odebrecht fue firmado el 29 de noviembre de 2006 por el gobierno de Lázaro Cárdenas Batel, bajo la modalidad de “precio alzado” y “llave en mano”, lo que significa que estaba garantizado que el costo de la obra no se incrementaría.

Sin embargo, esa modalidad no fue respetada, pues al asumir Leonel Godoy la gubernatura de Michoacán, le otorgó a Odebrecht, en forma ilegal, una ampliación del contrato original por 601 millones de pesos, y autorizó obras adicionales por 813 millones de pesos más.

Entre julio de 2009 y junio de 2010, Godoy le autorizó a Odebrecht contratos extra por 1,414 millones de pesos para la conclusión de la presa. Además, su gobierno aprobó a la constructora terminar la obra hasta principios de 2012, lo cual tampoco cumplió, pues la entrega se realizó hasta 2013.

Dos auditorías revelaron que Odebrecht entregó una obra malhecha e incompleta. El proyecto original garantizaba la dotación de mil litros de agua por segundo para riego agrícola, pero sólo se construyó infraestructura para conducir 500 litros por segundo, es decir, la mitad.

Por si fuera poco, la mala planeación de la obra provocó que la presa se construyera sobre tierras en litigio. Ahora el Gobierno de Michoacán deberá restituir a campesinos las tierras que ocupa la presa y deberá pagar 9 millones 315 mil pesos por daños, según establece una sentencia a favor del ejido Naranjo de Tziritzícuaro dictada desde agosto de 2013 por el Tribunal Unitario Agrario del Distrito 17, y que fue ratificada en 2016.

Una obra improvisada

El 25 de agosto de 2006, el gobierno de Michoacán, que en aquellos días era encabezado por el perredista Lázaro Cárdenas Batel, lanzó la convocatoria para participar en una licitación pública para la construcción de la presa y de la infraestructura necesaria para llevar agua a dos módulos de riego en la región de Tierra Caliente, afectada con frecuentes sequías.

MCCI solicitó al Gobierno de Michoacán copia de todos documentos del proceso de licitación, para conocer las propuestas de cada empresa concursante. Sin embargo, lo único que entregó fue la copia del contrato firmado con Odebrecht y sus respectivas ampliaciones.

La obra fue asignada el 6 de noviembre de 2006 y el contrato se formalizó tres semanas después por el coordinador de la Comisión Estatal del Agua, Jesús Vallejo Esquivel, y por Fernando Antonio Costa Martins y José Vito Facciola Junior, representantes legales de Odebrecht.

La firma del contrato se realizó pese a que se carecía de autorizaciones federales. Fue hasta un año después, en diciembre de 2007, cuando la SEMARNAT emitió el resolutivo positivo de manifestación de impacto ambiental.

Mientras que el aval de la Comisión Nacional del Agua (CNA) se tramitó en mayo de 2007 -seis meses después de asignado el contrato- y se obtuvo el permiso de construcción 3769 hasta el 5 de marzo de 2008.

Pero todavía faltaban más permisos. En septiembre de 2009 -cuando la obra ya debía haber sido terminada- la CNA otorgó la concesión del uso de la zona federal del Río Marqués sobre el que se construiría la presa.

En una auditoría realizada en 2014, se descubrió que la obra carecía de permiso de interconexión para enlazar con la red nacional otorgada por la Comisión Federal de Electricidad y tampoco se tenía autorización de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes para la construcción de un cruce con la autopista.

Ampliaciones para Odebrecht

El 14 de febrero de 2008, Leonel Godoy sustituyó en la gubernatura de Michoacán a Lázaro Cárdenas Batel, tras ganar la elección estatal como candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Godoy arribó a su estado natal con una amplia carrera política. Había colaborado en el gabinete de tres jefes de Gobierno del Distrito Federal (Cuauhtémoc Cárdenas, Rosario Robles y Andrés Manuel López Obrador), fue Presidente nacional del PRD, dos veces diputado federal y Senador.

Cuando asumió el poder, uno de sus objetivos fue concluir la presa ‘Francisco J. Múgica’. Para ello, ordenó eludir el proceso de licitación para un nuevo contrato a Odebrecht, mediante un acuerdo gubernamental emitido el 14 de julio de 2009.

Dicho acuerdo autorizó a adjudicar en forma directa a Odebrecht dos obras complementarias de la presa: la construcción de una planta hidroeléctrica y un sistema de riego, con una inversión de 813 millones 366 mil pesos.

Al día siguiente de la publicación del acuerdo gubernamental, se firmó el contrato con los representantes legales de Odebrecht, Antonio Costa Martins y Vito Facciolla.

Una vez más, el contrato fue a precio alzado bajo la modalidad ‘llave en mano’, lo que significaba que no se podía modificar ni el costo ni el plazo de ejecución. Para este nuevo contrato se acordó concluir la obra en 900 días naturales, a partir del 15 de julio de 2009.

El 3 de junio de 2010, Odebrecht presentó al Gobierno de Leonel Godoy la petición para adecuar el contrato original de construcción de la presa, con el argumento de que habían realizado obras no incluidas en su oferta inicial.

El ajuste fue por 601 millones de pesos, de los cuales el 73% era para trabajos complementarios en la presa y el 27% de obras de conducción y canales.

Con este ajuste, el costo de la obra hidráulica ya se había duplicado, al pasar de 1,500 millones de pesos a 2 mil 915 millones.

Inauguran obra inconclusa

El plazo original para concluir la obra era el 25 de octubre de 2008, pero mediante un acuerdo firmado el 6 de mayo de 2008, el Gobierno de Leonel Godoy permitió a Odebrecht aplazar la entrega hasta mayo de 2011. Además, en el contrato adicional de la hidroeléctrica y de las obras complementarias de riego se fijó como plazo enero de 2012.

Pese a lo anterior, el gobernador michoacano decidió inaugurar la presa cuando todavía no terminaban los trabajos. El 5 de febrero de 2011, Leonel Godoy encabezó el acto de apertura acompañado de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano y de los presidentes municipales de la región de Tierra Caliente.

En su discurso, dijo que la obra hidráulica “se inscribe dentro de la más pura tradición del cardenismo y cumple el compromiso de llevar justicia social al campo michoacano”.

En aquel acto, el residente de ingeniería y planeación de la presa, Everardo Urquiza, reconoció que la obra estaba inconclusa, pues faltaba por terminar la hidroeléctrica y una planta de bombeo para irrigar 500 hectáreas del ejido Naranjo de Tziritzícuaro. La obra finalmente fue entregada hasta 2013, dos años después de haber sido inaugurada.

Violación a la Ley

Al incumplir los plazos de ejecución de la obra, se violaron distintos apartados de la Ley, advierte una auditoría de la Contraloría de Michoacán, concluida en 2014.

En concreto, los auditores se refirieron al contrato original firmado en noviembre de 2006 con Odebrecht, que establecía como plazo para concluir la obra el 25 de octubre de 2008.

El informe del órgano de fiscalización refiere que el 29 de abril de 2008, el gobierno michoacano firmó un dictamen técnico que justificaba celebrar un convenio adicional para ampliar el plazo a Odebrecht hasta el 30 de mayo de 2010, con el argumento de que se habían entregado tarde los anticipos de obra y que se habían realizado adecuaciones al proyecto, por recomendación de la CNA.

Pero una semana después, el 6 de mayo de 2008, el Gobierno de Michoacán y Odebrecht firmaron un convenio adicional, que amplió un año más, hasta el 31 de mayo de 2011, la terminación de la obra. Pese a las ampliaciones de plazo, la presa y su infraestructura complementaria se entregó hasta 2013.

De acuerdo con los auditores, el Gobierno de Michoacán violó la Ley de Obra Pública del estado y las condiciones del contrato, al haber pactado con Odebrecht un convenio sobre otro convenio para ampliar el plazo.

Además, se incumplió con el artículo 18 fracción 11 del reglamento de la Ley de Obra, que establece que los contratos a precio alzado no pueden ser modificados ni en monto ni en plazo, y tampoco son sujetos a ajustes de costos.

Obra malhecha y a medias

En una visita física, los auditores encontraron deficiencias “técnico constructivas” en la obra.

Por ejemplo, en el canal principal documentaron un asentamiento en los taludes que originan filtraciones por agrietamientos. Además, en siete tramos se reportó la operación deficiente de las tomas.

En el canal secundario Tziritzícuaro se encontraron filtraciones y falta de sellos en las losas a lo largo de dos kilómetros y medio.

En el cuarto de bombas se documentó técnica y gráficamente la deformación de equipos, deficiencia en la sujeción en los soportes de conducción y fallas en el soporte de tubería.

También se hallaron deficiencias en la galería de filtraciones, como una corrosión severa y el medidor de flujo inservible.

El informe de la auditoría refiere que las deficiencias ocurrieron desde la planeación. Y cita casos concretos: “El canal de riego de la presa carece de una estructura para desfogar al río los gastos no requeridos por los usuarios, principalmente en la época de avenidas, cuando es más viable generar energía eléctrica en mayor cantidad. La falta de dicha infraestructura obliga a descansar volúmenes de agua por el vertedor de demasías, que en otras condiciones podrían ser utilizadas para la generación de energía eléctrica”.

También refiere que la cortina de la presa carece de obras de protección y de control de acceso, lo que permite el libre tránsito de personas ajenas a la obra, lo que pone en riesgo la seguridad de las obras de infraestructura, como el cuarto de bombas, galería filtrante, cuarto de máquinas de la central hidroeléctrica y cuarto de control de tableros y equipos del canal Tziritzícuaro.

Pero la falla más grave es que Odebrecht desarrolló infraestructura de menor alcance que la que estaba proyectada. Un caso: el canal Tziritzícuaro fue construido para conducir un máximo de 500 litros por segundo, pese a que en el estudio técnico de factibilidad se consideró un canal para conducir mil litros por segundo, con lo que se garantizaba el riego a más hectáreas de cultivo.

El cuarto de bombas también se construyó para surtir la mitad del volumen de agua, respecto al proyecto original.

En su informe, los auditores refieren que las autoridades michoacanas no presentaron la documentación que acredite la autorización para que Odebrecht haya cambiado el diseño y la capacidad del canal.

Piden reembolso a Odebrecht

En la revisión de la ampliación de un convenio adicional firmado en mayo de 2010, los auditores detectaron que en dos facturas por un monto de 303 millones 163 mil pesos, no se efectuó la llamada retención de cinco al millar, prevista en la Ley de Obra Pública de Michoacán.

Con lo anterior no sólo se incumplió la citada Ley, sino también con un anexo de colaboración fiscal firmado entre la Secretaría de Hacienda y el estado de Michoacán, así como de la cláusula sexta del contrato.

El monto no retenido se estima en un millón 306 mil pesos, que Odebrecht debió devolver al Gobierno de Michoacán.

Sin embargo, no se acreditó ante el órgano de control el cumplimiento del requerimiento enviado por la Contraloría.

En la inspección física de la obra, los auditores también encontraron una obra pagada no ejecutada.

Sobre el canal principal de riego se había proyectado la construcción de un puente, a la altura del kilómetro 33, el cual fue pagado al 100%, pero el puente no existe.

Por ello, se pidió a Odebrecht reintegrar el pago que se le dio por esa obra, por 2 millones 20 mil pesos más los intereses generados.

Odebrecht se negó a reintegrar ese monto, con el argumento de que el puente sí lo había construido, pero a 11 kilómetros de distancia del punto original.

En una nueva visita de inspección, los auditores constataron la obra del puente en el kilómetro 21, con un ancho de 4.50 metros y una longitud de 12.50 metros. Lo que nunca encontraron fue el documento de la autoridad que autorizó a Odebrecht a cambiar la ubicación.

Aquí la nota en la página de MCCI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
BBC

Covid-19: cómo la falta de bolsas plásticas gigantes está demorando la fabricación de vacunas

Falta de componentes clave, así como problemas de comunicación y suministro ralentizan la campaña mundial de vacunación. Analizamos los factores en juego más importantes en este proceso.
BBC
8 de agosto, 2021
Comparte

Aunque la producción de la vacuna contra la covid-19 se ha incrementado de cero a miles de millones de dosis en un tiempo récord, la escasez de materias primas y equipos ha limitado la cantidad de dosis que se pueden fabricar.

A fin de resolver algunos de estos cuellos de botella, se ha creado un mercado, una especie de equivalente farmacéutico de eBay, para ayudar a los fabricantes y proveedores a ver que está disponible y permitirles comerciar en un solo lugar.

La plataforma ayudará a crear una conexión entre los materiales no utilizados y excedentes con las empresas que los necesitan, comenzando con las cosas que están en mayor demanda.

Aquí echamos un vistazo a algunos de los componentes clave que causan cuellos de botella, así como a problemas más amplios relacionados con el programa de vacunación, como la propiedad intelectual.

1. Bolsas plásticas gigantes

Fabricación de vacunas - ilustración

BBC

Uno de los problemas más urgentes ha sido la escasez de grandes bolsas de plástico estériles que se utilizan para cultivar células de vacunas dentro de grandes recipientes llamados biorreactores.

Se parecen un poco a las bolsas que se utilizan en el proceso de elaboración casera, dice Matthew Downham, director de fabricación sostenible de la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias (CEPI), un organismo mundial que tiene como objetivo acelerar la producción de vacunas y una de las organizaciones líderes en el lanzamiento del mercado.

Las bolsas de plástico gigantes, que pueden contener hasta 2.000 litros, son necesarias en el proceso de elaboración de los cuatro tipos de vacunas que se fabrican actualmente.

2. Filtros y tubos de plásticos

Fabricación de vacunas - ilustración

BBC

También ha generado preocupación la disponibilidad de filtros y tubos de plástico, a veces denominados como “conjuntos de un solo uso”.

Ambos son, nuevamente, requeridos por los cuatro tipos de vacuna en producción.

Los tubos de plástico se utilizan en muchos procesos biológicos, pero solo se pueden utilizar una vez.

3. Materias primas

Los ingredientes esenciales para el desarrollo de cultivos celulares, que se utilizan para producir algunas de las sustancias farmacológicas, también han escaseado.

Fabricación de vacunas - ilustración

BBC

También ha habido problemas con un ingrediente especializado llamado nanopartículas lipídicas: partículas ultrapequeñas que son cruciales para las vacunas pioneras de ARNm producidas por BioNTech / Pfizer y Moderna.

Antes de la pandemia, estas nanopartículas -que se usaban para albergar la sustancia farmacológica para facilitar su administración en el cuerpo- solo se producían en pequeñas cantidades para la investigación clínica, por lo que su producción masiva ha sido un gran desafío.

4. Trabajadores capacitados

A medida que ha aumentado la fabricación de vacunas, también lo ha hecho la necesidad de personal capacitado.

Los involucrados en la industria dicen que algunos lugares han tenido dificultades para encontrar suficientes trabajadores capacitados para ocupar puestos especializados.

Fabricación de vacunas - ilustración

BBC

Downham dice que a las empresas les resulta difícil trasladar a su personal entre sus propios sitios, pero que es “incluso más complicado” cuando se transfiere personal a otra empresa contratada para realizar la fabricación.

Para ayudar a resolver el problema, la industria farmacéutica quiere que los trabajadores puedan viajar entre sitios internacionales con mayor facilidad.

5. Propiedad intelectual

Que la propiedad intelectual y la protección de patentes se consideren como algo que bloquea el despliegue global actual depende en gran medida de a quién le pregunte.

La propiedad intelectual (PI) se refiere a las creaciones o invenciones protegidas por la ley mediante patentes, derechos de autor y marcas comerciales.

Su objetivo es garantizar que el creador sea recompensado con ganancias y que su invención conserve su calidad e integridad.

Estados Unidos ha apoyado una medida en la Organización Mundial del Comercio (OMC) -un organismo intergubernamental que promueve el comercio mundial- para levantar temporalmente dicha protección de patentes para las vacunas contra el coronavirus.

Esto se hizo tras una campaña de India y Sudáfrica y un grupo de unos 60 países que argumentan que la renuncia a las protecciones de propiedad intelectual permitirá que los conocimientos de fabricación se transmitan más fácilmente.

Pero los fabricantes de vacunas dicen que incluso si se libera la propiedad intelectual de una vacuna patentada, las nuevas empresas no podrían empezar repentinamente a hacer vacunas.

Fabricación de vacunas - ilustración

BBC

Todavía necesitarían las instalaciones y los conocimientos especializados y competirían por el mismo número limitado materiales y personal capacitado.

Albert Bourla, director ejecutivo de Pfizer, sostiene que una exención podría en realidad “descarrilar el progreso” en el programa de vacunación global.

Liz Breen, especializada en operaciones de servicios de salud de la Universidad de Bradford, en Reino Unido, está de acuerdo en que liberar la producción intelectual no es una solución instantánea.

“Es solo una parte del rompecabezas”, dice.

¿Qué tan mala es la situación y qué se está haciendo al respecto?

Los fabricantes tienen como objetivo suministrar al mundo un estimado de 11 mil millones de dosis de vacunas contra el coronavirus para fines de 2021, un aumento masivo en la capacidad, triplicando la producción anual anterior de vacunas.

Pero la industria dice que solo puede cumplir con estos compromisos si la escasez actual de materiales y componentes se aborda junto con medidas que permitan el libre flujo de trabajadores en todo el mundo.

El Banco Mundial ha dicho incluso que las demoras resultantes podrían retrasar la fecha de inmunidad colectiva mundial, que había predicho que podría alcanzarse para marzo de 2022.

Matthew Downham, de CEPI, dice que “hay una gran cantidad de actividad en marcha” para tratar de aliviar las presiones sobre los componentes y materiales clave, para que se produzcan y envíen a los fabricantes de vacunas lo más rápido posible.

Se ha creado un grupo de trabajo de fabricación global -una rama del esquema Covax que tiene como objetivo garantizar que las vacunas estén disponibles en todo el mundo- para tratar de abordar la escasez.

Y ahora se ha lanzado Covax Marketplace, una plataforma segura que permitirá a los fabricantes y proveedores comprar y vender productos en un solo lugar, lo que ayudará a aumentar la visibilidad de qué está disponible en determinado momento.

Inicialmente se centrará en seis categorías de suministros: bolsas de biorreactor, conjuntos de un solo uso, filtros, cultivos celulares, lípidos, viales de vidrio y tapones.

Sin embargo, dice Downham, también es necesario trabajar para garantizar que los fabricantes de vacunas estén utilizando toda su capacidad en todo momento.

Por ejemplo, si los servicios de “llenado y acabado” de un fabricante -que es cuando las vacunas se envasan y empaquetan- no están disponibles, es necesario que haya formas de utilizar otras instalaciones para garantizar que la fabricación no se ralentice ni se detenga.

A largo plazo, el grupo de trabajo de fabricación tiene como objetivo desarrollar la capacidad de producción (fábricas, personal y experiencia) en todo el mundo, especialmente en los países de ingresos bajos y medianos.

Pero ahora que la demanda mundial de dosis supera ampliamente la oferta, dado los devastadores niveles de covid-19 en lugares como India y Brasil, la presión para encontrar soluciones rápidas nunca ha sido mayor.

Thomas Cueni, de la Federación Internacional de Fabricantes de Productos Farmacéuticos, se mostró intransigente en una sesión informativa de la industria sobre cuál sería el resultado si no se satisfacía esa demanda.

“Le fallaríamos al mundo”, dijo.

Diseño e ilustraciones Zoe Bartholomew.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=eeU0dpGZPZ8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.