Reclusos de Santa Martha estrenan obra de teatro dentro del penal
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Fotografía: Montserrat Sánchez Maldonado

Reclusos de Santa Martha estrenan obra de teatro dentro del penal

Al grito de ¡Mucha mierda!, como parte del ritual en teatro para desear éxito a la obra, los reclusos que componen el elenco formaron un círculo tras bambalinas previo al estreno.
Fotografía: Montserrat Sánchez Maldonado
Por Verónica Santamaría
20 de mayo, 2017
Comparte

Reclusos del Centro de Readaptación Social en Santa Martha Acatitla estrenaron al público, el pasado fin de semana, la obra teatral Esperando a Godot de Samuel Beeckett bajo la dirección de la actriz Itari Marta, en la que dos vagabundos esperan junto a un árbol algo que les dé sentido a sus vidas.

La obra forma parte del trabajo en conjunto que realiza la Compañía de Teatro Penitenciario, Foro Shakespeare; el 77 Centro Cultural y las autoridades de la Subsecretaría del Sistema Penitenciario y de la Penitenciaría de Santa Marta Acatitla.

El elenco de la obra se compone por internos de la penitenciaria como Juan Antonio Santillán que interpreta a “Vladimiro”, José Luis Padilla que da vida a “Estragón”, Juan Luis Hernández como “Pozzo”, Fidel Gómez Pérez es “Lucky” y José Francisco García como el “Muchacho”, personaje que presenta algunas intervenciones musicales durante la obra.

La eterna espera

En esta obra no hay telón, los asistentes rodean el escenario el cual alberga un enorme árbol hecho de tubos de PVC únicos por fuertes resortes para dar movilidad a las ramas blancas y boludas hechas de estopa. En lo alto, una serie de focos cuelgan de la estructura simulando (en la oscuridad) una noche de verano con luciérnagas.

Obra de teatro Godot.

Fotografía: Montserrat Sánchez Maldonado.

Y es ahí donde Vladimiro y Estragón permanecen, día y noche, esperando la llegada de Godot ¿para qué? No lo sabemos. ¿Quién es? Eso es lo que usted descubrirá durante la obra, el Godot que cada uno crea en esa larga espera.

La historia, además, es una crítica a dos condiciones que bien pueden formar parte, no sólo del contexto del encierro dentro de la penitenciaria sino también dentro de la vida cotidiana con dos de los personajes: Pozzo el opresor y Lucky el oprimido.

En esta relación escenifican una de las maneras de sobrevivir dentro de la Penitenciaría donde uno se vale de su poder para mantener sometido a otro, al grado de hacerlo parecer su servidumbre con una caricatura de la esclavitud donde la persona pierde el sentido humano y se vuelve un animal que tiene que estar atado a una cuerda como perro.

Aquí, el personaje de Lucky representa al esclavo sometido por un látigo, arma de poder y control al sometido quien, además, pierde todo derecho humano. Y Pozzo, el controlador que con un chasquido de dedos puede tener a su merced lo que quiera y necesite al momento.

Lee: Don Quijote cabalga en un reclusorio de la CDMX; reos presentan la obra Un Grito de Libertad.

La trampa de la esperanza

Dentro de la obra hay momentos de comedia y tensión que mantendrán a los asistentes en un juego de emociones con los personajes, primero con la conexión humana que hay entre la risa y el llanto ante las necesidades humanas como el hambre o el sexo.

La obra refleja una fuerte crítica a través de los personajes al Estado, al país, al actual presidente de la República, al crimen organizado, a la economía, a la política, a la educación y a la sociedad. Todo esto inmerso en un ambiente de constantes injusticias que la gente lee a diario en los medios de comunicación.

Obra Esperando a Godot.

Fotografía: Montserrat Sánchez Maldonado.

Incluso, en un ambiente de encierro como lo viven los presos de Santa Martha Acatitla donde la costumbre y la monotonía se vuelven parte de la cotidianidad de estos personajes, y que al igual que en la obra de Samuel Becket Esperando a Godot se vuelve una alegoría a la soledad, la opresión, el miedo y la incomunicación. Una obra donde la desesperanza es el personaje principal tras la llegada de Godot.

Te puede interesar: Prison Art: la moda que llega desde las cárceles de México.

¿Y quién es Godot?

Al finalizar la obra, Animal Político tuvo la oportunidad de entrevistar a tres de los personajes principales de la obra, reclusos que actualmente pugnan condenas que van de los 16 a los 50 años de cárcel y otros que se han hecho a la idea de no salir de la Penitenciaría ante cargos por secuestro, robo con violencia, homicidio calificado y más, personas que ven en el teatro una manera de sacar sus frustraciones, miedos y enojos.

En palabras de los entrevistados “Godot muta en cada persona de acuerdo a lo que necesite o cuán esperanzado se esté con eso, que puede ser la esperanza a salir de la cárcel, de ver a tu familia en los días de visita, que el abogado dé resolución a tu caso… Godot se convierte en eso que más esperas o necesitas”.

Obra de teatro Godot.

Fotografía: Montserrat Sánchez Maldonado.

En la adaptación de Esperando a Godot permanece la intuición de la “llegada que no llegará” donde la monotonía y la ceguera ante lo que le acontece, del encierro en el reclusorio y los constantes pensamientos de suicidio y la necesidad de partir, salir o escapar de ese “infierno”.

La Compañía de Teatro Penitenciario presenta esta y otras obras dentro del CERESO de Santa Martha Acatitla los sábados para público adulto. Si quiere vivir esta experiencia escriba a [email protected] para consultar fechas, horarios, precios de boletos y el reglamento de ingreso a la penitenciaría.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Haití en fotos: el impacto del fuerte terremoto en el suroeste del país

Un sismo de 7.2 de magnitud sacudió a Haití dejando decenas de muertos, heridos y edificios en ruinas.
14 de agosto, 2021
Comparte

Haití volvió a temblar. Un fuerte terremoto ocurrió este sábado en el país que provocó la muerte de al menos 227 personas, aunque las autoridades advierten que las víctimas fatales podrían ser más.

El sismo de 7.2 grados de magnitud sacudió el suroeste del país derribando y dañando edificios que incluyen iglesias y hoteles.

El primer ministro del país, Ariel Henry, señaló que la situación del país por el sismo es “dramática” y añadió que este había provocado “varias pérdidas de vidas humanas y materiales” en varios departamentos del país.

Estas son algunas de las fotos de los edificios derrumbados tras el terremoto.

Imagen de un edificio en ruinas tras el terremoto en Haití.

Reuters
Vista de un edificio derrumbado tras un terremoto, en Les Cayes, Haití.

EPA
Un casa derrumbada tras un terremoto, en Les Cayes, Haití.

EPA
Personas observando un edificio derrumbado tras un terremoto, en Les Cayes, Haití.

Reuters
Un edificio derrumbado tras un terremoto, en Les Cayes, Haití

EPA
Iglesia del Sagrado Corazón en Les Cayes.
EPA. La iglesia del Sagrado Corazón quedó gravemente dañada tras un terremoto de magnitud 7,2, en Haití.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=4QEW0DHWIlg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.