Si empresas no dejan atrás prejuicios contra comunidad LGBTTTI quedarán rezagadas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Especial

Si empresas no dejan atrás prejuicios contra comunidad LGBTTTI quedarán rezagadas

Las organizaciones en defensa de la diversidad e igualdad advierten que desde hace 20 años empresas multinacionales promueven la inclusión LGBTTTI, y advierten que las empresas mexicanas que no sigan con estas mejoras no podrán desarrollarse a la par.
Foto: Especial
Por Tatiana Maillard (MÁS POR MÁS)
24 de junio, 2017
Comparte

Este mes de junio, la petrolera estatal Pemex difundió un video donde presumen las acciones que la compañía ha realizado a favor de la diversidad sexual y la no discriminación, como la creación de una red de empleados LGBTTTI, la inclusión de las parejas del mismo sexo como beneficiarios del seguro médico y la construcción de baños unisex.

Estas acciones no son nuevas. Algunas firmas multinacionales las han puesto en práctica desde hace más de 20 años. Son políticas que comenzaron en Estados Unidos y que poco a poco se han realizado en México. Van desde adoptar los colores del arcoíris como su logotipo, hasta incluir en su seguro médico empresarial la cirugía para la reasignación de género.

Leer también: ¿Qué piensan los mexicanos de los derechos de las parejas del mismo sexo?

“Lo importante es comunicar a clientes y empleados cuál es la postura de la empresa ante esta comunidad”, dice Alberto Pino, gerente de Cadena de Valor para la empresa química Dow.

“No queremos que nuestros clientes vean las campañas a favor de la diversidad como algo nice, sino indispensable para el bienestar. Si no eres una empresa abierta en estos temas, te estás perdiendo oportunidades geniales de contratación”, recalca Alberto, quien también es líder de Gays, Lesbians and Allies at Dow (GLAD), la red de empleados LGBTTTI.

Delfina Grossi, gerente de Soluciones de Mercado y embajadora de la Diversidad en Google México, recalca que la defensa de la diversidad es, además de un tema ético, un asunto de negocios.

“Los clientes de Google son diversos, por lo tanto es necesario que nuestro equipo también lo sea. Nuestros productos consideran las diferencias de raza, de género y de preferencias, para seguir impactando”, dice.

Cada vez más empresas se suman al impulso de prácticas a favor de la diversidad. En 2014 se creó Pride Connection México, una red empresarial que mensualmente se reúne para fomentar prácticas corporativas enfocadas en la comunidad incluyente.  En un inicio, únicamente cuatro empresas  conformaban la red (IBM, Accenture, Dow y Scotiabank). Tres años después, la cifra se ha elevado hasta alcanzar 30 multinacionales y dos mexicanas: Pemex y Cinépolis.

Apertura y negocios

César Casas, presidente de la Federación Mexicana de Empresarios LGBT, explica que una empresa que no contempla la diversidad queda rezagada.

“La globalización nos alcanzó”, sentencia y recuerda que las políticas de inclusión forman parte de “grandes multinacionales” desde hace más de una década. Por ejemplo, la empresa de tecnología IBM es una de las pioneras en la creación de una red voluntaria de empleados que impulsa acciones inclusivas.

“En 2004, cuando aún no existía en la Ciudad de México el matrimonio igualitario, nuestra empresa contaba con beneficios para las parejas de nuestros trabajadores”, explica Isabel Romo, gerente de Diversidad e Inclusión en IBM. “Nuestra meta es cumplir con una cultura libre de discriminación”.

Las multinacionales han consolidado sus prácticas de inclusión con el paso de los años, pero si las empresas mexicanas ignoran estas necesidades, puede costarles la pérdida de aliados comerciales.

“En el mundo de los negocios hay un código tácito: las multinacionales no se involucran con otras empresas que no compartan su visión. La alta dirección de las firmas mexicanas comienza a entender que implementar acciones por la diversidad no es optativo: tienen que hacerlo de buena gana”, explica Casas.

Ahí es donde actúa la Federación de Empresarios LGBT, desde hace tres años, esta institución asesora a las empresas para adquirir o mejorar sus prácticas de inclusión. Una tarea relativamente fácil de concretar en empresas multinacionales, pero complicada cuando se trata de empresas mexicanas. “Generalmente es el área de Recursos Humanos la que comprende la importancia de desarrollar una empresa diversa. Pero no ocurre así con dueños y accionistas conservadores”, indica Casas.

El presidente de la Federación LGBT agrega que otro de los factores que propicia la resistencia es el miedo a tener pérdidas económicas. “Contraria a esta creencia, las políticas de diversidad logran que le vaya mejor a la empresa. No van a dejar de vender ni de hacer negocio”, advierte César Casas.

Eso ha impulsado a 80 multinacionales y mil empresas particulares a vincularse con la Federación Mexicana de Empresarios LGBT para mejorar sus políticas. “Estos códigos deben tener tres pilares: la atracción y la retención de talento diverso, además de actos de coherencia, es decir, que el discurso incluyente se traduzca en prácticas dentro y fuera de la empresa”, explica.
      Acciones como estar presentes en la marcha del Orgullo LGBTTTI 2017, son una oportunidad de oro para que las empresas hagan visible su apoyo a la inclusión, en un país donde se realizan centenares de marchas contra el matrimonio igualitario.

En cifras:

  • 1, 200 integrantes de Pride Connection participarán en la marcha del Orgullo  LGBTTTI 2017.
  • 65 mil millones de dólares anuales genera el mercado LGBTTTI en productos.
  • 8 millones de mexicanos se estima que integran la comunidad LGBTTTI.
Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Petro presidente: 3 hitos que hacen que su llegada al poder en Colombia sea histórica (y que las expectativas sean tan altas)

Gustavo Petro, el primer presidente de izquierda; y la primera vicepresidente afro, Francia Márquez, asumieron el poder en Colombia este domingo.
7 de agosto, 2022
Comparte

El primer presidente de izquierda. La primera vicepresidente afro. La primera vez que el progresismo tiene mayorías en el Congreso. Nadie tan ajeno a las élites políticas había llegado al poder, mucho menos un exguerrillero y una activista ambiental.

La lista de hitos históricos que produce el ascenso de Gustavo Petro y Francia Márquez es larga. Reflejo de un camino inexplorado que empieza a recorrerse este 7 de agosto, cuando el Pacto Histórico, la coalición petrista, asumió las riendas del Estado colombiano.

Desde la victoria electoral, el 19 de junio, los símbolos y celebraciones reivindicativas de una parte de la población que hasta ahora se sintió no solo subrepresentada en la política, sino abandonada por el Estado, han dominado el debate público. Se habla de un acuerdo nacional por la vida y por la paz. Las expectativas son enormes.

Es probable que con el paso de los días el carácter histórico de la presidencia pase a un segundo plano. La manera como el gobierno busque cumplir las complejas demandas sociales, económicas y políticas concentrará la atención de los colombianos.

La vara que el mismo Petro se puso es, como él admite, tan alta que parece difícil de cumplir en cuatro años de mandato. Enfrenta, además, una sensible situación económica, un contexto internacional incierto y un persistente conflicto armado en algunas regiones del país.

Con 11,2 millones de votos, Petro es el candidato más votado de la historia. Pero por el otro candidato, Rodolfo Hernández, votaron 10,5 millones que estarán alerta a cualquier movimiento que consideren perjudicial. La oposición, si bien dividida tras las elecciones, promete una veeduría rigurosa a través del Congreso, la prensa y otras entidades estatales y no gubernamentales.

Solo el desempeño del gobierno permitirá saber si Petro y Márquez estuvieron a la altura de su propia condición histórica.

Una mirada a los hitos que significó su presidencia explica por qué las expectativas son tan altas.

Gustavo Petro

Getty Images

1. El primer presidente de izquierda

En dos siglos de historia republicana son pocos los ejemplos de gobiernos alternativos que buscaron un cambio de fondo del modelo político y económico que rigió al país desde un principio.

Hubo presidentes reformistas como Alfonso López Pumarejo en los años 30 o líderes populares que marcaron la política como Jorge Eliécer Gaitán en los 40, pero los cambios del primero fueron frustrados por una derecha reaccionaria, y al segundo lo mataron en plena campaña electoral.

Petro, como ellos, tiene una lectura crítica del modelo colombiano. Quiere reformar elementos sensibles como la propiedad de la tierra, la explotación de recursos naturales y los sistemas de pensiones, salud y educación.

Exguerrillero del M19, vehemente congresista que denunció la corrupción de la clase política y polémico exalcalde de Bogotá que peleó con todos los poderes existentes, Petro ha intentado moderar su figura durante la campaña y tras la victoria.

La pregunta que se empieza a responder este domingo es si el Petro de izquierda obsesionado con la ruptura será remplazado por un ecuánime constructor de acuerdos que busca un cambio gradual y moderado.

El alcance de su agenda de izquierda, que por primera vez llega al poder en Colombia, dependerá de cuál de esas dos versiones termina siendo el que gobierna.

Gustavo Petro y Francia Marquez

Getty Images
Gustavo Petro y Francia Márquez.

2. El primer exguerrillero en el poder

La ausencia de dirigentes de izquierda en la Casa de Nariño se explica, en parte, por la guerra de guerrillas que inició en los años 60. La fobia por una agenda que sonara subversiva, la derechización de las Fuerzas Armadas y la alianza con Estados Unidos en plena Guerra Fría marcaron la política colombiana durante al menos 40 años.

Pero el país ha ido cambiando. Se firmó una Constitución avanzada en 1991, las diversas regiones se conectaron entre sí gracias a una revolución de infraestructura y las nuevas generaciones empezaron a pasar la página del conflicto armado, sobre todo después de la firma de la paz con las FARC en 2016.

Son cambios de fondo que generaron el espacio político para que un exmilitante de una guerrilla fuera presidente.

En 1977, a sus 17 años, Petro entró al Movimiento 19 de abril (M-19), una organización insurgente de corte urbano y socialdemócrata que se creó tras un fraude electoral en 1970.

Estuvo en esa guerrilla durante una década. Fue dos veces detenido y torturado, denuncia. Viajó por todo el país impulsando la revolución. Al final, cuando el M-19 se desmovilizó en 1990, se tuvo que exiliar en Europa por cuatro años.

Desde que volvió, en 1994, Petro se convirtió en una figura clave de la política, pero el economista hasta ahora no había podido quitarse el rótulo de exguerrillero.

“La paz es que alguien como yo pueda ser presidente y que alguien como Francia pueda ser vicepresidenta”, dijo en su discurso de victoria en junio.

Nadie se imaginaba que alguien como él, que representa todo lo que millones de colombianos rechazan de manera visceral, pudiera llegar al poder. Pero pudo. E hizo historia.

Poster de Vivir sabroso

Getty Images
“Vivir sabroso” es uno de los lemas de campaña de Márquez

3. El primer gobierno que representa la diversidad de Colombia

Colombia tiene una de las poblaciones afro más grandes de América Latina. Sus regiones, además, tienen la biodiversidad de un continente entero. Pocos países en el mundo tienen una multiplicidad tan amplia de comunidades indígenas.

Pero la inmensa diversidad étnica, racial y geográfica de Colombia no había tenido una representación en el gobierno nacional. Hasta ahora.

La vicepresidenta, Francia Márquez, viene de una de esas regiones aisladas y discriminadas: el Cauca, en el suroccidente. Se hizo política por su activismo en contra de mineras multinacionales que buscaban explotar su tierra ancestral. Es negra y feminista. Fue empleada del servicio y madre soltera.

El perfil de Márquez, tan similar al de millones de mujeres, puso a los colombianos a hablar de racismo, clasismo y género durante la campaña. Temas ausentes en campañas anteriores que ahora marcaron la pauta.

Tanto fue el impacto de Márquez en la candidatura de Petro que millones de personas en las zonas periféricas del país, donde primó la abstención durante décadas, participaron de los comicios. Fue la clave de la victoria en segunda vuelta.

Petro anunció que el embajador en Estados Unidos será un dirigente afro del Chocó experto en medio ambiente, Luis Gilberto Murillo, y que la embajadora ante la ONU será una líder indígena dedicada a defender los derechos ancestrales, Leonor Zalabata.

Son nombramientos inéditos, simbólicos, que se añaden a la lista de novedades que representa el gobierno que inicia este domingo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ZuFdbavGG2M

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.