Muere Roger Moore, actor británico que encarnó a James Bond en siete películas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
IMDB

Muere Roger Moore, actor británico que encarnó a James Bond en siete películas

El actor británico personificó en varias películas al agente James Bond; murió a los 89 años, a causa del cáncer, según informaron sus familiares.
IMDB
Por AFP
23 de mayo, 2017
Comparte

El actor británico Roger Moore, que encarnó al superagente James Bond en siete películas, murió a los 89 años de edad en Suiza a causa de un cáncer, anunció este martes su familia.

”Con gran pesar anunciamos que nuestro querido padre, Sir Roger Moore, murió hoy en Suiza tras una batalla breve pero valiente contra el cáncer”, explicó la familia en un comunicado publicado en la red social Twitter.

“El amor que le rodeó en sus últimos días es tan grande que no puede ser medido en palabras”, añadió el comunicado, firmado por sus hijos Deborah, Geoffrey y Christian.

Moore le dio a Bond, “Jimmy” Bond -como le llamaba- un gesto característico, la ceja alzada para señalar ironía. Un gesto que pudo verse en las siete películas que hizo como agente secreto al servicio de Su Majestad.

Era una estrela cinematográfica al viejo uso que vivía lujosamente entre Suiza y la Riviera francesa. Entre sus amigos se contaban el cantante estadounidense Frank Sinatra y el actor británico David Niven.

Además fue una de las primeras estrellas en prestar su imagen con fines benéficos, como embajador de UNICEF, y nunca se jactó de tener talento interpretativo.

“No soy del estilo ‘asesino frío’, por eso interpreto más bien para hacer reír”, dijo en una ocasión.

Roger George Moore nació el 14 de octubre de 1927 en el suburbio londinense de Stockwell.

“No me fue mal para un ser un muchacho de Stockwell, donde observaba maravillado una gran pantalla, sin adivinar que algún día sería parte de ese mundo mágico”, explicó en su autobiografía “My Word Is My Bond”.

Empezó su carrera de actor como extra en los años 40 antes de ingresar en la Real academia de artes dramáticas.

Logró un contrato con los estudios Metro Goldwyn Mayer (MGM), pero durante los años 50 se limitó a interpretar papeles secundarios.

Fue en los 60 cuando saltó a la fama al interpretar a Simon Templar, “El Santo”, en la serie televisiva británica que se emitió en medio mundo.

A principio de los años 70 interpretó otra serie de gran difusión, “The Persuaders”, haciendo pareja con el estadounidense Tony Curtis.

Moore explica en su autobiografía que lo contactaron en 1967 para interpretar a Bond, creación del novelista Ian Fleming, pero no fue hasta 1973 cuando se metió por fin en la piel del espía con licencia para matar.

Tenía 45 años, dos años y medio más que Sean Connery, el actor al que sustituyó.

Moore hizo su debut en la película “Live and Let Die” (Vive y deja morir), después de que los productores le obligaran a perder peso, ponerse en forma y cortarse el pelo.

A esta le siguieron “The Man With the Golden Gun” (“El hombre de la pistola de oro”, 1974), “The Spy Who Loved Me” (“La espía que me amó”, 1977), “Moonraker” (1979), “For Your Eyes Only” (“Solo para tus ojos”, 1981), “Octopussy” (1983) y, finalmente, “A View to a Kill” (“Una vista para matar”, 1985), cuando tenía 57 años.

La reina lo hizo caballero a Moore en 2003 por su trabajo para Unicef

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

China vuelve a los confinamientos y pone en cuarentena a más de 36 millones de personas

Millones de personas en todo el país se enfrentan ahora a duras restricciones por el repunte de los casos de coronavirus.
15 de marzo, 2022
Comparte

Escuelas cerradas, teletrabajo y paquetes rociados con desinfectante a las puertas de casa.

Las escenas que se sucedían hace dos años en China, en el periodo más duro del confinamiento que trató de frenar la expansión de la covid-19, han vuelto a algunas grandes urbes del gigante asiático.

Millones de personas en todo el país se enfrentan ahora a duras restricciones por el repunte de los casos de coronavirus.

Entre las zonas afectadas por nuevas medidas se encuentran algunos puntos neurálgicos del país como el centro tecnológico Shenzhen y la megaurbe de Shanghái.

Incluso grandes empresas multinacionales han detenido algunas operaciones a medida que China amplía las zonas confinadas.

Toyota, Volkswagen y el proveedor de Apple, Foxconn, se encuentran entre las empresas afectadas y preocupa que las cadenas de suministro vuelvan a verse interrumpidas.

Filas en un centro de examinación en Hong Kong.

Reuters
Filas en un centro de examinación en Hong Kong.

Toda la provincia de Jilin

China informó el martes un récord de más de 5, 000 casos, la mayoría en la provincia de Jilin, lo que ha llevado a las autoridades a cerrar por completo el área.

Los 24 millones de residentes de esta provincia nororiental recibieron órdenes de cuarentena el pasado lunes.

Es la primera vez que China restringe una provincia entera desde el cierre de Wuhan y Hebei al comienzo de la pandemia.

A los residentes de Jilin se les ha prohibido moverse y cualquiera que quiera salir de la provincia debe solicitar un permiso policial.

Las medidas se producen un día después de que impusiera un bloqueo de cinco días a los 12.5 millones de residentes de la ciudad sureña de Shenzhen, donde todos los servicios de autobuses y metro están suspendidos.

Hombre con mascarilla

Getty Images

El martes, las autoridades de la ciudad de Langfang, que limita con la capital, Beijing, así como de Dongguan, en la provincia sureña de Guangdong, también impusieron cierres de forma inmediata.

Se ha dicho a las empresas en muchas de las regiones afectadas que cierren o que sus empleados trabajen desde casa, a menos que proporcionen servicios esenciales como alimentos, servicios públicos u otras necesidades.

Foxconn, que fabrica iPhones para Apple, detuvo sus operaciones en Shenzhen el lunes y dijo que la fecha de reanudación de sus actividades “será informada por el gobierno local”.

Algunos áreas residenciales están aplicando reglas estrictas sobre quién puede entrar.

Los paquetes se están rociando con desinfectante nuevamente a las puertas de las casas.


Análisis de Robin Brant, corresponsal de la BBC en Shanghái

Parece que China ha retrocedido dos años. Ha vuelto a los primeros días del brote que surgió por primera vez en el gigante asiático.

De nuevo se están imponiendo medidas drásticas y a gran escala para intentar contener el virus. Toda una provincia ha sido sellada.

El cierre de Jilin es similar en muchos aspectos al de Hubei a principios de 2020, el área de China donde comenzó todo.

Shenzhen, el centro tecnológico de importancia mundial, también es una ciudad confinada.

Shanghái, desde donde escribo esto es el hogar de 24 millones de personas y un importante centro global.

Todas las escuelas están cerradas, los niños han vuelto a las clases online y cada vez más personas trabajan desde casa.

Todo esto forma parte del esfuerzo de China para mantener/retener/recuperar la estrategia de “covid cero”.

Este objetivo se ha visto impulsado por el despliegue masivo de vacunas de producción china y por el cierre efectivo de fronteras.

Sin embargo, ese objetivo está siendo significativamente socavado por la variante ómicron.


Hombre desinfectando

Getty Images

China ha visto relativamente menos casos de covid gracias a su estricta política de “covid cero”, que le permite llevar a cabo cierres rápidos, pruebas masivas y restricciones de viaje cada vez que surge un brote.

Sin embargo, la rápida transmisibilidad de la variante ómicron ha hecho que apegarse a ese enfoque sea cada vez más desafiante.

Desde principios de año, China ha notificado más casos de transmisión interna que en todo 2021.

El principal experto chino en enfermedades infecciosas, Zhang Wenhong, calificó los brotes recientes como “el período más difícil en los últimos dos años de lucha contra el covid”.

Y afirmó en una publicación online de amplia difusión que todavía estaban en “la etapa inicial de un aumento exponencial”.

Pero agregó que aunque era necesario que China mantuviera su estrategia de “covid cero” para controlar los brotes por ahora, “esto no significa necesariamente que continuaremos implementando la estrategia de bloqueos y pruebas masivas para siempre”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=w2uUxfNiMD4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.