Que corran ríos de tinta, no de sangre: Periodistas protestan por el homicidio de Javier Valdez
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Arxhico

Que corran ríos de tinta, no de sangre: Periodistas protestan por el homicidio de Javier Valdez

Además de trabajadores de medios de comunicación, la protesta en homenaje a Javier Valdez y los otros cinco periodistas asesinados en lo que va del año en México congregó a blogueros, actores, integrantes de organizaciones vecinales, estudiantes de periodismo, entre otros.
Cuartoscuro Arxhico
Por Paris Martínez
17 de mayo, 2017
Comparte

Minutos antes de las 19:30 horas de este martes, 16 de mayo de 2017, más de un centenar de periodistas, estudiantes, víctimas de la violencia y miembros de organizaciones ciudadanas se congregaron frente a la puerta trasera del Palacio de Cobián, sede de la Secretaría de Gobernación, para montar una ofrenda de veladoras y pancartas en homenaje a Javier Valdez Cárdenas y los otros cinco periodistas asesinados en lo que va del año en México y para dar un mensaje: “En este país dolido, en donde lo que corre, en lugar de tinta, es sangre, hemos decidido protestar y decir ‘no’ al silencio”.

Teniendo de telón de fondo una bandera mexicana en la que los colores rojo y verde, así como la cromática del escudo, fueron teñidos de negro en señal de luto, y dando la espalda a la puerta que habitualmente usan para dar acceso a la prensa a las instalaciones de Gobernación, reporteros de la Ciudad de México y de otras partes del país se plantaron frente a las cámaras y micrófonos de sus mismos colegas, para clamar: “Hoy queremos hacer un llamado a la comunidad internacional, porque en este país están matando a periodistas, a defensores de derechos humanos, y los ciudadanos ya no aguantamos más”.

Dando cobertura y participando del acto a la vez, de los mismos reporteros, fotógrafos y camarógrafos salieron esta vez las consignas: “¡Fue el Estado!”, “¡Gobierno facista, que mata periodistas!”, “¡Ni uno más!” y “¡Justicia!”, aunque la más fuerte fue una en particular, repetida a lo largo de toda la protesta: “¡No al silencio! ¡No al silencio!”.

Fue con palabras del mismo Javier Valdez Cárdenas, asesinado el pasado lunes, que inició formalmente el acto de protesta, leídas de su más reciente libro, “Narcoperiodismo”, por su amiga y colega, Lydia Cacho:  “Podría pensarse, ¿para qué escribir, para qué salir a buscar la nota, a exponer la vida, si todos tenemos familia, hijos, padres?”, y la respuesta del mismo Javier es: porque es necesario “escribir un reportaje, correr por la nota, decir con miedo la verdad, sí aunque nos acompañe la angustia; decir el nombre y la locación, la hora y el motivo; reportear en el abismo; tener un pedazo de voz, la suficiente, para decirle al lector o la lectora que también esto es la vida”.

Javier, fundador del semanario Ríodoce y corresponsal del periódico La Jornada en Sinaloa, no sólo fue un periodista “honesto” y profesional a lo largo de toda su trayectoria, sino que, sobre todo, “fue un hermano, un ser humano maravilloso, que luchó y defendió los derechos de las víctimas”, dijo luego, al micrófono, la señora María Herrera, en representación de las miles de víctimas que ha dejado la escalada de violencia de la última década en México.

Y esa sensibilidad, subrayó, fue “a costa de su vida”.

La sangre de Javier, dijo entre lágrimas la señora Herrera, que busca a cuatro hijos que han sido víctimas de desaparición forzada, “nos está salpicando a todos”.

Mientras el altar de pancartas y veladoras, con fotos de algunos los más de cien reporteros y reporteras asesinadas en México en los últimos años, el acto sirvió también para denunciar la falta de protección para los periodistas que han debido escapar de sus regiones de origen, tras ser amenazados y atacados por su actividad profesional.

Tal es el caso del periodista Javier García, de Nayarit, quien decidió participar en la protesta apenas un día después de haber llegado a la Ciudad de México, para refugiarse de las amenazas sufridas en su estado; lo mismo que Julio Omar Gómez, quien no sólo denunció el incendio de su casa y el asesinato de un escolta, sino, sobre todo, el atentado contra su compañero Max Rodríguez, reportero del Colectivo Pericú, ejecutado en La Paz, Baja California Sur.

El caso de Max, de Javier, de Miroslava Breach, y del resto de informadores asesinados en los últimos años, es el mismo del periodista Manuel Buendía (víctima de homicidio en 1984), lamentó en su turno el veterano periodista Jorge Meléndez, quien recordó que “hace más de 30 años, las personas que estaban en Gobernación nos dijeron (sobre la ejecución de Buendía) lo mismo que nos dijeron hoy en la PGR: que los periodistas son asesinados por drogadictos, por borrachos por andar en malos pasos… han pasado 33 años y las autoridades siguen el mismo guión”.

Sin embargo, destacó Carmen Aristegui como última oradora, en el caso de Javier Valdez Cárdenas, “no hay lugar a dudas, como lo publicó hoy Ríodoce, y que lo escuche Gobernación, Peña Nieto, el procurador y quien quiera escuchar, dentro y fuera del país: este asesinato es producto del trabajo de Javier, respuesta al trabajo de Javier, respuesta criminal a lo que Javier hizo a lo largo de su vida”.

Por ello, remató Aristegui, ·aquí juntos tenemos que darnos valor para seguir informando, para seguir reporteando, para seguir investigando, denunciando, opinando. Esta muerte tiene que significr un incentivo: necesitamos que estas muertes signifiquen, sacudan, no sólo a los periodistas que estamos aquí. Necesitamos que signifiquen para la sociedad. Tenemos que convencer a la sociedad de que la muerte de un periodista es algo importante”.

Además de trabajadores de medios de comunicación, la protesta congregó a blogueros, actores —como Diego Luna—, ciudadanos integrantes de organizaciones vecinales, como el Frente de Vecinos de los Pedregales Coyoacán, estudiantes de periodismo e integrantes del Colectivo en Defensa del Derecho a la Información.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué son los interferones: los "soldados" con los que nuestro cuerpo combate el COVID (y qué peligros tienen)

Los humanos producimos interferones de manera natural para combatir los efectos de algún virus y científicos ahora buscan formas de potenciarlos ante la pandemia.
2 de septiembre, 2020
Comparte

Fueron nombrados como “nuestros mejores combatientes”. Así, el epidemiólogo más reconocido y líder en la lucha de Estados Unidos contra el coronavirus, Anthony Fauci, describió a los interferones.

Y de acuerdo a los expertos consultados por BBC Mundo, no exagera.

Los interferones son glucoproteínas de alta actividad antiviral producidas en nuestro cuerpo y se consideran parte esencial de la defensa del organismo contra múltiples virus, entre ellos el nuevo SARS-CoV-2.

De hecho, diferentes estudios plantean que fortalecer la presencia de estas moléculas en el cuerpo humano a tiempo puede inhibir con fuerza los efectos de la covid-19.

La esperanza es que, junto a otros tratamientos, se pueda acelerar la recuperación y prevenir daños a largo plazo en la salud.

Pero se señala que también existen peligros cuando la enfermedad ya está avanzada por los intensos efectos secundarios que se pueden provocar.

Pese a ello, tratamientos con interferones ya son usados con males como la hepatitis C y la esclerosis múltiple.

Descripción

“Son nuestros soldados de primera línea. Cuando te infectas con un virus, las células realizan un trabajo fundamental. Podemos decir que lo primero que hacen es un llamado para aumentar las defensas del cuerpo. Esa acción es mediada por estas proteínas llamadas interferones“, explica a BBC Mundo Benjamin tenOever, director del Centro de Ingeniería de Virus para Terapia e Investigación, con sede en Nueva York.

Dosis de tratamiento con interferones inyectables

BBC
Los interferones son producidos de manera natural por el cuerpo humano, pero se desarrollaron tratamientos para fortalecer el sistema inmune de las personas.

El médico describe, por ejemplo, que los interferones actúan cuando tienes síntomas de un resfrío o gripe como la fiebre y dolor corporal.

“Combaten los efectos que producen los virus. Intentan reducir lo que generan”, señala.

Por su parte, un ensayo publicado por científicos alemanes, publicado en julio por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, indica que los interferones “reaccionan rápidamente durante el proceso de una infección viral.

“Forman una parte esencial de un mecanismo de defensa muy temprano”.

Frente al coronavirus

De acuerdo al equipo de médicos alemanes, un indicador de la importancia de los interferones es el hallazgo de que en cultivos celulares y experimentos con animales se detectó que pueden inhibir fuertemente los efectos del coronavirus.

Es por ello que diferentes estudios en el mundo apuntan a potenciar su capacidad en el cuerpo humano, lo que significaría que el sistema inmune de las personas tenga mayores opciones de que la covid-19 no produzca efectos graves o fatales.

Hasta este 1 de septiembre, 850.545 personas fallecieron por el contagio del nuevo virus y se registraron más de 25 millones de infecciones en el mundo.

Estados Unidos, Brasil, India y México son los países con mayor cantidad de fallecimientos por la pandemia.

Personas con mascarilla en Guatemala

Getty Images
Hasta finales de agosto, la pandemia llegó a provocar más de 850.000 muertes.

Benjamin tenOever explica que no es una sorpresa que dotar de interferones es una forma efectiva de combatir infecciones como el coronavirus, pero también añade que existen problemas.

Los peligros

“Pueden existir casos en los que si se proporciona esta proteína como un medicamento puedes experimentar la peor gripe de tu vida. Una dosis puede ser mucho más grande de lo que tu organismo puede producir de forma natural y te sentirás terrible incluso en el caso de que te pueda ayudar con una infección de algún virus”, explica.

El experto sostiene que esa es una de las razones por las que todavía se debate si esta posibilidad se debe usar de manera más generalizada con aquellos contagiados con el nuevo coronavirus.

Y es una posibilidad de que el momento en el que se aplica este procedimiento el que defina los posibles efectos.

Una dosis en una etapa temprana del coronavirus puede ser más efectiva que cuando el paciente ya se encuentra hospitalizado, “pero es algo que todavía se analiza”, dice tenOever.

“Todavía no está claro. Es algo que aún no sabemos y, además, actúa de manera diferente en cada caso”, señala.

Y por ello científicos alrededor del mundo estudian cómo se puede lograr que los interferones logren ser incluso mejores soldados de lo que son ahora en la lucha contra el coronavirus.

A la par que diferentes laboratorios del mundo intentan desarrollar una vacuna para la covid-19 que sea segura y efectiva.

Prueba de coronavirus en Cuba

Getty Images
Cuba desarrolló hace más de dos décadas su medicamento Interferon Alfa 2b, que produce con su propia tecnología.

El tiempo para actuar parece ser vital, de acuerdo a las investigaciones de un grupo de científicos franceses liderados por Jérôme Hadjadj.

En su artículo, publicado en la revista Science, explican que la producción de células inmunes desciende en los casos ya avanzados de la enfermedad en un artículo publicado en la revista estadounidense Science.

“Descubrimos que cuanto más graves estaban los pacientes, menos interferón tipo 1 producían”, señalan el artículo “Deterioro de la actividad del interferón tipo I y respuestas inflamatorias en pacientes con COVID-19 grave”.

TenOever, por su parte, añade que en casos avanzados el virus “reprime de forma muy activa tanto la producción como la acción de los interferones”.

A pesar de que estos tratamientos para la el virus no los avala la Organización Mundial de Salud, ya son usados en países como Cuba, que desarrolló hace más de dos décadas su medicamento Interferon Alfa 2b, que produce con su propia tecnología.

El Ministerio de Salud Pública de la isla resalta que la inclusión de este medicamento en sus protocolos de tratamiento trajo resultados positivos.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zdkwo02LwCs

https://www.youtube.com/watch?v=FkdL3esx7t0&t=

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.